Intoxicaciones en el hogar
___________________________________________________________________

Dr. Juan Carlos Piola

El niño de edad preescolar es más susceptible a las intoxicaciones accidentales. En Rosario se atendieron entre 1977 y 1994 más de 35 000 personas intoxicadas: el 56 % fueron niños de 1 a 4 años de edad.

La responsabilidad de los padres para prevenir intoxicaciones en niños de esta edad es intransferible.

Nuestros consejos tienden a ayudar en esta tarea porque: para poder prevenir un riesgo, primero hay que conocerlo.

¿Qué es un tóxico?

Un tóxico es una sustancia capaz de causar efectos nocivos o daños a la salud. Un principio elemental es conocer que las sustancias químicas pueden ser nocivas.

¿Qué tóxicos se pueden hallar en el hogar?

Podríamos hacer listas interminables de tóxicos y aun así olvidarnos de algunos. Debe tenerse precaución con todas las sustancias del hogar, pero conviene tener idea del grado de toxicidad de las mismas. No es lo mismo que un niño ingiera un trozo de jabón a que tome un trago de ácido muriático.

El riesgo con algunos productos que pueden hallarse en el hogar es altísimo, por ejemplo: ácidos fuertes (ácido muriático, quitaóxidos, etc), álcalis fuertes (soda cáustica, limpiahornos, etc.), plaguicidas potentes (parathión, vapona, etc.), medicamentos (jarabes para la tos, gotas nasales, sedantes, etc.), alcohol de quemar, algunos cosméticos, algunas plantas de adorno, aparatos de combustión que funcionan mal (monóxido de carbono, etc.).

Si tiene alguna duda sobre la peligrosidad de tóxicos de su hogar, consulte a un servicio de toxicología antes de que se produzcan daños

¿Qué factores se han relacionado con intoxicaciones agudas en niños?

10 consejos útiles al guardar o usar sustancias tóxicas

Recuerde: las intoxicaciones pueden evitarse

Algo sobre plantas ...

¿Qué hacer frente a una intoxicación aguda?

De acuerdo a la vía de ingreso del tóxico al organismo puede ser necesario:

Ante una intoxicación aguda trate de serenarse y actuar lógicamente no haga nada que no este seguro que beneficie al intoxicado trate siempre de consultar a un servicio de toxicología

El niño de edad preescolar es el más susceptible a las intoxicaciones accidentales. En Rosario se atendieron entre 1977 y 1994 más de 35 000 personas intoxicadas: el 56 % fueron niños de 1 a 4 años de edad.

La responsabilidad de los padres para prevenir intoxicaciones en niños de esta edad es intransferible.

Nuestros consejos tienden a ayudar en esta tarea porque: para poder prevenir un riesgo, primero hay que conocerlo.

Un tóxico es una sustancia capaz de causar efectos nocivos o daños a la salud. Un principio elemental es conocer que las sustancias químicas pueden ser nocivas.

Podríamos hacer listas interminables de tóxicos y aun así olvidarnos de algunos. Debe tenerse precaución con todas las sustancias del hogar, pero conviene tener idea del grado de toxicidad de las mismas. No es lo mismo que un niño ingiera un trozo de jabón a que tome un trago de ácido muriático.

El riesgo con algunos productos que pueden hallarse en el hogar es altísimo, por ejemplo: ácidos fuertes (ácido muriático, quitaóxidos, etc), álcalis fuertes (soda cáustica, limpiahornos, etc.), plaguicidas potentes (parathión, vapona, etc.), medicamentos (jarabes para la tos, gotas nasales, sedantes, etc.), alcohol de quemar, algunos cosméticos, algunas plantas de adorno, aparatos de combustión que funcionan mal (monóxido de carbono, etc.).

Descuido en el almacenamiento o uso de sustancias tóxicas: más de la mitad de las intoxicaciones son con productos que el niño tiene a la vista.

Ante cualquier intoxicación comuníquese con un Servicio de Toxicología

(SERTOX, Sanatorio de Niños, Te: 041-4480202) para ser orientado sobre los primeros auxilios.

En casos graves preocúpese por el traslado a un Centro Asistencial de Alta Complejidad. No pierda tiempo llevando al paciente a consultorios o servicios donde no se pueden manejar adecuadamente estas emergencias.

Si el traslado no lo realiza un servicio de emergencia y el paciente está inconsciente, cuide que entre bien el aire a sus pulmones (paciente acostado, sin almohadas y con la cabeza rotada hacia un costado).

Trate de llevar con el paciente, el o los envases de los tóxicos involucrados si se encuentran a mano para su mejor identificación. En el caso de picaduras de víboras, puede ser peligroso e innecesario tratar de capturar la víbora.