Sobre el CEPIS CEPIS/OPS/OMS

 

DIAGNÓSTICO DE LA SITUACIÓN DEL MANEJO DE RESIDUOS SÓLIDOS MUNICIPALES EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

diagnost.pdf diagnost.doc
Documento en word

  Guido Acurio
Antonio Rossin
Paulo Fernando Teixeira
Francisco Zepeda

Publicación conjunta del Banco Interamericano de Desarrollo y la
Organización Panamericana de la Salud 

Primera Edición: Julio de 1997 – No ENV97-107 del
Banco Interamericano de Desarrollo

Segunda Edición: Septiembre de 1998 –
Serie Ambiental No 18

Organización Panamericana de la Salud/
Organización Mundial de la Salud

 Los autores desean expresar su agradecimiento a las siguientes personas por su contribución en la preparación del diagnóstico:

Ing. Alvaro Cantanhede, Dr. Luiz A. Galvâo, Ing. Atilio Armando
Savino, Ing. José Enrique Penido Monteiro, Lic. Annie Baviera, Ing.
Julio Monreal Urrutia, Ing. Eréndira Boscó, Ing. Gladys Monge,
Ing. Gina Wharwood, Dr.A lberto Romero González, Ing. Joâo
Alberto Ferreira y Dr. Fernando Díaz-Barriga. Asimismo agradecen
a Marta Miyashiro y Consuelo Tonato por la edición del documento. 

Las opiniones vertidas en este trabajo son de responsabilidad exclusiva de los autores y no comprometen al Banco Interamericano de Desarrollo o a la Organización Panamericana de la Salud. Su propósito es promover el intercambio de informaciones sobre el estado del arte del manejo de los residuos sólidos en América Latina y el Caribe para que los gobiernos, empresarios, comunidades y agencias de cooperación técnica y financiera vean reenforzados sus conocimientos para programar sus políticas, estrategias y acciones de desarrollo sostenible.


Indice general

Presentación
Resumen ejecutivo
Introducción
Siglas
1. Antecedentes
2. Características generales de la Región
    2.1 Población y urbanización
    2.2 Salud y educación
    2.3 Economía
    2.4 Perspectivas socioeconómicas y políticas

3. Situación actual
    3.1 Aspectos institucionales y legales en el manejo de los residuos sólidos municipales
    3.2 Aspectos técnicos y operativos
    3.3 Aspectos económico-financieros
    3.4 Aspectos de salud
    3.5 Aspectos ambientales
    3.6 Aspectos sociales y comunitarios
4. Aspectos críticos identificados y conclusiones
    4.1 Área institucional y legal
    4.2 Área técnica y operativa
    4.3 Área económica-financiera
    4.4 Área de la salud
    4.5 Área del ambiente
    4.6 Área social y comunitaria

Referencias
Anexos
Glosario


Presentación

PRIMERA EDICIÓN (JULIO 1997)

El Capítulo 21 de la Agenda 21, establece las bases para un manejo integral de los residuos sólidos municipales como parte del desarrollo sostenible. Se establece ahí que el manejo de los residuos debe contemplar la minimización de la producción de residuos, el reciclaje, la recolección y el tratamiento y disposición final adecuados. Se dice ahí también que cada país y cada ciudad establecerá sus programas para lograr lo anterior de acuerdo a sus condiciones locales y a sus capacidades económicas. De acuerdo con las metas a corto y mediano plazo fijados en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD-92), realizada en 1992 en Río de Janeiro, para el año 2000 los países en desarrollo tendrán que haber establecido las capacidades para monitorear las cuatro áreas temáticas mencionadas anteriormente y para establecer programas nacionales con metas propias para cada una de ellas. Asimismo, deberán haber establecido criterios para la disposición final adecuada y para la vigilancia ambiental y para el año 2005 estarán tratando adecuadamente cuando menos el 50% de sus residuos municipales.

Este Diagnóstico de la Situación del Manejo de Residuos Sólidos Municipales en Latinoamérica y el Caribe realizado conjuntamente por el Banco Interamericano de Desarrollo y la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud es un primer intento para medir los avances logrados en el continente cinco años después de la CNUMAD-92. El documento deberá ser actualizado periódicamente para que sirva de base a éstas y otras agencias internacionales para establecer sus programas de acción en el área de residuos sólidos municipales. Se espera asimismo, que los países lo usen como un instrumento que les permita establecer programas de acción con metas realistas.

SEGUNDA EDICIÓN (AGOSTO 1998)

Es indudable el éxito que tuvo por la primera edición hecha por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en 1997 de este documento de análisis sobre la situación del manejo de residuos sólidos en Latinoamérica y el Caribe. Agotada la primera edición y ante la demanda continuada de esta publicación, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), con el acuerdo del BID, decidió hacer esta segunda edición, la cual ha sido revisada para subsanar algunas erratas de la primera.


Resumen ejecutivo 

El presente Diagnóstico de la Situación del Manejo de los Residuos Sólidos Municipales en América Latina y el Caribe, ALC, es el resultado de un esfuerzo conjunto del Banco Interamericano de Desarrollo y de la Organización Panamericana de la Salud.

La información del diagnóstico proviene principalmente de los documentos "El Manejo de Residuos Sólidos Municipales en América Latina y el Caribe", Serie Ambiental No 15, OPS, 1995 y "Desechos Peligrosos y Salud en América Latina y el Caribe", Serie Ambiental No 14, OPS, 1994, la que fue complementada con datos recopilados por expertos contratados en ocho países, Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, México, Perú, Trinidad y Tobago, y Venezuela. Así mismo, se utilizaron los estudios de los Análisis Sectoriales en Residuos Sólidos realizados en Guatemala, Colombia, Uruguay y México con el apoyo de la OPS, BID, BIRF y USAID durante 1995 y 1996.

El Diagnóstico ha permitido identificar los siguientes aspectos críticos y conclusiones agrupados bajo seis categorías: (1) área institucional y legal; (2) área técnica y operativa; (3) área económico- financiera; (4) área de la salud; (5) área del ambiente; y (6) área social y comunitaria.

1. Área institucional y legal

  1. Debilidad institucional. En los países de la Región no se reconoce como sector formal al de residuos sólidos, por lo tanto, no ha contado hasta ahora con el desarrollo ni el protagonismo necesarios para que el manejo de los residuos sólidos tenga prioridad. La falta de un organismo rector líder afecta la disponibilidad de recursos, los procesos de información y la cobertura de los servicios. En el Caribe la estructura institucional funciona mejor, en parte, por el tamaño de los países, lo que les permite contar con una sola entidad de gobierno que dirige el sector.
  2. Centralismo y operatividad deficiente. Existe deficiencia administrativa por parte del Estado como ente normativo y fiscalizador, y de los gobiernos locales como operadores. Las limitaciones se deben al centralismo y a la falta de prioridad que tiene el manejo de residuos sólidos, a pesar de que en muchos municipios al aseo urbano le corresponde casi la mitad del presupuesto.
  3. Falta de planificación. No existen a largo plazo planes operativos, financieros ni ambientales en relación al manejo de los residuos sólidos, tanto a nivel nacional como a nivel de los organismos ejecutores.
  4. Carencia de sistemas nacionales de información y seguimiento. Esta falta restringe la posibilidad de planificar y de contar con un elemento valioso para la correcta toma de decisiones, la adecuada gestión, la formalización de planes y programas, la jerarquización de actividades, la asignación de recursos y la realización de labores de monitoreo, vigilancia y control.
  5. Legislación inadecuada. No existe coherencia entre las disposiciones jurídicas referidas a los residuos sólidos municipales, especiales y peligrosos y los riesgos que representan para la salud pública y el ambiente. La legislación es incompleta y ambigua respecto al ámbito de competencia de las instancias administrativas involucradas y es incompatible con las situaciones económicas, sociales y culturales imperantes, además hay abuso en la expedición y empleo de disposiciones complementarias y administrativas. La mayoría de los países no contempla los múltiples compromisos internacionales asumidos por el Gobierno, y si los contempla, no se aplican a su realidad.
  6. Incumplimiento de los instrumentos legales. En algunos casos se desconoce la legislación por insuficiente difusión y en otros hay legislación avanzada pero su falta de aplicación las invalida. En los países federados no se ha encontrado una fórmula regulatoria para obligar a los municipios a cumplir con ciertas normas federales de tipo ambiental y financiero.
  7. Falta de políticas para reducir la generación de residuos sólidos. No se ha pasado de la retórica oficial y de la promoción de los grupos ambientalistas. En cuanto a las políticas de recuperación, reuso y reciclaje de residuos sólidos, si ha habido un sostenido avance en los países motivado por las comunidades pobres que buscan un ingreso económico. Algunos países han establecido políticas basadas en el principio "el que contamina paga", pero la falta de recursos dificulta su aplicación.
  8. Programas a corto, mediano y largo plazos. Pocos países los han formulado; se han preparado algunos planes maestros de áreas metropolitanas y ciudades grandes, pero son escasos los implementados. La mayoría de los proyectos piloto tiene solo valor académico y técnico pero son raros los que han permanecido, principalmente por falta de autosostenibilidad económica y financiera. Se exceptúan las microempresas cuyo avance en ALC es constante.
  9. Calificación de los recursos humanos. Faltan recursos humanos capacitados y calificados en todos los niveles. Los ingresos del personal son bajos y están en el nivel de sobrevivencia. Los beneficios sociales y de salud son exiguos y no existen para los trabajadores informales. Es frecuente la interferencia política que compromete la contratación de personal de base en exceso y nombramientos de ejecutivos sin ninguna calificación. La falta de capacitación es mas crítica en ciudades intermedias y menores.
  10. Privatización. La tendencia actual es hacia la mayor participación del sector privado en el manejo de los residuos sólidos. La opinión pública asume que el sector privado es mas eficiente que el sector público y considera que también puede mejorar la calidad y los costos de los servicios. Las contrataciones y concesiones al sector privado son una salida para los municipios que no tienen recursos disponibles para inversiones.

2. Área técnica y operativa

  1. Manejo de residuos especiales y peligrosos. Estos generalmente se mezclan con los residuos sólidos municipales. Las principales causas de este problemas son la falta de control de las autoridades debido a la carencia de recursos humanos, físicos y financieros; la no aplicación de sanciones a los infractores, los favores políticos, privilegios, y la corrupción.
  2. Almacenamiento temporal de los residuos. Falta estandarización y mantenimiento de los recipientes y el uso de contenedores en la vía pública es deficiente, convirtiéndose en vertederos sucios con problemas de olores y proliferación de vectores.
  3. Barrido. Sustituir el barrido manual por el mecánico es un dilema para las autoridades ediles, ya que la operación manual absorbe un elevado numero de trabajadores no calificados. Por otra parte, se ha mejorado la calidad del barrido y su costo se ha reducido con la privatización.
  4. Recolección con equipo. Se ha logrado coberturas superiores a 90% en numerosas ciudades grandes de la Región. Pero un aspecto crítico es la baja cobertura en ciudades intermedias y menores, y la escasa atención a los asentamientos marginales urbanos.
  5. Estaciones de transferencia. Existen problemas de ubicación y defectuosa operación que puede impactar negativamente en el ambiente y en la calidad de vida de las poblaciones aledañas.
  6. Incineración y compostaje. La incineración se ha circunscrito a los hospitales e industrias. Por lo tanto no se identifican aspectos críticos, aunque su uso futuro se limita al Caribe y alguna ciudad con problemas específicos. En cambio, el proceso de compostaje si ha presentado aspectos críticos por falta de estudios de factibilidad, incluidos el de mercadeo y comercialización.
  7. Disposición final. Hay un desbalance en la preocupación por parte de los gobiernos, de la comunidad y de la prensa por el manejo de los residuos sólidos hospitalarios (600 t diarias en toda la Región), en comparación con el muy poco interés en resolver la disposición final de 330.000 t diarias de residuos municipales que revisten un peligro potencial.
  8. Relleno sanitario. Es el método mas practicado en ALC, aunque la mayoría de los calificados como sanitarios no cumplen las especificaciones técnicas requeridas. La calidad de los pocos rellenos sanitarios ha mejorado en los últimos años, aunque todavía no se trata el lixiviado ni se usa membranas sintéticas para impermeabilización. En las ciudades intermedias y menores e incluso en algunas grandes se dispone en botaderos abiertos y en cuerpos de agua. La construcción de rellenos manuales son factibles como proyectos demostrativos en núcleos urbanos muy pequeños; posiblemente las microempresas sean la alternativa viable.
  9. Mantenimiento de equipo e instalaciones. Se ha solucionado en parte con la contratación del servicio de mantenimiento a compañías privadas.
  10. Reciclaje y reuso. Se practica ampliamente en ALC. En algunas ciudades se ha incrementado la cantidad recuperada, los grupos de segregadores están organizándose, la comercialización del material recuperado es mas equitativa y ha crecido el numero de industrias recicladoras, aunque continúa el problema social de los segregadores y aun no se han trazado las pautas para que estos accedan al crédito financiero.

3. Área económico-financiera

  1. Evaluación de los beneficios económicos. Con excepción de algunos países del Caribe, los gobiernos de la Región no han identificado los beneficios económicos que traen consigo el adecuado manejo de los RSM y RP. Al no poder cuantificarlos, las evaluaciones se reducen a valorizar el material recuperado y reciclado, la venta de compost, gas metano o energía proveniente de la incineración, el aumento del valor de los terrenos recuperados por rellenos sanitarios y otros beneficios marginales.
  2. Financiamiento del sector. La mayor parte de los recursos financieros provienen de los municipios y de los limitados recursos nacionales (federales o estatales). El interés de los organismos internacionales y bilaterales es reciente y generalmente el financiamiento no es exclusivo para proyectos de residuos sólidos. Otro problema es el acceso de los municipios intermedios y pequeños al crédito internacional y bilateral, y la falta de información contable sobre costos de manejo de residuos sólidos.
  3. Tasas y tarifas de aseo. Generalmente los municipios cobran y tasas y tarifas mínimas por razones políticas, por lo difícil de la cobranza, por falta de educación comunitaria o porque el servicio es de tan baja calidad que los usuarios se niegan a pagarlo. Este aspecto es crucial para lograr el autofinanciamiento en los países de la Región.
  4. Cobranza de los servicios. La cobranza no es eficiente cuando está incluida en la facturación del impuesto predial o es cobrada directamente a través de una tarifa específica, pues el índice de morosidad es muy alto. En cambio, cuando se factura con otros servicios públicos como agua potable y energía eléctrica, en general es eficiente y se logra el autofinanciamiento. El problema se suscita cuando se crean dispositivos legales que impiden este tipo de comercialización y el corte de los servicios de agua o de electricidad si se incumple el pago del servicio de aseo.

4. Área de la salud

Las poblaciones expuestas a los agentes físicos, químicos y biológicos de los RSM son los trabajadores formales e informales que manipulan residuos; la población no servida; la que vive cerca de los sitios de tratamiento y disposición de los RSM; la población de segregadores y sus familias; y la población en general, a través de la contaminación de los cuerpos de agua superficiales y subterráneos, del consumo de carne de animales criados en basurales, y de la exposición a residuos peligrosos. Los principales factores que contribuyen a esta situación son la poca atención de las autoridades relacionadas con el sector y la deficiente calidad de servicios prestados.

5. Área del ambiente

El impacto ambiental negativo se presenta en el siguiente orden decreciente de riesgo: sitios de disposición final; sitios de almacenamiento temporal; estaciones de transferencia, plantas de tratamiento y recuperación; y en el proceso de recolección y transporte. Este impacto está relacionado con la contaminación de los recursos hídricos; del aire; del suelo; y del paisaje. La protección del ambiente tiene limitaciones de orden institucional, de legislación ambiental, financieros y sobre todo de vigilancia para el cumplimiento de las regulaciones. Por otra parte, las políticas para reducir la generación de residuos municipales, especiales y peligrosos aun no han dado resultados; y la reducción de la peligrosidad de los residuos en la fuente mediante procesos productivos mas limpios, es aun incipiente. Para lograr un desarrollo sostenible, se requiere incrementar la recuperación, reuso y reciclaje, campo en el cual hay algún avance en la Región. Pero lo principal para prevenir los impactos negativos al ambiente es mejorar el manejo de RSM y específicamente la disposición final de estos.

6. Área social y comunitaria

La participación comunitaria en el manejo de los residuos sólidos es débil porque se considera que el problema compete únicamente a las municipalidades, consecuentemente, la actitud respecto al pago del servicio es negativa. La educación de los actores del proceso, autoridades, productores y generadores, y especialmente la comunidad, es parte importante de los postulados del Agenda 21 y aunque es un proceso de largo plazo, es el camino correcto para lograr la sustentabilidad de los servicios de aseo urbano. Así lo confirman los logros obtenidos en los países industrializados. Finalmente, mientras la desocupación sea elevada y la extrema pobreza se mantenga, habrá segregadores de residuos sólidos. Será necesario mitigar este problema social y apoyar la organización y el desarrollo de las capacidades gerenciales, operacionales y financieras de las cooperativas, asociaciones y microempresas de segregadores.


Introducción

El manejo de los residuos sólidos municipales (RSM) en América Latina y el Caribe es complejo y ha evolucionado paralelamente a la urbanización, al crecimiento económico y a la industrialización.

Para abordar el manejo de los residuos sólidos municipales no es suficiente conocer los aspectos técnicos de la recolección, limpieza de calles y disposición final. Se requiere también aplicar los nuevos conceptos relacionados al financiamiento de los servicios, los enfoques de descentralización y mayor participación del sector privado, los factores concomitantes de salud, del ambiente, de pobreza en áreas marginales urbanas y de educación y participación comunitaria.

Aunque el problema de los residuos sólidos municipales ha sido identificado desde hace varias décadas, especialmente en las áreas metropolitanas, las soluciones parciales que hasta ahora se han logrado no abarcan a todos los países de la Región ni a la mayoría de las ciudades intermedias y menores, convirtiéndose en un tema político permanente que en la mayoría de casos genera conflictos sociales.

Por otra parte, la generación y manejo de residuos sólidos especiales, como los residuos de hospitales y los industriales peligrosos, están afectando en mayor o menor grado la administración de los residuos sólidos municipales. Esta última se ha visto comprometida con la recepción, tolerada o ilegal, de cantidades apreciables de desechos nocivos para la salud humana y el ambiente, cuyo manejo tiene características más complejas.

Para la preparación de este diagnóstico rápido se ha recurrido a la consulta del material bibliográfico que se incluye en el capítulo de referencias. La información básica proviene principalmente de los documentos "El Manejo de Residuos Sólidos Municipales en América Latina y el Caribe", Serie Ambiental No 15, OPS, 1995 y "Desechos Peligrosos y Salud en América Latina y el Caribe", Serie Ambiental No 14, OPS, 1994. Adicionalmente, la información fue complementada con datos recopilados por expertos contratados en ocho países, Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, México, Perú, Trinidad y Tabago, y Venezuela, considerados como una muestra significativa del escenario latinoamericano y caribeño. Así mismo, se utilizaron los estudios de los Análisis Sectoriales en Residuos Sólidos realizados en Guatemala, Colombia, Uruguay y México con el apoyo de la OPS, BID, BIRF y USAID durante 1995 y 1996. Igualmente se consultó documentación específica disponible en la Oficina Central de la Organización Panamericana de la Salud, OPS, y en el Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, CEPIS/OPS. También se contrató a un consultor para preparar los elementos del diagnóstico, después de consultar los archivos del BID, de la OPS, del Banco Mundial y de los Departamentos de Estadísticas y de Asentamientos Humanos de Naciones Unidas; y a dos especialistas para abordar los temas de salud relacionados con los RSM. Finalmente, se recolectó información adicional de las ponencias sobre residuos sólidos presentadas durante el XXV Congreso de Ingeniería Sanitaria y Ambiental efectuado en la Ciudad de México entre el 3 y 7 de noviembre de 1996.

Parte de los datos e información son estimaciones proporcionadas por distintas fuentes de los países, por ello, eventualmente podría presentarse algunas inconsistencias en cuanto a los valores numéricos mostrados. De hecho, la falta de un sistema de información confiable es uno de los aspectos críticos del manejo de residuos sólidos.

En resumen, para América Latina y el Caribe el adecuado manejo de sus servicios de recolección, transporte, tratamiento y disposición de los residuos sólidos sigue siendo un objetivo prioritario que debe ser complementado con programas de reducción de residuos generados y de reuso y reciclaje de residuos desechados.


Siglas

ABES Asociación Brasileña de Ingeniería Sanitaria
ABIQUIM Asociación Brasileña de Industrias Químicas
ABRELP Asociación Brasileña de Empresas de Limpieza Pública
AECI Agencia Española de Cooperación Internacional
AID Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional
ALC América Latina y el Caribe
AIDIS Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental
ALTERNATIVA Organización no gubernamental del Perú
AMCRESPAC Asociación Mexicana para el Control de Residuos Sólidos y Peligrosos
AM Área metropolitana
ANR Asociación Nacional de Recicladores (Colombia)
ASEAS Asociación Colombiana de Entidades Administradoras de Aseo Urbano
ATSDR Agencia para las Substancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (Departamento de Salud de los Estados Unidos)
BNDES Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Brasil)
BANOBRAS Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (México)
BID Banco Interamericano de Desarrollo
BIRF Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (Banco Mundial)
CEAMSE Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (Buenos Aires, Argentina)
CEPAL Comisión Económica para América Latina y el Caribe
CEPIS Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente (OPS)
CETESB Compañía Estatal de Tecnología y Saneamiento Básico (Sao Paulo, Brasil)
CII Corporación Interamericana de Inversiones (BID)
CIID Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (Canadá)
CNUMAD Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo
COMLURB Compañía Municipal de Limpieza Urbana (Río de Janeiro, Brasil)
CONAMA Consejo Nacional del Medio Ambiente (Brasil)
CONAMA Comisión Nacional del Medio Ambiente (Guatemala)
CONADESCO Consejo Nacional de Manejo de Desechos Sólidos (Guatemala)
DESCO Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (Perú)
DDF Departamento del Distrito Federal (México)
DGRMR Dirección General de Residuos, Materiales y Riesgo (México)
DF Distrito Federal (México)
DIGESA Dirección General de Salud Ambiental (Perú)
DIRSA División de Residuos Sólidos (AIDIS)
ECC Comisión de la Comunidad Europea
EMA Empresa Municipal de Aseo
EPA Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos
ESMLL Empresa Municipal de Limpieza de Lima (Perú)
EVN Esperanza de Vida al Nacer
FEEMA Fundación Estatal de Ingeniería del Medio Ambiente (Brasil)
FIBGE Fundación Instituto Brasileño de Geografía y Estadística
FIESP Federación de Industriales del Estado de Sao Paulo
FINDETER Financiera de Desarrollo Territorial (Colombia)
FOMIN Fondo Multilateral de Inversiones (BID)
GTZ Agencia Alemana de Cooperación Técnica
IBAMA Instituto Brasileño del Medio Ambiente de los Recursos Naturales
IFAM Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (Costa Rica)
INAPMAS Instituto Nacional para la Protección del Medio Ambiente (Perú)
INFOM Instituto de Fomento Municipal (Guatemala)
INCYTH Instituto Nacional de Ciencias y Técnicas Hídricas (Argentina)
INTI Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Argentina)
IPES Instituto de Promoción de Economía Social (Perú)
JICA Agencia de Cooperación Internacional de Japón
LAC América Latina y el Caribe
MVOTMA Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Uruguay)
NAFIN Nacional Financiera (México)
OACA Oficina de Asesoría y Consultoría Ambiental (Perú)
OCDE Organización de Cooperación y Desarrollo Económico
OEA Organización de Estados Americanos
OMS Organización Mundial de la Salud
ONG Organización no gubernamental
OPS Organización Panamericana de la Salud
PIB Producto interno bruto
PNUD Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
PNUMA Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
PROFEPA Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (México)
PROTERRA Miembro de la Unión Mundial para la Naturaleza (Perú)
TLC Tratado de Libre Comercio de América del Norte
REPAMAR Red Panamericana de Manejo Ambiental de Residuos (CEPIS/OPS)
REPIDISCA Red Panamericana de Información en Salud Ambiental (CEPIS/OPS)
REPINDEX Índice bibliográfico especializado de la REPIDISCA
RP Residuos peligrosos
RSE Residuos sólidos especiales
RSM Residuos sólidos municipales
SEDESOL Secretaría de Desarrollo Social (México)
SEGEPLAN Secretaría General de Planificación Económica (Guatemala)
SEMARNAP Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca (México)
SMISAC Sociedad Mexicana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental
SIMRU Sistema de Monitoreo de Residuos Sólidos Urbanos (CEPIS/OPS)
SISNAMA Sistema Nacional del Medio Ambiente (Brasil)
SWMCO Empresa para el Manejo de Residuos Sólidos de Trinidad y Tabago
SUNASS Superintendencia de Servicios de Saneamiento (Perú)
UNCHS Centro para Asentamientos Humanos de Naciones Unidas (HABITAT)
USAID Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional


Actualizado el 07/Set/98
Comentarios al Webmaster