Publicaciones CEPIS/OPS/OMS

GUIA PARA LA DEFINICION Y CLASIFICACION DE RESIDUOS PELIGROSOS

Auspiciado por:

GTZ

Preparado por: Quím. Livia Benavides


Indice general:


1. Prólogo

Los riesgos al medio ambiente y a la salud causados por los residuos peligrosos ha generado preocupación a nivel mundial, la que se ha expresado en una legislación para controlarlos. Sin embargo, en los países en vías de desarrollo, si bien esta preocupación existe, la mayoría no tiene una legislación adecuada para su control.

Consciente de esta problemática, la División de Salud Ambiental de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), a través del Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria (CEPIS), ha establecido el Programa Regional de Manejo de Residuos Peligrosos. Este programa cuenta con el auspicio y apoyo técnico del Gobierno Alemán, a través de su Agencia de Cooperación Técnica, GTZ. El objetivo del Programa es fortalecer las actividades tendientes a minimizar los residuos peligrosos en la Región, sin frenar el desarrollo industrial. Asimismo, busca acelerar el proceso de reglamentación y legislación de los residuos peligrosos.

Como resultado de la Primera Reunión del Núcleo Técnico, realizada durante la semana del 5 de Noviembre de 1990, se delineó el plan de trabajo del Programa Regional de Manejo de Residuos Peligrosos, (Benavides y Rincones, 1990) y se acordó la elaboración de documentos técnicos. Entre éstos, se consideró de primordial importancia la preparación de una Guía para la Definición y Clasificación de Residuos Peligrosos.

La Guía ha sido desarrollada tomando como base definiciones y clasificaciones existentes en los países industrializados, las que han sido adaptadas a las necesidades de la Región. Cabe destacar que el sistema de clasificación propuesto se basa en las recomendaciones del Ing. Dietrich Hueber, (Consultor GTZ) y en las sugerencias del Dr. Karl-Heinz Striegel (Consultor GTZ).

Esta Guía ha sido elaborada por la Química Livia Benavides, Consultora, quien tuvo la asesoría de los ingenieros Henry Salas, Coordinador de la Unidad de Control de la Polución del Agua, CEPIS, y Alvaro Cantanhede, Asesor de las Areas de Manejo de Residuos Sólidos y Residuos Peligrosos, CEPIS.

El Manual del Programa RESPEL (RESiduos PELigrosos) y su correspondiente diskette, acompañan a esta Guía. Este Programa tiene como propósito facilitar el uso de las listas de clasificación de residuos peligrosos y fue desarrollado por Alberto Sylvester y Juan Joseli, Técnico de Procesamiento de Datos y asistente de cómputo del CEPIS, respectivamente. Asimismo, la Ing. Wanda Risso, Profesional Joven del CEPIS, colaboró en el desarrollo de los bancos de datos del Programa RESPEL.


2. Introducción

Los procesos industriales generan una gama de residuos de naturaleza sólida, pastosa, líquida o gaseosa, con características corrosivas, reactivas, explosivas, tóxique presentan riesgos potenciales a la salud humana y al ambiente. Estos residuos son los denominados peligrosos.1 Existen otras fuentes de residuos peligrosos, como son los hospitales, el comercio y la minería. Sin embargo, el principal generador de los residuos peligrosos es la industria manufacturera, por lo que esta Guía se concentra en ella.

La contaminación de cuerpos peligrosos de agua (principalmente las aguas subterráneas) causada por la disposición inadecuada de residuos peligrosos hizo que los países industrializados dieran una alta prioridad a su manejo en la década de los 80. El manejo de los residuos peligrosos incluye los procesos de minimización, reciclaje, recolección, almacenamiento, tratamiento, transporte y disposición. Actualmente, los países industrializados tienden a promover la minimización y reciclaje de los residuos peligrosos como la opción desde el punto de vista ambiental.

Los programas de manejo y control tienen como base fundamental, una legislación que define a los residuos peligrosos los clasifica y provee criterios para la identificación de los mismos. La facilidad para la identificación de los residuos peligrosos tiene una gran importancia en la legislación que se aplica bajo el principio de "el contaminador paga", es decir, que el generador es responsable del manejo adecuado de sus residuos. Consecuentemente, los industriales deben saber identificar los residos peligrosos y cumplir con los requerimientos que la legislación deben saber estipular.

Existen tres enfoques para la clasificación de los residuos peligrosos: (Yakowitz, 1988):

Cada una de estas tres alternativas tiene sus ventajas y desventajas. Mientras que la primera es más fácil de administrar, las otras dos presentan una descripción más clara y precisa de los residuos. Frecuentemente, los países utilizan una combinación de estos sistemas, dándole más énfasis a uno sobre el otro. Por ejemplo, en los Estados Unidos, la legislación provee un listado extenso de sustancias que confieren peligrosidad a un residuo y métodos analíticos para su detección. Asimismo, incluye sta más corta de residuos según el proceso productivo que lo origina (Environmental Protection Agency, EPA, 1980). En Alemania, el listado principal de residuos está relacionado con su procedencia y la legislación señala los límites de concentración de ciertas sustancias químicas (Gemeinsomes Ministerialblatt, GMB, 1990).

Algunos países de América Latina y el Caribe han legislado el control de los residuos peligrosos, específicamente, Argentina (Argentina, 1992), Brasil (CETESB, 1985), Colombia (Colombia, 1986), México (1992), y Venezuela (Venezuela, 1988). En estas leyes se pueden encontrar definiciones y sistemas de clasificación de residuos peligrosos, que han sido adaptados de la legislación de otros países o de convenios internacionales.

En esta Guía se ha adoptado un sistema de clasificación cualitativo, basado en las propiedades de los residuos, tales como composición, estado físico y característica de peligrosidad. De esta forma se reduce los análisis de laboratorio para determinar si el residuo es peligroso. Esto es de gran importancia para la Región, ya que la sofisticada infraestructura de laboratorio requerida para el análisis de los residuos es costosa y escasa en estos países. Si bien es imposible prescindir de los análisis para la determinación de algunas de las características de peligrosidad, se ha tratado de limitar los requerimientos analíticos al mínimo indispensable.

Cabe destacar que el Convenio de Basilea (PNUMA, 1989) establece un sistema de clasificación de residuos peligrosos para el transporte transfronterizo de los mismos (ver Anexo 1), el cual ha sido adoptado para usos internos por algunos países, como por ejemplo Argentina (Argentina, 1992). En esta Guía no se utiliza dicho sistema de clasificación ya que es bastante genérico, sin embargo, ha servido de referencia para la propuesta de clasificación.


3. Objetivo

Esta Guía tiene como objetivo presentar definiciones relacionadas con los residuos peligrosos y un sistema de clasificación viable y fácil de aplicar en los países de América Latina y el Caribe.

La Guía está dirigida especialmente a las autoridades de control de aquellos países que aún no han establecido un sistema de clasificación de residuos peligrosos. La Guía también podrá ser utilizada por los industriales para determinar si generan residuos peligrosos, así como por los operadores de rellenos, quienes decidirán si los residuos pueden disponerse en el lugar bajo su responsabilidad.

En las siguientes secciones se presentan definiciones de términos básicos, la propuesta de clasificación de residuos peligrosos y el programa de cómputo RESPEL, el cual es un instrumento que facilita la gestión de los residuos peligrosos.


4. Definiciones

Es necesario establecer definiciones precisas de los términos relacionados con los residuos peligrosos. A continuación se presentan aquellas de mayor importancia y que están basadas en las definiciones utilizadas en la legislación de varios países. Se incluyen comentarios cortos que explican las definiciones propuestas. Los métodos estándares enumerados en esta sección son tan sólo sugerencias. El usuario debe consultar con la institución responsable de establecer normas en su país para determinar cuál es el método apropiado que se debe establecer en la legislación.

En el Anexo 2 se presenta las definiciones de peligrosidad utilizadas por las Naciones Unidas en las Recomendaciones para el Transporte de Bienes Peligrosos (Organización de las Naciones Unidas, 1991).

Residuo:

Todo material que no tiene un valor de uso directo y que es descartado por su propietario.

La dificultad principal de esta definición es que existe el potencial de reciclaje, ya que que el residuo es al mismo tiempo una materia prima. Este problema se encuentra en todos los países y ha sido resuelto en diferentes formas (Yakowitz, 1985). Por ejemplo, en el caso de la Comunidad Económica Europea (según el Artículo 1c de la Directiva 78/319/EEC), los materiales descartados son considerados como residuos aun si están destinados al reciclaje. Esto implica que habrá mayor seguridad en la protección ambiental. Sin embargo, el costo para los generadores y recicladores se incrementa por los gastos administrativos de la manipulación y transporte de la carga. Este incremento del costo podría disminuir el recicle, lo que no es deseable en términos de gestión ambiental. Sin embargo, se recomienda que el residuo sea considerado como tal, hasta su transformación o disposición, ya que de esta manera se consigue una mayor protección del ambiente, particularmente cuando la infraestructura de control es limitada.

Residuo peligroso:

Es aquel residuo que, en función de sus características de corrosividad, reactividad, explosividad, toxicidad, inflamabilidad y patogenicidad puede presentar riesgo a la salud pública o causar efectos adversos al medio ambiente. No incluye a los residuos radiactivos.

Se ha puesto énfasis en las características de peligrosidad tal como se utilizan en los Estados Unidos y en otros países, y se han incluido las características de explosividad y patogenicidad. Por otro lado, los residuos radiactivos, aunque en términos reales presentan un peligro al ambiente, son por sus características de alto riesgo generalmente controlados por agencias u organismos diferentes de la autoridad ambiental y no se incluyen en la definición de residuos peligrosos.

A continuación se dan definiciones para las características de peligrosidad:

Corrosividad: (Environmental Protection Agency, 1980)

Un residuo es corrosivo si presenta cualquiera de las siguientes propiedades:

  1. ser acuoso y presentar un pH menor o igual a 2 o mayor o igual a 12.52;
  2. ser líquido y corroer el acero a una tasa mayor que 6.35 mm al año a una temperatura de 55 C, de acuerdo con el método NACE (National Association Corrosion Engineers), Standard TM-01-693, o equivalente.
Reactividad: (Environmental Protection Agency, 1980)

Un residuo es reactivo si muestra una de las siguientes propiedades:

  1. ser normalmente inestable y reaccionar de forma violenta e inmediata sin detonar;
  2. reaccionar violentamente con agua;
  3. generar gases, vapores y humos tóxicos en cantidades suficientes para provocar daños a la salud o al ambiente cuando es mezclado con agua;
  4. poseer, entre sus componentes, cianuros o sulfuros que, por reacción, libere gases, vapores o humos tóxicos en cantidades suficientes para poner en riesgo a la salud humana o al ambiente;
  5. ser capaz de producir una reacción explosiva o detonante bajo la acción de un fuerte estímulo inicial o de calor en ambientes confinados
Explosividad: (Environmental Protection Agency, 1980)

Un residuo es explosivo si presenta una de la siguientes propiedades:

  1. formar mezclas potencialmente explosivas con el agua;
  2. ser capaz de producir facilmente una reacción o descomposición detonante o explosiva a 25 C y 1 atm;
  3. ser una sustancia fabricada con el objetivo de producir una explosión o efecto pirotécnico.

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), considera a los residuos explosivos como un sub-grupo de los residuos reactivos. En esta Guía cada característica ha sido definida independientemente.

Toxicidad

Un residuo es tóxico si tiene el potencial de causar la muerte, lesiones graves, efectos perjudiciales para la salud del ser humano si se ingiere, inhala o entra en contacto con la piel. Para este efecto se consideran tóxicos los residuos que contienen los siguientes constituyentes enumerados en el Cuadro 1 (PNUMA, 1989).

Se ha optado por una definición de toxicidad totalmente cualitativa para evitar análisis sofisticados de laboratorio para la clasificación de los residuos. Sin embargo, una definición más exacta requiere la utilización de límites cuantitativos de contenido de sustancias tóxicas el uso de definiciones que establecen la LC50 (concentración letal media que mata al 50% de los organismos de laboratorio), tales como las que se usan en los Estados Unidos (Environmental Protection Agency, 1980) o en el Estado de S ao Paulo, Brasil (CETESB, 1985).

Inflamabilidad: (Environmental Protection Agency, 1980)

Un residuo es inflamable si presenta cualquiera de las siguientes propiedades:

  1. ser líquido y tener un punto de inflamación inferior a 60 C, conforme el método del ASTM-D93-79 o el método ASTM-D-3278-78 (de la American Society for Testing and Materials4), con excepción de las soluciones acuosas con menos de 24% de alcohol en volumen;
  2. no ser líquido y ser capaz de, bajo condiciones de temperatura y presión de 25 C y 1 atm, producir fuego por fricción, absorción de humedad o alteraciones químicas espontáneas y, cuando se inflama, quemar vigorosa y persistentemente, dificultando la extinción del fuego;
  3. ser un oxidante que puede liberar oxígeno y, como resultado, estimular la combustión y aumentar la intensidad del fuego en otro material.
Patogenicidad (CETESB, 1985)

Un residuo es patógeno si contiene microorganismos o toxinas capaces de producir enfermedades. No se incluyen en esta definición a los residuos sólidos o líquidos domiciliarios o aquellos generados en el tratamiento de efluentes domésticos.


5. Sistema de clasificación propuesto

En esta Guía se ha adoptado un sistema de clasificación que se basa en la composición, estado físico y origen de los residuos. Es decir, se utilizan listas cualititativas de residuos. Se ha seleccionado esta clasificación por los siguientes motivos:

  1. Facilita la gestión ambiental de los residuos peligrosos y agiliza el sistema legal de control al reducir trámites burocráticos.
  2. Evita el uso de pruebas normalizadas o el establecimiento de límites de concentración de sustancias peligrosas, los que implican un alto costo de monitoreo y control.
  3. Evita análisis de laboratorio que requieren de una sofisticada infraestructura y personal especializado, que actualmente no existen en muchos países de la Región.

Los residuos se han clasificado tomando como base el catálogo de residuos de Alemania (comúnmente denominado TA Abfall [Gemeinsomes Ministerialblatt, GMB, 1990]), ya que éste es cualitativo y está subdividido en grupos según origen, composición y estado físico. Cabe resaltar que el sistema de clasificación de los Estados Unidos, frecuentemente utilizado como modelo, se basa principalmente en el contenido de sustancias peligrosas en el residuo (Environmental Protection Agency, 1980). Este sistema p istados de residuos clasificados por origen, pero éstos son cortos comparados con los listados de sustancias químicas, cuya presencia debe conocerse o ser detectada en un residuo para clasificarlo como peligroso.

El catálogo alemán abarca todos los residuos conocidos y hace una diferencia entre los especiales y los domésticos. Para los fines de esta Guía, se trabajó exclusivamente con los residuos especiales. Estos residuos reúnen, en su mayoría, las características de peligrosidad según se definen en este trabajo. Los residuos que se definen como especiales por su gran volumen (por ejemplo, escombros de construcción y relaves mineros) no han sido incluidos en la clasificación aquí propuesta.

El catálogo alemán clasifica los residuos en grupos jerarquizados en tres niveles. Estas jerarquías se reflejan en los primeros tres dígitos de los códigos de clasificación. Los últimos dos dígitos indentifican correlativamente a los residuos. La jerarquía superior está subdividida en cuatro grupos numerados 1, 3, 5 y 9, tal como se puede observar en el Cuadro 2. De la misma forma, los grupos se subdividen, por características y orígenes, en grupos cada vez más restringidos. En el cuadro 3 y en el cuadro 4 de observar, como ejemplo, los sub-grupos del Código 5 y del código 55, respectivamente. En el Anexo 4 se encuentra el listado de residuos especiales del catálogo alemán. Los códigos no siempre son correlativos. Esto es intencional, ya que se ha previsto la posibilidad de insertar nuevas categorías de residuos.

Durante el desarrollo de la propuesta de clasificación se determinó que el sistema de tres jerarquías es complejo y difícil de utilizar. Por lo tanto, considerando las necesidades de la mayoría de los países de la Región, se decidió utilizar una sola jerarquía basada en las primeras dos jerarquías del sistema alemán. Los residuos fueron clasificados en nueve grupos numerados correlativamente, como se puede observar en el Cuadro 5. Una columna de este cuadro indica el código equivalente en el catálogo alemán. Los nueve grupos de residuos se subdividen según el producto que los origina, por ejemplo residuos del petróleo, por características comunes tales como ácidos, álcalis y concentrados.

Dentro de cada grupo se enumeran residuos específicos que presentan el origen o característica del grupo genérico. Se le ha asignado un código de tres dígitos a cada uno de los residuos, por ejemplo "3.01". El primer dígito se refiere al grupo genérico al que pertenece el residuo, mientras los últimos dos son específicos para el residuo. Las descripciones de los residuos específicos son más genéricas que en el catálogo alemán. Por ejemplo el residuo 3.01, lodos galvánicos con cianuro y cromo VI,engloba a dos residuos del catálogo alemán (51101, lodos galvánicos con cianuro y 51102 lodos galvánicos con cromo VI). Se unieron residuos para disminuir el número de residuos a controlar, siempre y cuando las características de peligrosidad y de contenido fueran similares.

En el Cuadro 6 se presenta la lista de residuos considerados como peligrosos. Cada residuo contiene información que facilita su identificación y manejo, y se describe a continuación:

5.1 Código

Es el código del residuo, tal como se ha descrito en el párrafo anterior.

5.2 Descripción

Se describe cada residuo en función de su origen y características físicas. Cuando el residuo contiene como contaminante principal una sustancia peligrosa, también se le menciona en la descripción, por ejemplo "Lodos galvánicos con cianuro y cromo VI."

5.3 Específico o Genérico (E/G)

Esta columna indica si la descripción pertenece a un grupo de residuos genéricos (G) o a un residuo específico (E).

5.4 Observaciones

La columna de observaciones describe el origen más probable del residuo y, cuando se consideró necesario, describe el posible contenido del residuo o alguna característica importante del mismo, por ejemplo, "Industria galvanoplástica. Residuos altamente tóxicos."

5.5 Características de peligrosidad (C R E T I P)

Esta columna se refiere a las características de peligrosidad del residuo, es decir, corrosividad, reactividad, explosividad, toxicidad, inflamabilidad y patogenicidad. En esta columna aparece la inicial de la característica de peligrosidad, por ejemplo "T" para indicar toxicidad.

5.6 Origen del residuo (CIIU)

Esta columna identifica a la actividad industrial de acuerdo al sistema de codificación de la Clasificación Industrial Internacional Unificada de las Naciones Unidas, por ejemplo "3811, 3812, 3819". En el Anexo 3 se presentan los códigos y su descripción. Cabe anotar que para este trabajo se han añadido algunos códigos (marcados con asterisco*).

5.7 Tratamientos (F/Q, B, T, R)

En estas columnas se indica el tipo de tratamiento o disposición adecuados para el residuo, es decir tratamiento Fisico-Químico, Biológico, Térmico o Relleno de Seguridad. Existen algunos residuos que pueden ser reutilizados, tales como los solventes. En este caso se sugiere un tratamiento fisico-químico (destilación), lo que permitirá su reuso. Sin embargo, en los casos que no se puede reutilizar el solvente, se sugiere la incineración donde se logra la recuperación de energía. Cuando aparecen dos opciones, el número 1 indica el tratamiento preferido, mientras que el número 2 indica la segunda opción, cuando la primera no es posible. Esto ocurre cuando el tratamiento de preferencia es el térmico, ya que los incineradores de residuos peligrosos son escasos en la Región. Sin embargo, es importante considerar la incineración en hornos de cemento.

En el caso de pre-tratamiento antes de la disposición en el relleno de seguridad, esto se indica en el comentario sobre tratamientos (ver 5.8).

Cabe recalcar que los tratamientos indicados son tan sólo sugerencias. El tratamiento disposición final serán seleccionados en función de las posibilidades de la industria y dentro de la escala de preferencias es decir, minimización/reciclaje, destrucción/detoxificación, inmobilización y disposición en relleno de seguridad. Dentro de las posibilidades locales, es importante tomar en cuenta que, aún si no existen instalaciones para el manejo de residuos peligrosos, es preferible que se dispongan en rellenos sanitarios antes que en botaderos a cielo abierto o en cuerpos de agua.

5.8 Observaciones sobre los tratamientos

En esta columna se presentan comentarios sobre el tratamiento, pre-tratamiento o disposición sugeridos en las columnas anteriores, por ejemplo solidificación.

5.9 Código de clasificación de los Estados Unidos (CODIGO USA)

En esta columna se muestran los códigos de los residuos según el sistema de los Estados Unidos. Dada la diferencia del sistema de clasificación de ese país con la clasificación de esta Guía, los residuos no son exactamente equivalentes. Las descripciones de los códigos de los Estados Unidos se encuentran en el Anexo 4.

5.10 Código de clasificación de Alemania (CODIGO ALEMANIA)

En esta columna se muestran los códigos de los residuos según el sistema alemán. Dado que el sistema que se propone en esta Guía está basado en el alemán, siempre habrá por lo menos una coincidencia. Las descripciones de los códigos de Alemania se encuentran en el Anexo 4.


6. Programa de cómputo RESPEL

El Programa RESPEL (RESiduos PELigrosos tiene como objetivo proveer a la autoridad de control, y a toda persona involucrada en el manejo de residuos peligrosos, un instrumento que facilite la identificación y clasificación de los mismos.

El Programa es simple y realiza operaciones de ordenamiento de la información tomando como base un listado de residuos, el mismo que se presenta en el Cuadro 6. A través del RESPEL, el usuario puede realizar las siguientes operaciones:

  1. Modificar el listado de residuos o la información relacionada con ellos.
  2. Realizar búsquedas de residuos por sectores industriales específicos, por tipo de tratamiento/disposición, por características de peligrosidad, y por los códigos de residuos según los sistemas de Alemania y Estados Unidos.
  3. Imprimir listados según las búsquedas descritas en b).
  4. Imprimir listados por el Código CIIU y por los códigos de residuos peligrosos según los sistemas de Alemania y Estados Unidos.

En el Anexo 5 se presenta el Manual para el Usuario del Programa RESPEL.


7. Bibliografía

  • Argentina. Leyes, decretos, etc. (1992). Residuos Peligrosos Ley No. 24.051. Boletín Oficial de la República Argentina, año C, viernes 17 de enero de 1992, Buenos Aires.
  • Benavides, Livia y Rincones, María (1990). Memoria de la Primera Reunión del Núcleo Técnico en Manejo de Residuos Peligrosos. CEPIS, Lima.
  • CETESB (1985). Residuos Solidos Industriales, Convenio CETESB/ASCETESB. Sao Paulo, Companhia de Tecnología de Saneamiento Ambiental.
  • COLOMBIA. Leyes, decretos, etc. (1986). Resolución Número 02309 del 24 de febrero de 1986, Ministerio de Salud.
  • Environmental Protection Agency (1976). Resource Conservation and Recovery Act (RCRA), Public Law 94-580, 94th Congress, October 21, 1976, Washington, D.C.
  • Environmental Protection Agency (1980). Hazardous Waste Management System, Part III, Identification and Listing of Hazardous Waste, Federal Register, 45 (98): 40 CFR Part. 261, Monday, May 19, 1980.
  • España. Leyes, decretos, etc. (1986). Ley 20/1986 de 14 de mayo, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos, Madrid, 1986. Gemeinsames Ministerialblatt, GMB (1990). Technische Anleitung zur Lagerung chemisch/physikalischen un biologischen Behandlung und Verbrennung von besonder uberwachungsbedurtigen Abfallen, Der Bundesminister fur Umwelt Naturschutz und Reaktorsicherheit, Gemeinsames Ministerialblatt, Nr. 35, 28 Dezember, 1990.
  • Hueber, Dietrich (1989). Informe de la Misión pericial realizada en CEPIS. Agencia Alemana de Cooperación Técnica, GTZ.
  • México. Leyes, decretos, etc. (1992). Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente. En: Leyes y Códigos de México, Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente. 6a. Edición, Editoria Porrúa, S.A., México (Originalmente publicada en el Diario Oficial de la Federacíon, 28 de enero de 1988).
  • PNUMA (1989). Convenio de Basilea Sobre el Control de los Movimientos Transfronterizos de los Desechos Peligrosos y su Eliminación, Acta Final. Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 1989. pp. 62-68.
  • Organización de las Naciones Unidas (1991). Recommendations on the Transport of Dangerous Goods. 7th Revised Edition, (ST/SG/AC.10/1/Rev.7), United Nations, New York.
  • Venezuela (1988). Instructivo Sobre Criterios Técnicos y Procedimientos para el Control de la Generación y Manejo de Desechos Tóxicos o Peligrosos no Radiactivos. Gaceta Oficial de la República de Venezuela, 11 de agosto de 1988.
  • Yakowitz, Harvey (1985). Hazardous Waste Management: An International Overview, presentado en Conference on National Strategies for Managing Hazardous Waste, Melbourne, Australia, 18-21 Noviembre, 1985.
  • Yakowitz, Harvey (1988). Identifying, classifying and describing hazardous wastes, Industry and Environment, 11 (1): 3-10.



Sobre derechos de autor - Sobre el CEPIS - Información técnica
Servicios - Búsqueda de información - Solicitud de asesorías

Actualizado el 22/Jul/97. Comentarios al Webmaster

 
HOME