RECONOCIMIENTO DE SITUACIONES PELIGROSAS
Y SINTOMAS DE TOXICIDAD

Estamos rodeados de tóxicos


Como nación, en los Estados Unidos se usan más de 70.000 productos químicos diferentes en la industria, la agricultura y el hogar, y este número se está incrementando. No es posible evitar el contacto con algunos de esos agentes químicos mientras realizamos nuestras actividades diarias. Están en todas partes: en la ropa que vestimos, en los medicamentos que usamos, en los edificios en que vivimos y trabajamos, en los alimentos que consumimos, en el aire que respiramos... Hay para escoger. Desde luego, no todos los 70.000 o más productos químicos que existen son tóxicos para los seres humanos, aunque muchos sí lo son. Por ejemplo, de los casi 80 elementos químicos clasificados como metales, aproximadamente 30 se encuentran entre los compuestos que perjudican a los seres humanos.

Los agentes químicos nos rodean. Aunque no todos los productos químicos resultan nocivos para los seres humanos, muchos sí lo son.

Es más, no todas las sustancias tóxicas existen en forma inhalable, lo que constituye el interés principal de este curso. Recordemos que en las Enmiendas de 1990, el Congreso identificó 189 productos químicos y grupos de productos químicos como contaminantes peligrosos del aire. Dichos contaminantes son las sustancias de mayor preocupación en nuestra búsqueda de fuentes características de tóxicos inhalables.

Generalmente, las fuentes de productos tóxicos en el ambiente se agrupan en las siguientes categorías:

  • transporte;
  • procesos industriales;
  • disposición de residuos;
  • uso doméstico de bienes y productos, y
  • minería y extracción de minerales y combustibles orgánicos.
  1. ¿Cuáles son los dos pasos que podemos dar para reducir al mínimo la exposición a los contaminantes tóxicos del aire?
  2. Describa algunas formas de exposición a las sustancias tóxicas.

Transporte

Probablemente, el transporte es la fuente de contaminantes del aire predominante. En efecto, todos los contaminantes criterio están asociados directa o indirectamente con la combustión de fósiles necesarios para el funcionamiento de distintos medios de transporte. Asimismo, las actividades de transporte liberan a la atmósfera muchas sustancias listadas entre los contaminantes peligrosos del aire, bien por volatilización luego de que los productos químicos han sido vertidos, bien por el uso de combustibles fósiles. Nuestra sociedad ha optado por arrojar los desperdicios de la combustión en la atmósfera, con las nefastas consecuencias del agotamiento de la capa de ozono estratosférico y el calentamiento global, además de los efectos adversos para la salud y el ambiente atribuibles a los distintos gases y sustancias particuladas.

La mayoría de tóxicos en el aire está relacionada con el transporte.


Todos los contaminantes criterio están relacionados, ya sea directa o indirectamente, con el uso de combustibles fósiles necesarios para el funcionamiento de los distintos medios de transporte.

Existe un ángulo irónico de la descarga en la atmósfera de tóxicos provenientes de la combustión de gasolina. Hasta hace poco, era normal añadirle a la gasolina compuestos de plomo con radicales alquílicos por sus propiedades antidetonantes. Esta práctica quedó paulatinamente desfasada cuando el plomo fue identificado como un contaminante criterio y, hoy en día, el plomo es prácticamente inexistente en la atmósfera. El aditivo antidetonante que reemplazó al plomo es una mezcla de compuestos basados en el benceno, el cual se encuentra en la lista de los contaminantes peligrosos del aire y podría resultar tan tóxico como su predecesor.

Procesos industriales

Los procesos industriales abarcan todas las actividades comprendidas en la fabricación de bienes, productos y energía. Esto incluye desde el refinamiento de petróleo y el procesamiento de productos químicos, metales y madera, hasta las operaciones de producción de alimentos. En dichos procesos, los productos químicos tóxicos se pueden liberar en distintas etapas, ya sea involuntariamente —como sucede en las fugas de válvulas, tanques y tuberías—, ya sea intencionalmente —como en las emisiones de las chimeneas—.

Los productos químicos tóxicos pueden liberarse en diversas etapas de distintos procesos industriales.

Disposición de residuos

La disposición de residuos industriales y domésticos introduce millones de toneladas de productos químicos tóxicos en el ambiente. Cuando la disposición de residuos tóxicos se hace sin cuidado, esta puede originar una seria amenaza de largo plazo y de ello son testigos miles de sitios de limpieza establecidos por el programa del Superfondo. Durante el tratamiento de estos sitios, la liberación de contaminantes tóxicos en el aire constituye una preocupación especial. Incluso cuando la disposición está planificada previamente y bien controlada, tiende a presentar problemas. Actualmente, un tema que genera gran preocupación en los Estados Unidos es determinar cuáles son los medios adecuados para disponer la gran cantidad de desechos radiactivos de bajo nivel que se acumulan en ese país.

La disposición adecuada de los desechos radiactivos de bajo nivel es una preocupación creciente.

La proliferación de incineradores de residuos urbanos es otro factor que aumenta la carga de gases tóxicos y partículas en la atmósfera.

Uso doméstico de bienes y productos

Los productos de cuidado personal y de limpieza, las pinturas y solventes, las sustancias adhesivas, los plaguicidas y los fertilizantes son solo algunas entre miles de sustancias cuyo uso puede introducir sustancias tóxicas en la atmósfera. Según su volumen, los plaguicidas y fertilizantes son probablemente las sustancias más dañinas de esta clase, principalmente debido a su uso generalizado en entornos agrícolas comerciales. Por otra parte, recuerde que muchas sustancias que generan preocupación, al igual que los contaminantes tóxicos del aire, son partículas y no gases, lo cual es particularmente cierto en el caso de los plaguicidas, que se inhalan principalmente como polvos (partículas sólidas) y aerosoles (partículas líquidas).

Los plaguicidas y los fertilizantes contribuyen a la contaminación tóxica del aire debido a su uso generalizado en la agricultura comercial.

Minería, extracción de minerales y biomasa

Algunos tóxicos potenciales ocurren naturalmente solo en depósitos minerales o yacimientos de biomasa, donde están relativamente aislados de los organismos vivos; por ejemplo, los metales tóxicos (como el plomo y el mercurio) y las sustancias cuyos productos de combustión son tóxicos (como el carbón y el petróleo). Dichas sustancias no son peligrosas hasta que se las explota y extrae de la tierra y se ponen en contacto con los seres humanos. Entre los metales, las partículas sólidas diminutas constituyen la preocupación principal, así como las sustancias tóxicas del aire, mientras que entre los combustibles fósiles, la amenaza principal proviene tanto de los productos de combustión gaseosos como de los particulados.

Generalmente, los metales tóxicos no son peligrosos hasta que se los extrae y entran en contacto con los seres humanos.


  1. Los compuestos de _________, un contaminante peligroso del aire, han reemplazado a los compuestos de plomo como los agentes antidetonantes presentes en la gasolina.
  2. Identifique algunos problemas actuales de disposición de residuos en los Estados Unidos.