MEDICION Y VALORACION DE LOS EFECTOS ADVERSOS EN LA SALUD

Cuantificación de la respuesta y clasificación del riesgo


Una de las metas principales de los estudios sobre efectos adversos en la salud es identificar medidas cuantificables de los niveles críticos de las sustancias tóxicas. En cuanto a los estudios en sí, ello implica la identificación de diversos niveles de respuesta, algunos de los cuales se tratarán a continuación. En cuanto al establecimiento de la reglamentación, se han desarrollado diversos sistemas de clasificación de riesgos, especialmente para la carcinogenicidad. Algunos de estos esquemas de clasificación de riesgo de cáncer también se describirán posteriormente.

Niveles de respuesta

Los estudios toxicológicos en animales y otros experimentos controlados procuran establecer diversas dosis críticas de sustancias. Para los no carcinógenos, estas dosis incluyen las siguientes:

  • Valor umbral, la dosis mínimamente efectiva de cualquier producto químico que provoca una respuesta.
  • DL50 , dosis letal media.
  • NOEL, nivel de efecto no observable.
  • NOAEL, nivel de efecto adverso no observable.
  • LOEL, nivel mínimo de efecto observable.
  • LOAEL, nivel mínimo de efecto adverso observable.

La dosis crítica comúnmente usada para los no carcinógenos es el valor umbral, un punto teórico por encima del cual se observan efectos mientras que por debajo no. Comúnmente se considera al umbral como el valor intermedio entre el NOEL y el LOEL. A veces, para ahorrar tiempo y por precaución, se usa el NOEL como una aproximación conservadora al umbral para determinar los niveles seguros de exposición.

El valor umbral es el punto de concentración por encima del cual se observan efectos y por debajo del cual no se advierte efecto alguno.




El valor umbral a menudo se calcula como el valor intermedio entre el NOEL y el LOEL.

En general, se cree que los carcinógenos presentan un riesgo finito, incluso en niveles moleculares de dosificación; por consiguiente, no presentan un valor umbral. Esta hipótesis merece mayor investigación, en particular para los carcinógenos que no actúan directamente en el ADN. En efecto, algunos estudios han identificado el NOEL en presuntos carcinógenos. Sin embargo, la mayoría de los investigadores atribuye tales resultados al hecho de que las pruebas en animales tienen un poder limitado para detectar efectos.

Niveles de riesgo

Muchos grupos han creado sistemas para clasificar los contaminantes tóxicos del aire según los niveles de riesgo. La principal preocupación reflejada en la mayoría de los sistemas es el riesgo carcinogénico. A continuación se esboza algunos de los esquemas de clasificación más comunes.

Factor de riesgo unitario

El Grupo de Evaluación Carcinogénica (Carcinogenic Assessment Group, CAG) usa lo que llama “factor de riesgo unitario” para establecer los niveles de riesgo de las sustancias tóxicas. El factor de riesgo unitario es el riesgo asociado con 70 años de exposición a un microgramo de una sustancia por metro cúbico de aire. En general, un riesgo de cáncer de una o menos de una muerte en exceso en un millón se considera aceptable.

El factor de riesgo unitario es el riesgo asociado con 70 años de exposición a 1a concentración de 1ug/m3 de una sustancia en el aire.

Valores umbral límite (TLV)

En 1983-1984 la American Conference of Governmental Industrial Hygienists (ACGIH) creó un esquema de clasificación para los niveles seguros de exposiciones a sustancias químicas tóxicas. Este esquema se basa en valores umbral límite (TLV, por sus siglas en inglés) y se divide en tres categorías:

  • Concentración promedio ponderada en el tiempo (TWA, por sus siglas en inglés), basada en una jornada laboral de ocho horas y una semana laboral de 40 horas.
  • Límite de exposición de corto plazo (STEL, por sus siglas en inglés), para un periodo de exposición corto (usualmente, 185 minutos).
  • Valor techo (TLV-C, por sus siglas en inglés), valor que no debe excederse ni aun ligeramente.

Estos tres niveles críticos (TWA, STEL, TLV-C) se han establecido para más de 600 sustancias químicas. Estos valores se conciben solo para prevenir los efectos agudos y no se actualizan regularmente. La American Conference of Governmental Industrial Hygienists establece explícitamente que los TLV no se deben usar como índices de toxicidad ni en evaluaciones de salud ambiental.

Otros índices de riesgo carcinogénico

La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (International Agency for Research and Cancer, IARC) ha creado el siguiente esquema de clasificación de carcinogenicidad:

  • Categoría 1: carcinogénico para los seres humanos, con evidencia epidemiológica suficiente.
  • Categoría 2A: probablemente carcinogénico para los seres humanos, generalmente con evidencia limitada sobre seres humanos.
  • Categoría 2B: probablemente carcinogénico, pero, por lo general, sin evidencia sobre seres humanos.
  • Categoría 3: evidencia suficiente de carcinogenicidad obtenida en animales de laboratorio.

La EPA clasifica el potencial carcinogénico de los agentes según el siguiente esquema:

  • Grupo A: carcinógenos humanos, con evidencia suficiente obtenida de estudios epidemiológicos.
  • Grupo B1: carcinógenos humanos probables, con evidencia limitada de estudios epidemiológicos.
  • Grupo B2: carcinógenos humanos probables, con evidencia suficiente de estudios realizados en animales y evidencia inadecuada o inexistente a partir de estudios epidemiológicos.
  • Grupo C: carcinógenos humanos posibles, con evidencia limitada de estudios en animales y sin información sobre los seres humanos.
  • Grupo D: no clasificado debido al carácter inadecuado de los datos sobre humanos y animales.
  • Grupo E: sin evidencia de carcinogenicidad en los seres humanos, a partir, al menos, de dos estudios en animales de diferentes especies o en estudios realizados en animales y en seres humanos.
  1. ¿Qué es el valor umbral?
  2. ¿En qué consiste el factor de riesgo unitario?
  3. ¿Con qué objeto se fijan valores umbral límite?