MEDICION Y VALORACION DE LOS EFECTOS ADVERSOS EN LA SALUD

Estudios realizados con seres humanos


Dado que el efecto de los contaminantes tóxicos del aire en la salud humana constituye la principal preocupación relacionada con dichas sustancias, los estudios realizados con seres humanos constituyen el patrón de comparación ideal para identificar los niveles tóxicos. Desde luego, desde el punto de vista ético, los investigadores no pueden someter a los seres humanos a sustancias que se sabe o se cree que son nocivas. Por ese motivo, la mayoría de los datos sobre efectos en la salud se recogen “después de los hechos”, en estudios de observación antes que experimentales. Estos últimos generalmente se realizan en animales. Los estudios de observación llevados a cabo con seres humanos pueden adoptar diversas formas, desde estudios clínicos o informes de casos sobre individuos expuestos hasta investigaciones epidemiológicas controladas de poblaciones expuestas.

La principal preocupación que generan los contaminantes tóxicos reside en los efectos que tienen en la salud humana.

Informes de casos

Los informes de casos pueden ser reportados por el propio individuo afectado o recogidos por el personal médico. En este tipo de estudio, una vez que se identifica un problema, se intenta reconstruir los sucesos que condujeron a él. Estos estudios pueden ser sumamente útiles: los primeros indicios de que el benceno causa leucemia a los seres humanos provienen de una serie de informes de casos. No obstante, este tipo de estudios no proporciona buenos datos independientes. Debido a que los informes de casos son altamente anecdóticos, su uso es limitado para establecer conexiones causales entre las sustancias químicas y los efectos adversos en la salud.

Estudios epidemiológicos

La epidemiología es el estudio de la distribución y frecuencia de una enfermedad en una población específica. La recopilación de este tipo de información constituye a menudo un importante primer paso para detectar el origen de los efectos adversos en la salud. Los estudios epidemiológicos se dividen en dos tipos principales:

  • descriptivo;
  • analítico.
La epidemiología es el estudio de la distribución y frecuencia de una enfermedad en una población específica.

Descriptivos

Los estudios epidemiológicos descriptivos generan hipótesis acerca de las causas de las enfermedades al vincular las tasas de estos males en las poblaciones humanas con diferencias en cuanto a la exposición ambiental. Los mapas de incidencia de cáncer diseñados por condado por la Sociedad Estadounidense de Cáncer (American Cancer Society) son resultado de este tipo de estudios.

Un defecto de los estudios descriptivos es que solo proveen hipótesis; es decir, conjeturas probables, fundamentadas en evidencia circunstancial. Al igual que los informes de casos, si estos estudios no cuentan con datos de apoyo adicionales, resultan inadecuados para identificar las relaciones de causa y efecto.

Analíticos

Los estudios epidemiológicos analíticos son los medios principales para establecer relaciones causales entre sustancias específicas y efectos adversos en la salud humana.

Las dos categorías principales de estudios analíticos son estudios de cohorte y estudios de casos y controles.

En un estudio de cohorte, el estado de salud de los individuos expuestos o los que presentan determinado factor de riesgo se rastrea y compara con el estado de salud de los individuos no expuestos o con el de aquellos que no presentan dicho factor. En otras palabras, se rastrea a los sujetos a los que se supone susceptibles para ver si experimentan los resultados esperados en una tasa diferente de la población general. Generalmente, los dos grupos se comparan mediante las tasas de incidencia o mortalidad para la condición que se estudia.

En un estudio de casos y controles, los dos grupos de comparación son los siguientes:

  • individuos con una enfermedad o condición particular (casos).
  • individuos similares sin la condición particular (controles).

Los individuos de estos grupos se evalúan según sus antecedentes de exposición al presunto agente o agentes causales. Sin embargo, al igual que en los informes de casos, los estudios de casos y controles tienen una debilidad inherente y es el hecho de que dependen, en parte, de la información (sea registrada o recordada) acerca de las exposiciones pasadas. Otra deficiencia reside en la dificultad para encontrar grupos de control apropiados, personas similares a los casos salvo por la ausencia de la condición que se estudia.

Una deficiencia de los estudios de casos que se llevan a cabo con seres humanos es la dificultad de encontrar un grupo de control apropiado.

Debido a las diversas dificultades asociadas con estudios realizados con seres humanos, los estudios sobre efectos en la salud relacionados con exposiciones tóxicas más generalizados y útiles se llevan a cabo en animales.