EFECTOS BIOLOGICOS DE LA CONTAMINACION DEL AIRE

Efectos biológicos de la contaminación del aire


El cuerpo es un sorprendente conjunto de estructuras, sustancias, procesos y conductos diseñados para mantener a la persona nutrida, sana y consciente del entorno. Los mecanismos y partes del cuerpo se organizan en grupos bastante diferenciados, llamados sistemas, que realizan diversas funciones necesarias para la vida. Los sistemas del cuerpo comúnmente reconocidos son los siguientes:

  • osteomuscular;
  • respiratorio;
  • nervioso (incluido el sensorial);
  • digestivo;
  • cardiovascular (incluida la sangre);
  • reproductor;
  • endocrino;
  • excretor, e
  • inmunológico.
El cuerpo humano tiene nueve sistemas reconocidos de protección de la vida.

Dichos sistemas están interconectados; es decir, el funcionamiento de cada uno generalmente afecta a, o depende de, uno o más de los otros. Aunque en esta lección se los trata por separado, usted apreciará cómo estos sistemas trabajan de manera conjunta, como un verdadero equipo.

Al abordar la anatomía y la fisiología humana, y particularmente los efectos de las sustancias tóxicas, es importante comprender qué se quiere decir con las expresiones “dentro del cuerpo” y “fuera del cuerpo”. El cuerpo es, en realidad, una masa de células atravesadas casi totalmente por un tubo, el tracto digestivo, y con sus puntos terminales conectados por otros dos tubos, el tracto respiratorio y el urogenital. No siempre lo que ingresa al organismo se absorbe. Algunas cosas, como los alimentos fibrosos o las monedas y canicas que los niños pequeños a veces ingieren, no se apartan del camino constituido por el tubo digestivo para ingresar en el cuerpo, sino que, afortunadamente, son transportadas en forma directa hasta ser evacuadas, pero la mayoría de gases, líquidos y sólidos microscópicos generalmente pasa a través de los tejidos y entra en el cuerpo.

La absorción a través de los tejidos generalmente ocurre cuando una sustancia ingresa en el cuerpo

El ingreso de sustancias al cuerpo a través de los tejidos —esto es, la absorción— por lo general ocurre en los pulmones e intestinos (predominantemente, el intestino delgado). La absorción también puede ocurrir a través de la piel y el revestimiento de la boca, entre otros.