Unidad 5:
Diseño de un relleno sanitario manual


Anterior
Índice
Presentación
Power Point
Archivo en
PDF
Imprimir
Siguiente
 

Una vez legalizada la propiedad del terreno, se puede proceder a contratar los estudios y diseños del relleno sanitario y de su infraestructura. Para estos estudios, el ingeniero proyectista o contratista deberá recopilar la información básica y realizar necesariamente una o varias visitas de campo a fin de reconocer el terreno.

Para evaluar el sitio, el técnico llevará consigo el plano topográfico, el cual debe contener la descripción original del terreno (alturas y depresiones), un gráfico o cuadro que indique las cantidades de residuos y la tierra necesaria como cobertura que se estima se acumularán entre los próximos 5 a 10 años. La visita es importante para identificar la zona de llenado y sus alrededores, así como para localizar las obras de infraestructura y construcciones auxiliares, tales como el trazo de la vía de acceso, los drenajes, el patio de maniobras, la caseta de vigilancia. En esta etapa, además, se evalúa el método de relleno, la fuente de material de cobertura, la distribución y el diseño de los terraplenes de residuos para, finalmente, empezar a definir la secuencia de construcción.

1. Información básica
Subir

1.1 Aspectos demográficos

Población

Es necesario conocer el número de habitantes meta para definir las cantidades de RSM que se han de disponer. Hay que anotar que en la producción de estos residuos se debe discriminar entre la producción rural y la urbana. La primera presentará menos exigencias por ser más bien reducida, si bien la recolección resulta más difícil. En cambio, la producción urbana es más notoria por razones de concentración, aumento de población y desarrollo tecnológico y urbanístico, de ahí que merezca especial atención.

Proyección de la población

Resulta de suma importancia estimar la población futura que tendrá la comunidad por lo menos entre los próximos 5 a 10 años, a fin de calcular la cantidad de RSM que se deberá disponer diaria y anualmente a lo largo de la vida útil del relleno sanitario. En el cuadro 5.1 se consigna la información básica a este respecto.

Cuadro 5.1
Volumen y área requerida para el relleno sanitario

Año Pobla-ción
(hab)
ppc
kg/hab/día
Cantidad de
residuos sólidos
Volumen (m3) Área
requerida (m2)
Diaria
(kg/día)
Anual
t/año
Acumulada
(t)
Residuos
sólidos
compactados
Material de
cobertura m3
Residuos
sólidos
estabilizados
(m3/año)
Relleno
sanitario
Relleno
AR
Total
AT
Diaria
(m3)
Anual
(m3)
Diaria
(m3)
Anual
(m3)
m3 Acu-mulada
  (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10) (11) (12) (13) (14)
0
                           
1
                           
2
                           
3
                           
4
                           
5
                           
6
                           
7
                           
8
                           
9
                           
10
                           
Total
                           
(3) = (1) x (2) Población x ppc.
(6) = [(3) x 7/6] / DC Los residuos sólidos producidos en una semana son llevados al relleno durante los días de recolección. Normalmente entre el lunes y sábado (7 días de producción/ 6 días de recolección).
(8) = (6) x 0.2 Material de cobertura = entre 20 y 25% del volumen de residuos compactados.
(11) = (9) + (10) El volumen del relleno sanitario VRS = material de cobertura + volumen de residuos estabilizados.
(13) = (12) / H Área por rellenar AR = volumen acumulado del relleno / H
H = altura del relleno estimada
(14) = (13) x F Área total AT = área por rellenar x F
F = Factor para estimar el área adicional (entre 20 y 30%)
RELLENO SANITARIO MANUAL
DENSIDAD DE LA BASURA
(kg/m3)
DS : Suelta 200 a 300
DC: Compactada 400 a 500
DE: Estabilizada 500 a 600

El crecimiento de la población se podrá estimar por métodos matemáticos, o bien vaciando los datos censales en una gráfica y haciendo una “proyección” de la curva dibujada.

A continuación, un ejemplo de método matemático referido al crecimiento geométrico; es decir, al de las poblaciones biológicas en expansión, para el cual se asume una tasa de crecimiento constante. La siguiente expresión nos muestra su cálculo:

Pf = Po (1 + r)n           [5-1]

donde:

Pf = Población futura
Po = Población actual
r = Tasa de crecimiento de la población
n = (tfinal – t inicial) intervalo en años
t = variable tiempo (en años)

Sin embargo, se recomienda comparar los resultados obtenidos con otros métodos de proyección.

1.2 Generación de RSM en las pequeñas poblaciones

De la generación y composición de los desechos que serán manejados en las pequeñas comunidades, podemos decir que para el cálculo de producción el sector residencial es predominante, siendo las demás actividades tan incipientes que su consideración no alcanza a afectar de manera apreciable la cantidad total de RSM, salvo los provenientes de los mercados y de los visitantes, cuando existen atractivos turísticos.

Cuando se requiera llevar a cabo un sistema de recolección, tratamiento y disposición final, convendría estimar las cantidades de residuos que la población genera. Con el objetivo de ahorrar recursos, se sugiere utilizar para estos análisis métodos indirectos, como los que se presentan a continuación.

Producción per cápita

La producción per cápita de RSM se puede estimar globalmente así:

ppc = DSr en una semana            [5-2]
                 Pob x 7 x Cob

donde :

ppc = Producción por habitante por día (kg/hab/día)
DSr = Cantidad de RSM recolectados en una semana (kg/sem)6
Pob = Población total (hab)
7 = Días de la semana
Cob = Cobertura del servicio de aseo urbano (%)

La cobertura del servicio es el resultado de dividir la población atendida por la población total:

Cobertura del servicio (%) = Población atendida (hab)           [5-3]
                                                      Población total (hab)

Hay que señalar que también es posible relacionar la cantidad de RSM generados con las viviendas, o sea, kg/vivienda/día, dado que la basura es entregada por vivienda. Esto, además, tiene la ventaja de facilitar el conteo de las casas.

Con base en los muestreos de RSM realizados en algunas poblaciones pequeñas, rurales y áreas marginales en la Región sobre las características que se analizan en este trabajo, se ha encontrado que la ppc presenta rangos de entre 0,2 y 0,6 kg/hab/día. Tales valores son bastante representativos para la mayoría de estas poblaciones. Se recomienda tener presente lo anterior, ya que en la mayoría de los casos no se justifica un muestreo exhaustivo.

En los lugares turísticos, conviene recordar que la producción de RSM, sobre todo en las temporadas de vacaciones, se puede incrementar notablemente, con lo que se complica su manejo y disposición.

En algunas comunidades rurales, como en la selva amazónica o en zonas agrícolas, la generación per cápita de RSM puede alcanzar valores que fluctúan entre 0,6 y 1,2 kg/hab/día.

Producción total

El conocimiento de la producción total de RSM permite tomar decisiones sobre el equipo de recolección más adecuado, la cantidad de personal, las rutas, la frecuencia de recolección, la necesidad de área para el tratamiento y la disposición final, los costos y el establecimiento de la tarifa de aseo.

La producción de RSM está dada por la relación (cf. anexo 4, ejemplo 1):

DSd = Pob x ppc            [5-4]

donde:

DSd = Cantidad de RSM producidos por día (kg/día)
Pob = Población total (habitantes)
ppc = Producción per cápita (kg/hab-día)

Proyección de la producción total

La producción anual de RSM debe ser estimada con base en las proyecciones de la población y la producción per cápita.

Como ya se mencionó en esta unidad, se puede calcular la proyección de la población mediante métodos matemáticos, pero en lo que se refiere al crecimiento de la ppc difícilmente se encuentran cifras que den idea de cómo puede variar anualmente. No obstante, para obviar este punto y sabiendo que con el desarrollo y el crecimiento urbano y comercial de la población los índices de producción aumentan, se recomienda calcular la producción per cápita total (cuadro 5.2) para cada año, con un incremento de entre 0,5 y 1% anual.

1.3 Características de los RSM en las pequeñas poblaciones

Los parámetros más importantes que debemos conocer para el manejo adecuado de los RSM que se producen en una población son la producción y sus características específicas (origen, composición física y densidad).

Origen o procedencia

Los RSM en las áreas urbanas de las pequeñas poblaciones se pueden clasificar según su procedencia: residencial, comercial, industrial, barrido de vías y áreas públicas, mercado e institucional (cuadro 5.2).

Cuadro 5.2
Proyección de la producción y procedencia de los desechos sólidos municipales (t/año)

Año Población
habitantes
ppc
Promedio
total
kg/hab/día
Residencial Comercial Mercado Industrial Barrido Otros Total
1
                 
2
                 
3
                 
4
                 
5
                 
6
                 
7
                 
8
                 
9
                 
10
                 
Total
                 

a) Sector residencial

La basura residencial (o desechos sólidos domésticos) está compuesta principal-mente de papel, cartón, latas, plásticos, vidrios, trapos y materia orgánica.

En los estudios realizados sobre producción de basura en pequeñas localidades (menos de 40.000 habitantes), no se han encontrado grandes diferencias entre los diferentes estratos socioeconómicos de la población.

b) Sector comercial

Con algunas excepciones (poblaciones en las zonas de frontera y sitios turísticos), el comercio no representa altos índices en la producción de RSM, dado que en estas localidades no está muy desarrollado y la actividad comercial suele combinarse con la vivienda.

La composición de los desechos de la actividad comercial en estas comunidades es similar a la del tipo residencial, si bien predominan los materiales de empaque (papel, cartón, vidrio, plástico, textil y madera).

c) Sector industrial

La actividad industrial suele ser baja y de tipo artesanal, compatible con el uso residencial, de manera que es de esperar que sus desechos sólidos no presenten características especiales. Por ende, salvo pocas excepciones, no es significativa para el análisis de estas pequeñas poblaciones.

d) Plaza de mercado

La zona de mercado presenta un carácter más definido, dado que allí se concentran los expendios de carne, pescado, vegetales, frutas, abarrotes y otros, lo que indica que gran parte de los residuos es de materia orgánica y solo una muy pequeña es material de empaque; para estos desechos puede ser recomendable la producción de compostaje con métodos manuales.

e) Barrido de vías y áreas públicas

El servicio de barrido de vías y limpieza de áreas públicas —tales como el parque principal, los alrededores de la plaza de mercado, ferias y playas— contribuyen a la producción de desechos. Estos están compuestos básicamente de hojas, hierba, cáscaras de frutas, además de papeles, plásticos, latas, vidrios, palos y un alto contenido de tierra.

f) Sector institucional

Para el caso de establecimientos especiales como escuelas y colegios, se puede considerar, sin gran margen de error, que la generación de desechos sólidos no es muy significativa con respecto al resto; su composición es similar a las anteriores.

Los hospitales o centros de salud en estas poblaciones suelen ser instituciones clasificadas como del primer nivel de atención, poco especializadas y con un mínimo número de camas, aunque en algunos casos son de mediana magnitud. De ahí que no incidan de manera significativa en la generación total de residuos sólidos. Sin embargo, en cuanto al tipo de desechos que producen, es necesario distinguir entre los clasificados como de origen residencial (limpieza, cocina, basura común) y los originados por sus actividades específicas y que son potencialmente infecciosos: materiales punzocortantes y de curación, vísceras provenientes del quirófano, etc., todos estos llamados residuos biológico-infecciosos, para los cuales se sugiere un manejo, un tratamiento y una disposición final especiales.

En el centro de salud, estos residuos deben ser separados y presentados en bolsas cerradas de polietileno de color rojo; también se debe evitar el derrame de su contenido y su contacto con el personal de recolección, aun cuando esté provisto de guantes y ropa adecuada. Su tratamiento y disposición final pueden realizarse mediante la incineración o el enterramiento en una fosa especial que esté dentro del establecimiento. En este último caso, dicha fosa debe ser de suelo arcilloso, cuyo fondo se encuentre por lo menos a un metro del manto freático para evitar el contacto con el agua.

De ser recogidos por la municipalidad, deben tomarse las debidas medidas de protección y su disposición final podrá realizarse en el relleno sanitario manual, de preferencia colocándolos apenas lleguen en una celda especial, similar a la indicada en el anexo 6 o, en su defecto, al pie del talud o en la parte inferior de la celda, para de inmediato cubrirlos con tierra y el resto de los residuos sólidos.

Composición física y química

La composición física de los RSM en la Región está caracterizada por su alto porcentaje de materia orgánica (entre 50 y 70% del total de residuos), lo que se traduce en un mayor contenido de humedad con valores que fluctúan entre 35 y 55%; el resto es papel, cartón, vidrio, metales, plásticos y material inerte, entre otros.

Los RSM de las comunidades pequeñas no presentan diferencias significativas en su composición física que ameriten gastos en estudios exhaustivos, de tal manera que en general bien podrán ser asimilados como desechos domésticos.

En lo que nos concierne, la composición física de los RSM de estas poblaciones tiene importancia para evaluar la factibilidad de establecer programas de reciclaje y tratamiento, dado que la composición química no reviste mayor atención y que el método de disposición final se realiza a través de la técnica del relleno sanitario, con el que se procurará minimizar la generación de lixiviado.

Densidad

La densidad o el peso volumétrico de los RSM es otro parámetro importante para el diseño del sistema de disposición final de residuos. En la Región, se tienen valores de entre 200 y 300 kilogramos por metro cúbico para la basura suelta, es decir, en el recipiente; tales valores son mayores que los que presentan los países industria-lizados.

Para calcular las dimensiones de la celda diaria y el volumen del relleno, se pueden estimar las siguientes densidades:

Cuadro 5.3
Densidad de diseño de la celda diaria y del relleno sanitario manual

Diseño Densidad kg/m3
  • Celda diaria
    (basura recién compactada manualmente)

400 - 500

  • Volumen del relleno
    (basura estabilizada en el relleno manual)
500 - 600

Estas densidades se alcanzan con la compactación homogénea y, a medida que se estabiliza el relleno, con todo lo que incide en la estabilidad y vida útil del sitio.

El aumento de la densidad del relleno sanitario manual se logra especialmente mediante:

  • El apisonado manual, con el uso diario del rodillo o los pisones de mano.
  • El tránsito del vehículo recolector por encima de las celdas ya conformadas.
  • La separación y recuperación de papel, cartón, plástico, vidrio, chatarra, madera y otros materiales voluminosos. Con la práctica del reciclaje se disponen menos RSM en el relleno y, en consecuencia, se aumenta su vida útil.
  • Otros mecanismos que aumentan la densidad de los desechos sólidos son: el proceso de descomposición de la materia orgánica y el peso propio de las capas o celdas superiores que producen mayor carga y, obviamente, disminuyen su volumen.

1.4 Características del terreno

La geología y características específicas del suelo del terreno son algunos de los factores más importantes que hay que tener en cuenta a la hora de seleccionar el sitio. Gracias a estos se puede obtener información acerca de posibles desplazamientos de las infiltraciones de agua y de una eventual contaminación de las aguas superficiales y subterráneas. Al mismo tiempo, el estudio del suelo permite evaluar la estabilidad del terreno y la localización y calidad del banco de material de cobertura.

Sin lugar a dudas, en los proyectos de relleno sanitario para las grandes ciudades estos análisis tienen una importancia capital y deben ser una exigencia básica en cualquier estudio; pero para el caso de comunidades muy pequeñas, no es necesario ser demasiado rigurosos si, como ya se dijo, se considera la reducida magnitud de las obras y el tipo de residuos que generan. En lo posible, se debe recurrir a los servicios de un geólogo o de otro profesional con conocimientos en estos temas.

Los estudios de campo para poblaciones con menos de 5.000 habitantes pueden consistir solo en simples pruebas de percolación y análisis del suelo.

A continuación, se hará una breve descripción de los principales parámetros que se deben tener en cuenta en el análisis y la evaluación cualquier terreno:

Tipo de suelo: un relleno sanitario debe estar localizado de preferencia sobre un terreno cuya base sean suelos areno-limo-arcillosos (arena gruesa gredosa, greda franco-arcillosa); también son adecuados los limo-arcillosos (franco-limoso pesado, franco-limo-arcilloso, arcillo-limoso liviano) y los arcillo-limosos (arcillo-limoso pesado y arcilloso). Es mejor evitar los terrenos areno-limosos (franco-arenosos) porque son muy permeables.

Permeabilidad del suelo: es la mayor o menor facilidad con que la percolación del agua ocurre a través de un suelo. El coeficiente de permeabilidad (k) es un indicador de la mayor o menor dificultad con que un suelo resiste a la percolación del agua a través de sus poros. En otras palabras, es la velocidad con la que el agua atraviesa los diferentes tipos de suelo.

Para ilustrar mejor lo anterior, presentamos la figura 5.1, donde se aprecia el tipo de suelo y su relación con el coeficiente de permeabilidad.

Coeficiente de permeabilidad k (cm/s)
(Escala logarítmica)

Figura 5.1
Relación entre el tipo de suelo, el coeficiente de permeabilidad y
su aceptación para drenaje y relleno sanitario

El coeficiente de permeabilidad k de los suelos puede ser determinado en el campo, si es que se desea saber con certeza si ahí se puede construir o no un relleno sanitario (apéndice A).

Profundidad del nivel freático: tiene que ver con la altura de la tabla de aguas o la altura dominante del nivel freático. Se deberán preferir los terrenos bien drenados y con la tabla de aguas a más de un metro de profundidad durante todo el año. Los terrenos pobremente drenados —o sea, aquellos que en la tabla de aguas se mantienen la mayor parte del año por debajo de un metro— se deben drenar de manera artificial. En estos casos es mejor descartarlos, sobre todo los que permanecen inundados durante largos periodos.

Disponibilidad del material de cobertura: los terrenos planos, que cuentan con un suelo limo-arcilloso y el nivel freático a una profundidad tal que no haya posibilidad de contaminar las aguas subterráneas por la disposición de residuos, pueden ofrecer una buena cantidad de material de cobertura, en especial si se decide usar el relleno en zanjas. Por el contrario, si el terreno tiene un suelo arenoso o si el nivel freático está a poca profundidad (a menos de un metro), primero se tendrá que impermeabilizar el terreno y, luego, acarrear el material de cobertura desde otro sitio, lo que elevará enormemente los costos, de ahí que sería preferible descartarlo.

Las hondonadas o los terrenos ondulados pueden brindar buenas posibilidades de material de cobertura, al nivelar el terreno y hacer los cortes en las laderas de las depresiones.

1.5 Condiciones climatológicas

La precipitación pluvial, la evaporación, la temperatura y la dirección del viento son los principales datos climatológicos que se deben recopilar para establecer las es-pecificaciones de diseño de la infraestructura del relleno sanitario y tener un mejor conocimiento de las condiciones a las que estará sometida la obra en general (figura 5.2).

Figura 5.2
Condiciones climatológicas e hidrológicas favorables

En la unidad 4, numeral 4, concerniente a la selección del sitio, se hizo referencia a la necesidad de tener presente la dirección del viento y, sobre todo, los registros de precipitación pluvial de la zona para el diseño de los diferentes sistemas de drenaje de agua y lixiviado.

1.6 Identificación de las normas vigentes

Otro aspecto que quien va a diseñar un relleno sanitario no debe pasar por alto es la consulta de las normas vigentes, tanto para el diseño y la construcción del relleno y de las obras de infraestructura como para tener en cuenta las obligaciones con la autoridad ambiental en relación con las condiciones y restricciones que debe tener el proyecto a fin de evitar o mitigar posibles efectos negativos debidos a la construcción y operación de la obra.

Hay que advertir, no obstante, que en estos casos las autoridades locales, ambientales y de salud deben tener presente que se trata de un pequeño proyecto de saneamiento y no de una obra de gran envergadura destinada a una ciudad. En la Región viene ocurriendo que los funcionarios de estas dependencias de vigilancia y control —los cuales ignoran o no tienen en cuenta las enormes diferencias entre ambos tipos de proyectos— se limitan a entregar al consultor o al técnico encargado de los estudios y diseños los mismos términos de referencia que ya tienen preparados para los rellenos sanitarios de los grandes conglomerados urbanos. Con esto, simplemente se paraliza la ejecución del relleno sanitario manual debido a la falta de recursos e incluso de información.

La adopción de las normas de los países industrializados puede constituir un obstáculo para dinamizar los procesos en los países en vías de desarrollo, o bien impedir el avance de la gestión de RSM, si dichas normas no se adaptan a las condiciones locales.

2. Cálculo del volumen necesario para el relleno sanitario
Subir

Los requerimientos de espacio del relleno sanitario están en función de:

  • La producción total de RSM.
  • La cobertura de recolección (la condición crítica de diseño es recibir el 100% de los residuos generados).
  • La densidad de los RSM estabilizados en el relleno sanitario manual.
  • La cantidad del material de cobertura (20-25%) del volumen compactado de RSM.

2.1 Volumen de residuos sólidos

Con los dos primeros parámetros se tiene el volumen diario y anual de RSM compactados y estabilizados que se requiere disponer (cuadro 5.1, columnas 6, 8 y 10, respectivamente), es decir:

Vdiario = DSp                                                     [5-5]
                Drsm

Vanual compactado = Vdiario x 365                       [5-6]

donde:

Vdiario = Volumen de RSM por disponer en un día (m3/día)
Vanual = Volumen de RSM en un año (m3/año)
DSp = Cantidad de RSM producidos (kg/día)
365 = Equivalente a un año (días)
Drsm = Densidad de los RSM recién compactados (400-500 kg/m3) y del relleno estabilizado (500-600 kg/m3)

2.2 Volumen del material de cobertura

m. c. = Vanual compactado x (0,20 ó 0,25)                       [5-7]

donde:

m. c. = material de cobertura equivale al 20 a 25% del volumen de los desechos recién compactados.

2.3 Volumen del relleno sanitario

Con los resultados obtenidos de las formulas [5-6] y [5-7] se puede calcular el volumen del relleno sanitario para el primer año, así:

VRS = Vanual estabilizado + m. c.                       [5-8]

donde :

V RS = Volumen del relleno sanitario (m3/año)
m. c. = material de cobertura (20 a 25% del volumen recién compactado de RSM)

Los datos obtenidos se vacían en el cuadro 5.1, columna 11. Para conocer el volumen total ocupado durante la vida útil, se tiene la siguiente fórmula:

               n
VRSvu = Σ   VRS                       [5-9]
              i=1


donde :

VRSvu = Volumen relleno sanitario durante la vida útil (m3)
n         = Número de años

que serían los datos que aparecen en el cuadro 5.1, columna 12; es decir, los valores acumulados anualmente.

3. Cálculo del área requerida
Subir

Con el volumen se puede estimar el área requerida para la construcción del relleno sanitario, con la profundidad o altura que tendría el relleno. Esta solo se conocerá si se tiene una idea general de la topografía.

El relleno sanitario manual debe proyectarse para un mínimo de cinco años y un máximo de diez. Sin embargo, algunas veces es necesario diseñarlo para menos de cinco años si se considera la dificultad de encontrar terrenos disponibles. Este tiempo se llama vida útil o periodo de diseño.

El área requerida para la construcción de un relleno sanitario manual depende principalmente de factores como:

  • cantidad de RSM que se deberá disponer;
  • cantidad de material de cobertura;
  • densidad de compactación de los RSM;
  • profundidad o altura del relleno sanitario;
  • áreas adicionales para obras complementarias.

A partir de la ecuación 5-8 podremos estimar las necesidades de área así (cuadro 5.1, columna 13):

ARS = VRS                             [5-10]
           hRS

donde :

VRS = volumen de relleno sanitario (m3/año)
ARS = área por rellenar sucesivamente (m2)
hRS = altura o profundidad media del relleno sanitario (m)

y el área total requerida (cuadro 5.1, columna 14) será:

AT = F x ARS                             [5-11]

donde :

AT = Área total requerida (m2)
F = Factor de aumento del área adicional requerida para las vías de penetración, áreas de retiro a linderos, caseta para portería e instalaciones sanitarias, patio de maniobras, etc. Este es entre 20-40% del área que se deberá rellenar.

En el cuadro 5.1 se incorporan los parámetros mencionados para el cálculo del volumen del relleno sanitario. Se estimará el área para cada sitio alternativo cuando se conozca la profundidad promedio del relleno (véase el apéndice D, ejemplo 2).

4. Diseño de taludes
Subir

4.1 Obras de tierra

Los rellenos sanitarios para residuos urbanos son obras de ingeniería construidas en el suelo y muchas de sus estructuras o partes son ejecutadas con tierra.

Entre las principales obras de un relleno figuran: construcción de terraplenes o diques de contención, construcción de bermas de equilibrio, excavación de trincheras, excavación de canales de drenaje, construcción de accesos en tierra y de capas de tierra compactada para impermeabilización o protección.

En las etapas de construcción y operación, uno de los principales aspectos que se debe tener en cuenta para los rellenos sanitarios manuales es la estabilidad de los taludes de tierra y de los terraplenes de basura.

4.2 Definición de talud

Se denomina talud a la superficie que delimita la explanación lateralmente. En cortes, el talud está comprendido entre el punto de chaflán y el fondo del canal. En terraplenes, el talud está comprendido entre el chaflán (pata del terraplén) y el borde de la berma (figura 5.3).

La convención usada para definir el talud es en la forma de "S" unidades en sentido horizontal por una unidad en sentido vertical.

Figura 5.3
Definición de taludes

4.3 Diseño de taludes

Taludes en corte

Teniendo en cuenta que para la construcción de un relleno sanitario manual se recomienda que el terreno sea de un material relativamente impermeable (arena fina mezclada con limo, arcilla) y que las alturas del corte (H) sean menores de 5 metros se puede establecer como norma que no se requieren estudios de estabilidad para definir el talud más apropiado.
Para un corte de baja altura se puede recomendar un talud único; para alturas mayores podrán requerirse dos taludes diversos; en algunos casos, se sugerirá la construcción de bermas o banquetas intermedias (figura 5.4).

Figura 5.4
Taludes en corte

A continuación se presenta una guía que puede ser utilizada sobre la base de la experiencia de varios países con respecto a la definición de los taludes de corte (cuadro 5.3).

Cuadro 5.4
Taludes recomendados en corte

Tipo de material Talud recomendable S
altura del corte H (m)
hasta 5 m
Observaciones
1. Arenas limosas y limos compactos
½
k = 10-7 cm/s. Descopetar 1:1 la parte superior más intemperizada. Si son materiales fácilmente erosionables, deberá proyectarse talud 1:1
2. Arenas limosas, limo poco compacto
¼
k = 10-7 cm/s contracuneta
impermeable. Descopetar 1,5:1 la parte más intemperizada
3. Arenas limosas y limos muy compactos
¼
k = 10-7 cm/s. Descopetar la parte superior suelta
4. Arcillas poco arenosas, firmes y homogéneas
½
k = 10-8 cm/s. Descopetar 1:1 la parte
intemperizada. Si existe flujo de agua,
construir subdrenaje
5. Arcillas blandas expansivas
1
k = 10-8 cm/s
Fuente: Tomado y adaptado de Secretaría de Obras Públicas, Departamento de Antioquia, Colombia.

Taludes en terraplén

En terraplenes, dado el control que se tiene en la extracción, selección y colocación del material que forma el relleno (lleno en tierra), el valor que comúnmente se usa en taludes es el 1.5:1.

En relación con los taludes de basura para la conformación de los terraplenes en el relleno sanitario manual, se recomienda 2:1 ó 3:1. Se garantizará su estabilidad con una buena compactación manual de las basuras y la construcción de taludes compuestos con berma intermedia.

5. Selección del método de relleno
Subir

Como ya se mencionó, el diseño del relleno sanitario depende del método adoptado, trinchera, área o su combinación, de acuerdo con las condiciones topográficas del sitio, las características del suelo y la profundidad del nivel freático.

El diseño debe presentar de la siguiente manera los planos que orienten la construcción del relleno sanitario:

Conformación del terreno original

La conformación del terreno original es obtenida a partir del levantamiento topográfico del sitio donde se construirá el relleno sanitario, y es necesaria para elaborar los cálculos y el diseño de la obra (figura 5.5).

Figura 5.5
Conformación del terreno original

Configuración inicial del desplante o suelo de soporte

Generalmente, el sitio seleccionado debe ser preparado, tanto para construir las obras de infraestructura necesarias como para brindar una adecuada base de soporte al relleno sanitario y obtener el material de cobertura del propio terreno. Estos cambios se presentan en un plano topográfico a fin de orientar al constructor en el movimiento de tierras (figura 5.6).

Figura 5.6
Configuración inicial del suelo de soporte

Configuración final del relleno

Es la conformación del terreno una vez que se termine su vida útil. Es importante representarla en un plano topográfico para presentar los niveles máximos que alcanzará la obra de acuerdo con la visión del proyectista (figura 5.7).

Figura 5.7
Configuración final del relleno sanitario

Configuraciones parciales del relleno

La(s) configuración(es) parcial(es) del relleno representa(n) el avance de la construcción y sirve(n) de guía al constructor para los controles correspondientes.

5.1 Método de zanja o trinchera

Dado que con frecuencia estas pequeñas poblaciones no cuentan con un tractor de oruga o una retroexcavadora, se recomienda su arriendo o préstamo para la excavación periódica de las zanjas, que deberán tener una vida útil de 60 a 90 días. De esta forma, se evitará el empleo constante de la maquinaria. Por ello se deberá planificar la excavación de las zanjas para todo el año, dependiendo de la disponibilidad del equipo, cuyos costos de renta deben ser incluidos en el presupuesto general.

Antes de que se complete el periodo de vida útil de la zanja, se debe contar con el equipo para proceder a la excavación de una nueva zanja, con el objeto de poder realizar la disposición sanitaria final de los RSM y proteger el ambiente. De lo contrario, el servicio se vería interrumpido y el lugar podría convertirse en un botadero a cielo abierto.

Orientación para la localización de las zanjas

Cuando se trata de terrenos que no son parejos —por ejemplo, con pendientes de 5% y en varias direcciones— y si se busca optimizar el uso del terreno y facilitar las excavaciones, se debe tratar que las zanjas sigan las curvas de nivel. De esta manera, se logra un mejor manejo de la tierra excavada, tanto para su almacenamiento a un lado de la zanja como para su utilización posterior como material de cobertura. Por lo tanto, se recomienda realizar la apertura de las zanjas con excavaciones en la parte inferior del terreno para luego ir ascendiendo a medida que se van llenando (figura 5.8).

Figura 5.8
Localización y proceso de excavación de las zanjas en el tiempo
y combinación con el método de área

Ante la dificultad de adquirir nuevos terrenos, se recomienda combinar este método de relleno en zanja con el de área; es decir, levantando el terreno unos metros por encima del nivel original para aprovechar así los excedentes de tierra como cobertura diaria y final de la nueva etapa del relleno. A veces pueden servir como una especie de cerco alrededor del terreno, que impida la visibilidad desde el exterior (unidad 6, numeral 4.2).

Figura 5.9
Distribución de zanjas en el terreno

Un programa de uso del suelo para la apertura de trincheras en el tiempo y el manejo de excedentes de la excavación, que puede ser hasta de 50%, son fundamentales para que la gestión de la obra sea un éxito.

Volumen de la zanja

A partir de la vida útil de la zanja, se calcula el volumen de excavación y el tiem-po requerido de la maquinaria con la siguiente fórmula (veáse el apéndice D, ejemplo 3):

VZ = t x DSr x m. c.                       [5-12]
                Drsm

donde:

VZ = Volumen de la zanja (m3)
t = Tiempo de vida útil (días)
DSr = Cantidad de RSM recolectados (kg/día)
m. c. = Material de cobertura (20-25% del volumen compactado)
Drsm = Densidad de los RSM en el relleno (kg/m3)

Dimensiones de la zanja

Para efectos de la operación manual, las dimensiones de la zanja estarán limitadas por:

  • La profundidad de la zanja, que debe ser de 2 a 4 metros de acuerdo con el nivel freático, tipo de suelo y de equipo y costos de excavación.
  • El ancho de la zanja, que debe medir entre 3 y 6 metros (ancho del equipo). Esto es conveniente para evitar el acarreo de larga distancia de la basura y el material de cobertura, lo cual implica mejores rendimientos de trabajo. Así, la operación puede ser planeada dejando un lado para acumular la tierra y el otro para la descarga de los RSM. Dependiendo del grado de compactación y del clima, se puede usar la superficie de una zanja terminada para la descarga de los residuos.
  • El largo está condicionado al tiempo de duración o vida útil de la zanja. Entonces se tiene que :

l =   VZ                       [5-13]
     a x hZ

donde :

l    = Largo o longitud de la zanja (m)
VZ = Volumen de la zanja (m3)
a   = Ancho (m)
hZ = Profundidad (m)

Tiempo de la maquinaria

El tiempo requerido para la excavación de la zanja y el movimiento de tierra en general dependerá mucho del material del suelo, del tipo y la potencia de la máquina, de su sistema de tracción (ya sea de ruedas o de orugas) y de la pericia del conductor (veáse el apéndice D, ejemplo 3).

texc = VZ                      [5-14]
          R x J

donde :

texc = Tiempo de la maquinaria para la excavación de la zanja (días)
VZ = Volumen de la zanja (m3)
R = Rendimiento de excavación del equipo pesado (m3/hora)
J = Jornada de trabajo diario (horas/día)

Vida útil del terreno

Del cuadro 5.1, columna 13, podemos conocer el área requerida solo si se co-noce la profundidad promedio del relleno sanitario. Sin embargo, en la práctica nos encontramos con un terreno al que hay que calcularle la vida útil (véase el apéndice D, ejemplo 4).

En lo que respecta al método de zanja, una vez calculado su volumen, suponemos un factor para las áreas adicionales (separación entre zanjas7, vías de circulación, aislamiento, etc.) y luego se estima el número de zanjas que se podrían excavar en el terreno. Así:

n =     At                      [5-15]
       F x AZ

donde :

n = Número de zanjas
At = Área total del terreno (m2)
F = Factor para áreas adicionales de 1.2 a 1.4 (20-40%)
AZ = Área de la zanja (m2)

Entonces la vida útil estará dada por :

Vu = ( tz x n) / 365 [5-16]

donde :

Vu = Vida útil del terreno (años)
tz = tiempo de servicio de la zanja (días)

5.2 Método de área

Como ya se mencionó, el método de área se emplea para construir el relleno sanitario sobre la superficie del terreno o para llenar depresiones. En el numeral 5.6 se presentan varias metodologías para evaluar la capacidad volumétrica del sitio.

6. Cálculo de la capacidad volumétrica del sitio8
Subir

La capacidad volumétrica del sitio es el volumen total disponible del terreno para recibir y almacenar la basura y el material de cobertura que conforman el relleno sanitario. En otras palabras, es el volumen comprendido entre la superficie de desplante y la superficie final del relleno, para lo cual es indispensable determinar la capacidad volumétrica del terreno.

En general, existen dos métodos para realizar este tipo de cálculo:

  • Volúmenes de gran longitud y poca anchura.
  • Volúmenes de gran extensión (extensos en ambas direcciones).

6.1 Volúmenes de gran longitud (alrededor de un eje)

Por lo general, el trabajo de campo en esta categoría de determinación de volúmenes comprende la obtención de secciones transversales a intervalos regulares a lo largo de un eje del proyecto (poligonal). Primero se calculan las áreas de estas secciones y luego, usando la regla de Simpson para volúmenes o la del prismoide, puede calcularse el volumen del material que se deberá retirar o colocar.

Método 1. Cálculo del volumen por la regla de Simpson

Una vez calculada el área de las distintas secciones, puede hallarse el volumen del material contenido en el corte o relleno por medio de la regla de Simpson, que es la misma que se emplea para las áreas, aunque las áreas de las secciones reemplazan a las ordenadas en la fórmula (figura 5.10 y apéndice D, ejemplo 5).

Volumen = d [ A1+ A5 + 2 x A3 + 4(A2 + A4) ] m3                [5-17]
                    3

Si llamamos M a la sección media, el volumen por la regla de Simpson será :

Volumen = 1 (d / 2)[A1 + A2' + 2(cero) + 4 M]                    [5-18]
                    3

Volumen = d [A1 + A2 + 4M]                                                 [5-19]
                     6

Figura 5.10
Volumen longitudinal alrededor de un eje

La ecuación [5-19] representa la regla del prismoide, que puede usarse para hallar el volumen de cualquier prismoide, siempre que se pueda conocer el área de la sección media (apéndice D, ejemplo 6).

Nota: el área M no es el promedio de las áreas A1 y A2.

Método 2. Cálculo del volumen por la regla del prismoide

El prismoide se define como un sólido que tiene dos caras planas y paralelas de forma regular o irregular, unidas por superficies planas o alabeadas, en las que se puedan trazar rectas desde una hasta la otra cara paralela. Algunos ejemplos de prismoides se presentan en la figura 5.11, cuya fórmula equivale a la [5-19].

Figura 5.11
Prismoides

Para determinar su volumen por la regla de Simpson, es necesario dividir la figura de forma que resulte un número de secciones equidistantes; tres es el número menor que cumple esta condición.

Método 3. Volumen a partir de las áreas extremas

A partir del eje del proyecto y de la nivelación por franjas de un terreno, se puede calcular el volumen entre dos secciones transversales consecutivas, multiplicando el promedio de las áreas de las secciones por la distancia que las separa (para estar más cerca de la realidad, se recomienda tramos de 20 metros) (figura 5.12).

El volumen entre las secciones A1 y A2 está dado por:

Volumen = (A1 + A2) x d                                                  [5-20]
                          2

donde :

A1 y A2= Áreas de las secciones transversales (m2)
d         = Distancia entre las secciones A1 y A2

Esta fórmula será más precisa a medida que A1 y A2 tiendan a ser iguales. En general, la precisión de este método es más que suficiente, puesto que se supone que el terreno será nivelado uniformemente entre las dos secciones, aunque se sabe que el volumen real es un tanto diferente (apéndice D, ejemplo 7).

Figura 5.12
Volumen de un zanjón

6.2 Volúmenes de gran extensión

Método 1. De la retícula

Cuando se trata de hallar el volumen de un terreno de gran extensión y poca profundidad, el trabajo de campo consiste en cubrir el área de la superficie de desplante con una retícula de cuadros y obtener los niveles de sus vértices. El volumen total se puede calcular como la suma de volúmenes de todos los prismoides que tienen como área transversal un cuadro de la retícula y como altura la distancia a la superficie final del relleno. Esta altura estará dada por el promedio de las distancias entre la superficie de la configuración final del relleno y los vértices del cuadrado. Es decir, que si las elevaciones de los vértices de un cuadro son e1, e2, e3 y e4, la elevación de superficie final en este punto es ef, y el área de cada cuadrado de la retícula es A. Así, el volumen sería:

Vi= A(ef –(e1+ e2 + e3 + e4) / 4)                                                 [5-21]

El grado de precisión que se obtenga será mayor mientras más pequeños sean los cuadrados de la retícula (apéndice D, ejemplo 8).

Método 2. A partir de las curvas de nivel

Consiste en determinar el volumen existente entre los planos horizontales del terreno, para lo cual es necesario calcular las áreas, luego promediarlas y multiplicarlas por la diferencia de altura que las separa. Se parte de la ecuación [5-20].

V = (A1 + A2) Δh                                                  [5-22]
              2

Mientras más pequeño es el incremento Δh, mayor será la precisión del método. Además, será más fácil de usar si se tiene el levantamiento topográfico con curvas de nivel cada metro y si se utiliza un planímetro para el cálculo de las áreas. Este es el método más común en el caso de grandes rellenos sanitarios.

donde :

V = Volumen entre dos curvas de nivel (m3)
A1 y A2 = Áreas de los planos horizontales (m2)
Δh = Diferencia de altura entre los planos (m)

Por tanto, la capacidad volumétrica del sitio está dada generalmente por la siguiente ecuación:

V = (A1 + A2) Δh1 +   (A2 + A3) Δh2 +  (A4 + A5) Δh3 +  ...                      [5-23]
              2                         2                          2

Cuando las áreas tomadas son equidistantes entre sí:

                         n-1
V = Δh A1 + 2  Σ2 A1 + An                     [5-24]
        2           

Figura 5.13
Planta y sección de un terreno

Cuando las curvas de nivel están muy separadas, si se desea obtener cierta precisión al calcular el volumen se puede emplear la fórmula del prismoide. Al aplicar esta fórmula se debe considerar que los planos de las curvas de nivel dividen la depresión en una serie de prismoides. El volumen de cada uno de ellos puede hallarse mediante aplicaciones sucesivas de la regla del prismoide o, en casos favorables, empleando directamente la regla de Simpson.

Al utilizar la fórmula del prismoide se toman las áreas de tres curvas a la vez y la del centro se usa como sección media. La precisión del resultado depende sobre todo de la diferencia de nivel entre las curvas. En general, a menor intervalo, mayor exactitud en el volumen.

7. Cálculo de la vida útil
Subir

El volumen del relleno —o sea, el volumen comprendido entre las configuraciones inicial y final del terreno, calculadas mediante cualquiera de los métodos descritos anteriormente— nos dará el volumen total disponible. El cuadro 5.3 facilita la recolección de esta información. El cálculo de la vida útil se puede estimar así:

El volumen total disponible del terreno se compara con los valores del cuadro 5.1, columna 12 (donde aparecen los volúmenes acumulados del relleno) hasta encontrar un valor similar o ligeramente mayor. En la columna 0 de la misma línea se verá el número de años que equivalen a la vida útil del relleno.

8. Diseño del canal interceptor de aguas de escorrentía
Subir

Es importante estudiar la precipitación pluvial del lugar, con el fin de establecer las características de los drenajes perimetrales y las obras necesarias. Así se minimizará la producción del líquido lixiviado o percolado y se evitará la contaminación de las aguas.

Las aguas de lluvia que caen sobre las áreas vecinas al relleno sanitario suelen escurrirse hasta él, lo que dificulta la operación del relleno. Interceptar y desviar el escurrimiento de aguas de lluvia por medio de un canal perimetral fuera del relleno sanitario es, pues, un elemento fundamental de su infraestructura, que contribuirá a reducir el volumen del líquido percolado y mejorar las condiciones de operación. Es necesario construir un canal en tierra o suelo-cemento de forma trapezoidal y dimensionarlo teniendo en cuenta las condiciones de precipitación local, el área tributaria, las características del suelo, la vegetación y la pendiente del terreno (figuras 5.14 y 5.15).

Figura 5.14
Drenaje perimetral para desviar las aguas de lluvia y red para lixiviado


Figura 5.15
Tipos de sección de canales de drenaje de aguas de escorrentía

Para una pequeña cuenca se recomienda un canal con las dimensiones de la figura 5.16

Figura 5.16
Detalle de la sección transversal del canal trapezoidal

Si por las características del lugar se requiere mayor precisión, se puede calcular el caudal que aporta la cuenca mediante el método racional y las dimensiones del canal según la siguiente fórmula.

Qp =    Ki x Ad                        [5-25]
        3,6 x 106

donde:

Qp = Caudal que ingresa o máximo escurrimiento [m3/seg]
K = Coeficiente de escurrimiento.
i = Intensidad de la lluvia para una duración igual [mm/hora]
Ad = Área de la cuenca [m2]
tc = Tiempo de concentración [min]

El canal debe ser trazado por la curva de nivel más alta a la que llegará el borde del relleno sanitario y deberá garantizar una velocidad máxima promedio de 0,5 metros por segundo, que no provoque erosión excesiva; el tamaño de la sección del canal se podrá calcular usando la siguiente ecuación:

A = Qp                     [5-26]
        v

donde:

A = Área de la sección de la zanja [m2]
v = Velocidad máxima promedio [m/seg]

Una vez hallada el área de la sección, se deciden las dimensiones, sobre la base de las recomendaciones anteriores.

9. Generación de lixiviado o percolado
Subir

9.1 Cálculo de la generación de lixiviado o percolado

El volumen de lixiviado o líquido percolado en un relleno sanitario depende de los siguientes factores:

  • Precipitación pluvial en el área del relleno.
  • Escorrentía superficial y/o infiltración subterránea.
  • Evapotranspiración.
  • Humedad natural de los RSM.
  • Grado de compactación.
  • Capacidad de campo (capacidad del suelo y de los RSM para retener humedad).

El volumen de lixiviado está fundamentalmente en función de la precipitación pluvial. No solo la escorrentía puede generarlo, también las lluvias que caen en el área del relleno hacen que su cantidad aumente, ya sea por la precipitación directa sobre los residuos depositados o por el aumento de infiltración a través de las grietas en el terreno.

Debido a las diferentes condiciones de operación y localización de cada relleno, las tasas esperadas pueden variar; de ahí que deban ser calculadas para cada caso en particular.

Dado que resulta difícil obtener información local sobre los datos climatológicos, se suelen utilizar coeficientes que correlacionan los factores antes mencionados con el fin de precisar el volumen de lixiviado producido.

El método suizo, por ejemplo, permite estimar de manera rápida y sencilla el caudal de lixiviado o líquido percolado mediante la ecuación:

Q = 1 P x A x K                     [5-27]
        t

Q = Caudal medio de lixiviado o líquido percolado (L/seg)
P = Precipitación media anual (mm/año)
A = Área superficial del relleno (m2)
t = Número de segundos en un año (31.536.000 seg/año)
K = Coeficiente que depende del grado de compactación de la basura, cuyos valores recomendados son los siguientes:

  • Para rellenos débilmente compactados con peso específico de 0,4 a 0,7 t/m3, se estima una producción de lixiviado entre 25 y 50% (k = 0,25 a 0,50) de precipitación media anual correspondiente al área del relleno.

  • Para rellenos fuertemente compactados con peso específico > 0,7 t/m3, se estima una generación de lixiviado entre 15 y 25% (k = 0,15 a 0,25) de la precipitación media anual correspondiente al área del relleno.

Sobre la base de las observaciones realizadas en varios rellenos pequeños, se puede afirmar que la generación de lixiviado se presenta fundamentalmente durante los periodos de lluvias y unos cuantos días después, y se interrumpe durante los periodos secos. Por tal razón, sería conveniente una adaptación de este método de cálculo para calcular la generación del lixiviado en función de la precipitación de los meses de lluvias y no de todo el año. Este criterio es importante a la hora de estimar la red de drenaje o almacenamiento de lixiviado para los rellenos sanitarios manuales.

Por lo tanto, se sugiere que partiendo de la ecuación [5-27], los registros de precipitación sean los del mes de máxima lluvia, expresados en mm/mes, con lo cual se consigue una buena aproximación al caudal generado:

Qlm = P x A x K                     [5-28]

donde:

Qlm = Caudal medio de lixiviado generado (m3/mes)
Pm = Precipitación máxima mensual (mm/mes)
A = Área superficial del relleno9 (m2)
K = Coeficiente que depende del grado de compactación de la basura
1 m = 103 mm

9.2 Diseño del sistema de drenaje de lixiviado

Dada la poca extensión superficial de los rellenos sanitarios manuales, en primer lugar se recomienda minimizar el ingreso de las aguas de lluvia no solo controlando las aguas de escorrentía por medio de canales interceptores a nivel perimetral. También se puede impedir que las lluvias caigan directamente sobre los terraplenes o zanjas con residuos si se construye un techo que funcione a manera de paraguas. De esta manera, la cantidad de lixiviado tiende a ser nula, con lo que se evita uno de los mayores problemas de este tipo de obras, sobre todo en las zonas lluviosas.

En segundo lugar, es conveniente construir un sistema de almacenamiento del lixiviado en forma de espina de pescado al interior del relleno, en concreto en la base que servirá de soporte de cada plataforma. El sistema puede estar conectado.

Evitar o minimizar el incremento de lixiviados, e impedir de paso la contaminación de las aguas de lluvia, es técnica y ambientalmente mejor y mucho más económico que diseñar e instalar sistemas de impermeabilización artificial, que construir sistemas de drenaje y, por supuesto, que llevar a cabo los tratamientos convencionales para estas aguas altamente contaminadas, en especial en los pequeños municipios.

Volumen de lixiviado

Si lo anterior no es suficiente, la mayor cantidad posible del lixiviado generado se almacenará en zanjas en el interior del relleno sanitario, a manera de falso fondo, y el resto se guardará en otras fuera del relleno para que se evapore. Progresivamente se construirán más zanjas según las necesidades locales. El volumen de lixiviado se estima con la siguiente ecuación:

V = Q x t                     [5-29]

donde:

V = Volumen de lixiviado que será almacenado (m3)
Q = Caudal medio de lixiviado o líquido percolado (m3/mes)
t = número máximo de meses con lluvias consecutivas (mes)

Longitud del sistema de zanjas para el lixiviado

Con el caudal obtenido se pueden calcular las dimensiones del sistema de zanjas para el almacenamiento de lixiviado, tal como se indica en la siguiente ecuación. Las zanjas deberán tener por lo menos un ancho de 0,6 metros por un metro de profundidad, siempre que el nivel freático esté un metro más abajo y el suelo tenga las condiciones de impermeabilidad recomendadas anteriormente.

l = V/a                     [5-30]

donde:

l = Longitud de las zanjas de almacenamiento (m)
V = Volumen de lixiviado que será almacenado durante los periodos de lluvia (m3)
a = Área superficial de la zanja (m2)

10. Monitoreo de la calidad del agua
Subir

Es importante que antes, durante y después de construir un relleno sanitario se tome una serie de medidas relacionadas con la prevención de riesgos potenciales para la calidad del ambiente.

Si bien es una obra pequeña, un relleno sanitario manual debería cumplir algunas normas ambientales y de seguridad, sobre todo en lo que se refiere a las aguas superficiales y subterráneas. En este caso, convendría contar con pozos de monitoreo para prevenir cualquier riesgo de inundación.

No podemos olvidar que gran parte de los RSM de las pequeñas poblaciones son de origen doméstico, de ahí que las exigencias y controles ambientales también deben estar acordes con la magnitud del problema y los recursos disponibles. Además, si se cuenta con un suelo limo-arcilloso, con un coeficiente de permeabilidad, k < 10-7 cm/seg, y si el espesor del suelo por encima del nivel freático es mayor de un metro, las probabilidades de contaminación de las aguas subterráneas disminuyen considera-blemente.

10.1 Localización de los pozos de monitoreo

Los pozos de monitoreo deberán estar situados como mínimo a unos 10, 20 y 50 m del área del relleno y del drenaje exterior del líquido percolado; con unos 3 ó 4 pozos será suficiente. Para la toma de muestras del agua subterránea, si los mantos freáticos son superficiales (a unos 4 m), estos pozos podrán ser excavados manualmente (figura 5.17).

Figura 5.17
Localización y características de los pozos para el monitoreo de agua

10.2 Parámetros más representativos para el análisis de aguas y lixiviado

En el cuadro 5.5 se presentan, a manera de guía, los parámetros más representa-tivos para el análisis de la calidad del agua subterránea y superficial, así como del lixiviado de un relleno sanitario.

Los análisis de laboratorio de las muestras de aguas subterráneas y superficiales cercanas se pueden hacer intensivos durante los primeros meses y menos frecuentes una vez que se registren valores constantes en los resultados.

Cuadro 5.5
Parámetros para medir la calidad del agua y lixiviado

Parámetro Agua
superficial
Agua
subterránea
Lixiviado
pH
X
X
X
Demanda bioquímica de oxígeno (DBO) (mg/L)
X
X
X
Demanda química de oxígeno (DQO) (mg/L)
X
X
X
Temperatura (oC)
X
X
X
Hierro total (mg/L)
X
X
 
Carbono orgánico total (COT) (mg/L)
 
 
  
Nitratos (mg/L)
X
 
X
Cloruros (mg/L)
X
X
X
Sulfatos (mg/L)
 
X
X
Recuento total de colonias (colonias/mL)
X
X
X
Conductividad (umhos/cm)
 
 
X
Sólidos suspendidos totales
X
 
X
Metales pesados (Hg, Cd, Pb, Cr, Fe, Zn, Cu, Ni)
 
 
X

11. Cálculo de la celda diaria
Subir

Como se sabe, la celda diaria está conformada básicamente por los RSM y el material de cobertura y será dimensionada con el objeto de economizar tierra, sin perjuicio del recubrimiento y con el fin de que proporcione un frente de trabajo suficiente para la descarga y maniobra de los vehículos recolectores.

Las dimensiones y el volumen de la celda diaria dependen de factores tales como los siguientes:

  • La cantidad diaria de RSM que se debe disponer.
  • El grado de compactación.
  • La altura de la celda más cómoda para el trabajo manual.
  • El frente de trabajo necesario que permita la descarga de los vehículos de recolección.

Para la celda diaria se recomienda una altura que fluctúe entre 1 y 1,5 metros, esto debido a la baja compactación alcanzada por la operación manual y a fin de brindar una mayor estabilidad mecánica a la construcción de los terraplenes del relleno sanitario. A partir del volumen diario de desechos compactados y teniendo en cuenta las limitaciones de altura, se calculará el avance y el ancho de la celda, procuran- do mantener un frente de trabajo lo más estrecho posible, con base en las ecuaciones [5-31] - [5-33].

11.1 Cantidad de RSM que se debe disponer

La cantidad de basura para diseñar la celda diaria se puede obtener de dos maneras:

A partir de la cantidad de basura producida diariamente, es decir:

DSrs = DSp x (7/dhab)                       [5-31]

donde :

DSrs = Cantidad media diaria de RSM en el relleno sanitario (kg/día)
DSp = Cantidad de RSM producidos por día (kg/día)10
dhab = Días hábiles o laborables en una semana (normalmente d hab = 5 ó 6 días, y aun menos en los municipios más pequeños)

11.2 Volumen de la celda diaria

Vc = DSrs x m. c.                       [5-32]
        Drsm

donde :

Vc = Volumen de la celda diaria (m3)
Drsm = Densidad de los RSM recién compactados en el relleno sanitario manual, 400-500 kg/m3
m. c. = Material de cobertura (20-25%)

Debe notarse que la densidad usada para la basura recién compactada es menor que la de la basura estabilizada que se emplea para el cálculo del volumen.

Cuadro 5.6
Capacidad volumétrica del sitio para el relleno sanitario

Terraplén
o
plataforma

Eleva-ción
cota
(m)

Área (m2) H(m) Capacidad volumetrica (m3) Volumen
de
terraplén
(m3)
Vida útil
decada
terraplén
(meses)
Para cada curva de nivel Promedio
entre curvas de nivel
Entre
curvas de nivel
Volu-
men acumu-
lado
Corte de tierra (material de cobertura) Material de cobertura acumulado
1
                   
   
2
                   
   
3
                   
   
4
                   
   
5
                   
   
                                   Total relleno sanitario
Capacidad total del terreno

___________________ m3
Volumen relleno sanitario = Capacidad total del terreno x 0,8
___________________ m3
Material de cobertura = 20-25% del volumen de residuos compactados
___________________ m3
Cantidad de RSM = Volumen RSM (m3) x densidad estabilizada (t/m3)
___________________ t
Vida útil total ___________________ meses

11.3 Dimensiones de la celda diaria

Área de la celda

Ac = Vc                      [5-33]
         hc

donde:

Ac = Área de la celda (m2/día)
hc = Altura de la celda (m) - límite 1,0 m a 1,5 m. Flintoff reporta alturas entre 1,5 y 2,0 m para rellenos sanitarios con operación manual, con lo que disminuye el material de cobertura.

Largo o avance de la celda (m)

l = Ac                      [5-34]
      a

donde:

a = Ancho que se fija de acuerdo con el frente de trabajo necesario para la descarga de la basura por los vehículos recolectores (m). Debe tenerse en cuenta que en pequeñas comunidades serán uno o dos vehículos como máximo los que descarguen a la vez, lo que determina el ancho entre 3 y 6 m.

Como los taludes (perímetro) también deben ser cubiertos tierra, la relación del ancho con el largo de la celda que menos material de cobertura requerirá sería la de un cuadrado. Se trata, entonces, de la raíz cuadrada del área de la celda:

a = l = √ Ac                     [5-35]

Cuando esto no se cumple por ser el ancho resultante demasiado estrecho para la descarga de los vehículos, entonces se fija primero el ancho y luego se calcula el avance, tal como se explicó con la fórmula [5-33].

12. Cálculo de la mano de obra
Subir

La mano de obra necesaria para conformar la celda diaria depende de:

  • La cantidad de RSM que se debe disponer.
  • La disponibilidad y el tipo de material de cobertura.
  • Los días laborables en el relleno.
  • La duración de la jornada diaria.
  • Las condiciones del clima.
  • La descarga de los residuos en el frente de trabajo según la distancia.
  • El rendimiento de los trabajadores.

La siguiente es una guía para calcular el número de trabajadores necesarios en el relleno sanitario manual. En ella se considera una jornada de ocho horas diarias, con un tiempo efectivo de seis horas. Estos rendimientos son bajo condiciones normales de trabajo y pueden variar en cada lugar según los factores descritos anteriormente (cuadro 5.7).

Cuadro 5.7
Guía de cálculo para estimar el número de trabajadores

OPERACIÓN RENDIMIENTOS   hombre/día
Movimiento de desechos
Desechos sólidos (t/día)
(0,95a t/hora – hombre
x
1
6 horas
 
Compactación de desechos
Área superficial (m2)
(20am2/hora – hombre
x
1
6 horas
 
Movimiento de tierra
Tierra m3
(0,35 a 0,70)am3/hora – hom.
x
1
6 horas
 
Compactación de la celda
Área superficial (m2)
(20)am2/hora – hombre
x
1
6 horas
 
(Total hombres)
   
a Adaptar a cada región. Apéndice D, ejemplo 11. Modelo de cálculo de obtención de rendimientos.

Flintoff reporta los siguientes requerimientos de mano de obra de tres sitios, en los cuales se operaron rellenos sanitarios manualmente (cuadro 5.8).

Cuadro 5.8
Rendimientos reportados de otras experiencias

Sitio t/día Rendimiento
1
30
2 hombres /15 t/hombre-día
2
50
6 hombres /8 t/hombre-día
3
100
10 hombres /10 t/hombre-día

Las densidades de los desechos distribuidos en estos lugares fluctuaron entre 250 y 400 kilogramos por metros cúbicos; así, para un tonelaje dado, el volumen que se debe manejar podría ser similar o mayor que en los países en desarrollo.

El cuadro 5.9 indica la escala probable de los requerimientos de mano de obra y material de cobertura con una tasa de generación y densidad típicas en América Latina.

Cuadro 5.9
Requerimientos probables de mano de obra

Población
Hab
Volumen (m3/día)
t/día
(ppc=0,5 kg/hab/día)
Bas. suelta
(330 kg/m3)
Bas. comp.
(500 kg/m3)
Material de
cobertura m3
Hombres
20.000
10
30
20
4
4
50.000
25
75
50
10
10
100.000
50
150
100
20
19

¡El supervisor es muy importante!

Además del número de hombres que ejecutarán las labores propias de la construcción del relleno, es necesaria otra persona que dirija y oriente las operaciones en el relleno sanitario manual en calidad de supervisor. Teniendo en cuenta que contar con un profesional capacitado en el manejo de RSM sería costoso en algunos municipios, se recomienda contratar un individuo que sea

  • técnico, con secundaria completa y que sepa realizar operaciones matemáticas, o
  • promotor de salud, que sepa realizar operaciones matemáticas y que tenga cierta experiencia en el ramo.

Cabe anotar que la presencia del supervisor en el relleno sanitario es importante durante casi toda la jornada laboral en los primeros meses. Conforme adquiera mayor experiencia, es posible reducir a dos horas diarias su tiempo de permanencia en el lugar: una hora en la mañana y otra en la tarde. El resto del día lo podría dedicar a la supervisión del aseo urbano en general.

En última instancia, esta labor de supervisión puede ser llevada a cabo por el jefe de Obras Públicas del municipio.

13. Proyecto paisajístico
Subir

El relleno sanitario manual también debe tener consideraciones estéticas y paisajísticas, para que, una vez concluida su vida útil, pueda integrarse al ambiente natural y se armonice con el entorno.

La cobertura final compactada de 0,4 a 0,6 metros, como mínimo, y los drenajes de aguas de escorrentía y gases son esenciales para la vida vegetal sobre el relleno, la que se restringe a especies de raíces cortas mientras el relleno se estabiliza.

Se recomienda sembrar en toda el área arbustos de raíces cortas que no traspasen la cobertura. Se admite también el plantío en hoyos rellenados con tierra abonada más pasto o grama, a fin de evitar la erosión y el aumento del lixiviado. A medida que se terminen algunas áreas del relleno, conviene sembrar el pasto sin esperar a que se acabe toda la superficie de las plataformas o terraplenes.

14. Análisis de impactos socioambientales
Subir

Los análisis de impactos ambientales buscan identificar anticipadamente los efectos positivos y negativos que tiene todo proyecto de relleno sanitario en sus distintas fases: selección del sitio, construcción, operación y clausura.

La medición de los impactos debe ser interdisciplinaria y realizarse en los componentes naturales tanto del sitio como del entorno (agua, suelo y aire), al igual que en las variables de tipo económico y social.

En el cuadro 5.10 se presentan los principales aspectos socioambientales asocia-dos con las etapas del proyecto de un relleno sanitario.

Cuadro 5.10
Aspectos socioambientales asociados a un proyecto de relleno sanitario manual

Etapa del proceso Fuente / Actividad
Suelo Agua Aire Salud Social
Desvalo-rización
del terreno
y los predios vecinos
Contami-nación
visual
Superfi-cial Subte-rránea Ruido Olores Humo Polvo Material
disperso
Vectores Vecinos
Selección del sitio                      
Usos del suelo                      
Opinión pública                      
Vía de acceso y tráfico vehicular                      
Dirección del viento                      
Costos del terreno                      
Relleno sanitario manual                      
Generación de empleo                      
Turismo                      
Preparación del terreno                      
Camino de acceso                      
Desvío de aguas                      
Canal perimetral                      
Construcción                      
Caminos internos                      
Adecuación de la plataforma                      
Excavación de zanjas                      
Caseta (portería e
instalaciones sanitarias)
                     
Operación y manto                      
Tipo de residuos                      
Recepción de residuos                      
Compactación de residuos                      
Cobertura diaria                      
Drenajes (gases y lixiviado)                      
Manejo de lixiviado                      
Clausura del relleno                      
Cobertura final                      
Uso futuro                      

 

________________

6 Para efectos de cálculo se recomienda tomar como mínimo la producción y recolección de una semana, ya que esta varía de acuerdo con las distintas actividades de la población. En lo posible, la cantidad de basura se determinará pesando todos los camiones durante una semana o estimando su volumen.
7 Se recomienda que la separación entre zanjas sea de un metro para darle más estabilidad. Esta separación depende del tipo de suelo y de la forma de la trinchera (cuadrada o trapezoidal), entre otros factores.
8 Tomado y adaptado de Irvine, Wiliam. Topografía. Áreas y volúmenes. McGraw-Hill. Capítulo 15. 1975.
9 Es importante tener en cuenta que el área es aquella en la que se depositarán los residuos; es decir, la de las plataformas o terraplenes y no la de el terreno del relleno. En otras palabras, es el área cubierta con residuos.
10 Debe considerarse que el volumen diaria de RSM se incrementará cada año, y en consecuencia también lo hará el tamaño de la celda, lo que indica que puede ser necesario reevaluar anualmente la mano de obra requerida.


 
Anterior
Presentación
Power Point
Archivo en
PDF
Imprimir
Siguiente