3logos.gif (2148 bytes)

linea.gif (2243 bytes)

Neurotoxicología
Manuel G. Uribe Granja, MD.
Bogotá, 2000

Extraído de las Guías de Neurología de la Asociación Colombiana de Neurología, con autorización del editor, Dr. Manuel G. Uribe Granja


Introducción

Principales sustancias consideradas como neurotóxicas
Neurotoxicidad asociada con intoxicaciones alimentarias
Parkinsonismo asociado con tóxicos
Cefaleas asociadas con tóxicos
Consejos prácticos para el manejo del paciente intoxicado
Bibliografía

Introducción

La exposicion a tóxicos es un fenómeno constante de la vida moderna urbana y rural. La población de alto riesgo esta constituida por los trabajadores de industrias expuestas a químicos, radiaciones, etc. y los trabajadores del agro.

En nuestro medio reviste especial importancia la adulteración de bebidas alcohólicas con metanol y las intoxicaciones delincuenciales con escopolamina. Las manifestaciones clínicas son un complejo sintomático dado por los efectos directos del tóxico y los debidos a la falla sistémica resultante especialmente renal, hepática, hematopoyética, cardiovascular, respiratoria y endocrina.

A continuación se trataran las principales sustancias consideradas como neurotóxicas en nuestro medio, su diagnóstico y su tratamiento.

Principales sustancias consideradas como neurotóxicas

Escopolamina

Es un alcaloide natural que bloquea los impulsos colinérgicos por su acción sobre las células efectoras. Se metaboliza principalmente en el hígado. Con fines delincuenciales de hurto y abuso sexual principalmente, se mezcla con depresores del sistema nervioso central como benzodiacepinas y fenotiazinas.

Sus principales manifestaciones clínicas consisten en: excitación psicomotora, amnesia anterogada, midriasis reactiva, sequedad de mucosas, hipertensión arterial, taquicardia, retencion urinaria.

Tratamiento

Lavado gástrico con carbón activado 50 g diluidos en 200 ml de agua o solución salina normal. Se dejan 50-100 ml de esta solución en cavidad, previo lavado exhaustivo con agua o solución salina normal; neostigmina: se utilizan 0,5 mg (1 ampolla) I.M. cada ocho horas con el fin de favorecer su depósito en el músculo y crear un sistema de "liberación retardada" del anticolinesterásico, contrarrestando asi los efectos anticolinérgicos de este alcaloide sobre el sistema nervioso central; vitamina C: 1 g IN. cada ocho horas para facilitar el paso de la neostigmina a través de la barrera hematoencefálica lo que contribuye al efecto explicado anteriormente; furosemida: 20 mg IN. cada ocho horas. Facilita la eliminación de los metabolitos renales del tóxico; flumazenil (Lanexa&): 1 mg (2 ampollas) para infusión en 500 ml de dextrosa en agua destilada (DAD) al 10% en 12 a 24 horas de acuerdo con el criterio del médico tratante. Se utiliza en los casos en que exista un compromiso importante de la conciencia por acción de las benzodiacepinas.

Presentaciones comerciales: la vitamina C se presenta en ampollas de 500 mg y se consigue con el nombre de Redoxon® y Vitamina C. La furosemida tiene varios nombres comerciales en la actualidad y se presenta en ampollas de 20 mg para uso endovenoso y tabletas de 40 mg. La neostigmina se vende con el nombre de Prostigmine®; se presenta en ampollas de 0,5 mg para uso endovenoso o intramuscular según la indicación. La preparación del carbón activado deberá solicitarse de acuerdo a las necesidades del paciente. En general se recomienda el carbón de origen animal obtenido mediante la calcinación del hueso. El flumazenil se presenta en ampollas de 0,5 ml con 0,5 mg. La vitamina C en niños menores de cinco años podría generar cuadros de acidosis metabólica por lo que debe utilizarse con precaución o no utilizarse. La neostigmina puede generar síndrome muscarínico y nicotínico con compromiso para la vida del paciente, especialmente si se utiliza por via endovenosa; la furosemida puede desencadenar un desequilibrio hidroelectrolítico importante, especialmente hipocaliemia.

Análisis de laboratorio

Se deben solicitar análisis para escopolamina y depresores del sistema nervioso central (SNC) en sangre y orina. Después de seis horas de evolución sera difícil documentar la presencia del alcaloide, pero en la gran mayoría de los casos los depresores apareceran en las muestras; con este hallazgo más una clínica sugestiva puede establecerse el diagnóstico a iniciarse el tratamiento. No brindar un tratamiento oportuno podría Ilevar a síndromes dismnésicos permanentes y cuadros psiquiátricos de diversa índole.

Intoxicación por alcoholes

Intoxicación por alcohol metílico

Llamado también "alcohol de madera", se utiliza para adulterar bebidas alcohólicas. Puede ocurrir intoxicación criminal (la más frecuente), accidental por confusión con alcohol etílico, por friccionar a los niños que presentan fiebre con alcohol (en nuestro medio no hay la seguridad de que siempre el alcohol de farmacia sea etílico como normalmente debe ser), y por episodios de dipsomanía en el paciente alcohólico.

Sus principales signos y síntomas consisten en: 1) embriaguez desproporcionada para la cantidad de alcohol ingerida. 2) vértigo, cefalea, astenia, alteración del estado de conciencia, neuritis óptica (puede conducir a amaurosis definitiva), convulsiones, cianosis, midriasis paralítica, hipotermia.

Tratamiento

Lavado gástrico con carbón activado siguiendo las indicaciones expuestas en el numeral anterior; manitol al 10% en agua destilada, se administran 200 ml I.V. en bolo inicial y se continua con un mantenimiento de 100 ml I.V. cada seis a ocho horas hasta que se haya eliminado el tóxico; bicarbonato de sodio 20 mEq/hora al iniciarse el manejo y posteriormente se continuará administrando según la fórmula universal para corregir la acidosis metabólica resultante; alcohol etílico al 99%, se calcula una dosis de 130 mg/kg de peso para pasar cada 12 horas hasta que se haya resuelto el cuadro, de acuerdo con la siguiente formula: 100 ml=99 ml de etanol, densidad del etanol = 0,78 g/ml entonces, 99 x (0,78)=77,22 g, o sea que 1 ml=772,2 mg de etanol. En un paciente de 60 kg: 100 mg x 60 kg=6.000 mg/h; y 6.000/772,2=8,3 ml/h; en caso de no contarse con esta presentación, puede utilizarse alcohol etílico al 40%, 0 40 grados que es lo mismo, aplicando una dosis de 0,5 ml/kg por via oral, repartiendo la dosis total en cuatro a seis administraciones por sonda nasogástrica hasta que se haya resuelto el cuadro clínico. Debe protegerse adecuadamente la mucosa gástrica del paciente de la acción directa del alcohol; vendaje ocular: para evitar la conversión del metanol a formaldehido y formol en la retina del paciente por acción de la luz y el oxígeno lo que acelera el proceso de la neuritis optica; bromhidrato de galantamina: anticolinesterásico a inhibidor de la anhidrasa carbónica, que se ha propuesto como protector del nervio óptico. Aparentemente porque actua como ahorrador del consumo de oxígeno en la retina. Se presenta en ampollas por 100 mg para uso endovenoso y se administra cada seis horas hasta que se haya superado el cuadro agudo; metilprednisolona: para el manejo de la neuritis óptica. Se aplica un bolo endovenoso de 1 g (2 ampollas) que deben infundirse diluidas en 100 ml de SSN 0,9% para pasar en 30 minutos; a velocidades mayores puede inducir cardiotoxicidad importante. Posteriormente se deja un mantenimiento entre 16 a 32 mg por via oral al dia durante cuatro semanas, cuando se iniciara la supresión progesiva del fármaco; hemodialisis: tratamiento de elección. Posteriormente deberá complementarse con las medidas descritas arriba.

Presentaciones comerciales: las ampollas de alcohol etílico al 99% no se distribuyen comercialmente, pueden encargarse segun necesidad a la Facultad de Farmacia de la Universidad Nacional de Colombia en Santa Fe de Bogotá D.C. o adquirirse por un número limitado de unidades en el Centro Toxicológico de la Secretaria Distrital de Salud de Santa Fe de Bogotá, D.C. o en la farmacia de la Clínica de Toxicología Ltda., Centro de Asesoramiento Toxicológico "Guillermo Uribe Cualla" de la misma ciudad. La intoxicación etilica severa puede también desencadenar acidosis metabolica severa, insuficiencia renal y depresión severa del estado de la conciencia; por tal motivo la etiloterapia deberá controlarse siempre con etanolemias seriadas durante la evolución del paciente. Los diuréticos osmóticos se consiguen con diferentes nombres como Manitol, Osmotrol, Osmorín; y generalmente se presentan en frascos o bolsas de 500 ml. El bromhidrato de galantamina no se consigue en Colombia; ya se discutió su presentación y forma de empleo. El bicarbonato de sodio parenteral tiene este mismo nombre y se presenta en ampollas por 10 ml con 10 mEq; hay que tener la precaución de no administrarlo a altas velocidades de infusión por la posible alcalosis metabólica resultante que, como es de todos conocido, resulta de muy difícil manejo. La metilprednisolona, utilizada para el manejo convencional de la neuritis óptica se presents en ampollas de 500 mg (Solu-Medrol®) para uso parenteral endovenoso y tabletas de 4 mg y 16 mg (Medrol°) para mantenimiento por via oral. Deben tenerse las precauciones habituates que exigen los glucocorticoides en su administración y supresión progresiva después de un tratamiento que supere la semana de duración.

Análisis de laboratorio

Debe solicitarse metanol en sangre y formaldehido en orina para establecer el diagnóstico con certeza. Algunos autores recomiendan practicar metanolemia, aunque en la práctica no es muy útil ya que con mínimas cantidades ingeridas pueden desencadenarse cuadros muy severos a incluso letales. Por lo tanto, inclusive con trazas de metanol en sangre deben implementarse rápidamente las medidas ya explicadas. Debe solicitarse pruebas de funcion renal ya que el cuadro tóxico puede incluir necrosis tubular aguda por lesión directa del tóxico y por la hipoxia tisular resultante del desequilibrio ácido-básico asociado. Debe solicitarse gases arteriales de ingreso y de control de acuerdo con la evolución del caso, con el fin de administrar adecuadamente el bicarbonato mientras sea necesario. Debe solicitarse adicionalmente etanolemia para controlar adecuadamente la etiloterapia y no Ilegar a producir una intoxicación etílica severa que podría empeorar el cuadro clínico.

Como otros paraclínicos, puede solicitarse potenciales evocados visuales con el fin de diagnosticar precozmente la neuritis óptica a iniciar el tratamiento convencional con glucocorticoides sistémicos y tópicos de manera oportuna; resultan igualmente utiles en el seguimiento de la evolución de esta complicación. En caso de polineurorradiculopatia hipóxica como complicación, el diagnóstico debe establecerse mediante electromiogafía y neuroconducciones de los sitios presumiblemente afectados.

Intoxicación por alcohol etílico

No sería exagerado introducir este capítulo planteando el hecho de que uno de los problemas sanitarios mas relevantes en el ámbito mundial es el alcoholismo. Su mobimortalidad se ve incrementada por la negligencia del médico que debe atender estos casos tanto en los servicios de urgencias, la consulta externa y hospitalización; en general hay poco interés por este paciente "problema", Ilegandose a subestimar las posibles complicaciones médicas, sociales y familiares que se derivan del mismo.

El etanol es un líquido aromático combustible que se obtiene de la fermentación de sustancias azucaradas, almidones y celulosa; se constituye en el elemento activo de las bebidas alcohólicas y puede dar origen a intoxicaciones comunes, accidentales, voluntarias, crónicas y ocupacionales.

Intoxicación comun

Es consecuencia de la ingesta de bebidas alcohólicas en cantidad variable ya sea en forma esporádica o habitual.

Intoxicación aguda

Se presenta como consecuencia de una ingesta masiva de bebidas alcohólicas y se conoce como el estado de ebriedad o embriaguez que despierta poco interés en el clínico pese a que acarrea consigo implicaciones medico-legales muy importantes. Las formas graves de intoxicación etílica son excepcionales, aunque en algunos casos pueden ser la causa directa de la muerte de un individuo.

Intoxicacion crónica

Conocida como alcoholismo, se asocia con un deterioro multisistémico del individuo que incluye cuadros psiquiátricos muy limitantes para la persona y su familia.

Intoxicación ocupacional

Debida a la inhalación de vapores de alcohol en el ambiente laboral. Sus cuadros clínicos son similares a los de la intoxicación común o crónica de acuerdo con el tiempo de exposición. Adicionalmente, en nuestro medio es frecuente el problema del alcoholismo en el lugar de trabajo, tema que se tratará más ampliamente en el capítulo sobre sustancias psicoactivas en este mismo texto. .

El etanol, como sustancia liposoluble que es, se distribuye ampliamente en el SNC, interactuando con las membranes neuronales y ejerciendo un clasico efecto depresor sobre el SNC debido a la alteración de corrientes iónicas dependientes del receptor de N-metil-D-aspartato; adicionalmente ejerce un efecto gabaérgico muy similar al inducido por los barbituricos sobre los receptores GABAA.

Tanto el etanol como el acetaldehido producen disminución de las concentraciones de noradrenalina y serotonina en el SNC Ilevando a diferentes síndromes clínicos neurológicos característicos del alcoholismo crónico, como lo son los síndromes de Wernicke y Korsakow. En este tipo de paciente pueden coexistir otras alteraciones neurológicas como atrofia cerebelar, mielinolisis póntica central (rara), degeneración del cuerpo calloso (especialmente en bebedores crónicos de algunos vinos tintos en países europeos) y pseudotabes dorsal por neuropatia axonal severa asociada especialmente a la deficiencia de vitaminas del grupo B característica de estos pacientes. En fumadores empedernidos de tabaco algunas de estas manifestaciones pueden cursar adicionalmente con neuritis óptica de muy mal pronóstico dependiendo del tiempo de evolución, situación conocida en la literatura como el síndrome alcohol-tabaco descrito durante la segunda guerra mundial y la guerra de Corea en soldados sometidos a deprivación nutricional importante. Se piensa que la deficiencia de riboflavina, vitamina B12 y las mínimas cantidades de cianuro contenidas en el tabaco podrían ser los factores etiológicos aunque aun no existe un consenso al respecto.

Manifestaciones clínicas de la intoxicación aguda

En la Tabla 1 se muestran los principales signos y síntomas de la intoxicación etílica de acuerdo con los niveles de etanolemia. Aunque estos valores de etanol en sangre son útiles para establecer la gravedad del cuadro y el pronóstico, no tienen ninguna relevancia medico-legal ya que en Colombia el hecho de tener trazas de alcoholemia se constituye en un agravante para cualquier delito, doloso o no, que sea cometido en estas circunstancias.

Tratamiento

Dextrosa al 10% para mantener la glicemia, o hipertónica en caso de tener que corregir una hipoglicemia importante; mantener equilibro hidroelectrolítico; mantener equilibrio ácido-básico; manejo de hipotermia: usualmente con medios físicos es suficiente; asistencia ventilatoria si es requerida; S-adenosil-L-metionina: en casos de hepatitis alcohólica aguda (rara) o en el paciente crónico con agudización. Se inicia un bolo inicial de 12 a15 mg/kg de peso y se continua un mantenimiento de la misma dosis pero fraccionada cada seis a ocho horas hasta cuando se hayan normalizado [as pruebas de función hepática, especialmente las transaminasas; metadoxina: este fármaco está recientemente ingresado en nuestro mercado.

Tabla 1. Correlación clínica de los niveles de etanol en sangre (etanolemia).

Etanolemia Cuadro Clínico
250 mg - 500 mg/I Alteraciones de la coordinación motora y aumento del tiempo de la respuesta a estímulos. La capacidad para conducir se encuentra alterada
500 mg - 1 g/l Incoordinación motora evidente al examen neurológico; -hiporreflexia, conducta desinhibida y trastornos en la convergencia
1-3 g/I Diplopia, visión borrosa, franca incoordinación motora, ataxia; habla escándida; euforia (por depresión de centros inhibitorios) y posterior depresión del estado de la conciencia; vértigo, náusea, vómito y riesgo de broncoaspiración por el compromiso de conciencia
3-4 g/l Aparte de lo anterior puede observarse estado de coma, convulsiones usualmente generalizadas, hipoglicemia, hipotensión, bradicardia y bradipnea
>4 g/I Coma profundo con depresión cardiorrespiratoria y muerte
Otros elementos que ayudan para el diagnóstico son el aliento alcohólico, acidosis metabólica, anion-gap entre 10-15 mEq/I. Etanolemias de 20mg/dl o menores deben hacer dudar del diagnóstico ya que estos valores tanbajos de etanol en sangre pueden corresponder a alcohol endógeno que resulta de diversos procesos metabólicos en el organismo humano, como ya se explicó antes.

Alivia los síntomas de la intoxicación aguda producidos por el acetaldehido y parece prevenir de manera eficaz la hepatitis alcohólica del paciente crónico ya que evita la producción de aductores de acetaldehido y por lo tanto bloquearía el daño mitocondrial y de la membrana celular mediado por estos. Se recomienda una dosis inicial que va entre 300 - 600 mg al día por vía endovenosa hasta que hayan disminuido los síntomas o mejorado las pruebas de función hepática en cada caso. Esta dosis podrá aumentarse según criterio médico; hemodiálisis: de acuerdo con criterio médico. Puede constituirse en una medida salvadora en casos de intoxicación severa; algunos autores proponen que en cuadros de intoxicación etílica severa podría utilizarse el flumazenil a dosis de 5 a 11 mg en bolo inicial, siguiendo con una dosis de mantenimiento de acuerdo con criterio médico. En nuestra experiencia de la Clínica de Toxicología Ltda., Centro de Asesoramiento Toxicológico "Guillermo Uribe Cualla" no hemos obtenido buen resultado con este medicamento en estos casos, quizás porque la acción del etanol sobre el sistema gabaérgico no se relaciona con la fracción benzodiacepínica de los receptores GABAA que es precisamente donde actua el flumazenil.

Presentaciones comerciales: la S-adenosil-L-metionina se presenta con el nombre de Transmetil° en ampollas de 100 mg para uso endovenoso o intramuscular; y en tabletas de 200 mg para administración por via oral. La metadoxina se presenta con el nombre de Metadoxil° en ampollas de 300 mg para aplicación endovenosa o intramuscular; y tabletas de 500 mg.

Precauciones

El paciente con intoxicación etílica suele despertar poco interés asistencial por lo que necesariamente hay que insistir en que se trata de un paciente potencialmente grave que puede desarrollar depresión severa del SNC; que puede presentar un trauma craneoencefálico enmascarado y puede haber consumido otras sustancias psicoactivas que hagan más severo el cuadro clínico y empobrezcan el pronóstico.

Notese que en este caso en particular no aparecen indicados diuréticos como parte del manejo inicial. Esto es debido al efecto inhibitorio del etanol sobre la ADH que favorece la diuresis.

Pronóstico

En general el pronóstico de la intoxicación aguda por alcohol etílico es bueno, aunque como ya se ha insistido no deben subestimarse las posibles complicaciones. Por el contrario, la intoxicación crónica o alcoholismo es un cuadro devastador para la salud y representa una causa importante de morbimortalidad en los países occidentales. Este tema se abordará en el capítulo sobre sustancias psicoactivas en este mismo texto.

Exámenes paraclínicos que ayudan al diagnóstico y seguimiento de esta intoxicación

El diagnóstico de certeza se establece mediante la etanolemia; es decir, los niveles de etanol en sangre cuya relación con la clinica se presento en la Tabla 1. En los casos severos debe solicitarse gases arteriales ya que este cuadro podría cursar con acidosis metabólica severa muy similar a la descrita para la intoxicación metílica.

Intoxicación por Plaguicidas

Plaguicidas Organofosforados

Algunos ejemplos de estos esteres fosforados son: Neguvón (Chlorphiriphos), Nuván (Diclorvos), Parathión, Malathión y Furadán. Su sintomatología se explica por la "inhibición irreversible" que ejercen estos productos sobre las diferentes formas de la enzima acetilcolinesterasa, especialmente la intraeritrocitaria, aunque pueden bloquear otros grupos de la enzima, verbigracia diferentes isoenzimas de la estearasa neurotóxica. La inhibición parcial o total de esta última se ha visto relacionada con la mayoría de síndromes neurológicos que se derivan de esta intoxicación.

Los síndromes neurotóxicos asociados a intoxicación por organofosforados se describen a continuación.

Neuropatia aguda inducida por organofosforados

Cuyo principal diagnóstico diferencial es el síndrome de Landry-Guillain-Barré ya que se trata de una polineurorradiculopatía desmielinizante aguda o subaguda que se presenta entre la primera y segunda semana de evolución del cuadro tóxico y que generalmente es de buen pronóstico. A diferencia del síndrome de Landry- Guillain-Barré tiene una buena respuesta a los glucocorticoides (metilprednisolona endovenosa) y no presenta cambios en el líquido cefalorraquídeo.

Neuropatía retardada inducida organofosforados

AI parecer asociada a la inhibicion irreversible de algunas isoenzimas de la estearasa neurotóxica y cuyo principal diagnóstico diferencial es la polineuropatía idiopática desmielinizante crónica (CI DP); el pronóstico de la neuropatía tóxica en este caso es peor ya que a diferencia de la idiopática no tiene una buena respuesta a los glucocorticoides y suele asociarse con secuelas muy limitantes. Generalmente se presenta entre los 21 dias y varios meses después de ocurrida la intoxicación aguda, o aparece de novo en pacientes crónicamente expuestos en razón de su oficio.

Leucoencefalopatía inducida por organofosforados

Cuadro exótico por fortuna, que consiste en desmielinización aguda y rápidamente progresiva del SNC y cuyo principal diagnóstico diferencial es una forma rápidamente progresiva de esclerosis múltiple. Su mortalidad esta por encima del 97% y para nosotros reviste una importancia especial ya que dos de los pocos casos descritos en la literatura mundial ocurrieron en la zona del Espinal (Tolima), zona de alta fumigación en Colombia; parece haber factores inmunológicos propios de cada huésped que lo predisponen a desarrollar este cuadro clínico tan severo. Podría intentarse el manejo con metilprednisolona a dosis de trauma raquimedular.

Reacciones colinérgicas de Tipo I, o síndrome muscarínico

Se debe a la hiperestimulación del receptor muscarínico por la acetilcolina ya que esta inhibida la acetilcolinesterasa. Sus principales síntomas son: miosis isocórica y reactiva, fasciculaciones, sialorrea, diaforesis, diarrea, epifora, broncoespasmo, bradicardia. En casos severos puede acompañarse de deterioro del estado de conciencia o encefalopatía por organofosforados y de signos falsos de focalización; esto se debe a la inhibición de estearasa neurotoxica en el tracto corticoespinal de la vía piramidal. El manejo se instaura con sulfato de atropine endovenoso a demanda con monitoria cardiovascular permanente idealmente en la UCI, siendo la frecuencia cardiaca y la tension arterial los parametros a tener en cuenta para calcular el número de bolos o la velocidad de infusión de la atropina según sea el caso. Con frecuencias cardiacas superiores a 140 por minuto se recomienda espaciar los bolos o disminuir la velocidad de infusión hasta que este parametro haya vuelto a 100-120 por minuto, cuando se reiniciara el procedimiento. Las demás medidas son las que corresponden al paciente intoxicado en general y deberán revisarse en textos actualizados de Toxicología, Medicina Interna y Urgencias. En pacientes cardiopatas debe observarse especial cuidado en la administración de la atropina.

Reacciones colinérgicas de Tipo II o síndrome intermedio

Corresponde a la hiperestimulación de los receptores nicotínicos de la unión neuromuscular por la acetilcolina que no está siendo destruida debido a la inhibición de la acetilcolinesterasa por el fosforado orgánico. Se presenta entre las 12 y 96 horas en promedio de haberse instaurado el cuadro clínico a inicia su recuperación progresiva entre los dias 7 y 14 de evolución. Su mortalidad oscila entre 60 a 80% en los mejores sitios y su presentación y severidad depende en gran parte de la pureza del producto involucrado de manera individual.

La presentación clinica usualmente comienza con debilidad de los oculomotores, parálisis de los músculos faríngeos y laríngeos; debilidad de los músculos flexores del cuello y, a partir de allí, una parálisis descendente y progresiva que suele comprometer los músculos respiratorios obligando al manejo de estos pacientes en las unidades de cuidados intensivos con ventilación mecánica y medidas de soporte en general.

En este caso la atropina ya no es de utilidad. Deben emplearse los reactivadores de colinesterasa o pralidoximas como por ejemplo el Toxogonin® a dosis de 800-1.200 mg al dia; inicialmente fraccionado en 4 a 6 dosis y posteriormente en infusión continua parea12 0 24 horas. Algunos autores comentan que la metilprednisolona a dosis de trauma raquimedular tambien podria resultar de utilidad en el manejo de estos casos, aunque se trata solamente de informes ocasionales.

Aquellos pacientes que presentan valores de colinesterasa intraeritrocitaria en rangos inferiores a 20UApH desde el ingreso tienen una alta probabilidad de desencadenar síndrome intermedio ya que este hallazgo habla de una inhibición muy importante de los grupos enzimáticos comprometidos. En tales casos se recomienda el uso de las pralidoximas desde el principio, independientemente de la clinica; es decir, asi el paciente se encuentre clínicamente estable o parezca estar respondiendo adecuadamente al manejo inicial con atropina. Tales pacientes tampoco deben extubarse mientras este valor no supere las 30UApH como mínimo así los parámetros habituates de ventilador indiquen que debe iniciarse el destete.

Presentaciones comerciales: la atropina se presenta en ampollas de 1 ml con 1 mg pare uso parenteral endovenoso; pare el manejo del síndrome muscarínico la dosis es a demanda de acuerdo con la respuesta que vaya presentando el paciente. La metilprednisolona se presenta en ampollas de 500 mg pare uso endovenoso y tabletas de 16 mg pare mantenimiento por vía oral. El Toxogonin® no se encuentra disponible en Colombia: se presenta en ampollas de 200 mg pare uso parenteral endovenoso.

Exámenes paraclínicos que ayudan al diagnóstico y seguimiento de esta intoxicación

Debe solicitarse análisis para organofosforados en sangre con el fin de establecer el diagnóstico. Se solicitará colinesterasa intraeritrocitaria que esterá notablemente disminuida, lo que no solamente afirma más el diagnópstico sino que establece el pronóstico y facilita la conducta. Debe tenerse en cuenta que la recuperación de estos valores haste la normalidad puede tardar varias semanas, aun con el paciente ya asintomático.

La prueba de estimulación repetitiva con el equipo de electromiografía ayuda a diagnosticar precozmente el síndrome intermedio y sirve de guia pare su evolución y pronóstico. Esta prueba se considera positiva cuando después de cinco estimulaciones el decrecimiento del potencial motor es mayor a 10% con relacion al inicial. Las neuroconducciones motoras y sensitivas establecen el diagnóstico de las neuropatías descritas y a su vez ayudan a determinar su pronóstico: entre mayor compromiso axonal se evidencie, peor sera el pronóstico funcional del paciente.

Pesticidas Carbamatos

Como por ejemplo el Baygon (Propoxur), Temik, Larvin y Methavin. Derivados del ácido carbámico, son biodegradables por acción de los rayos solares. Actúan ejerciendo una "inhibición reversible" de la acetilcolinesterasa eritrocitaria, a diferencia de los organofosforados. El cuadro clásico de presentación es el síndrome muscarínico con las características ya anotadas, y el pilar del manejo es la atropina con el mismo esquema terapeútico expuesto para los esteres fosforados.

Hasta en 1 % de los casos se ha informado síndrome intermedio o reacciones colinergicas del tipo II asociadas con esta intoxicación. En Colombia el único caso informado corresponde a la casuistica personal del doctor Gustavo Pradilla, Coordinador del Grupo de Neurotoxicología de la Facultad de Salud de la Universidad Industrial de Santander en Bucaramanga.

El uso de pralidoximas o reactivadores de colinesterasa esta contraindicado en estos casos ya que pueden hacer evolucionar al paciente hacia un cuadro anticolinérgico severo por el hecho de ser reversible la inhibición de la enzima que ejercen los carbamatos, como ya se explico. No se han descrito casos de neuropatía aguda o retardada asociados con el uso de carbamatos.

Presentaciones comerciales: la atropina se presenta en ampollas de 1 ml con 1 mg para uso parenteral endovenoso; para el manejo del síndrome muscarínico la dosis es a demanda de acuerdo con la respuesta que vaya presentando el paciente. La metilprednisolona se presenta en ampollas de 500 mg para uso endovenoso y tabletas de 16 mg para mantenimiento por via oral.

Exámenes paraclínicos que ayudan al diagnóstico y seguimiento de esta intoxicación

Debe solicitarse análisis para carbamatos en sangre con el fin de establecer el diagnóstico. Se solicitaran colinesterasa intraeritrocitaria que estara levemente disminuida o normal en la mayoria de los casos; en la circunstancia poco frecuente del síndrome intermedio en estos casos puede observarse muy disminuida, lo que podría prestarse al diagnóstico diferencial con una intoxicación por organofosforados si no hay claridad en la anamnesis. En ambos casos establece el pronóstico y facilita la conducta. Debe tenerse en cuenta que la recuperación de estos valores hasta la normalidad puede tardar varias semanas, aun con el paciente ya asintomático.

La prueba de estimulación repetitiva con el equipo de electromiografía ayuda a diagnosticar precozmente el síndrome intermedio y sirve de guía para su evolución y pronóstico. Esta prueba se considera positiva cuando después de cinco estimulaciones el decrecimiento del potencial motor es mayor a 10% con relacion al inicial.

Pesticidas Organoclorados

Como el Aldrin, Dieldrin, DDT. Son hidrocarburos ciclicos no biodegradables y altamente liposolubles. Su mecanismo de accion no es del todo conocido; inducen hipocalcemia severa que explica la gran mayoría de los sintomas de la intoxicación aguda y de acuerdo con algunos autores podrian interferir con el funcionamiento de la serotonina en el SNC to que explicaria en parte algunos de los sindromes neuropsicologicos que clasicamente se han asociado con la exposicion cronica a estos compuestos.

Sintomatologia más relevante

Sintomas gastrointestinales inespecificos como nausea, vomito, dolor abdominal; signos clasicos de hipocalcemia como fasciculaciones y temblor de los parpados; crisis tonico-clonicas generalizadas; signos y sintomas de compromiso cardiorrespiratorio, tales como: fibrilacion ventricular, edema pulmonar y neumonitis quimica.

Tratamiento

Gluconato de calcio: se aplica una ampolla al 20% IN. lenta al ingreso y se continua con una dosis de mantenimiento de una ampolla al 20% IN. lenta cads ocho horas hasta tanto no hays cesado la sintomatologia. Debe administrarse con precaucion en el paciente cardiopata por la bradicardia que este farmaco puede inducir que en ocasiones es tan severs como para generar bloqueos A-V de diversos grados; manejo de las convulsiones o Ilegado el caso, del estado de mal epileptico de acuerdo con los estandares internacionales comentados en el capitulo respectivo de esta publicacion. Solo se emplearan antiepilepticos en el caso de que se presenten crisis y, en tales casos, se dejara una dosis de mantenimiento de los mismos hasta que hays revertido el cuadro clinico; penicilina cristalina y glucocorticoides: cuando ocurre como complicacion neumonitis quimica. Se utilizan dosis maximas del antibiotico con la idea de aprovechar todo su espectro; en cuanto a los glucocorticoides, se prefiere la hidrocortisona en bolo inicial de 200 mg IN. y mantenimiento de 100 mg IN. cads seis horas para combatir el broncoespasmo resultante.

Presentaciones comerciales: el gluconato de calcio se presents en ampollas de 10 ml al 20% para use endovenoso o intramuscular. La penicilina cristalina en ampollas de 1 y 5 millones de unidades internacionales para use endovenoso; y la presentacion de los diferentes antiepilepticos disponibles por via oral y parenteral en nuestro pals ya se expuso en el capitulo respectivo de esta publicacion. La hidrocortisona se presents en viales de 100 mg para use endovenoso o intramuscular.

Examenes paraclínicos que ayudan al diagnóstico y seguimiento de esta intoxicación

Se solicits analisis de organoclorados en sangre para establecer el diagnostico definitivo. Debe tomarse una calcemia al ingreso y controles posteriores con el fin de evaluar la efectividad del manejo con el gluconato de calcio y determinar el momento oportuno para suspenderlo. En este punto hay que recordar que en pacientes con hipoproteinemia de cualquier causa deberá corregirse el valor de calcemia.

Se deben solicitar pruebas de función renal y hepática; una radiografía de tóraz para tener un parámetro de comparación en caso de complicarse el cuadro con neumonitis química; y unos niveles séricos del antiepiléptico utilizado, si fue el caso, de acuerdo con la fórmula establecida para ello y que se comentó en el capítulo de epilepsia en esta publicación. En casos de exposición crónica pueden analizarse algunos metabolitos de los organoclorados en la orina.

Neurotoxicidad por metales pesados

Plomo

Este metal generalmente ingresa al organismo por via inhalatoria, aunque también puede producir toxicidad por via oral y dérmica. El personal de riesgo esta constituído por los habitantes de ciudades poluidas, recicladores de baterias y radiadores, pintores y trabajadores de la gasolina. Pueden intoxicarse tambien las personas que ingieren alcohol ilegal destilado en continentes a base de plomo, los niños que se distraen con juguetes a base de este metal o comiendo masilla para pegar vidrios; y los individuos que han recibido impactos de bala y han conservado el proyectil dentro de si, el cual libera plomo con efecto retardado.

La intoxicación por plomo puede dividirse en aguda y crónica o saturnismo. En el adulto predomina el saturnismo y su sintomatología principal- consiste en: anorexia, debilidad progesiva, dolor abdominal, vómito, diarrea, temblor fino (neuropático); polineuropatia: especialmente de grupos musculares extensores, aunque puede generar un cuadro clínico muy similar al síndrome de Landry-Guillain-Barre; disautonomia: hasta en 3% de los casos; encefalopatia: resulta mas frecuente en niños y su mortalidad supera 80%; neuritis óptica: rara. En el capítulo de neurotoxicidad por metales, se describe mss frecuentemente asociada con talio. En general se ve en etapas avanzadas de la intoxicación y sugiere un pésimo pronóstico; linea gingival o ribete de Burton: no es patognomónico de esta intoxicación ni se observa en todos los casos de saturnismo.

Tratamiento

Forzar diuresis con líquidos hipertonicos: DAD al 10%; lactato de Ringer a 120 ml/h; EDTA dicálcico: 50 mg/kg en infusión continua para doce horas empleando bomba de infusión. Se deja descansar al paciente durante 12 horas para volver a iniciar el mismo esquema durante el mismo tiempo. Se sigue esta misma rutina hasta que se hayan completado 48 horas de quelación, con lo cual en la mayoría de los casos es suficiente. Debe vigilarse estrechamente la frecuencia cardiaca durante su administración ya que puede inducir bradicardia severa y bloqueo A-V de diversos grados. No se recomienda su uso en mujeres embarazadas; furosemida: 20 mg I.V. cads ocho horas durante las 48 horas que dura el esquema de quelación; propranolol: tabletas por 40, 80 y 120 mg. Puede utilizarse para el manejo de la disautonomía. La dosis oscila entre 40 y 80 mg al día que deberan administrarse con precaución ya que sumando el efecto f3-bloqueador al inotrópico negativo del calcio suministrado por el EDTA el compromiso cardiovascular podria ser de gravedad; clonidina: para el manejo de la disautonomia. Se inicia una dosis entre 75 y 150 Ng cads 12 horas. Se puede it aumentando progesiva y lentamente de acuerdo con la evolucion y el criterio del medico tratante; metilprednisolona: para el manejo de la neuritis optics. Se utiliza el mismo esquema que ya se ha explicado en otros apartes de este mismo capitulo; carbamazepina, gabapentin, amitriptilina: pueden utilizarse para el manejo del dolor abdominal severo que es de origen neuropático. Los dos primeros se utilizan a las mismas dosis que se indican para su empleo como antiepilépticos y que ya se comentó en el capítulo respectivo de esta publicación. La amitriptilina se inicia a la dosis de 25 mg al dia preferiblemente en la noche, dosis que se puede ir incrementando hasta 150-200 mg al día en casos severos. Hay que recordar que los antidepresivos tricíclicos tienen una latencia de dos a tres semanas para alcanzar niveles terapeúticos y estables en el plasma por lo que resulta ideal combinarla con uno de los otros fármacos mencionados para garantizar una mayor eficacia en el tratamiento. Adicionalmente, como los mecanismos de acción de estos farmacos son diferentes, se potencian en beneficio del paciente.

Presentaciones comerciales: las presentaciones originates de EDTA dicálcico no estan disponibles en Colombia; no obstante, puede encargarse su preparación a la Facultad de Farmacia de la Universidad Nacional; la presentación de las ampollas puede variar en sus dosis pero vienen para use parenteral endovenoso. Pueden igualmente adquirirse por unidades y en cantidades limitadas en el Centro Toxicológico de la Secretaria Distrital de Salud de Santa Fe de Bogotá D.C. anexo al Hospital de Occidente de Kennedy, y en la Clinica de Toxicología Ltda., Centro de Asesoramiento Toxicológico "Guillermo Uribe Cualla" de esta ciudad. El propranolol se presenta en tabletas de 40, 80 y 120 mg; la clonidina en tabletas de 150 Ng; y la amitriptilina en tabletas de 25, 50 y 100 mg. La presentación de la carbamazepina y del gabapentin ya se expuso en el capítulo de epilepsia de esta publicación. La furosemida se presenta en ampollas de 20 mg para uso endovenoso y tabletas de 40 mg.

Exámenes paraclínicos que ayudan al diagnóstico y seguimiento de esta intoxicación

La prueba de oro para el diagnóstico de intoxicación por plomo es la plumbemia o análisis del plomo en sangre mediante espectrofotometría de absorción de masas con horno de grafito. De acuerdo con la legislación colombiana se consideran niveles tóxicos por encima de 70 Ng/dl y nivel de exposición ocupacional normal por encima de 36 pg/dl. No obstante estos valores estan muy por encima de los aceptados internacionalmente en donde el nivel de exposición en la población normal se estima como no mayor a 10 Ng/dl. Por esta razón todo paciente sintomático deberá ser tratado independientemente del resultado del laboratorio toxicológico. En el cuadro hemático puede aparecer anemia normocítica y normocrómica; las transaminasas pueden estar elevadas en las pruebas de función hepática, al igual que la amilasa. Puede haber cambios en el parcial de orina que sugieran nefritis intersticial y en algunos casos glomerulonefritis. Los potenciales evocados visuales pueden mostrar neuritis optica y las neuroconducciones, polineuropatía, principalmente desmielinizante. La radiogafía de huesos largos puede mostrar despulimiento de la cortical.

Sulfato de talio

Esta intoxicación es bastante común en nuestro medio y generalmente se debe al consumo accidental de cebos con rodenticida a base de talio por parte de los niños o a la tentativa suicida a intención criminal por parte de los adultos.

Principales sintomas

Síntomas gastrointestinales inespecifícos durante las primeras horas de intoxicación. Ausencia de síntomas entre las primeras 72 horas y la primera semana; síndrome gripal al final de la primera semana. A partir de la segunda semana de evolución: alopecia universal: reversible si el paciente supera esta fase; irritabilidad; polineuropatia mixta (desmielinizante y axonal: muy dolorosa). Puede incluir nervios craneales, especialmente oculomotores y facial; radiculopatía: suele ser generalizada y empeora el cuadro doloroso de estos pacientes; disautonomía: hasta en 3% de los pacientes. Se constituye en una de las causas de muerte; neuritis óptica: se asocia con mal pronóstico. Suele ser bilateral; encefalopatia: inicialmente confusion mental y paranoia. Posteriormente deterioro progresivo del estado de conciencia; trastornos del movimiento: mioclonias y corea. Se asocian con mal pronóstico; convulsiones: usualmente generalizadas.

Tratamiento

Forzar diuresis con líquidos hipertónicos como DAD al 10% + lactato de Ringer a 150 ml/h. Demás medidas generales ante el paciente intoxicado; dimercaprol o BAL (sigla de British anti-Lewisite), a razón de 4 mg/kg/dosis. La dosis total se calcula a razón de 400 mg/m2 de superficie corporal. En su defecto puede iniciarse la quelación con penicilina cristalina a razon de 500.000 UI/kg por vía endovenosa, fraccionando esta dosis total en los líquidos para las 24 horas en infusión contínua previa prueba de sensibilidad. El tratamiento se instaura durante una semana y, si la evolución es satisfactoria, puede darse de alta al paciente continuando el manejo ambulatorio con penicilamina a la dosis de 250 mg por via oral cada 8 horas hasta que el talio sea negativo en sangre y orina de 24 horas, y vigilando muy de cerca la función renal; gluconato de calcio: se aplica una ampolla al 20% endovenosa lenta al ingreso y se continúa con una dosis de mantenimiento de una ampolla al 20% IN. lenta cada ocho horas durante el tiempo que dura la quelación intrahospitalaria. Debe administrarse con precaución en el paciente cardiopata por la bradicardia que este fármaco puede inducir que en ocasiones es tan severa como para generar bloqueos A-V de diversos grados. Busca desplazar al talio de sus depósitos, principalmente el hueso; hiposulfito de sodio: busca unirse al talio que esta siendo desplazado de sus depósitos para que asi pueda ser captado por el quelante y eliminado por la orina. Se aplica una ampolla de presentación única endovenosa, cada seis horas durante el tiempo que dure la quelación intrahospitalaria; furosemida: a las dosis ya descritas para favorecer la eliminación del complejo metal-quelante por la orina; carbamazepina, gabapentin, amitriptilina: pueden utilizarse para el manejo del dolor abdominal severo que es de origen neuropático. 

Los dos primeros se utilizan a las mismas dosis que se indican para su empleo como antiepilépticos y que ya se comentó en el capítulo respectivo de esta publicación. La amitriptilina se inicia a la dosis de 25 mg al día preferiblemente en la noche, dosis que se puede ir incrementando hasta 150-200 mg al dia en casos severos. Hay que recordar que los antidepresivos tricíclicos tienen una latencia de dos a tres semanas para alcanzar niveles terapeuticos y estables en el plasma por lo que resulta ideal combinarla con uno de los otros fármacos mencionados para garantizar una mayor eficacia en el tratamiento. Adicionalmente, como los mecanismos de accion de estos farmacos son diferentes se potencian en beneficio del paciente; haloperidol: resulta útil a las dosis habituales para el control de los trastornos del movimiento, bien sea por via oral o parenteral; ácido valproico, clonazepam: son los medicamentos de elección para el manejo de las mioclonias bien sea como crisis aisladas o en estado de mal epiléptico. Las dosis son las que se recomendaron en el capítulo sobre Epilepsia de esta publicación; propranolol: tabletas de 40, 80 y 120 mg. Puede utilizarse para el manejo de la disautonomia si es que esta se presenta. La dosis oscila entre 40 y 80 mg al día, que deberán administrarse con precaución ya que sumando el efecto (3-bloqueador al inotrópico negativo del calcio suministrado por el gluconato de calcio, el compromiso cardiovascular podría ser de gravedad; clonidina: para el manejo de la disautonomia, si esta se presenta. Se inicia una dosis entre 75 y 150 pg cada 12 horas. Se puede ir aumentando progresiva y lentamente de acuerdo con la evolución y el criterio del medico tratante; metilprednisolona: para el manejo de la neuritis óptica si esta se presenta. Se utiliza el mismo esquema que ya se ha explicado en otros apartes de este mismo capítulo.

Presentaciones comerciales: las presentaciones originales de BAL no estan disponibles en Colombia. El hiposulfito de sodio no se distribuye comercialmente pero puede encargarse su preparacion a la Facultad de Farmacia de la Universidad Nacional o adquirirse en condiciones especiales en los centros asistenciales que ya se han mencionado para estos casos. El propranolol se presenta en tabletas de 40, 80 y 120 mg. La clonidina en tabletas de 150 Ng; y la amitriptilina en tabletas de 25, 50 y 100 mg. La presentacion de la carbamazepina, gabapentin, acido valproico y clonazepam ya se expuso en el capítulo de epilepsia de esta publicación. La furosemida se presenta en ampollas de 20 mg para uso endovenoso y tabletas de 40 mg. La presentación de la metilprednisolona ya se ha comentado en otros apartes de este capítulo. El haloperidol se presenta en tabletas de 5 mg, ampollas de 5 mg/ml y frasco gotero de 20 gotas a razon de 2 gotas/ml.

Exámenes paraclínicos que ayudan al diagnóstico y seguimiento de esta intoxicación

La prueba de oro es el análisis de talio en orina de 24 horas. Cualquier dato positivo es diagnóstico de intoxicación ya que normalmente no se debe encontrar talio en el organismo y, a diferencia del plomo, este metal no se encuentra contaminando el medio ambiente. Cuando la muestra se toma despues de 24 horas de haber ocurrido el accidente tóxico tiene una alta probabilidad de resultar falsamente negativa porque el metal ya se ha depositado. Se recomienda entonces hospitalizar al paciente durante 48 horas para iniciarle alguno de los esquemas expuestos y repetir la prueba en ese lapso; en caso de resultar esta positiva se continuará el esquema y se habran ganado dos días de tratamiento. En caso de resultar negativa, se descarta el diagnóstico siempre y cuando el paciente este asintomático.

Las neuroconducciones pueden evidenciar polineuropatía predominantemente desmielinizante, aunque en ocasiones puede ser mixta; la electromiogafía puede ser compatible con compromiso radicular. Los potenciales evocados visuales pueden evidenciar neuritis óptica, lo que empobrece el pronóstico.

Mercurio

Con relación a la intoxicación por talio y plomo, la intoxicación por mercurio resulta infrecuente en nuestros dias. No obstante puede Ilegar a observarse en personal auxiliar de odontología, especialmente amalgamadores con métodos manuales, y trabajadores de la industria del petróleo; en especial los ingenieros y operarios que deben supervisar y ejecutar la perforación de los pozos. Esto es debido a que la punta de los taladros es a base de mercurio y a las altas temperaturas a que se Ilega en el proceso se emanan vapores mercuriales que pueden producir toxicidad por via respiratoria si no existe una protección adecuada. Ocasionalmente puede observarse en personal de laboratorio que trabaje con reacciones que generen vapores mercuriales.

Sus principales signos y síntomas consisten en: síntomas constitucionales, síndrome mental orgánico, síndrome piramidal, síndrome cerebeloso; ELA-Like: exige el diagnóstico diferencial con la esclerosis lateral amiotrófica, síndromes paraneoplásicos y lesiones de la fosa posterior. Esto no siempre es fácil si no se hace un interrogatorio adecuado y se establece el antecedente de exposición mercurial; neuropatía periférica: todo el conjunto de signos y síntomas neurológicos asociados a la intoxicación por mercurio orgánico y que describimos arriba se conoce en la literatura con el nombre del heretismo mercurial y puede incluir asterixis asociada al síndrome cerebeloso clásico. El cuadro clínico suele iniciarse con el síndrome constitucional y mental orgánico; de ahí que en muchos casos se interpreta el cuadro como psiquiátrico y se brinda un manejo inadecuado a estos intoxicados.

Otras formas de mercurio no producen esta sintomatología y la intoxicación suele ser mas leve: la intoxicación por el mercurio de los termómetros, tan frecuente en pediatría, es usualmente benigna y en estos casos hay que preocuparse más por el daño potencial que pueden ocasionar los vidrios en el tracto gastrointestinal.

Tratamiento

Forzar diuresis con líquidos hipertónicos como DAD al 10% + lactato de Ringer a 150 ml/h. Demás medidas generales ante el paciente intoxicado; BAL: a razón de 4 mg/kg/dosis. La dosis total se calcula a razon de 400 mg/m2 de superficie corporal. En su defecto puede iniciarse la quelación con penicilina cristalina a razon de 500.000 UI/kg por via endovenosa, fraccionando esta dosis total en los líquidos para las 24 horas en infusión continua, previa prueba de sensibilidad. El tratamiento se instaura durante una semana y si la evolución es satisfactoria, puede darse de alta al paciente continuado el manejo ambulatorio con penicilamina a la dosis de 250 mg por vía oral cada ocho horas hasta que el mercurio sea negativo en sangre y orina de 24 horas, vigilando muy de cerca la función renal; EDTA dicálcico: 50 mg/kg en infusión continua para 12 horas empleando bomba de infusión. Se deja descansar al paciente durante 12 horas para volver a iniciar el mismo esquema durante el mismo tiempo. Se sigue esta misma rutina hasta que se hayan completado 48 horas de quelación, con lo cual en la mayoría de los casos es suficiente. Debe vigilarse estrechamente la frecuencia cardiaca durante su administración ya que puede inducir bradicardia severa y bloqueo A-V de diversos gados. No se recomienda su uso en mujeres embarazadas; hiposulfito de sodio: busca unirse al mercurio que esta siendo desplazado de sus depósitos para que asi pueda ser captado por el quelante y eliminado por la orina. Se aplica una ampolla de presentación unica endovenosa, cada seis horas durante el tiempo que dure la quelación intrahospitalaria; carbamazepina, gabapentin, amitriptilina: pueden utilizarse para el manejo del dolor neuropático severo. Los dos primeros se utilizan a las mismas dosis que se indican para su empleo como antiepilepticos y que ya se comento en el capitulo respectivo de esta publicación. La amitriptilina se inicia a la dosis de 25 mg al dia preferiblemente en la noche, dosis que se puede ir incrementando hasta 150-200 mg/dia en casos severos. Hay que recordar que los antidepresivos tricíclicos tienen una latencia de dos a tres semanas para alcanzar niveles terapéuticos y estables en el plasma por lo que resulta ideal combinarla con uno de los otros fármacos mencionados para garantizar una mayor eficacia en el tratamiento. Adicionalmente, como los mecanismos de acción de estos fármacos son diferentes, se potencian en beneficio del paciente; furosemida: 20 mg I.V. cada 8 horas durante las 48 horas que dura el esquema de quelación.

Presentaciones comerciales: las presentaciones originales de BAL no están disponibles en Colombia. El hiposulfito de sodio no se distribuye comercialmente pero puede encargarse su preparación a la Facultad de Farmacia de la Universidad Nacional o adquirirse en condiciones especiales en los centros asistenciales que ya se han mencionado para estos casos. La presentación de la carbamazepina y gabapentin, ya se expuso en el capítulo de epilepsia de esta publicación. Las presentaciones originales de EDTA dicálcico no estan disponibles en Colombia, no obstante, puede encargarse su preparación a la Facultad de Farmacia de la Universidad Nacional; la presentación de las ampollas puede variar en sus dosis pero vienen para uso parenteral endovenoso. La furosemida se presenta en ampollas de 20 mg para uso endovenoso y tabletas de 40 mg.

Exámenes paraclínicos que ayudan al diagnóstico y seguimiento de esta intoxicación

La prueba de oro consiste en el hallazgo de mercurio en orina de 24 horas con niveles superiores a los aceptados para exposición ocupacional que son de 50 pg/I. La resonancia nuclear magnética cerebral (RNMC) puede ayudar a establecer el diagnóstico diferencial con otras patologias neurológicas que dan origen a cuadros clínicos similares y que ya se mencionaron. Las neuroconducciones pueden documentar una neuropatía mixta de predominio desmielinizante que, como en los demás casos que dan origen a esta patología, dependiendo del porcentaje de compromiso axonal sera su pronóstico.

Arsénico

Afortunadamente en nuestros días la intoxicación por arsénico resulta exotica. La observamos muy ocasionalmente con motivo de tentativas homicidas como antaño, y asociada con accidentes de laboratorio en el personal que debe manejar este metal. Desde el punto de vista neurológico se asocia con una neuropatía axonal y sensitiva muy severa que desencadena un dolor bastante incapacitante en ocasiones acompañado de neuritis optica. Con el tiempo puede desarrollarse un síndrome demencial que acompaña a los demás signos y síntomas terminates del intoxicado con arsénico. El tratamiento se Ileva a cabo mediante quelación con BAL, penicilina cristalina y penicilamina, tal y como se comentó para la intoxicación por sulfato de talio. El manejo del dolor y de la posible neuritis optica resultante se implementa de acuerdo con los protocolos ya descritos en otros apartes de este mismo capiíulo. La prueba de oro para el diagnóstico consiste en la determinación de arsenico en orina de 24 horas, en cualquier nivel.

Esta dentro de lo normal observar que a las pocas horas de iniciado cualquiera de los protocolos de quelación presentados, la sintomatología se exacerba dando al clínico la impresión de que el cuadro va empeorando al contrario de mejorar. Esto se explica porque lo que esta haciendo el quelante y sus coadyuvantes es transportar hacia el sistema el metal que estaba depositado en, el organismo, lo que necesariamente tiene que exacerbar la sintomatología y aumentar los niveles del tóxico en sangre (plomo) y orina de 24 horas (talio, mercurio y arsenico). Algunas complicaciones como la gota saturnina, la nefritis tálica y la disautonomía pueden ocurrir durante esta fase de la quelación por lo que esta deberá ser monitorizada muy de cerca por el médico.

Neurotoxicidad asociada con sustancias psicoactivas

Sería pretensioso querer cubrir este tema en su totalidad dentro de los objetivos de esta publicación. No obstante dada su importancia no puede omitirse ya que lo incidencia de este problema en nuestro país ha venido creciendo de forma desproporcionada, por lo que el médico se ve obligado a afrontar las complicaciones de este fenómeno a diario.

Cocaína

Se trata de un alcaloide capaz de ejercer un potente efecto anticolinérgico, lo que explica la gran mayoría de los síntomas de la intoxicación aguda. La forma más frecuente de intoxicación por este alcaloide en nuestro medio es a través de la mucosa nasal, debido esto a la práctica frecuente de esnifar en el paciente adicto. Ocasionalmente puede observarse sobredosis por via endovenosa. En otros países del continente como Perú y Bolivia resulta frecuente la intoxicación por vía oral debido a la costumbre de mascar la hoja de coca. Uno de los organos blanco más frecuentes en esta intoxicación es el cerebro, tanto es así que pueden Ilegarse a medir algunos metabolitos del alcaloide en el líquido cefalorraquídeo.

La cocaina puede recibir otros nombres en lenguaje común que pueden ayudar al médico durante el interrogatorio. Algunos de ellos son: blanca, coke, charlie, nieve, naftalina, rayita, respiradora, snow, speed-ball (combinada con heroina).

Sus principales signos y síntomas consisten en: euforia, excitación.psicomotora; alucinaciones terroríficas (pueden inducir agresividad) y táctiles (con la sensación muy especial de insectos caminando por la piel); depresión severa: durante períodos prolongados de consumo el individuo puede alternar varias fases de euforia y depresión; parestesias del tabique nasal o la mucosa oral (dependiendo de la vía de consumo), y crónicamente, perforación del tabique nasal; neuropatía periférica: asociada con el proceso vasculítico descrito que ocasiona isquemia del axon. Es una complicación rara del paciente crónico y su pronóstico funcional es reservado; convulsiones: generalizadas o parciales; taquicardia y emergencia hipertensiva: pueden inducir edema pulmonar, insuficiencia cardiaca aguda, infarto agudo del miocardio y hemorragias o infartos cerebrales; rubicundez y sequedad de mucosas.

En consumidores crónicos puede desarrollarse un cuadro típico conocido en la literatura como "endarteritis inducida por cocaína", descrita tambien en abusadores de anfetaminas. Consiste en una vasculitis tóxica que es causa de accidentes vasculares tanto isquémicos como hemorrágicos en adultos jovenes (entre 15-44 anos); igualmente es causa de infarto agudo del miocardio a insuficiencia renal en el mismo grupo de edad.

Tratamiento

Medidas generales ante el paciente intoxicado: deberá practicarse el lavado gástrico así la vía de intoxicación sea inhalatoria ya que por contiguidad alcanza a absorberse parte del tóxico en el tracto gastrointestinal alto; ABC de toda urgencia medica: sedación del paciente con ansiolíticos como la mayoría de las benzodiacepinas, por vía endovenosa. También puede utilizarse el tiapridala una dosis inicial de 200 mg IN. en bolo, para continuar con 100 mg IN. cada 8 horas o según criterio médico. Para el control de las alucinaciones pueden utilizarse antipsicóticos como la trifluoperazina (Stelazine®) o la clorpromacina (Largactil®)a las dosis habituales; propranolol: 1 mg IN. lento para el manejo de algunas de las arritmias que pueden resultar. En caso de presentarse emergencia hipertensiva concomitante se preferiria el uso de labetalol IN. en UCI a las dosis habituales y con monitoria estricta; naloxona: al igual que en la intoxicación por opiáceos la naloxona puede ser de utilidad en estos casos. Se recomienda iniciar con una dosis de 0,04 mg/kg en bolo y posteriormente una infusión igual de mantenimiento para 12 horas. Esta dosis podría incrementarse de acuerdo con la evolución del cuadro clínico y el criterio del médico tratante. Se recomienda su empleo en la UCI y con monitoría del paciente ya que este fármaco puede asociarse con complicaciones importantes como edema pulmonar; antiepilepticos: de acuerdo con el tipo de crisis, si es que estas se presentan.

Presentaciones comerciales: el propranolol se presenta en tabletas de 40, 80 y 120 mg. El labetalol para uso endovenoso no se consigue en Colombia. La naloxona se presenta en ampollas de 4 mg para uso endovenoso. El Largactil® se presenta en ampollas de 25 y 50 mg para uso endovenoso o intramuscular y el Stelazine® se presenta en tabletas de 2 y 5 mg. Las presentaciones de los antiepilepticos ya se mostraron en el capítulo de Epilepsia de esta misma publicación.

Exámenes paraclínicos que ayudan al diagnóstico y seguimiento de esta intoxicación

Debe solicitarse al laboratorio toxicológico la determinación de cocaína en sange y orina. La presencia de trazas del alcaloide asociada con el cuadro clínico descrito es diagnóstica ya que normalmente no debe haber cocaína en el organismo. A criterio del médico tratante pueden solicitarse pruebas cuantitativas, especialmente en orina. Los demás examenes se practicarán a juicio del médico encargado y de acuerdo con las complicaciones médicas que se presenten. En pacientes crónicos o en casos de doping pueden solicitarse metabolitos de la cocaina en orina en forma tardía.

Basuco o base de coca

Se trata de una sustancia blanca o parduzca que contiene sulfato de coca, otros alcaloides, acido sulfurico, permanganato de potasio, queroseno y gasolina. Esta gran mezcla de componentes hace que los cuadros clínicos Ileguen a ser muy variados, tanto los agudos como los crónicos. El cuadro agudo es similar al descrito para la cocaína y suele empezar con confusión mental, ideación paranoide y suicida, anorexia, insomnio y logorrea.
El tratamiento es el mismo que se indico arriba para la cocaína más el de las complicaciones, asociadas especialmente al paciente crónico, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Algunos de estos pacientes pueden desencadenar hepatitis tóxica, pancreatitis y demencia que requieren manejo específico por parte del equipo médico. La participación de estas patologías asociadas en la presentación del cuadro clínico no debe subestimarse por lo que deberan buscarse en forma minuciosa.

Heroína

La heroína es un opiáceo o derivado del opio. El opio es el jugo desecado del fruto del Papaver somnífero o adormidera. Se absorbe muy bien por vía digestiva pero los niveles alcanzados son bajos y duran poco tiempo en el organismo. Por esta razón el adicto prefiere la vía endovenosa, alcanzando buenos niveles a los 15-20 minutos de la aplicación. La vida media de la droga en estas condiciones se estima entre 60-180 minutos.
Los signos y síntomas que más frecuentemente acompañan esta intoxicación son: agitación psicomotora con lucidez de ideas; miosis marcada; tinnitus y vértigo; alucinaciones visuales y auditivas; hipotonia muscular y arreflexia; paro cardiorrespiratorio.

Tratamiento

Naloxona: puede ser de utilidad en estos casos. Se recomienda iniciar con una dosis de 0,04 mg/kg en bolo y posteriormente una infusión igual de mantenimiento para 12 horas. Esta dosis podría incrementarse de acuerdo con la evolución del cuadro clínico y el criterio del médico tratante. Se recomienda su empleo en la UCI y con monitoría del paciente ya que este fármaco puede asociarse con complicaciones importantes como edema pulmonar. En hijos de consumidoras crónicas de heroína se han observado trastornos de la migración neuronal y de la mielinización con secuelas muy importantes. Por lo tanto estos embarazos deberán considerarse de alto riesgo.

Presentaciones comerciales: la naloxona se presenta en ampollas de 4 mg para uso endovenoso. Los otros medicamentos que Ileguen a requerirse serán de acuerdo con las complicaciones específicas y deberán revisarse en su momento.

Neurotoxicidad asociada con intoxicaciones alimentarias

Con sintomatología vascular

Cabe mencionar aquí el síndrome del "Restaurante Chino" y la cefalea por salchichas y encurtidos. En el primer caso el cuadro se caracteriza por dolor precordial, rubicundez, alergia y cefalea pulsatil intensa. Suele presentarse hacia los 30 minutos de haber ingerido la comida china y se debe a una reacción idiosincrática al glutamato monosódico que se utiliza para dar el sabor característico a estos alimentos. El diagnóstico diferencial más importante debe establecerse con el infarto agudo del miocardio. El manejo es sintomático y el cuadro se autolimita entre una y tres horas después de haberse instaurado.

Con compromiso de la unión neuromuscular

Aqui cabe mencionar la intoxicación por ostras (saxitoxina); por ciguatera (ciguatoxina); pulpos (tetra dotoxina); y Clostridium botulinum (toxins botulinica). En todos estos casos el cuadro se presenta como una parálisis rápidamente progresiva que se instaura en horas a días con relación a la ingesta del alimento. Se trata de un compromiso presináptico de la unión neuromuscular por inactivación de los canales de calcio y potasio especialmente. En ningún caso deberán utilizarse fármacos anticolinesterásicos como la neostigmina o fisostigmine ya que el problema no es postsináptico como ocurre en la miastenia gravis y por lo tanto podría empeorarse el cuadro clínico inicial con un síndrome muscarínico, que se describió cuando se trato el tema de los plaguicidas organofosforados en este mismo capítulo. Sus diagnósticos diferenciales más importantes son la miastenia gravis y el síndrome de Landry-Guillain-Barre. El manejo consiste en soporte ventilatorio en UCI hasta que el individuo elimine la toxina por vía renal, en un tiempo que es variable de acuerdo con la etiología pero que en general no supera la semana. La hemoperfusión y la hemodiálisis no han mostrado ser particularmente efectivas en el manejo de estos casos. Tampoco existen a la fecha antitoxinas específicas para el manejo de estos cuadros clínicos.

Caracterizada por inhibición de la acetilcolinesterasa eritrocitaria

Su diagnóstico diferencial más importante es la intoxicación aguda por organofosforados. Este cuadro clínico se asocia a la ingesta de tubérculos inmaduros (papas inmaduras) que contienen altas cantidades de sustancias conocidas como solaninas y que son las responsables del bloqueo enzimático. El tratamiento es el mismo que se describió para la intoxicación por organofosforados: Las complicaciones son las mismas descritas para la intoxicación por organofosforados, incluido el síndrome intermedio.

Parkinsonismo asociado con tóxicos

Es una de las formas más frecuentes de parkinsonismo secundario y debe aprenderse a diferenciar muy bien de la enfermedad de Parkinson idiopática ya que su etiología, pronóstico y tratamiento son bien diferentes. Se estima que aproximádamente 74% de las personas que ingieren estos fármacos desencadenaran el problema, que será reversible en más de 50% de los casos cuando se suspende la medicación o se ajuste la dosis. Usualmente aparece entre la tercera y sexta semana después de iniciada la medicación y aproximadamente en 30-40% de los pacientes se presenta con la triada clásica de temblor, rigidez y bradiquinesia; en 60-70% restante es predominantemente rígido-aquinético. Suele ser simétrico y de mayor incidencia en el sexo femenino. Su segundo diagnóstico diferencial más importante es la demencia vascular, que en un amplio porcentaje de los casos cursa con parkinsonismo secundario.

El tratamiento de elección es con clorhidrato de biperideno o Akineton®, iniciando con una dosis de 4-6 mg y aumentando progesivamente hasta 20-30 mg según necesidad. Hay que tener en cuenta que a estas dosis altas los efectos anticolinérgicos del biperideno son máximos por lo que deberá vigilarse estrechamente la función cardiaca y urinaria. No deberá utilizarse en pacientes con diagnóstico de glaucoma. En el paciente anciano el compromiso de la atención y la memoria puede ser un efecto colateral importante a incapacitante cuando se emplea este fármaco.

Como alternativa puede utilizarse la amantadina o Amantix° a la dosis de 100 mg por vía oral cada 6 horas o en infusión continua para 24 horas en pacientes congelados. La infusión se mantendrá por el tiempo que el médico lo considere pertinente de acuerdo con la evolución clínica del paciente. Otros aspectos relacionados con este tema pueden revisarse en el capítulo sobre "Trastornos del movimiento" en esta misma publicación.

En estos casos no deben utilizarse presentaciones comerciales de L-Dopa ya que, a diferencia del Parkinson idiopático, en este caso no hay deficiencia del neurotransmisor sino disfunción de sus receptores.

Entre los fármacos más frecuentemente asociados con esta complicación cabe mencionar los siguientes: antipsicóticos en general, cisaprida, bupivacaína, antihistamínicos H1, alfametildopa, fluoxetina (especialmente en el paciente anciano), flunarizina (especialmente en el paciente anciano), reserpina, naproxén. fenitoína (raro), acido valproico (raro). Se han visto tambien asociados: plaguicidas ditiocarbamatos, N-hexano, manganeso, monóxido de carbono (lesión gangliobasal por hipoxia), metanol (lesión gangliobasal por hipoxia).

Cefaleas asociadas con tóxicos

Las cefaleas asociadas con medicamentos y tóxicos en general se constituyen en un motivo frecuente de consulta, no solamente neurológica sino general.
Usualmente cede al retirarse el o los medicamentos; o al suprimir o limitar la exposición al tóxico. Entre los fármacos y tóxicos más frecuentemente asociados con esta complicación cabe mencionar los siguientes: tetraciclinas, vitamina A (pseudotumor cerebral), cimetidina, f3-bloqueadores. captopril, cocaína, diclofenac, ibuprofeno, acetaminofén, ranitidina, ergotamina, cafeína, neosaldina, ASA y acetaminofén; organoclorados, neiristoxinas, óxido de etileno (en salas de cirugía), dapsone, monóxido de carbono (por hipoxia) y cobre (por contaminación del agua).

De acuerdo con el criterio del médico tratante, a parte de suspender o modificar las dosis de estos fármacos o limitar la exposición a un tóxico especiíico puede establecerse un manejo sintomático coadyuvante de acuerdo con cada etiología en particular.

Algunos otros aspectos relacionados con este tema pueden revisarse en el capítulo sobre cefaleas en esta misma publicación.

Consejos prácticos para el manejo del paciente intoxicado

No subestime los cuadros de intoxicación. Pueden traer consecuencias desastrosas para la salud y la vida.

Las medidas generales ante el paciente intoxicado tienen validez aún después de las 24 horas siguientes a la instauración del cuadro clínico.

Los cuadros neurotóxicos no hacen necesariamente parte de la intoxicación aguda sino que se presentan un tiempo después. Por eso algunos pacientes requieren de un seguimiento prolongado y específico.

La mayoría de las intoxicaciones no tienen un antídoto específico para su manejo. Por este motivo su pronóstico dependerá de la prontitud en el diagnóstico y la certeza con que se instauren las medidas terapéuticas.

En Colombia existen cinco líneas toxicológicas en donde se presta asesoría permanente en lo relacionado con cuadros tóxicos en forma gratuita las 24 horas del día todos los dias del año, cuyos teléfonos se ubican fácilmente en las guías telefónicas. Estas son: Centro Toxicológico de la Secretaría Distrital de Salud, Hospital Occidente de Kennedy; Clinica de Toxicología Ltda., Centro de Asesoramiento Toxicológico "Guillermo Uribe Cualla"; Linea Toxicológica del Hospital Universitario del Valle, en Cali; Linea Toxicológica de la Cruz Roja de Antioquía (Medellin); y Departamento de Toxicología de la Universidad Industrial de Santander, en Bucaramanga.

Tener en cuenta las principales interacciones medicamentosas, las cuales se resumen en la Tabla 2.

Tabla 2. Interacciones medicamentosas de algunos fármacos utilizados en las intoxicaciones.

Medicamento Interacción con Resultado
Atropina f3-adrenérgicos y derivados de las xantinas Otros anticolinérgicos Potencian el efecto broncodilatador Potencian cardiotoxicidad, neurotoxicidad y efectos colaterales urinarios y oftalmológicos
Biperideno Otros anticolinérgicos

 

 


Quinidina

 

L-Dopa

Potencian cardiotoxicidad, neurotoxicidad y efectos colaterales urinarios y oftalmológicos.

Potencia efectos anticolinérgicos

Puede aumentar el riesgo de desarrollar disquinesias en forma temprana

Clonidina Antinflamatorios no esteroides
Otros antihipertensivos, excepto con efecto alfa-1.
f3-bloqueadores o digital

 


Alcohol y otros depresores del SNC

Reducen la efectividad de la clonidina.
Se potencia el efecto hipotensor de la Clonidina
Bricardia severa y bloqueo


Potencia el efecto depresor

Flumazenil Otras benzodiacepinas
Antidepresivos tricíclicos
Bloquea la acción de las otras benzodiacepinas

Puede inducir convulsiones

Metadoxina No se han descrito
interacciones medicamentosas
Ninguno
Metilprednisolona Antibióticos, salicilatos, ansiolíticos, antihipertensivos Puede disminuir la efectividad de éstos
Neostigmina Otros anticolinesterásicos Potencia el efecto muscarínico y puede inducir el nicotínico
Propranolol Reserpina
Bloqueadores de calcio, especialmente el verapamilo
Tiroxina
Teofilina
Antiinflamatorios no esteroideos
Bloqueo simpático

Potencia efecto inotrópico negativo

Disminuye los niveles plamáticos de ésta
Disminuye la eliminación de ésta
Pueden disminuir la eficacia del propranolol

S-adenosil-L- metionina Alcohol etílico, acetaldehido y etilenestradiol Antagoniza los efectostóxicos de éstos sobre el hígado

 

Bibliografía

Berman EJ. Electrophysiology of GABA A and GABA B receptor subtypes. Trends Neurosci 1.988; 11:112-116.

Bernard EA, Darlison MG, Seebury P. Molecular Biology of the GABA A Receptor. The Receptor Channel Superfamily. Trends Neurosci 1.987; 10: 502-509.

Bloom E, Kupfer J. Psychopharmacology: The Fourth Generation of Progress. New York: Raven Press; 1.995.

Córdoba D. Toxicología. 4a edición. Medellín: L.Vieco e Hijas; 1996: 301-308.

Collison HA. Drugs and Liver: effects of gluthetemide and phenobarbital on hepatic bilirubin clearence. Biochem Pharmacol 1.974: 23:2795-2806.

Demissianos HV. Efficacy and residual effects evaluation of triazolam. J Clin Pharmacol 1.974; 2: 102-111.

Dreisbach A. Manual de Toxicología Clínica. 6a edición. México DF: Editorial Manual Moderno; 1998: 155-165.

Gisberg JA. Medicina Legal y Toxicología. 4a edición. Barcelona: Salvat Editores; 1991.

Goldfrank A. Toxicologic Emergencies. 5th edition. New York: Appleton and Lange, 1.996. Toxicológicas. Bogotá: Sandoz Colombiana S.A; 1.992: 55-63.

Kandel ER, Schwartz JH, Jessel TM. Principles of Neural Sciences. 3rd edition. London: Appleton and Lange; 1.993:997.

Klawans JH, Goetz CG, Tanner CM. Textbook of Clinical Neuropharmacology and Therapeutics. 3rd edition. New York: Raven Press; 1.993: 443.

Mateu SJ. Toxicología Médica. Barcelona: Ediciones Doyma; 1994: 113-118.

Uribe MG, Suarez R. Neurotoxicología. En: Palacios E, Palacios L, eds. Guías Terapéuticas en Neurologia. Bogotá: Land de Colombia; 1.993: 99-115.

Uribe C. Manual de Toxicología Clínica. Bogotá: Editorial Temis; 1989: 82-88.

Uribe MC, Trujillo P, Terront G, Canizo F, Vergara C. Eficacia de la S-Adenosyl-L-Methionina en la Hepatopatía Alcohólica. Tesis de Grado para optar al título de Médico y Cirujano de la Escuela Colombiana de Medicina (Bogotá), 1.995. Publicado en las Memorias de las XI Jornadas Toxicológicas Españolas, III Congreso lberoamericano de Toxicología: Santa Cruz de Tenerife  


Comentarios al Webmaster

[ Homepage CEPIS   ]