Documentos a texto completo CEPIS/OPS/OMS

 

Manual sobre vigilancia ambiental

OPS / OMS, 1996
Por: Fernando Piza Teixeira


Contenido

bbull.gif (150 bytes) Presentación
bbull.gif (150 bytes) Introducción
bbull.gif (150 bytes) El medio ambiente y la vigilancia ambiental
bbull.gif (150 bytes) Los SILOS y la vigilancia ambiental

La capacitación del personal en vigilancia ambiental

Formación de los responsables por la toma de decisiones

Formación de profesionales encargada de la atención a la salud pública, ocupacional y sanitaria - Grupo 2

Formación de los agentes de educación ambiental y sanitaria - Grupo 3

bbull.gif (150 bytes) Los sistemas ambientales - Un abordaje teórico para el estudio de la vigilancia ambiental

Aguas

Aire

Suelo y residuos sólidos

Los plaguicidas

Los residuos sólidos

El ruido

Energía y radiaciones

Las radiaciones ionizantes

El ambiente natural modificado

bbull.gif (150 bytes) Los medios socioeconómicos

Población e indicadores económicos y sociales

Infraestructura urbana y vivienda

Infraestructura urbana y de servicios

Salud ocupacional

Trastornos y conductas compensatorias

bbull.gif (150 bytes) La gestión ambiental

El licenciamiento de actividades

bbull.gif (150 bytes) Implementación de los procedimientos de vigilancia ambiental

Metodología de evaluación ambiental rápida

Ejemplo hipotético

bbull.gif (150 bytes) Sistemas de informaciones sobre salud ambiental

Procedimientos generales

Obtención de los datos

Registro y tratamiento de los datos

Evaluación e interpretación de los datos e informaciones

Comunicación de informaciones en los procesos de toma de decisión

bbull.gif (150 bytes) Estrategia y apoyo para la capacitación de agentes de vigilancia ambiental

Estrategias generales

Estrategias específicas

bbull.gif (150 bytes) La vigilancia como instrumento de acción ambiental

Acción ambiental: medidas preventivas y correctivas

Los actores sociales como agentes de vigilancia ambiental

bbull.gif (150 bytes) Bibliografía consultada

Presentación

¿Por qué esta iniciativa OPS/Kellogg?

Durante años muchas de las iniciativas de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) han recibido apoyo de la Fundación W.K. Kellogg. Cuando los ministros de salud de los países de América Latina y el Caribe se reunieron en la XXII Conferencia Sanitaria Panamericana y aprobaron una resolución para transformar los sistemas nacionales de salud con base en el desarrollo de los sistemas locales de salud (SILOS), también recomendaron realizar una evaluación de las experiencias de la puesta en práctica. Para ello se emplearía una metodología innovadora, orientada hacia el apoyo de otras actividades concretas llevadas a cabo en los países, con el objeto de brindar mejores condiciones de vida a las comunidades.

De 1990 a 1993 la OPS y la Fundación W.K. Kellogg elaboraron un proyecto conjunto para evaluar los sistemas locales de salud (SILOS) denominado "Evaluación para el cambio". Esto llevó a un análisis a fondo del contexto y de las instituciones de diversas comunidades y de la actuación de los líderes de SILOS en Bolivia, Brasil, Colombia, Dominica, Haití, México, la República Dominicana y San Vicente y las Granadinas, con una serie subsiguiente de publicaciones conjuntas.'

La serie de publicaciones mencionadas anteriormente estaban de acuerdo con el mandato del Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud de reforzar los sistemas locales de salud, promover estudios para crear nuevos modelos operacionales o sus componentes críticos, evaluar la equidad, eficiencia y calidad, así como la cobertura obtenida, la utilización eficiente de recursos y el grado de participación comunitaria.

También de acuerdo con este mandato, la investigación para estas publicaciones se realizó básicamente con proveedores de servicios y la comunidad, facilitándose la aplicación de los resultados en las medidas correctivas para una mejor salud de la población.

¿Cuál fue el resultado de las investigaciones?

Se encontró que en el pasado la evaluación de los programas de salud solía estar dirigida a actividades aisladas, fuera del ámbito del proceso administrativo. Por otro lado, en los actuales estudios realizados por el proyecto OPS/W.K. Kellogg lo que interesaba constantemente era identifcar posibles soluciones administrativas para los cambios inmediatos o de mitad del período de implementación de las transformaciones.

La evaluación se llevó a cabo mediante la recopilación y el análisis de datos, usando diferentes metodologías, para determinar la pertinencia de la planificación de los servicios de salud en los sistemas locales, el progreso alcanzado durante la ejecución y los mecanismos de control de la eficiencia para vencer las dificultades.

En todos los casos se pretendía establecer una estrecha relación entre el administrador local y el investigador. Se encontró que el papel del administrador local era más evidente en las fases iniciales del proceso de evaluación, en la observación de la pertinencia del programa, mientras que el papel del investigador se destacaba más en el análisis del impacto.

¿Cuáles deficiencias fueron encontradas?

Prescindiendo de la región analizada, los SILOS evaluados presentaban deficiencias comúnmente encontradas también en otros servicios de salud de América Latina. Los indicadores principales mostraban la necesidad de capacitar a los líderes del sector salud en ADMINISTRACIÓN, EPIDEMIOLOGÍA Y METODOLOGÍA OPERACIONAL, así como la necesidad de interesarse más por la CALIDAD de los servicios prestados, sea de atención ambulatoria a hospitalaria.

Principales problemas identificados:

  • Deficiencias en la coordinación intra y extrasectorial.
  • Sistemas administrativos, clínicos y epidemiológicos ineficientes.
  • Escaso aprovechamiento de la información existente para la adopción de decisiones. Necesidad de capacitación permanente de recursos humanos en determinadas áreas. Deficiencias en el mantenimiento de instalaciones y equipo.
  • Resistencia a la descentralización de la autoridad para tomar decisiones en el nivel local. Conocimientos técnicos limitados para la programación y la gestión estratégica locales.
  • Administración inadecuada de material, medicamentos, vacunas y otros suministros.
  • Falta de motivación y de preparación para actuar en equipo.
  • Conocimiento limitado de la administración financiera en el nivel local. Falta de normas para la referencia y contra-referencia de pacientes.
  • Desconocimiento de las técnicas de evaluación de la calidad.
  • Ninguna tendencia a utilizar indicadores epidemiológicos para tomar decisiones.
  • Descuido en las técnicas básicas de saneamiento y desconocimiento de los procedimientos de protección ambiental.

¿Por qué publicamos esta serie de Manuales?

En vista de las cuestiones identificadas en las observaciones de estudios de casos, la OPS, de acuerdo con la Fundación W.K. Kellogg, decidió publicar una serie de manuales con objetivos generales orientados a incrementar el desarrollo económico y social en los SILOS mediante una mejor administración del sector salud; mejorar la productividad de los servicios públicos y mejorar las condiciones de saneamiento en el nivel urbano (protección ambiental) y en la lucha contra las condiciones de vida insalubres.

¿Cuáles temas son tratados en los Manuales?

Los temas tratados en esta serie HSS/UNI de Manuales son:

1.  Tendencias contemportáneas en la gestión de la salud.
2.  Conceptos sobre programación en los sistemas locales de salud
3.  Recursos humanos en salud
4.  Administración de recursos materiales en salud
5.  Administración de sistemas de suministro de medicamentos y vacunas
6.  Mantenimiento de los servicios de salud: instalaciones y bienes de equipo
7.  Administración financiera para gerentes de salud
8.  Pautas para el establecimiento de sistemas locales de información
9.  Gerencia de la calidad
10. Vigilancia epidemiológica
11. Vigilancia sanitaria
12. Vigilancia ambiental.*

¿A quién sirven estos Manuales?

Los Manuales fueron preparados para auxiliar las actividades de gerencia diaria de los responsables superiores por la administración de sistemas locales de salud y sus componentes. Las cuestiones son tratadas de manera amplia para el no especialista en los temas, y no tiene el objetivo de enseñar técnicas básicas de procedimientos. Su formato fue hecho con el propósito de recibir revisiones periódicas y eventuales actualizaciones de sus capítulos. Esperamos así haber contribuido, por to menos en parte, para la solución de problemas identificados en las evaluaciones realizadas.

Humberto de Moraes Novaes
Asesor Regional en Administración de Hospitales y Sistemas de Salud
Editor General de la Serie

* La División de Desarrollo de Sistemas y Servicios de Salud de la OPS/OMS sigue preparando otros Manuales para esta
  Serie PALTEX de documentos operativos: No. 13, Prevención y control de infecciones hospitalarias (incorporado en el
  Volumen IV de esta serie), y No. 14, Prototipo de educación en administración hospitalaria.

Introducción

Este Manual se empezó a escribir con Silvia Pompeia en Zimbabwe en marzo de 1994 y se completó en Washington en septiembre del mismo año, siendo su principal objetivo contribuir al esclarecimiento de los principales problemas ambientales locales que afectan a la salud de las poblaciones y apoyar la capacitación de los agentes de los sistemas locales de salud (SILOS) por medio de estrategias y de acciones conjuntas que conlleven al bienestar y al desarrollo sostenible de nuestros pueblos.

Presenta, además de elementos conceptuales sobre medio ambiente, sugerencias de mecanismos para una evaluación ambiental rápida a partir de informaciones relevantes, formas de participación comunitaria y propuestas de instrumentos para la toma de decisiones a nivel local. Para que el material sea más efectivo, todo su contenido deberá ser complementado y adaptado por el conocimiento y el potencial creativo de personas habilitadas de cada aldea, municipio, o área de influencia de cada SILOS.

En contraste con el elevado progreso científico y tecnológico obtenido por el hombre, persisten hoy día, como hace milenios, enormes inequidades sociales que tienen a la pobreza como su principal protagonista.

Mientras la gran mayoría de los países han alcanzado grados significativos de democracia social participativa y de crecimiento económico, convivimos con grandes deudas sociales, como la pobreza, y modelos de desarrollo que causan graves desequilibrios del medio ambiente, comprometen a los recursos naturales y a la calidad de nuestra vida y de las futuras generaciones de seres vivos.

El cuadro actual es de altas tasas de mortalidad infantil, enfermedades crónicas y agudas debidas al hambre o a la ingestión de alimentos contaminados; falta o mala calidad de agua para el consumo humano; saneamiento básico precario; contaminación y polución ambiental"; insalubridad en los ambientes de trabajo; falta o inadecuación de las viviendas. Estos problemas, que se acentúan más en las areas marginales periféricas de las ciudades, también impactan a las areas más desarrolladas socioeconómicamente y que padecen de males derivados del crecimiento inarmónico como el estrés, las enfermedades debidas al exceso o a la inadecuada alimentación, y perturbaciones psiquicas.

Hemos presenciado en los últimos años, numerosas tentativas de acciones orientadas a revertir la trayectoria y la velocidad de las transformaciones degradantes y que ponen en peligro la vida sobre el planeta. Hace mucho se escuchan voces de advertencia sobre las conductas humanas ambientalmente inadecuadas, pero nunca tanto como ahora. Surgieron organizaciones no gubernamentales de carácter ambientalista, preocupadas con la salud humana y con el medio ambiente, y casi todas las instituciones gubernamentales incorporan preocupaciones idénticas.

Estudios y tesis sobre la relación del comportamiento humano con la degradación del mundo natural no son novedades y casi todas se refieren a los factores éticos y morales, científicos y religiosos. Nuevo es el desafío de poner en práctica un modelo ajustado y que permita mejorar la calidad de vida del ser humano en un medio equilibrado y saludable.

El ser humano ha vencido muchos y fantásticos desafíos. Desarrolló complejos equipos científicos y medios de locomoción que le han permitido viajar en los senderos de los espacios intercelulares, en el cosmos y en la profundidad de los mares. Logro aprender mucho, pero no ha sido capaz de simplemente dar de comer a todas las personas. Por más que haya obtenido gran desarrollo en las ciencias naturales no logra impedir que muchas especies desaparezcan sin al menos conocer sus estructuras y funcionamiento. ¿Por que? ¡Qué extraña contradicción fundamental!

¿Cómo revertir esta tendencia avasalladora?

Cuestionar permanentemente los modelos tradicionales de desarrollo puede ser un camino. Estimular el liderazgo en ambiente y salud en todos niveles puede ser otro. Divulgar nuevos procedimientos a ideas sobre el desarrollo sostenible ciertamente es otro. Este concepto, que tiene muchas definiciones,en su esencia significa: mejorar la calidad de vida del ser humano y preservar el mundo natural a partir de la disminución de las inequidades, reducción de la pobreza y el crecimiento económico basado en el use racional de los recursos naturales.

La Conferencia de las Naciones Unidas Sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (UNCED) realizada en Río de Janeiro en 1992 es prueba de la preocupación verdadera del ser humano por hacer cambios urgentes.

Esta gran Conferencia, que reunió representantes de prácticamente todas las naciones del planeta, ha sido el evento más grande en la historia humana. En esta ocasión fueron firmados acuerdos contenidos en un programa de acciones llamado Agenda/Programa 21, por los cuales todos los pueblos se comprometieron a adoptar procedimientos relacionados al desarrollo sostenible. Es decir preparar y capacitar a la gente para identificar los problemas ambientales y sus interrelaciones con la salud humana, así como para participar de los procesos de toma de decisiones con vistas a la preservación del medio natural y de la calidad de vida de los pueblos. En este sentido, la iniciativa de la Fundación Kellogg y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en patrocinar esta publicación contribuye para los compromisos firmados en aquella Conferencia y, más allá, al desarrollo sostenible.

El medio ambiente y la vigilancia ambiental

Esta primera parte trata de los problemas ambientales que exigen vigilancia por parte de la comunidad en general y en especial la de los sistemas locales de salud (SILOS).

La actividad humana genera impactos ambientales que repercuten en los medios físico-biológico y socio-económico afectando a los recursos naturales y a la salud humana. Esos impactos se hacen sentir en las aguas, aire y suelos y en la propia actividad humana. El control de las sustancias químicas peligrosas, el manejo adecuado de los recursos hídricos y de los residuos sólidos, el control de los vectores, de los ruidos, las vibraciones y de las radiaciones son esenciales a la protección del ambiente natural y del medio ambiente modificado donde vive y trabaja el hombre. Mientras todos los medios estén interligados (figura 1), es útil tratar separadamente cada uno de ellos para que se identifiquen mejor los problemas y sus medidas correctivas o preventivas.

En los capítulos que siguen vamos a tratar de cada uno de los temas, esclareciendo lo siguiente:

  • El contexto y el estado actual de las cuestiones ambientales.
  • Identificación de fuentes y tipo de contaminación y problemas de salud provocados por condiciones ambientales adversas.
  • Formas de evaluar, detectar y mantener registros del comprometimiento del medio.
  • Establecimiento de programas de información y de educación ambiental.
  • Vigilancia ambiental: formación de agentes medidas preventivas y correctivas.

gra2.gif (190242 bytes)

Los SILOS y la vigilancia ambiental

Los servicios locales de salud (SILOS) nacieron del principio de democratizar los servicios de salud. Son unidades político-administrativas, territorial y poblacional básicas. Tienen responsabilidades administrativas, financieras y de prestación de servicios claramente definidas. En condiciones adecuadas deben tener capacidad de resolución sobre la utilización de sus recursos materiales, financieros y humanos. Los SILOS comprenden personal a instalaciones de todas las instituciones, inclusive gubernamentales, cuyo quehacer incide en las condiciones de salud de la población en su área de influencia. Los SILOS modifican el enfoque tradicional de atención de salud enfatizando la estructuración de comunidades saludables, el control del medio ambiente y la integración de programas con enfoque en la familia y la comunidad. Para que existan los SILOS es preciso primeramente la decisión política, seguida de la definición de una estructura técnico-administrativa responsable de conducir el proceso a nivel local.

La cuestión ambiental puede sonar familiar para los profesionales de salud y, en términos del área de su competencia, tiene algunos elementos muy conocidos como higiene y saneamiento. Los estudios y el abordaje integrado que hacen parte de las ciencias ambientales, hoy en día, traen muchas informaciones y concepciones nuevas, muy importantes y útiles para la actuación del personal de los SILOS.

Sin embargo, la mayor parte de los agentes de salud no tuvieron ocasión, en sus cursos de formación general o profesional, de recibir una capacitación en cuanto a las dimensiones del medio ambiente y sus consecuencias en las diversas áreas de la salud pública, por que este es un campo aún nuevo, en construcción, para el cual las escuelas y universidades no estaban preparadas.

Así, para hacer frente a los desafíos de la modernización y ejercer sus responsabilidades en términos de vigilancia ambiental, el personal de los SILOS debe capacitarse en esta área. ¿Cómo hacerlo, si por un lado el SILOS no es una institución educacional y por otro su personal no está, en general, especializado en capacitación ni en medio ambiente? ¿Cómo proceder en tales condiciones?

Esta primera parte es justamente para dar indicaciones útiles a los responsables por los SILOS en cuanto a las acciones de capacitación de sus agentes en el área ambiental. Sin embargo, para la ejecución de las tareas indicadas, lo más adecuado es trabajar conjuntamente con instituciones, universidades, hospitales-escuela y establecimientos de educación, que tengan profesionales especializados o con reconocido conocimiento en salud y medio ambiente.

La capacitación del personal en vigilancia ambiental:

¿A quién capacitar?

Para facilitar, uno puede dividir los profesionales de los SILOS que pueden recibir capacitación ambiental en tres grupos con perfiles diferentes en términos de su interacción con tales cuestiones y responsabilidades en acciones de prevención o corrección de los problemas relacionados con la vigilancia ambiental:

  • Grupo 1 - los agentes decisorios, que deben tener una visión general sobre el todo para comprender las necesidades y las estrategias de las acciones en esta área.
  • Grupo 2 - los profesionales encargados de los asuntos de atención a la salud pública, ocupacional y sanitaria y cualquier otro que tenga relación al bienestar social, a las condiciones de viviendas o trabajo y a la infraestructura urbana.
  • Grupo 3 - los agentes de educación encargados de trabajar con la comunidad en asuntos de salud, medio ambiente y otros asuntos que exigen la participación social, tales como prevención del uso de drogas.

Los objetivos, los contenidos y las estrategias de las acciones direccionadas para la capacitación deben ser diversas para cada uno de esos grupos. Así, en el seguimiento se separarán las informaciones y los ejemplos concretos de experiencias en programas para cada uno de los tres grupos.

Formación de agentes decisorios, responsables por la toma de decisiones - Grupo 1

Las personas que toman decisiones en los SILOS, desde secretarios municipales de planificación, salud, obras y saneamiento, medio ambiente y otros, hasta directores de hospitales, gerentes, jefes de departamentos y encargados de puestos de salud, todos necesitan recibir informaciones generales para poder promover las acciones necesarias, coordinar los programas y ejercer funciones de vigilancia ambiental. Además, es fundamental que tales personas estén preparadas para proponer medidas y participar en las decisiones locales con respecto al medio ambiente y a la salud. Uno de los objetivos de este Manual es justamente entregar a este grupo de personas las informaciones básicas sobre las interfaces entre el medio ambiente y la salud, con vistas a incrementar las funciones de vigilancia ambiental. Así, su contenido presenta una síntesis de las informaciones esenciales en términos de calidad ambiental y otros asuntos pertinentes.

Un importante instrumento de gestión ambiental, el programa Marco de Atención al Medio propone a los tomadores de decisión que:

  • analicen detalladamente los factores que intervienen en la relación de la comunidad con un medio ambiente (biológicos, culturales, sociales, económicos, políticos, técnicos, geográficos);
  • tengan conciencia de que las acciones individuales y de grupo tienen una repercusión ambiental y sean capaces de identificar y evaluar dichas repercusiones;
  • adquieran aptitudes de actuación e intervención en la resolución de los problemas de salud ambiental.

Si los niveles decisorios tuvieran la oportunidad, se recomienda que busquen la ayuda de los especialistas que puedan proporcionarles cursos y les permitan profundizar estudios y actualizarlos en las cuestiones ambientales, pues son de importancia trascendental para la salud pública.

Formación de profesionales encargados de la atención a la salud pública, ocupacional y sanitaria - Grupo 2

Se recomienda, para la formación de los profesionales de los SILOS, médicos, enfermeras y técnicos, que actúan directamente con la atención al medio en sus diferentes aspectos, además de una visión general sobre los contenidos propuestos para el primer grupo, un mayor grado de informaciones y de orientaciones prácticas aplicadas a la situación especifica de la comunidad de los SILOS en cuestión (véanse más adelante las orientaciones sobre estrategias).

La capacitación de tales agentes es fundamental para el ejercicio competente de la vigilancia ambiental, y debe buscar:

  • discutir la realidad ambiental de la comunidad asistida por los SILOS, el papel que debe asumir el sistema de salud y los problemas que encuentran en su cumplimiento;
  • sugerir y discutir con el grupo las formas prácticas de ejercer su parte en los diagnósticos, pronósticos, proposición de soluciones a implantación de medidas preventivas y correctivas propias de la vigilancia ambiental en cada área de actuación;
  • identificar cómo deben integrarse las diferentes partes del sistema en las acciones de vigilancia ambiental y no dinámica;
  • planear sus acciones futuras y las decisiones sobre implantación de nuevos procedimientos y el momento de hacer evaluaciones que proporcionen los redireccionamientos necesarios cuando sea el caso.

Formación de los agentes de educación ambiental y sanitaria Grupo 3

Este grupo, además de las informaciones propuestas para los grupos anteriores, necesita soporte para una actuación educativa y una interacción con la comunidad.

Así, aun más que a los agentes de los otros grupos, se les debe proporcionar una posición interactiva y participativa en su proceso de capacitación para preparar mejor a las personas para la comprensión de lo que son los métodos interactivos y participativos necesarios en su acción educacional en la comunidad.

Se recomienda tratar los temas básicos ya mencionados, incrementados de:

  • informaciones sobre experiencias locales y regionales de educación para la salud, educación ambiental y otras;
  • estrategias creativas de movilización de los grupos que se utilicen como medios para estimular la interacción;
  • identificación de grupos sociales más necesitados de información, personas que puedan ayudar en las tareas educacionales tales como profesores, religiosos, estudiantes, líderes;
  • análisis de la situación local, de las iniciativas existentes y su evaluación, para determinar las demandas prioritarias y la capacidad de atenderlas;
  • información y discusión sobre métodos de enseñanza adecuados a la comunidad considerando características como edad, cultura y etnia, valores locales, y otros;
  • proposición y discusión de planos/ proyectos de educación ambiental incluyendo objetivos, contenidos, métodos, propuestas de intervención local, formas de monitoreo y evaluación.

Las orientaciones para este grupo deben incluir el desarrollo de capacidades para planear proyectos educacionales basados en la realidad y expectativas de la comunidad;

para comunicarse a interactuar con la comunidad con la cual va trabajar y para ejecutar las acciones de educación empleando los métodos más indicados para el caso, trasmitiendo los contenidos esenciales para los objetivos de la vigilancia ambiental y redireccionando las acciones en el proceso, de acuerdo con los resultados de prácticas de evaluación participativas.

En el capítulo " Estrategias y apoyo para la capacitación de agentes de vigilancia ambiental" será vista más profundamente la cuestión de la capacitación de actores para la vigilancia ambiental.

Algunos de los temas básicos que deben conocer todos los grupos son presentados en el siguiente capítulo.

Los sistemas ambientales - Un abordaje teórico para el estudio de la vigilancia ambiental

Las actividades humanas pueden causar desequilibrios ambientales en el aire, aguas, suelos y en el medio socio cultural. En el seguimiento vamos a tratar de los temas según su subdivisión en el ambiente como el aire, aguas, suelo y por asuntos como ruidos, residuos y otros, mientras se reconozca que esta división es únicamente para facilitar la presentación de los asuntos. En la naturaleza no existe la separación absoluta entre aire, aguas y suelos. Ellos forman conjuntamente un todo inseparable en que cualquier alteración de uno repercute en el otro. Un ejemplo es la lluvia que se genera en el aire y afecta las aguas, la cosecha y las propiedades. Además los problemas ambientales no se restringen al espacio pudiendo atingir grandes áreas del planeta, como es el caso de la contaminación nuclear, la de los mares y el agujero de ozono. Por otro lado, también se reconoce que la mayor parte de los problemas ambientales se crean a nivel local y es a este nivel que vamos a tratarlos, aunque no en orden estricto, ya que los asuntos de competencia provincial o nacional también deben ser considerados por los SILOS, pues repercuten en las políticas locales y en la calidad ambiental.

Así, los asuntos de medio ambiente deben ocuparse de numerosos aspectos como, por ejemplo, la cuestión urbana y rural y las relaciones entre agricultura y salud, ya que se estima que en el año 2000, 70 % de la población de la Región vivirá en conglomerados urbanos que tienden a generar serios desequilibrios ambientales.

Aguas

El contexto

El agua es el elemento más esencial a la existencia de la vida. Compone dos tercios de nuestro cuerpo y tres cuartos de la superficie del planeta Tierra.

Del agua disponible en el mundo, 97,3% es salada, o sea, de los mares. Solamente 2,7% es agua dulce y de esa cantidad solamente 0,66% está disponible para el abastecimiento de las personas, ya que el 2.4% se encuentra almacenada en forma de hielos en los polos y las cordilleras.

El agua es un recurso abundante en las Américas, pero mal distribuido y su calidad sufre un deterioro progresivo, el cual está en función directa con el rápido crecimiento de la población y sus múltiples actividades económicas, principalmente las agrícolas, industriales y de servicios.

El volcamiento de un galón de gasolina puede
envenenar el agua potalbe de una comunidad
de  50.000 personas

La salud humana, el bienestar y la calidad de vida tienen vínculos determinantes con los recursos hídricos, con el saneamiento y con la disponibilidad del agua en cantidad adecuada y calidad suficiente y es un factor primordial del desarrollo socio-económico.

Las enfermedades de origen hídrico se ubican entre los primeros cinco lugares como causa de muerte en los países de la América Latina. La mortalidad infantil promedio en estos países es de 75 por mil nacidos vivos. Existe una relación directa entre estas cifras y los datos sobre la cobertura y la calidad del agua que consumen. O sea donde hay problemas de agua la mortalidad es mayor.

Es bien conocida la importancia que el recurso hídrico ha tenido en el desarrollo de las civilizaciones, que se han desarrollado en torno al mismo. De la misma forma, en la vida moderna, sin el suministro de agua quedan restringidas las posibilidades del desarrollo humano. La contaminación del agua por organismos patógenos y sustancias químicas tóxicas resulta en enfermedades y causa problemas sociales por una calidad de vida disminuida. El manejo inadecuado de los recursos hídricos y la baja calidad del agua potable genera un cúmulo de enfermedades que exterminan inexorablemente a las poblaciones expuestas.

Muchas variables de orden físico, químico, biológico, climato-meterológico, biótico y antropogénico determinan la calidad y cantidad del agua. La concentración de actividades humanas (60% de la población de las Américas está concentrada en 20% del territorio que posee solamente 5 % de los recursos hídricos), la deforestación, el volcamiento de desechos solidos y líquidos contaminados y el uso irracional son algunos de los factores que comprometen a los recursos hídricos el desarrollo económico y, por supuesto, la salud y el bienestar de las comunidades (Cuadro 1).

Todo el recurso hidráulico proviene de la precipitación de lluvias. Los bosques, interceptan con las hojas de los árboles, parte del agua de lluvia que después se evapora. Una parte de la lluvia va a los ríos, lagos y mares o se adentra al suelo formando las aguas subterráneas. Cuando la cobertura vegetal, que retiene el agua es suprimida ocurre que además de no recargar los acuíferos, el agua escurre rápidamente erosionando el suelo lo que hace llenar los lechos de los ríos ocasionando inundaciones con serias consecuencias a la salud, agricultura, y economía.

Además de los beneficios que pueden representar a la mejoría de las condiciones de vida de las comunidades, algunos proyectos como las grandes presas, los proyectos de riego, la captación de los recursos hídricos y otras intervenciones humanas pueden generar serios desequilibrios ambientales provocando la proliferación de vectores (mosquitos, moscas, caracoles y otros) transmisores de enfermedades como el paludismo (malaria), arbovirosis, oncocercosis, esquistosimiasis y otras enfermedades (Cuadro 2). Esos proyectos requieren mucha vigilancia por parte de los planificadores y de las comunidades para minimizar sus efectos perjudiciales. Por lo tanto, existen estudios de impacto ambiental (E.I.A.s), que son una importante herramienta en el sentido de prevenir efectos ambientales adversos y adoptar medidas para mitigarlos.

El Cuadro 3 presenta algunos efectos entre obras a intervenciones humanas y su relación directa con el surgimiento de enfermedades.

Para los propósitos de este Manual, las aguas se clasifcan en agua de abastecimiento, aguas servidas, y aguas como recurso natural.

Aguas de abastecimiento

Son las aguas usadas para el consumo humano. Es importante que el personal del SILOS pueda contribuir para identificar deficiencias en los sistemas de suministro de agua, desde la captación hasta el consumo, verificando puntos críticos de las formas de almacenamiento, de tratamiento y de pérdidas. En muchos países se pierde más del 50% del agua que se produce. Los análisis físico-químicos y microbiológicos son las herramientas usadas para identificar la calidad y potabilidad del agua.

Cuadro 1
gra3.gif (68825 bytes)

 

gra4.gif (97697 bytes)

Cuadro 3

 

gra5.gif (164153 bytes)
                                                                           

Para evitar problemas, como los mencionados anteriormente, se recomienda: medidas de control de erosión de suelos y de canalización de los ríos, sistemas diseñados de forma adecuada a las necesidades humanas y características ambientales, planificaciones de los asentamientos humanos y uso racional de los recursos naturales.

Es importante identificar en el SILOS las poblaciones atendidas o no atendidas, el régimen de suministro (constante o intermitente) y el origen del agua para el abastecimiento público. Las aguas subterráneas son las aguas percoladas de la superficie del suelo y forman entre las rocas y arcillas los acuíferos donde proveen gran parte de las aguas de abasto público. Las aguas subterráneas son tan susceptibles a contaminación como las superficiales, pero una vez contaminadas son de difícil recuperación. (Los asuntos referentes al manejo de aguas de abastecimiento publico son tratados más detalladamente en el Manual No. 11 sobre vigilancia sanitaria de esta Serie.

El fin que persiguen las medidas y acciones de vigilancia ambiental en esta área temática es la protección anticipada de la población contra una amplia gama de enfermedades que pueden derivarse de una alteración de la calidad del agua y del ambiente o de estados patológicos resultantes de una exposición crónica a ciertos agentes biológicos o sustancias peligrosas que puede contener el agua.

La  inmensa mayoría de las enfermedades de
vehiculación hídrica son claramente prevenibles
asegurando una adecuada calidad del agua de
consumo humano.

La vigilancia y el monitoreo de la calidad del agua potable y de sus fuentes tiene mayor sentido cuando se la vincula a la vigilancia epidemiológica, lo que permite a las autoridades sanitarias de un país una mayor información sobre la causalidad de brotes y epidemias, establecer correlaciones y poder tomar en forma priorizada las medidas más acertadas del caso para contrarrestarlas, mayormente debido a que más del 75 % de los sistemas de abastecimientos de agua no son desinfectados o tienen problemas de desinfección eficaz y continua. Eso, además del problema de los costos, muchas veces radica en la complejidad de los sistemas de desinfección, inadecuaciones tecnológicas, falta de personal capacitado y falta de mantenimiento.

Otro fenómeno de crecientes proporciones que afecta las aguas potables tiene que ver con los frecuentes cortes en el servicio de suministro, de manera especial durante la estación seca. Las alteraciones ecológicas han hecho más severas y prolongadas las estaciones secas y más irregulares las épocas lluviosas, causando problemas en el manejo de las fuentes de abastecimiento. La interrupción del servicio genera problemas de contaminación en la red por retrosifonaje y perjuicio a las tuberías, muchas de las cuales ya cumplieron su vida útil.

En este contexto, la participación comunitaria en la gestión sanitaria y ambiental es una expresión del interés colectivo. Para cuidar y utilizar correctamente los recursos naturales se requiere la organización de los ciudadanos en forma ordenada y equitativa, en todas las acciones referentes a los problemas que les afectan.

En una étapa organizativa se debe generar la discusión colectiva, propiciar la investigación de sus problemas y el planteamiento de nuevas alternativas de acción para la búsqueda de soluciones adaptativas a sus necesidades. Así se puede lograr el fortalecimiento y la consolidación del desarrollo comunitario, con acciones concertadas interinstitucionalmente a nivel de los sistemas locales de salud (SILOS).

En comunidades donde ya se tengan experiencias organizativas coherentes resulta necesario perfeccionar los procesos participatorios de la población en la planeación de políticas y en la modificación de las prácticas sociales y productivas que afecten su ambiente y, por ende, a su calidad de vida. La comunidad debe, por lo tanto, tomar parte activa en todas las etapas del proceso de planificación, de ejecución y evaluación del proyecto, a fin de reflejar acciones donde se expresen sus necesidades reales.

Resulta importante señalar el papel protagónico y estratégico que debe jugar la mujer organizada como sujeto activo en la participación comunitaria desde sus propias perspectivas, deseos y necesidades; ella, como principal usuaria-beneficiaria, guarda una relación muy fuerte con los recursos hídricos, lo que genera una mayor claridad y receptividad para entender los problemas y proponer soluciones prácticas, una vez que se le dé la debida atención como sector social afectado. "La experiencia en trabajos comunitarios en la región centroamericana hace evidente la potencialidad que reúnen las mujeres en términos de efzciencia, rigor, constancia y solidaridad, factores claves para la realización exitosa de proyectos con estas características. `

Cada vez más se destaca el rol que en proyectos como el que nos ocupa pueden desempeñar las organizaciones no gubernamentales (ONGs), cuyo número a influencia social son cada vez mayores. Al respecto hay que recordar lo afirmado en la Agenda 21 que las organizaciones no gubernamentales y los grupos comunitarios pueden proporcionar una alternativa eficiente y efectiva a los órganos públicos en la ejecución de programas y proyectos.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (UNCED 92), recomendó que los gobiernos, las fundaciones y demás fuentes privadas y públicas de financiación otorguen alta prioridad a esas organizaciones.

Aguas como recurso natural

Son las aguas de los ríos, lagos, lagunas, mares y las aguas subterráneas. El ambiente de los cuerpos de agua posee organismos vivos como algas, phytoplancton, zooplancton, organismos bentónicos, peces cuya existencia puede ser perjudicada por la contaminación o el manejo inadecuado de los recursos hídricos. La erosión de los suelos, el dragaje y las inundaciones causan grandes impactos ambientales adversos porque rompen con el equilibrio ecológico y aniquilan especies de la fauna y flora acuática.

Los usos del agua como recurso natural deben ser determinados por ley y pueden ser: agrícolas, industriales, energético, transporte, recreacional. Según los usos del agua los patrones de emisión son mas o menos restrictivos.

Los vientos, clima y temperatura son otros factores determinantes de la supervivencia de las especies de que depende el ciclo vital. El desequilibrio causado por el exceso de nutrientes en los ríos, mucho debido al lanzamiento de aguas servidas con altos teores de nitratos y fosfatos, causan la eutrofización de los ríos y lagos. Las aguas de los ríos y de los lagos requieren de una calidad mínima para soportar la vida. Los peces, por ejemplo, necesitan de oxígeno disuelto por lo mínimo de 6 p.p.m.y las demás especies no sobreviven con cantidades por arriba de contra valores de cloretos, carbonatos, bicabornatos y sustancias tóxicas como arsénico, cianetos y metales pesados. Cada país debe establecer límites patrones de emisiones por norma o por ley. Parámetros importantes para medir la calidad de las aguas son, la turbidez, BDO, DQO, número de coliformes fecales y coliformes totales.

Las aguas llamadas de "recreación" son lás utilizadas para deportes acuáticos o baño y son responsables por la trasmisión de muchas enfermedades. Por to tanto, el control y la vigilancia ambiental de los sitios de recreación, playas o piscinas debe ser permanente y la comunidad continuamente avisada sobre la calidad del agua y de los riesgos de exposición en aguas contaminadas. La vigilancia ambiental en las aguas recreativas deben generar fichas de control técnico y sanitario. En especial, en el caso de piscinas, deben ser analizados los parámetros: cloro residual, pH y turbidez. En las playas, análisis bacteriológicos son fundamentales para determinar locales propios o no para el baño.

La ingestión del agua o de alimentos, tales como hortalizas y el contacto del cuerpo con agua contaminada son las principales vías de contaminación. Sin embargo, la infección humana no se debe solamente a la ingestión de los organismos patógenos. Varios factores intervienen como el aspecto nutricional, las inmunizaciones, la dosis ingerida y otros.

Las enfermedades diarréicas son los más significativos problemas de salud que afectan principalmente a la población infantil (la rehidratación oral y alimentación apropiada son fundamentales para combatir la enfermedad) y es la primera causa de muerte entre los niños de uno a cuatro años con dos millones de defunciones al año en todo el mundo.

La mortalidad infantil puede ser reducida en más de 50% y se puede evitar más de la mitad de los casos de diarrea mejorando la calidad del agua y del saneamiento.

Algunas de las principales zoonosis son las trasmitidas por los caracoles que transmiten la esquistosomiasis, los mosquitos que transmiten-arbovirosis y la fiebre amarilla, malaria, filariasis y el dengue. Las moscas transmiten la oncocercosis (ceguera del río) que afecta un tercio de las poblaciones rurales de Centroamérica. Los flebótomos la leishmaniasis.

Aguas servidas

Aguas servidas son las aguas residuales resultantes de los domicilios, industrias y demás actividades humanas. En este caso es importante identiicar, en el área de influencia del SILOS, los puntos de lanzamiento de aguas servidas industriales, de servicios, urbanas y agrícolas y verificar si existen y la eficiencia de los tratamientos de aguas servidas, tanto en el área de los SILOS, cuanto en los sitios ubicados aguas arriba. En caso de riesgo eminente por la no existencia de tratamientos, la vigilancia ambiental debe accionar los organismos gubernamentales para que se tomen las medidas correctivas correspondientes.

La vigilancia ambiental debe estar atenta al peligro de los vertidos respecto a los posteriores usos humanos del cauce receptor y la utilización indebida de aguas residuales.

El riego de cultivos con aguas servidas no tratadas y su utilización indebida es un factor potencial de contaminación de los alimentos.

Según la metodología del Programa Marco, se debe incluir como obligatoria la vigilancia ambiental de las aguas servidas o residuales urbanas cuyos vertidos deben ser ubicados en mapas. Además, se debe identificar el tipo de tratamiento, por fosa séptica, lagunas de estabilización a otro, así como su estado de mantenimiento y funcionamiento. El Manual sobre vigilancia sanitaria es un buen soporte para identificar formas correctas de tratamiento de aguas servidas.

El volcamiento de aguas servidas conteniendo alta concentración de patógenos y materia orgánica que se vuelven nutrientes, como por ejemplo los nitrógenos de los fertilizantes y de residuos domiciliarios, son responsables por el fenómeno llamado eutroficación, que es la proliferación desordenada de biomasa. Si la carga orgánica es aún mayor se llega a consumir todo el oxígeno disuelto en los ríos y después, por falta del oxígeno. muchos seres vivos mueren, transformándose en más materia orgánica al requerir más oxígeno. Cuando este fenómeno ocurre se puede observar además de una coloración verde en los ríos o lagos una mortandad de peces. Por lo tanto, no todos los lagos y ríos verdes son puros, pueden ser, al contrario, los más contaminados.

Para evitar muchos problemas ambientales, las actividades urbanas y los proyectos que resulten en alteraciones ambientales deben ser precedidos de estudios de impacto ambiental, para prevenir y mitigar los efectos adversos consecuentes.

El lanzamiento de aguas servidas contaminadas derivadas de actividades industriales de la creciente urbanización asociada a la deforestación y al uso intensivo de agroquímicos generan impactos adversos en los ecosistemas naturales y alteran las complejas relaciones entre el ser humano y su medio ambiente afectando su salud y bienestar.

Se observa el deterioro en la calidad del agua como consecuencia de alteraciones ambientales y su contaminación es generada principalmente por descargas de materia orgánica provenientes de aguas negras domésticas, desechos industriales y aguas de irrigación, que poseen altos niveles de DBO* y bajos niveles de oxígeno disuelto (OD) en algunos cuerpos de agua receptoras; asimismo, se dan problemas de contaminación por organismos patógenos y contaminación por detergentes y fertilizantes.

La contaminación ocasionada por metales pesados, fenoles, cianuros, arsénico y otras sustancias químicas potencialmente tóxicas constituyen un problema potencial, al igual de lo que sucede con los agroquímicos provenientes de los cultivos de soya, algodón, café, arroz, caña de azúcar, banano, maíz, hortalizas y las actividades pecuarias. Es preocupante en algunos países la contaminación por mercurio generada por la extracción de oro y la contaminación natural salina por boro y arsénico.

El deterioro acelerado de los cuerpos hídricos requiere de acciones que permitan el establecimiento de planes ordenadores, sistema de monitoreo y el desarrollo de normas y tecnologías que regulen y mitiguen el nivel de las descargas contaminantes que comprometen la salud de gran parte de las poblaciones expuestas.

Factores de riesgo y medidas de control asociados al agua

Como se ha dicho, existe una estrecha relación entre el deterioro de la calidad del agua de uso y consumo humano y la frecuencia de ciertas enfermedades de importancia. De hecho, la falta de un abastecimiento seguro de agua y el deterioro de las condiciones de saneamiento básico explican la persistencia de altas tasas de enfermedades transmisibles en los países en vías de desarrollo, entre ellas hepatitis y tifus.

Se ha calculado que más del 80% de todas las enfermedades en el mundo están relacionadas con el consumo de agua no potable o de mala calidad y millones de niños fallecen anualmente en los países en desarrollo como consecuencia de enfermedades diarreicas, siendo la causa principal de las mismas infecciones generadas por las bacterias, virus y parásitos presentes en agua de consumo humano y otros medios de infección al hombre.

Aunque el agua es el principal vehículo de propagación de las enfermedades transmisibles, debe tenerse en cuenta que la sanidad de los alimentos, las normas personales y familiares de higiene y la disposición sanitaria de las excretas, constituyen aspectos muy importantes para evitar la proliferación de esas enfermedades. Con mayor frecuencia se dan casos de contaminación de fuentes de agua por sustancias químicas peligrosas, en especial con plaguicidas y fertilizantes que provienen de las corrientes agrícolas.

Las enfermedades motivadas por la ingestión de sustancias tóxicas tienen una etiología diferente de las enfermedades causadas por organismos patógenos microbiológicos que se desarrollan rápidamente. Las enfermedades causadas por sustancias tóxicas en agua usualmente ocurren después de muchos años de exposición. La cronicidad de la exposición puede causar cánceres, alteraciones genéticas a incremento de la teratogenicidad y de la mutagenicidad. Esas enfermedades son actualmente menos comunes en relación a las producidas por organismos patógenos, pero su frecuencia absoluta va en aumento.

Debe tenerse en cuenta que la atención al manejo adecuado del recurso hídrico extiende su esfera más allá de los riesgos a la salud por consumo o contacto directo, y debe referirse también al agua como habitat poteiicial para la reproducción de vectóres y transmisiones de enfermedades importantes, en especial de la malaria, de los diversos tipos de dengue y eventualmente de la fiebre amarilla.

En varios países de la América Latina se ha registrado un marcado incremento en la incidencia de la malaria y epidemias de dengue y brotes de la variedad hemorrágica. Todo ello sugiere la necesidad de nuevos enfoques para coadyuvar al control de estas patologías y no seguir basando las acciones solo en el ataque al vector por medio de plaguicidas, a los cuales incluso se han hecho muy resistentes. Es preciso transponer esa frontera y apuntalar los programas nacionales y locales de control con medidas basadas en la medicación de las personas y el control del habitat (por ejemplo, drenaje de las aguas estancadas, mejor planificación de los embalses y proyectos de riego, manejo adecuado de recipientes domiciliarios, etc.), en la biología y etiología de los vectores, lo mismo que en acciones de control integrado (o biológico) de plagas; en pocas palabras, en diversificar las medidas de control.

En las medidas de control de vectores la acción participativa de la comunidad es fundamental, desde el control domiciliario de los posibles criaderos de vectores, hasta la eliminación de charcas y reservorios varios como criaderos potenciales de los anofelinos.

La séptima pandemia de cólera empezó en el Perú en enero de 1991 y las grandes campañas de educación desarrolladas por todos los medios de comunicación social y mediante los sistemas de educación formal, han logrado mitigar el avance de esta epidemia y paralelamente de otras que con medidas de higiene personal pueden ser parcialmente controladas. No obstante estos esfuerzos para mejorar el control y para desarrollar campañas masivas de educación, con la asistencia técnica de la OPS/OMS y con la decidida cooperación de los países desarrollados, la situación que debe ser resuelta es de una magnitud muy superior a los medios con que se cuenta para alcanzar coberturas y controles satisfactorios. Esta realidad obliga a formular planes de medio y largo plazo, independientemente de las acciones coyunturales que tratan de controlar una propagación masiva del cólera.

La vigilancia ambiental

Los procesos de vigilancia ambiental exigen acciones que hagan viable los nuevos enfoques en materia de administración de los recursos hídricos, así como lograr la motivación básica para que toda la sociedad muestre interés en la temática del manejo y la conservación de las fuentes de agua y el control de la calidad del agua potable.

Los enfoques tradicionales ayudaron a mejorar el abastecimiento de agua y el saneamiento, principalmente en las zonas urbanas y en menor grado en las áreas rurales. Sin embargo, esos enfoques atendieron insuficientemente al control de la calidad del agua potable en las áreas rurales y suburbanas. El manejo integral de cuencas y la conservación de los recursos hídricos es un esfuerzo a ser atendido.

El proceso de planificación que conduce a la protección de las fuentes de agua y a un suministro seguro en cuanto a su calidad, debe integrarse en el proceso estratégico de los sistemas locales de salud (SILOS) y tiene como elementos claves su carácter multisectorial, así como su dimensión interdisciplinaria.

Otro aspecto importante que contribuye a la vigilancia ambiental es el desarrollo de investigaciones aplicadas y de divulgación de tecnologías alternativas tanto de utilización como de protección del agua. En el caso particular de las investigaciones es necesario lograr nuevos dispositivos para la desinfección del agua de consumo humano, así como el estudio de los hábitos, actitudes y habilidades de la población para lograr su uso adecuado. Estas constituyen la apertura hacia nuevas opciones que son reclamadas con urgencia para poder llegar a las poblaciones que aún no cuentan con estos dispositivos indispensables para cortar la cadena de transmisión de enfermedades y muertes vinculadas a la ingestión de aguas contaminadas.

La vigilancia ambiental puede diseminar la necesidad de propiciar el desarrollo de las instituciones universitarias y de investigación, lo cual constituye un complemento esencial de la gestión ambiental.

Como estudios epidemiológicos han demostrado la relación directa entre agua contaminada y las enfermedades de origen hídrico, se considera necesario fortalecer o establecer un sistema de vigilancia epidemiológica que permita conocer las tendencias de las enfermedades, incluyendo datos sobre factores asociados a la exposición, los agentes etiológicos circulantes y prevalentes y la magnitud del impacto en la salud colectiva, principalmente en los sectores más afectados y vulnerables.

Sin un sistema de vigilancia epidemiológica no es posible establecer la estratificación epidemiológica necesaria para definir las estrategias y orientar las acciones de combate a los brotes epidémicos de las enfermedades de transmisión hídrica. (El Manual No. 10 de esta Serie, "Vigilancia Epidemiológica", trata del asunto con más profundidad).

Otros aportes de la vigilancia ambiental pueden ser:

  • Combatir la proliferación del mosquito Aedes Aegypti con aplicaciones controladas de insecticidas y destrucción de los criaderos en aguas paradas (neumáticos, vasos, y otros depósitos de aguas artificiales al aire libre, depósitos inadecuados de basuras). La prevención se hace por lucha antivectorial y vacunaciones. Como el mosquito Aedes, que transmite la malaria, pica por la noche, la protección personal (mosquiteros y repelentes) es importante, así como la aplicación de insecticidas residuales en las casas y el ordenamiento del medio.
  • Colaborar para el control de caracoles que transmiten la esquistosomosis.
  • Orientar a la población sobre formas higiénicas y seguras de almacenamiento de agua dentro de la vivienda.
  • Controlar el drenaje urbano y el diseño adecuado de derrames y canales y la aplicación de larvicidas en las ciudades.
  • Elaborar campañas para la destrucción o vaciado de depósitos de agua artificiales en las áreas urbanas, casas y jardínes, pues es fundamental para impedir la proliferación del mosquito transmisor del dengue.
  • Participar de campañas para evitar la contaminación de playas, piscinas y locales de recreación pública.
  • Controlar y supervisar la realización de obras y la prestación de servicios públicos de acuerdo a las necesidades comunitarias y participar y cooperar con el trabajo solidario en la ejecución de obras y en la administración de los servicios públicos.
  • Vigilar para que la cantidad, continuidad y calidad del servicio, sean factores que deban atenderse en forma simultánea, pues la salud y bienestar de las poblaciones receptoras del servicio depende de ellos.

También es sustancial el apoyo que pueden ejercer en la vigilancia ambiental del SILOS ciertas organizaciones religiosas, maestros rurales y trabajadores de la salud en el desarrollo de experiencias educativas orientadas a reflejar la importancia del manejo racional y ordenado de los recursos hídricos para preservar la salud de su comunidad.

El Cuadro 4 presenta una relación de las principales enfermedades transmitidas por ingestión o contacto con agua contaminada.

Cuadro 4

gra6.gif (70379 bytes)

Aire

El contexto

El planeta Tierra se encuentra rodeado por una capa de gases ( 78 % de nitrógeno, 21% de oxígeno, 1% de otros gases) que se llama atmósfera, conocida como aire. La contaminación del aire es una de las más antiguas, empezando por el humo producido por el fuego. El aire que provee los gases necesarios para la vida puede ser alterado por la emisión de contaminantes de fuente natural como de los volcanes y polvos generados por los vientos o por las actividades y equipos humanos como las industrias y vehículos automotores. Hoy día, los niveles de contaminación del aire en las ciudades o cerca de algunas actividades industriales han llegado a extremos muy peligrosos.

Además de presentar un riesgo directo para la salud humana, la contaminación del aire puede diseminarse con los vientos, producir las lluvias ácidas (generadas, por ejemplo, por el contacto del S02 con los vapores de agua) y causar problemas para el medio ambiente más lejano contaminando el agua y el suelo, las partes expuestas de plantas, animales, y de los edificios. Una fuente de contaminación aérea puede comprometer los ambientes, hasta los ubicados lejos, incluso en otros municipios, provincias o países. Por Lo tanto, hay que tener en cuenta que deben tomarse medidas con respecto a la vigilancia ambiental, patrones de emisión y aspectos jurídicos y legislativos de la contaminación del aire.

Una de las razones que hacen de las fuentes de contaminación del aire un problema de difícil solución, al menos en el nivel local y en el corto plazo, es que la opción para reducirla muchas veces implica cambios de empleo y utilización de las fuentes de energía. Por otro lado, como la energía está en la base de toda la producción, los costos energéticos se proyectarán en el precio de todos los productos a influirán en la micro y macro-economía. Las políticas energéticas son en general políticas nacionales, pero a la sociedad cabe tomar la decisión entre mejorar la calidad de la salud ambiental, pagando los costos del cambio de tecnologías y combustibles, o economizar en los procesos de producción y pagar los costos sociales causados por un ambiente más degradado y contaminado, con los consiguientes perjuicios a la salud pública.

En general, se consideran dos tipos de cuestiones asociadas con el aire: los efectos del aire en los ambientes internos (viviendas, oficinas, talleres, fábricas, establecimientos públicos) y en los ambientes externos o aire libre (calles, campo, áreas de recreación, plantaciones).

Contaminación atmosférica

Los agentes de los SILOS pueden colaborar con el órgano de control ambiental en la identificación a inventario de las fuentes (fljas y móviles) de contaminantes de la atmósfera. Como fuentes fijas nos referimos a fábricas, industrias, usinas y otras actividades humanas realizadas en un único local. Las móviles son los vehículos automotores que emiten gases o vientos.

Un cuidado que se debe tomar en cuenta al identificar fuentes de contaminación o polución es el propio concepto que los define, ya que no es todó y cualquier lanzamiento de materia o energía que caracteriza una contaminación o polución. Contaminación o polución del aire es la emisión al ambiente de materia, sustancia o energía por encima de patrones de emisiones establecidos. El establecimiento de patrones de emisiones es una valiosa herramienta de gestión ambiental y en el caso de las emisiones aéreas deben, siempre que sea posible, ser establecidos en conformidad con los provinciales, nacionales a internacionales.

La contaminación del aire puede ser debida a contaminantes primarios, aquellos emitidos directamente por las fuentes (como los óxidos de nitrógeno, plomo, monóxido de carbono), o secundarios, aquellos que se producen por la reacción de los contaminantes primarios con el agua a otras sustancias químicas. El ozono y el ácido sulfúrico son ejemplos de contaminantes secundarios. El plomo es uno de los peores contaminantes emitidos por la quema de gasolina, así como el ozono, que en la naturaleza y a grandes alturas (25 Km) nos protege de los radios ultravioletas del sol, y cuando se encuentra en altas concentraciones cerca de la superficie de la tierra contamina el aire que respiramos. El ozono aumenta durante el día pues es resultado de una reacción fotoquímica del sol sobre los óxidos de nitrógeno emitidos por la quema de combustibles.

Un "buen aire" es el que garantiza vivir con salud y bienestar. O sea: con oxígeno suficiente para respirar con facilidad, sin olores desagradables, sin malestar para la visión y sin riesgos para la salud.

Algunas veces se puede fácilmente percibir cuando el aire no está en buenas condiciones: se sienten los olores desagradables, se ven los humos, o se siente la falta del oxígeno. Pero la mayor parte de las ocurrencias peligrosas de contaminación del aire no se pueden percibir sino por sus efectos dañinos en la salud de las personas o por análisis con instrumentos adecuados

Factores de riesgo

En el caso del aire, más que en todos los medios sujetos a la vigilancia ambiental, es vital detectar con tiempo las tendencias de que empeoren de las condiciones de contaminación antes que los índices alcancen el nivel de peligro, ya que todos los que viven o pasan por una área afectada están sujetos a la contaminación, y la concentración de los contaminantes en el aire puede ser muy rápida, con consecuencias difíciles de controlar.

Las principales fuentes de contaminacion son la biológica y la físico-química. La contaminación biológica del aire proviene de animales y personas infectadas por microorganismos que se propagan por el aire: virus (como los de gripes, ornitosis, hepatitis vírica), bacterias (como la de tuberculosis, y fiebre tifoidea) y hongos (como los que causan aspergilosis a histoplasmosis). Algunos de esos contaminantes caracterizan enfermedades ocupacionales y al ser diagnosticadas se debe indicar los sitios en que vive y trabaja el paciente para futuras medidas en caso de otras ocurrencias.

La contaminación física del aire es debida a los procesos naturales a industriales que producen gases y partículas sólidas inactivas en suspension: el llamado "polvo". Esas partículas pueden causar, entre otras enfermedades:

  • constricción de las vías respiratorias (asma), muchas veces acompañadas de rinitis y conjuntivitis;
  • irritación aguda y broncoconstricción refleja;
  • respuesta no especifica al polvo, por ejemplo, bronquitis crónica;
  • neumoconiosis;
  • enfsema focal;
  • silicosis;
  • fibrosis intersticial difusa.

Fuertes vientos y emisiones de los volcanes son ejemplos de fuentes naturales de polvo y es muy importante tener bajo observación las áreas en que comúnmente ocurren para tomar medidas de prevención adecuadas como parte de la vigilancia ambiental.

En términos de la salud humana, el dióxido de azufre (SO2), y las pequeñas partículas emitidas son los dos más perjudiciales. Su fuente mayor es la combustión de carbón y aceite en plantas de generadores eléctricos y muchas industrias entre las cuales se destacan las que producen papel y pulpa, sustancias químicas y plaguicidas, refInerías de petróleo y siderurgias.

El responsable principal por la contaminación del aire urbano es el empleo de los combustibles fósiles: carbón y derivados del petróleo. Cuando se queman esos combustibles producen sustancias daniñas a la salud, principalmente dióxido de azufre, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, materia particulizada, hidrocarburo, ozono, plomo y otros metales.

La topografia, la altitud, las edificaciones, los regímenes de vientos, el clima, son aspectos que interfieren en la concentración o dispersión de contaminantes. En términos de cantidad producida en las grandes ciudades modernas, al igual que en las pequeñas, el monóxido de carbono suele ser el más importante contaminante del aire y su principal fuente son los medios de transporte que emplean gasolina, diesel a otros aceites.

La calidad del aire en los ambientes internos, como en las residencias en general, puede ser peor que la de los ambientes externos, ya que además de la concentración se pueden sumar los humos de combustión de la cocina o calefacción, cigarrillos y otros.

Así, la contaminación del aire puede resultar muy peligrosa para personas que pasan mucho tiempo en ambientes cerrados, sin ventilación adecuada.

Las principales actividades humanas que causan contaminación física del aire son:

  • procesos que emplean el asbestos;
  • producción, almacenaje y procesamiento de granos, cereales, harinas de fbras como algodón, cáñamo, lino y sisal;
  • transformación de madereras mercenarias;
  • fábricas de detergentes y de poliuretano;
  • procesos basados en arena;
  • mineración de carbón;
  • producción y procesamiento de metales en los que se emplean sílice y cuarzo.

Sin embargo, la más grave contaminación del aire es la contaminación química. A ella contribuyen las actividades de producción de energía, como ya se explicó anteriormente, las industrias que lanzan partículas orgánicas e inorgánicas en el aire y las actividades agrícolas que contaminan el aire directa e indirectamente a través de los procesos de erosión.

La contaminación del aire puede generar, además de los problemas presentados anteriormente, alergias, cáncer de estómago, enfermedades cardíacas y náuseas.

Para informaciones más precisas sobre cada enfermedad y su diagnóstico se recomienda consultar obras especializadas que se pueden obtener en los centros de investigación, en organizaciones que trabajan con salud y centros de información.

Otros indicadores de contaminación del aire

Algunas evidencias externas tales como humo y "fog" son sencillas de observarse, pero hay otros bioindicadores. Por ejemplo, los árboles, en buenas condiciones de aire, en general abrigan en sus cáscaras formaciones de líquenes (hongos con algas) y musgos. Ya en el aire contaminado esos líquenes rápidamente mueren y no vuelven a crecer. Si se observa la ausencia o disminución de las formaciones de líquenes se debe investigar si no está empezando un problema de contaminación del aire.

La observación de los bioindicadores (plantas y animales que reaccionan más sensiblemente en la presencia de algunos contaminantes) pueden ser buena ayuda como formas de detección de contaminación atmosférica. Los estudios sobre ellos varían de región en región y están desarrollándose muy rápido hoy día, de modo que no se puede generalizar información a ese respecto. Sin embargo, puede ser provechosa la asesoría de especialistas para realizar investigaciones y dar informaciones sobre el "estado del arte" de los bioindicadores existentes en la localidad donde se encuentre el SILOS.

Por otro lado, no se deben condicionar las acciones de vigilancia ambiental a las observaciones directas a la contaminación del aire. Ya se sabe cuáles son las actividades y condiciones que usualmente producen esta situación y hay que tomar medidas de prevención efectuando periódicamente análisis en las fuentes fijas y móviles con instrumentos adecuados que detectan los indicadores físicos y químicos.

Puede resultar muy eficiente identificar cads fuente potential de contaminación en un mapa de la región, indicándose también la dirección preferencial de los vientos y otros factores de dispersión.

En función de la capacidad de difusión de cada fuente, de la ubicación de la población expuesta, y de la tipología y cantidad de emisiones peligrosas, se debe evaluar el impacto probable sobre la. salud, si los análisis indican posibles riesgos, siendo to mejor ejecutar medidas sistemáticas, o sea, monitorear las fuentes.

Detección y medidas

Pares la determinación de valores aceptables y tasas de riesgo de less características del aire se pueden consultar las determinaciones legales del país o provincia que determinan los límites de legalidad. Pero, en términos de vigilancia ambiental se recomienda también consultar a los indices recomendados por instituciones especializadas, como los organismos de las Naciones Unidas, y ponerse en estado de alerta siempre que los parámetros muestren una tendencias de aproximarse o superar esos indices. Los dos datos más representativos de la calidad del aire en zonas urbanas son los indices asociados con el dióxido de azufre (SO2) y las partículas en suspensión (SPM). Para ellos, por ejemplo el programa "Sistema Global de Monitoreo Ambiental" del PNUD propone:

  • "Para el dióxido de azufre, cantidades hasta 40-60 ug/m3 en general no causan daños a la salud, por encima de ese
      índice los problemas van a tornarse cada vez más graves y frecuentes con el aumento de la concentración. "
  • "Para partículas en suspensión determinadas gravitacionalmente, especifícase el límite entre los 60-90 ug/m3 por encima del cual los efectos dañinos pueden empezar. " (GEMS - "Global Pollution and Health", WHO/UNEP, 1987).

Cada localidad tiene características propias, incluso clima, temperatura, humedad, geografía, vegetación y otras, además de su estructura urbana y productiva que pueden influenciar la cualidad del aire. Así, en muchos casos puede ser útil que unas localidades tengan algunas restricciones más fuertes que otras lo que puede ser fijado por ley local.

Los SILOS son instancias de la sociedad que pueden contribuir para determinar tales procesos, al tener registros y datos que permitan sacar conclusiones en esos casos. Los parámetros principales de contaminación del aire son el bióxido de carbono el bióxido de nitrógeno, el ozono, el material particolado y el dióxido de azufre. Los metales pesados como plomo tienen signifcativo riesgo en algunos locales.

Las primeras actividades de detección de contaminación del aire recomendados por el Programa Marco de Atención al Medio (PAM) son:

  • Valoración de la información sobre concentración y aumento de quejas de irritación en los ojos, de problemas respiratorios (asma, bronquitis), así como por malos olores. Para eso es necesario contar con un sistema de información (en fichas o computadora) que ayude a identificar rápidamente el tipo de queja, la ubicación de la vivienda y del trabajo del paciente, su profesión y si ha observado en vecinos o colegas síntomas semejantes .
    Es muy importante que uno pueda obtener esas informaciones en el momento de la atención al paciente (Ficha 1) y también que tales informaciones se dispongan de una forma sencilla para recuperar y cruzar.
  • Identificación de las principales fuentes fijas de contaminación y su localización.
    Para eso se necesita información sobre los establecimientos industriales, agrícolas y comerciales; los productos químicos y los procesos que emplean; los productos, subproductos y rechazos que producen; y además, conocer cuáles de esos procesos y productos son de hecho una amenaza potencial para la salud.
    En este Manual se presentan de muchas informaciones sobre productos y procesos potencialmente contaminantes o degradantes del medio ambiente. Otras informaciones pueden ser obtenidas en las guías y publicaciones de la OPS/OMS, en instituciones especializadas y en órganos del gobierno encargados de la protección ambiental. Para esa tarea se recomienda, además, una actuación integrada con tales instituciones y órganos, al menos en cuanto a cambio de informaciones entre técnicos se refiere.
  • En zonas de mayor concentración urbana es recomendable también la identificación y evaluación de contaminantes por fuentes fijas y vehículos móviles. Para eso se recomienda seguir el Método Rápido recomendado por la OMS. En ese caso es aún más esencial contar con la colaboración de técnicos ambientales, quizás ubicados en otras instituciones locales o regionales.
    Los niveles de riesgo, o puntos de alarma, son los niveles de contaminación que exigen medidas mas urgentes de prevención y corrección. Pueden ser determinados con la ayuda de publicaciones técnicas a instituciones especializadas. Cuando se tengan esos datos hay que incluirlos en el sistema de información junto con un "mecanismo de alarma".
    En el caso de contaminación del aire, hay que poner especial atención a los episodios provocados, explosiones y otros accidentes.

gra7.gif (122703 bytes)

En algunos casos estos pueden ser previstos (en cuanto posibilidad) y lo mejor es que se tengan estrategias de socorro, con personal entrenado, como se hace en las proximidades de usinas nucleares.

La vigilancia ambiental

Muchas de las medidas preventivas y correctivas en casos de contaminación del aire exigen la actuación integrada de los diversos órganos del gobierno, de empresas y de la adopción de políticas públicas de protección al medio ambiente y a la salud. Estas medidas, entonces, no pueden ser tomadas exclusivamente por los SILOS, pero los sistemas de salud cumplen un papel importante en las decisiones en ese campo. Es importante para la vigilancia ambiental del aire mantener registros actualizados y un "sistema de alarma" como ocurre en los casos de epidemias.

Sin embargo, como ya fue dicho, en cuestiones ambientales es mucho más fácil, seguro, económico y responsable, prevenir que remediar. Algunas de tales medidas preventivas son:

  • la propia manutención del sistema de detección y control de las fuentes de emisión;
  • la propuesta de uso de equipos, filtros y mecanismos de reducción y control de emisiones en las fuentes;
  • el cambio en la tecnología para reducir las emisiones contaminantes;
  • a ubicación de fuentes potencialente contaminantes del aire en zonas no residenciales;
  • cambios en el diseño del tráfico con restricción de circulación de vehículos en ciertas zonas y/o durante ciertas horas;
  • control de las emisiones de vehículos y del mantenimiento de sus motores;
  • la prohibición del empleo de determinada substancia o proceso contaminador en alguna actividad productiva;
  • colaborar para evitar el uso de productos que contienen gases en aerosol o "sprays" cuyos componentes, como el CFC o HCFC, provocan la destrucción del agujero de ozono;
  • realizar campañas para ahorrar energía, el uso de gas natural en lugar de combustibles fósiles;
  • contribuir para la reforestación de áreas urbanas y manutención de parques y jardínes.
  • control de quema de residuos al aire libre.

Medidas de control

En el pasado reciente, medidas de control ambiental fueron adoptadas en diversas ciudades latinoamericanas. Empresas contaminantes tuvieron plazos para reducir sus emisiones. Con frecuencia algunos de los resultados de decisiones en una localidad terminan por desarrollar procesos que facilitan medidas semejantes en otras localidades, o incluso conllevan a decisiones más globe-les acerca del control ambiental.

Para obtener resultados positivos de control ambiental es recomendable el empleo de algunas estrategias. Las principales son:

  • Articulación con las instituciones de pesquisa/enseñanza y de control ambiental para obtener datos confiables a informaciones seguras.
  • Articulación con otros órganos de gobierno involucrados con la cuestión ambiental, salud, saneamiento, planeamiento urbano y ambiental, para integración de decisiones y acciones.
  • Articulación con las organizaciones de la sociedad civil - ONGs, sindicatos, asociaciones de barrio, clubes y empresas pare esclarecer, obtener el apoyo a integrar en las decisiones y acciones.
  • Promoción o colaboración en acciones de educación ambiental y campañas pare promover el esclarecimiento del público y obtener su apoyo.
  • Utilización de los medios de comunicación radio, televisión, diarios, periódicos, publicaciones especializadas para información de corto y largo plazo y movilización de la sociedad.
  • Obtención de acuerdos voluntarios entre contaminadores, gobiernos y población pare la reducción de la contaminación.
  • Obtención de leyes de control.

Por supuesto, diversas acciones de prevención más sencillas, de acuerdo con el problema detectado, pueden ser desarrolladas al nivel de los SILOS. Un ejemplo son acciones de esclarecimiento y educación de la comunidad, en especial de los industriales, con respecto a los procedimientos recomendables en establecimientos cerrados o al empleo de combustibles en residencies en la calefacción o en la cocina.

Las medidas correctivas en términos de contaminación del aire empiezan al mismo tiempo en que se buscan identificar las personas afectadas por la contaminación: cada paciente puede ser un indicador de un grupo de personas contaminadas necesitando ayuda. A esto hay, por supuesto, que aplicar los procedimientos indicados pare mejorar los síntomas y curar las enfermedades. Otros aspectos importantes en términos de medidas correctivas son los relacionados con las enfermedades ocupacionales causadas por la contaminación del aire: además de tratar a los enfermos, hay que garantizar sus derechos sociales y las medidas más urgentes de corrección en el ambiente de trabajo y protección de los trabajadores.

En este, como en todos los casos de contaminación debe de propagarse conceptos sobre la responsabilidad social de las empresas a individuos de forma de asegurar la calidad del medio ambiente pare esta y las futures generaciones.

Suelo y residuos sólidos

El contexto

Los desequilibrios ambientales asociados a los suelos son de tres naturalezas:

  • química;
  • biológica;
  • física (erosión).

La contaminación de los suelos puede ser de origen orgánico o inorgánico: materiales contaminados o en descomposición presentes en la basura; sustancias químicas peligrosas; pesticidas empleados en la producción agropecuaria. Unos y otros tarde o temprano llegan al cuerpo humano, no solo por respiración del polvo, sino principalmente a través del agua que se contamina en el suelo y a través de los alimentos producidos.

La contaminación/polución sigue círculos que envuelven agua y suelo como bases, sustancias químicas empleadas en actividades urbanas, industriales, agropecuarias y mineras como fuentes y sus desechos como medio.

La repercusión de los desechos peligrosos en la salud y calidad de vida de los ciudadanos será tratada más adelante, en lo que respecta a la basura y fue objeto del capítulo sobre "Químicos peligrosos" en lo que respecta a los productos empleados en la producción.

El proceso de erosión del suelo ocurre en la naturaleza por medio del arrastre de tierras por el agua y el aire (lluvia, vientos, ríos, mares). Sin embargo, la acción del hombre puede causar procesos erosivos más peligrosos por actividades tales como deforestación, agricultura, minería, terraplenajes y otros.

¿En qué medida la erosión del suelo puede afectar la salud humana?

Primero, a través de la erosión de los suelos poluídos que llegan a los ríos y mares, contaminando el agua y los alimentos producidos en o con esa agua.

Segundo, la erosión es responsable por el polvo en el aire, el cual puede causar daños en el sistema respiratorio.

Y, tercero, el suelo transportado por los ríos causa el turbamiento del agua, lo que perjudica enumerables actividades de los seres vivos en el agua, incluso por la reducción de materiales orgánicos y la fotosíntesis de las algas que en las plataformas continentales de los mares son responsables por cerca del 90% de la producción del oxígeno en el planeta.

La extracción y explotación de recursos minerales es otro problema relacionado con el suelo y que puede afectar al medio ambiente y a la salud pública. Su explotación debe ser racional y maximizar el aprovechamiento del recurso con el menor impacto ambiental posible y la minimización de los costos de operación. La actividad extractiva de oro es responsable por la significativa contaminación de los ríos de la región por mercurio y causa grave contaminación del medio ambiente y perjuicios a la salud de las poblaciones.

Vigilancia ambiental de los suelos

  • Exigir la realización de Evaluaciones de Impacto Ambiental (EIA) de las actividades de mineración, explotación y de extracción de minerales y agrícolas de gran porte.
  • Exigir autorización pública, en caso sea aprobado el EIA, para tales actividades y explotación de minerales no metálicos (piedras, arena).
  • Prohibir tales actividades en áreas de interés ambiental.
  • Contribuir a la creación de reservas extrativistas y otras formas sostenibles de subsistencia de los pueblos que habitan las florestas y áreas de interés ambiental.
  • Exigir plan de recuperación y restauración de áreas degradadas por la mineración.
  • Fiscalizar el cumplimiento de medidas de control de la contaminación del suelo, e incentivar normas y procedimientos de control de pérdidas de suelos.

Los plaguicidas

El contexto

Otro aspecto que interfiere en la calidad del suelo y del medio ambiente en general es la presencia de agroquímicos y plaguicidas. Plaguicida es la denominación dada a una sustancia destinada a prevenir o controlar las especies animales o vegetales no deseadas por interferencia en la producción, procesamiento, almacenamiento, transporte y comercialización de alimentos, transmisión de enfermedades, deterioro de bienes y equipos y por otras razones.

Los plaguicidas son utilizados tanto en pequeña escala, doméstica, cuanto en grandes cantidades como en las áreas de cultivo y clasificados según su función en : insecticidas

(control de insectos), herbecidas (control de malezas), fungicides (control de hongos) e alguicidas (control de algas). No se clasifican como plaguicidas los fertilizantes, nutrimientos de plantas y animales, aditivos y drogas para animales.

Los plaguicidas más utilizados son los organoclorados y los organofosforados. Los organoclorados son sustancias químicas muy estables y persistentes, es decir, permanecen activos hasta cinco años en el suelo, en el tejido adiposo y en el componente graso de la leche materna. Son muy conocidos el DDT, aldrin, dieldrin, lindano, toxafeno y endrin, este último el más tóxico para los mamíferos. El DDT es conocido por reducir las reservas de vitamina A en las madres lactantes.

Para resolver el problema de la persistencia característica de los organoclorados, se desarrolló los organofosforados. Menos persistentes y acumulativos son todavía mas tóxicos y por lo tanto más peligrosos que los otros y afectan principalmente a los trabajadores agrícolas. Son muy usados el metilparation y el malation, entre otros.

La contaminación de los cuerpos de agua por plaguicidas ocurre, en general, por lanzamientos directos de la descarga de residuos industriales y del agua de lavado de equipos, o indirectamente arrastrados por las lluvias. Uno de los principales problemas de contaminación ambiental surge con los empaques (sacos de cartón, poliuretano, vidrios) que deberían ser reciclados o enterrados lejos de los ríos o del nivel friático y son rutinariamente lanzados en los ríos o abandonados en el campo.

La resistencia creciente de los vectores a los plaguicidas es un serio problema. La aplicación de plaguicida en forma repetida o en dosis inadecuadas, propicia la resistencia de los insectos, roedores, ácaros, garrapatas y hongos, generando un ciclo peligroso.

Cuanto más plagas surgen, más plaguicida es usado y más resistentes se tornan los insectos. Más plaguicidas, más contaminación ambiental y más enfermedades. Este ciclo tiene, además de perjuicios al ambiente y a la salud, repercusiones económicas pues el costo de los plaguicidas puede representar hasta 50% de los costos de producción de los alimentos.

Los usos de los plaguicidas

Los usos mas frecuentes de los plaguicidas son:

Uso agrícola:

Los insecticidas son más utilizados en los cultivos de frutas y hortalizas, algodón y arroz. 70% de la utilización de los herbicides es en cultivos de soya, cereales y caña de azúcar y el 50% de los fungicides es utilizado en árboles frutales y hortalizas.

Uso pecuario:

En la pecuaria se utilizan los parasiticidas, garrapaticidas, antimalarásicos, antisárnicos y piojicidas.

Uso en salud pública:

El uso de plaguicidas para el control de los vectores transmisores de enfermedades como malaria, fiebre amarilla, fiebre tifoidea, dengue, filariasis, esquistosomiasis y otras es muy importante. Los organoclorados, como el DDT, aunque esté prohibida o severamente restringida su utilización en la agricultura, puede ser empleada con criterios para fines sanitarios y de salud pública.

Uso doméstico:

Los insecticidas son usados en las casas para combatir los animales no deseados como moscas, cucarachas, ratas, mosquitos, arácnidos que partan agentes patógenos (virus, bacterias, protozoarios, huevos y quistes de helmintos) responsables por disenterías, enfermedades diarreicas, tifoidea, intoxicaciones alimentarias, helmintiasis y otras enfermedades.

En muchas actividades características de las zonas rurales como la agricultura y la pecuaria se emplean sustancias peligrosas, agrotóxicos, plaguicidas, defensivos agrícolas, fertilizantes, vacunas veterinarias, que pueden tornarse perjudiciales a la salud directamente por la ingestión de alimentos o contacto o indirectamente por la contaminación del suelo.

Las sustancias químicas usadas en la agricultura y pecuaria deben ser empleadas con cuidado y precisión. Sin embargo, en general hace falta una orientación correcta a los agricultores y trabajadores rurales que muchas veces aplican dichos productos sin necesidad o en cantidades mayores que las recomendables. Tal procedimiento lleva a perjuicios económicos para el productor y a perjuicios para la salud, del aplicador, de los consumidores de los productos agropecuarios. Además la tierra pierde características importantes de productividad mientras se la llena de contaminantes .

El empleo de tales sustancias, por to tanto, debe ser:

  • evitado siempre que sea posible, empleándose técnicas nuevas y adecuadas de manejo (control biológico);
  • con el mayor criterio en cuanto a cantidades (jamás sobrepasar las dosis indicadas);
  • con la mayor atención en cuanto a la aplicación (uso de equipos y procedimientos adecuados).

Factores de riesgo

Las poblaciones que viven en las áreas rurales donde se aplican técnicas pesadas de agricultura intensiva (especialmente en monocultivos), pueden contaminarse repetidas veces. Esto es, directamente por contacto con sustancias peligrosas, por el aire y aún por el agua y los alimentos. Lo mismo pasa con los animales criados en tales condiciones.

Los más expuestos y susceptibles a contaminación por plaguicidas son los trabajadores de las fábricas de plaguicidas, los agricultores y los que transportan y manipulan los productos y sustancias tóxicas.

La comunidad en general, especialmente los niños y mujeres embarazadas, también está sujeta a los riesgos consecuentes de la exposición a los plaguicidas. Las poblaciones urbanas están expuestas principalmente por los residuos en el agua y en los alimentos. La rural, también, por estar más cerca de donde se hacen las aplicaciones agrícolas.

Los índices de morbimortalidad son muy significativos, especialmente en los países en desarrollo, por falta de información y de conocimientos sobre la correcta utilización de los plaguicidas.

Los síntomas de intoxicación por plaguicidas son reconocidos fácilmente y los más frecuentes son vómitos, mareos y trastornos neurológicos. Algunos plaguicidas, como los organociorados, alteran el metabolismo y la acumulación o excreción de medicamentos, minerales, vitaminas y hormonas.

Los plaguicidas pueden en el caso de uso controlado desempeñar un papel importante en la salud de las poblaciones, tanto por exterminar los vectores transmisores de enfermedades, como por contribuir a los "estoques" de alimentos con repercusión en las economías local y mundial.

Desafortunadamente, los plaguicidas químicos al exterminar especies dañinas también se vuelven seria amenaza a otros seres vivos, en especial al hombre, causando intoxicaciones, aborto, defectos congénitos, esterilidad, mutaciones genéticas y muertes (Cuadri 5).

Estímase, en todo el mundo, cerca de un millón de intoxicaciones agudas y 220,000 defunciones al año debidas a los plaguicidas

Los factores de riesgo dependen de factores como el tiempo de exposición, la susceptibilidad, el estado nutricional, aspectos educativos y culturales y las condiciones socioeconómicas de las comunidades expuestas.

Cuadro 5. Patologías asociadas a plaguicidas

Patología Producto
Cáncer Compuestos arsenicales y aceites minerales.
Probablemente carcinógenos para el hombre: DDT, mirex, dibromuro de etileno, óxido de etileno, clordecona, clorofenoles, toxafeno, sulfalato ortofenilato de sodio, nitrofen, dicloropropano, hexaclorobenzeno
Trastornos neurológicos Carbaril, leptofos
Efectos cutáneos
Dermatitis de contacto
DDT, paraquat, malation BHC, bemonil, zineb,
lindano, barban, 2, 4-D
Cistitis hemorrágicas Clordimeform
Lesiones hepáticas DDT, mirex, kepona, pentaclorofenol y
compuestos arsenicales
Trastornos al sistema inmunológico Dicofol, compuestos órgano-estánicos y triclorfón
Neumotitis y fibrosis puhnonar Paraquat
Efectos mutagénicos Dibromuro de etileno
Efectos oftalmológicos (cataratas, atrofia del nervio óptico) Diquat,bromuro de metilo
Trastornos reproductivos Agente naranja (2,4-D + 2,4,5-T) captan, DBCP
Efectos teratogénicos Carbaril, paraquat, maneb, ziran, captan

Análisis realizados en varios países de América Latina revelan sistemáticamente presencia de insecticidas en muestras de carne bovina; organoclorados en productos enlatados; pescados, camarones y ostras con BHC; leche con DDT; frutas y vegetales contaminados con organofosforados y carbámicos.

La vigilancia ambiental de plaguicidas

Es muy importante que los procedimientos de vigilancia ambiental de los plaguicidas se extiendan a las áreas rurales. De manera de garantizar la salud pública de la comunidad local y de las personas de otras ciudades y otros países que van consumir los alimentos, hay que tomar las siguientes medidas preventivas:

En el área administrativa y legal:

  • Prever registro y proscripciones para compra y venta de los productos químicos más peligrosos de utilización en el área agropecuaria.
  • Prohibir el empleo de sustancias químicas que, por sus comprobadas características dañinas, hayan sido prohibidas en acuerdos internacionales o se haya recibido recomendación en este sentido por los organismos de salud.
  • Proveer cuidadosos procedimientos de envase, transporte, almacenamiento, venta y empleo de sustancias peligrosas de use agropecuario bajo condiciones de seguridad para la salud pública en términos de calidad de los productos, salud de los usuarios y protección ambiental.
  • Prescribir cuidados con los envases usados y los residuos, después de la utilización de los productos, en términos de reutilización o disposición final (investigaciones comprueban, por ejemplo, que el simple proceso de trilavaje de los envases, vertiéndose el agua de lavaje en la solución del producto, es un procedimiento que permite, en general, la plena reutilización de los envases).
  • Prever sanciones para las empresas productoras, los comerciantes y los aplicadores de sustancias peligrosas en caso de descuido o el no cumplimiento de las leyes.

En el área técnica:

  • Promover actividades de capacitación ambiental para esclarecer a los productores, los comerciantes y los agricultores en cuanto a los peligros de la utilización de dichos productos y en cuanto a las ventajas de su utilización en las condiciones de seguridad y cantidades correctas.
  • Facilitar el acceso a las informaciones y a los equipos de protección para el use seguro de las sustancias peligrosas en las áreas rurales.
  • Promover actividades de educación ambiental para toda la comunidad rural, incluso los niños y los profesores, sobre los peligros y los cuidados en el empleo de sustancias peligrosas en la producción agropecuaria, con demostraciones de problemas, soluciones alternativas y medidas en caso de alarma o de emergencia.

Así, el personal de los SILOS puede prestar un servicio importante para la salud pública al:

  • Detectar fuentes urbanas y rurales de contaminación o polución del suelo y tomar las medidas posibles para su control.
  • Divulgar formas de eliminación de vectores, especialmente ratas, por medio del control sanitario de puertos, mercados y sitios de disposición inadecuada de basuras con use contrado de insecticidas o raticidas.
  • Detectar que las actividades y las situaciones aceleren significativamente la erosión del suelo y tomar medidas posibles para su control y prevención.

Los residuos sólidos

El contexto

La principal fuente de contaminación del suelo en las ciudades es la basura, es decir los residuos sólidos urbanos que pueden ser la basura doméstica y municipal, los desechos peligrosos provenientes de actividades industriales, comerciales y de prestación de servicios y los desechos provenientes de los establecimientos de servicios de salud.

Desde la antigüedad el hombre genera residuos. La concentración urbana y el incremento de las modalidades de consumo han contribuido al crecimiento de la generación de residuos. La producción urbana de residuos sólidos por persona por día varía de 250 g, en zonas menos desarrolladas, a más de 1 Kg en las regiones más desarrolladas.

Como en el pasado, aun hoy día, en algunas localidades los residuos son encaminados a vertederos sin control o volcados en los ríos provocando la contaminación ambiental y el aumento de enfermedades transmisibles por vectores, como la peste bubónica transmitida por la pulga de las ratas.

En la actualidad hay gran preocupación con el manejo, es decir generación, recolección, transporte, tratamiento y disposición final de los residuos sólidos. Las formas más utilizadas y adecuadas de tratamiento y disposición final son: el relleno sanitario, el reciclaje, el compostaje y la incineración.

El relleno sanitario es la forma más extendida y puede ser preparado para producir el biogás,' que puede ser utilizado en innumerables actividades urbanas, como en el transporte.

El reciclaje, asociado al compostaje de la materia orgánica, puede reducir hasta el 90% de los residuos encaminados a los rellenos y crear una fuente de recursos de la venta de los productos, aunque no resulte rentable si no se produce un cambio cultural en la población que permita la recogida selectiva en origen y problemas asociados a comercialización de los reciclados o adobe.

La incineración, utilizada donde la geología del terreno o el precio y disponibilidad de tierras inviabiliza rellenos sanitarios, es poco utilizada dado su alto costo de instalación y operación, así como por las emisiones de contaminantes a la atmósfera.

En general, es de la competencia del poder público local recolectar, tratar" y disponer adecuadamente los desechos de la comunidad. Muchas experiencias de éxito han logrado algunos municipios a través de consorcios, es decir actividades conjuntas de más de un municipio, programas de cambios de residuos, es decir, crear una bolsa de residuos para que los producidos por una empresa puedan ser utilizados por otras como materia prima secundaria en su proceso de fabricación.

Es importante el control de los puntos y formas de disposición final de los residuos sólidos urbanos. Es práctica común en casi todos los municipios de los países en desarrollo que los residuos de establecimientos industriales y comerciales de los hospitales, centros de salud y los domiciliarios sean depositados juntos y sin ningún control sanitario. En general, los depositan en áreas de interés ambiental como, nacientes y márgenes de ríos, áreas verdes, lagos, playas, encuestas de morros, causando serios problemas de salud a la población y al medio ambiente tanto por la proliferación de vectores transmisores de enfermedades, como por derrumbes de encuestas, inundaciones y otras alteraciones de la calidad ambiental y con perjuicios a la fauna, flora y a los seres humanos.

Las municipalidades deben poseer sistemas adecuados de manejo de los residuos sólidos desde la generación hasta la disposición final, pasando por la recolección, transporte y tratamiento de los mismos.

Vigilancia ambiental de los residuos sólidos

Sin embargo, el personal de los SILOS puede encontrar tres tipos de situaciones sobre las cuales deberá tomar medidas de vigilancia ambiental.

Situación 1. Hay poblaciones que no son asistidas por servicios de recolección de basura: caso en que la educación sanitaria o ambiental debe ser promovida por los órganos responsables, incluso los SILOS, para garantizar el manejo adecuado de la basura en las habitaciones, evitándose una situación de insalubridad local y de contaminación del suelo que puede extenderse aún más lejos. Además, apoyar la implantación o implementación del servicio to más temprano posible y proponer mientras tanto formas alternativas de manejo con la ayuda de la comunidad.

Situación 2. Hay basureros clandestinos o el basurero empleado por el gobierno está en malas condiciones: caso en que los SILOS no pueden omitirse pues los riesgos para la salud pública y en términos legales (responsabilización pública) son acumulativos. En tales condiciones, hay que alertar a la autoridad que controla los desechos, colaborando en la búsqueda de soluciones técnicamente, y socioeconómicamente viables. La comunidad (asociaciones locales, instituciones técnicas, establecimientos diversos), debe ser alertada a este problema participando en la proposición y ejecución de soluciones.

Situación 3. El sistema de recolección no es satisfactorio: frecuencia de recolección es baja o irregular con consecuente acumulación de los desechos contaminando suelo, agua y aire. Los recolectores no tienen las protecciones adecuadas. El transporte no es adecuado: casos en que el procedimiento es como en el item anterior, alertando, colaborando con las autoridades competentes y con la comunidad en la búsqueda de soluciones. Además, hay que suministrar equipo adecuado, promover actividades de educación ambiental y entrenamiento para los recolectores, que deberán darse cuenta de los riesgos de su profesión y adoptar las medidas de seguridad necesarias.

Desechos peligrosos de los establecimientos de servicios, comercio a industria

Los desechos peligrosos son los que se caracterizan por ser tóxicos, ecotóxicos, corrosivos, radiactivos, infecciosos, oxidantes, explosivos, inflamables, reactivos o que liberen gases tóxicos en contacto con el agua o aire.

Como en la naturaleza nada se "elimina" a través de procesos normales (a menos de reacciones nucleares excepcionales), los desechos producidos contienen sustancias que son transformadas por la naturaleza o por el hombre y se clasifcan en:

  • Inestables, transformables químicamente, se reducen a compuestos más estables. Ese proceso puede ser natural o "ayudado", como en el caso del compostaje (proceso de transformación de desechos orgánicos en fertilizante). Es importante darse cuenta de que algunas sustancias producidas en procesos de descomposición o biodegradación pueden ser menos o más contaminantes que las sustancias generadoras.
  • Estables, pueden ser reducidos a sustancias más elementales o aún más estables, cuando son sometidos a procesos en los cuales se suministra alta energía (como en los incineradores).
  • No reductibles, incluso las que no son biodegradables permanecen en el Planeta y pueden participar seguidamente de los ciclos del agua, del sol, de las cadenas alimentarias y algunas de ellas pueden ser altamente dañinas a la salud.

Algunas de las principales sustancias contaminadoras son las que contienen asbesto, cadmio, plomo, mercurio y otros metales pesados, nitratos, nitritos, DDT, dioxinas y PCB. El PCB, difenil ploriclorado, es una sustancia presente en aislantes y equipos dielétricos altamente persistentes en el medio ambiente y carcinógenos.

Así, llamamos "desecho peligroso" a una sustancia que pueda causar daño a la salud humana, contaminar otros seres vivos o que pueda transformarse en otra sustancia dañina en contacto con el medio y con el pasar del tiempo.

Los desechos peligrosos pueden causar daños por ser inflamables, corrosivos, reactivos, tóxicos o patógenos. El Cuadro 6 presenta una lista de categorías de desechos que se deben controlar, según el Programa del Medio Ambiente de las Naciones Unidas. Por otra parte, el Cuadro 7 presenta una lista que establece la reacción entre importantes desechos peligrosos y los procesos industriales que los producen.

Cuadro 6. Categorías de desechos que se deben controlar

1. Desechos clínicos resultantes de la atención médica prestada en hospitales, centros médicos y clínicas.
2. Desechos resultantes de la producción y preparación de productos farmacéuticos.
3. Desechos de medicamentos y productos farmacéuticos.
4. Desechos resultantes de la producción, la preparación y la utilización de biocidas.
5. Desechos resultantes de la fabricación, preparación y utilización de productos químicos para la preservación
    de la madera.
6. Desechos resultantes de la producción, la preparación y la utilización de disolventes orgánicos.
7. Desechos que contengan cianuro, resultantes del tratamiento térmico y las operaciones de temple.
8. Desechos de aceites minerales no aptos para el use a que estaban destinados.
9. Mezclas y emulsiones de desecho de aceite y agua o de hidrocarburos y agua.
10.Sustancias y artículos de desecho que contengan, o estén contaminados por, bifenilos policlorados (PCB),
    tenenilos policlorados (PCT) o bifenilos polibromados (PBB).
11. Residuos alquitranados resultantes de la refinación, destilación o cualquier otro tratamiento pirolítico.
12. Desechos resultantes de la producción, preparación y utilización de fillas, colorantes, pigmentos, pinturas,
     lacas o barnices.
13. Desechos resultantes de la producción, preparación y utilización de resinas, latex, plastificantes o colas y
     adhesivos.
14. Sustancias químicas de desecho no identificadas o nuevas, resultantes de la investigación y el desarrollo o
     de las actividades de enseñanza y cuyos efectos en el ser humano o el medio ambiente no se conozcan.
15. Desechos de carácter explosivo que no están sometidos a una legislación diferente.
16. Desechos resultantes de la producción, preparación y utilización de productos químicos y materiales para
     fines fotográficos.
17. Desechos resultantes del tratamiento de superficie de metales y plásticos.
18. Residuos resultantes de las operaciones de eliminación de desechos industriales.
19. Efluentes y residuos sólidos radiactivos.

Desechos gue tengan como constituyentes

19. Metales carbonillas.
20. Berilio, compuestos de berilio, Compuestos de cromo hexavalente.
22. Compuestos de cobre, Compuestos de zinc.
24. Arsénico, compuestos de arsénico.
25. Selenio, compuestos de selenio.
26. Cadmio, compuestos de cadmio.
27. Antimonio, compuestos de antimonio.
28. Telurio, compuestos de telurio.
29. Mercurio, compuestos de mercurio.
30. Talio, compuestos de talio.
31. Plomo, compuestos de plomo.
32. Compuestos inorgánicos de flúor, con exclusión del fluoruro cálcico.
33. Cianuro inorgánicos.
34. Soluciones acidas o acidos en forma sólida.
35. Soluciones básicas o bases en forma sólida.
36. Asbesto (polvo y fibras).
37. Compuestos orgánicos de fósforo.
38. Cianuro orgánicos.
39. Fenoles, compuestos fenólicos, con inclusión de clorofenoles.
40. Éteres.
41. Solventes orgánicos halogenados.
42. Disolventes orgánicos, con exclusión de disolventes halogenados.
43. Cualquier sustancia del grupo de los dibenzoturanos policlorados.
44. Cualquier sustancia del grupo de las dibenzoparadioxinas policloradas.
45. Compuestos organohalogenados, que no sean las sustancias mencionadas en el presente Cuadro (por
      ejemplo, 39, 41, 42, 43).

 

Cuadro 7. Clasificación Industrial Internacional Unificada (CIIU) y
los desechos peligrosos típicos generados por la industria

Descripción

Desechos típicos generados

Textiles Solventes residuales, desechos de tintas y acabado, aceites residuales no emulsionados, solventes no halogenados.
Cuero y productos de cuero Lodo de curtido, grasas, aceites, lodo de tratamiento de aguas residuales, solventes halogenados y no halogenados.
Madera aserrada y
productos de madera
Solución mezclada alcalina y ácida, lodo de sedimento de fondos de
tanques, lodo de tratamiento de efluentes, solventes no halogenados.
Papel y productos
afines
Solventes halogenados y no halogenados, lodos de metales pesados, lodos ácidos, aceites residuales, sedimentos de fondos de tanques, resinas y tintas.
Productos químicos y afines Solventes halogenados y no halogenados, aceites residuales, soluciones ácidas y alcalinas, lodos de metales pesados, solventes inorgánicos, hidrocarburos clorados, fenoles, resinas líquidas, ácidos, desechos de bacterias y biológicos, desechos animales y sanguíneos, desechos infecciosos, lodos de pintura y sólidos, fondos de destiladores, desechos de plaguicidas, aceite de petróleo, residuos de tinta.
Productos de petróleo Lodos y soluciones alcalinas, catalizadores usados, ácidos y de carbón usados, arcillas aceitosas, soluciones ácidas, sólidos inorgánicos, aceites residuales, solventes halogenados y no halogenados, fenoles, sustancias caústicas usadas.
Goma y plásticos Aceites de procesos aromáticos, solventes halogenados y no halogenados, hidrocarburos de petróleo, sólidos y lodos fenólicos, aceites residuales, desechos de pintura, plásticos, resinas.
Metales primarios Lodos con metales pesados, licores de baños limpiadores de metales, soluciones ácidas, desechos de neutralización cáustica, soluciones ácidas y alcalinas, aceites residuales, lodos del acabado de metales, solventes halogenados y no halogenados, sólidos inorgánicos, lodos de depuración.
Productos metálicos
fabricados
Solventes halogenados y no halogenados, lodo de pinturas, lodos de
metales pesados, soluciones ácidas y alcalinas, cianuro, aceites residuales, desechos altamente tóxicos, solventes halogenados, fondos de destiladores halogenados, aceites emulsionados, sustancias orgánicas policloradas, desechos explosivos, lodos inorgánicos.
Maquinaria (excepto eléctrica Aceites residuales, soluciones ácidas y alcalinas, desechos de pintura, solventes halogenados y no halogenados, lodos de metal pesado.

Solventes halogenados y no halogenados, soluciones de metal pesado, soluciones acidas y alcalinas, aceites residuales, soluciones de cianuro, soluciones fenólicas, lodos del acabado de metales, sólidos orgánicos, lodos metálicos tóxicos.

Equipo de transporte Aceites residuales, lodos con metales pesados, lodos de pintura, solventes clorados y no clorados, limpieadores de metales, soluciones de cianuro, soluciones halogenadas y no halogenadas, sólidos o lodos con PCB, fondos de destiladores halogenados, soluciones ácidas y alcalinas, combustible de aviones a chorro y cohetes.

Desechos de los establecimientos de servicios de salud

Existe una fuerte evidencia que los residuos de los establecimientos de servicios de salud como hospitales, clínicas, y laboratorios, presentan una seria amenaza a la salud pública, no solamente de los trabajadores que tienen contacto con la basura, pero a la población en general y al medio ambiente. Los componentes patógenos de la basura hospitalaria pueden transmitir hepatitis B y C y los componentes químicos lanzan drogas ecotóxicas (antibióticas) que por su gran potencial en destruir los virus, bacterias y otros microorganismos ocasionan peligro al medio ambiente.

Estos residuos pueden clasificarse en cinco categorías principales: residuos generales (no peligrosos), residuos químicos y farmacéuticos, residuos infecciosos, residuos punzocortantes y otros residuos peligrosos (envases de presión, radiactivos). Todas estas categorías de desechos pueden surgir en una amplia variedad de establecimientos de atención de salud: hospitales, consultorios, establecimientos de atención de salud a largo plazo, servicios de apoyo.

La basura de los establecimientos de los servicios de salud puede ser separada en su origen, en basuras simples, papeles, comida, envases, cuando no han tenido contacto con sustancias patógenas y residuos peligrosos o potencialmente peligrosos. El primer tipo puede ser encaminado a los sistemas normales de recolección de la ciudad.

Las formas recomendables para tratar los residuos peligrosos son: mecánica, reducción de volumen de reparación, desinfección (química, térmica, microondas, irradiación) e incineración. La incineración es una solución cara para escalas menores y puede, si mal operado el sistema, provocar polución del aire, no solo con los humos pero con sustancias muy peligrosas como los furanos y dioxinas y partículas mínimas, muy dañiñas a la salud, producidas en las altas temperaturas de los hornos.

Los procedimientos de prevención, en este caso, son las acciones de información y capacitación de los responsables por la colecta y disposición final de los desechos, así como la disponibilidad y conservación de los equipos y condiciones para su operación dentro de las normas de seguridad.

Alternativas para el manejo de la basura

"Basureros municipales con graves deficiencias tanto en ubicación (al lado de cauces, en terrenos permeables) como de gestión (ausencia de cercado, basuras a cielo abierto, recepción de desechos de hospitales o mataderos), traen como consecuencia la contaminación de las aguas superficiales y profundas, malos olores, deterioro estético, supervivencia de focos de vectores como roedores, insectos y carnívoros que cierran los ciclos de enfermedades zoonósicas a infecciosas en general." (Programa Marco de Atención ...,1992, pg. 52).

La basura es un problema de la actualidad. Su recolección, transporte, tratamiento y disposición final de modo apropiado tiende a ser un proceso cada día más caro. Sin embargo, se desarrollan nuevos sistemas y técnicas que pueden tornar tales procesos mejores y menos costosos. Uno de ellos es la separación y el reaprovechamiento de casi toda la basura. Con tales procesos los vertederos sanitarios pueden tener vida útil de hasta 10 veces más y parte de los gastos con todo el proceso puede ser recuperado por la venta de los productos reciclables, fertilizantes producidos y objetos recuperados.

Procesos de separación

La separación de la basura puede ocurrir en parte en la generación (recogida selectiva) o en el destino final (usina de reciclaje).

Recogida selectiva

Este procedimiento es una iniciativa creciente de autoridades locales y de las comunidades más organizadas. Trátase de separar los diversos componentes de la basura para la reutilización de los reciclables o reaprovechables.

La cantidad final de residuos puede reducirse a 10% cuando se adopta la separación y reaprovechamento de materiales. Es decir, resta poco material para llevarse a rellenos sanitarios, lo que representa mucha economía, reducción de la demanda de espacio de terrenos donde poner los basureros sanitarios y generación de recursos financieros generados por la venta de los productos reutilizables y del fertilizante orgánico.

Bajo esta perspectiva, la basura se ve como un recurso. Mientras tanto para que las iniciativas de recolección selectiva tengan éxito se debe considerar, mínimamente, lo siguiente:

  • Realizar estudios de mercado de compra y venta de productos para reciclaje antes de empezar el proceso. El proyecto debe ser dimensionado de acuerdo con ese mercado o invertir en su ampliación.
  • Decidir en cuántas diferentes clases de desechos se puede separar la basura, teniendo en mente la comunidad o el grupo de personas que hará la separación y las posibilidades de aprovechamiento.

Los derechos pueden ser de:

  • dos clases (basura limpia: reciclables limpios secos y sin grasas, incluyendo vidrios, papeles, plásticos, latas y basura común: incluyendo restos de comida, papeles sucios, materiales no reciclables);
  • tres clases (cuando además de la limpia la basura común se divide en basura orgánica,: buena para fertilizante y basura peligrosa y no reciclable que incluye los plásticos no reciclables, agujas);
  • cuatro o más clases (la basura limpia se divide en latas metálicas, vidrios, papeles blancos, papeles impresos);

Decidir quien hará la separación:

  • en escuelas, puestos públicos, asociaciones comunitarias. Con el estímulo de beneficiarse directamente de la venta de los productos, tales grupos pueden ser orientados hasta una separación muy perfecta de la basura, incluso recibiendo materiales de los vecinos y colaboradores;
  • en supermercados, establecimientos de comercio, puestos de cambio. En general lo hacen como promoción de su imagen pública, y tienen su propia evaluación de las condiciones y tipos de recolección;
  • en todo un barrio o una ciudad: como una iniciativa de la municipalidad, caso en que se deben evaluar las condiciones de educación y movilización de la comunidad y/o organizar los recolectores tradicionales de vidrios, papeles, latas, que existen hace mucho tiempo en nuestras ciudades. Su "empleo" debe ser reconocido como de gran valor para la comunidad, caso en que se facilita la mejoría de su trabajo y protección de su salud y ante los intermediarios gananciosos a través de la información, formación de centros, asociaciones y cooperativas.

No se debe involucrar a la comunidad en campañas de recolección selectiva si TODO el sistema no está preparado para esto. Es decir, involucrar a la gente para que haga selección cuando el poder público juntará los residuos nuevamente en los basureros, es el peor factor de desmovilización de la población que muy difícilmente se volverá participativa.

El reciclaje

Algunas municipalidades desarrollan programas de reciclaje. En algunas existen usinas que atienden al municipio y en otras lo hacen de forma consorciadas. Las usinas son equipos que pueden ser comprados en el mercado o construidos por el poder municipal, con la orientación adecuada.

El reciclaje permite grandes beneficios: exige áreas menores que los rellenos sanitarios y genera recursos por la venta de los productos recliclables y del fertilizante orgánico. Pero tiene también sus costos de construcción o compra del equipo, de manejo, de conservación y de transporte centralizado, especialmente en caso de recolección selectiva. Por este método se puede recuperar plástico, papeles, y metales.

Compostaje para producción de fertilizante orgánico

Este procedimiento es utilizado desde hace mucho en las áreas rurales, en que se emplean los restos orgánicos como fertilizante. Este procedimiento puede ser rescatado y enseñado en las escuelas y comunidades, como una forma de transformar la basura doméstica en materia orgánica útil a las plantas a incentivo a huertas domiciliarias o comunitarias. En barrios o comunidades mayores, el proceso requiere personal entrenado para disponer la basura orgánica en pilas de dimensiones correctas, en lugar adecuado, con el envolvimiento recomendado por los especialistas y la protección del espacio. Cuando se maneja adecuadamente, el compuesto orgánico produce buen fertilizante sin provocar contaminación del agua, sin producir malos olores y sin provocar el surgimiento de moscas o vectores..

Otras formas de recuperación de materiales

Otras formas de aprovechamiento de la basura incluyen el uso directo de materiales y la recuperación de objetos. El uso directo de lo que se llama con frecuencia de "sucata" de los basureros puede ser diversa, como en los siguientes ejemplos:

  • materiales diversos pueden ser empleados en obras de arte, artesanías y otras actividades creativas en las escuelas, asociaciones y organizaciones de la comunidad;
  • muebles viejos o quebrados, máquinas, equipos, electrodomésticos, pueden ser recuperados y vendidos por grupos profesionales o por instituciones que emplean o entrenan jóvenes de la comunidad.

La vigilancia ambiental debe brindar atención a las personas que viven de los basureros y su salud debe ser preocupación de las autoridades municipales y de los SILOS.

Vigilancia ambiental de los residuos sólidos

En general, las leyes ambientales imponen al productor de los desechos la obligación de promover su tratamiento y destinación final de forma tal a no contaminar el medio ambiente: suelos, aguas, aire, flora, fauna. Con respecto a los residuos peligrosos, hay aún, hoy en día, una tendencia de los países productores de desechos peligrosos y cuyas legislaciones son muy restrictivas, en exportar sus desechos a otros que no tienen o si las tienen son legislaciones más tolerantes. Este transporte transfronterizo de residuos peligrosos es materia de la Convención de Basilea.

Se recomienda que la comunidad, juntamente con las autoridades y con la ayuda de los SILOS, establezcan normas (leyes, reglamentos) y sistemas de manejo de residuos sólidos. Las normas deben incluir medidas de prevención, lo que es seguramente mucho más interesante y ventajoso para el empresario y para la sociedad. Además, deberán existir normas para la recuperación de áreas degradadas hasta que no exista más peligro de contaminación o de erosión.

En resumen, la vigilancia ambiental impone las siguientes responsabilidades en cuanto a la basura:

  • Mapeamiento de los basureros y locales de deposición de basuras, identificación de su ubicación y condiciones de manejo: los servicios regulares, irregulares, clandestinos, municipales, industriales, y servicios de atención a la salud.
  • Identificación de las deficiencias más graves de limpieza a higiene pública y con relación a basureros o sitios (incluso los indicios de proliferación de vectores y transmisores de enfermedades) y de los responsables por la toma de decisiones.
  • Control de la desratización de puertos, mercados, espacios públicos y sitios críticos.
  • Vigilancia especial en relación a zanjas de animales muertos y decomisos de mataderos.
  • Identificación de procesos inadecuados de comercialización, almacenamiento, aplicación, utilización o disposición y de los envases de productos químicos de las actividades agropecuarias.
    Atención, educación y protección a los trabajadores que manipulan residuos sólios, especialmente las basuras infectadas o peligrosas de los establecimientos de servicios de salud, expuestos al contagio de enfermedades infecciosas como tétanos, fiebre tifoidea y otras personas que tienen acceso a los vertederos y depósitos.
  • En el caso de mortalidad anormal de roedores, debe sospecharse la peste y tratar las ropas, camas y locales sospechosos con insecticida adecuado.
  • Control sobre el manejo adecuado de los residuos de los servicios de salud.
  • Desarrollar procedimientos que induzcan a la minimización de la producción de residuos, el reaprovechamiento del residuo producido y adecuado tratamiento y disposición final de to que no pueda ser reaprovechado.

La vigilancia ambiental debe proponer formas de control y orientación a los responsables del manejo de los residuos sólidos dentro del ámbito de los SILOS.

Como en el caso de los reciclables, el fertilizante orgánico debe ser producido en la medida de su demanda, por venta o por distribución a los agricultores, bajo criterios de prioridad. Investigaciones prueban que pueden ser muy grandes los benefcios para la producción agrícola cuando se emplea el fertilizante así producido, solo o combinado con fertilizantes químicos.

Medidas correctivas y de descontaminación del suelo

Las medidas correctivas que se pueden proponer en casos de contaminación del suelo son:

  • Prueba de toxicidad - siempre que haya sospecha de contaminación del suelo que pueda amenazar la salud de la población, se debe solicitar a una institución especializada para hacer una prueba de toxicidad del suelo y, en caso positivo, determinar la calidad y profundidad del problema para identificación de las medidas correctivas adecuadas.
  • En los casos más graves se recomienda el aislamiento de la zona afectada y medidas que eviten la contaminación del aire, el acarreamiento por agua de lluvia y la penetración hasta las aguas subterráneas.
  • Puede ser recomendable la remoción del suelo más contaminado y su tratamiento, como se hace con los residuos sólidos peligrosos.
  • Algunos contaminantes pueden ser biodegradables, perdiendo así su toxicidad con el tiempo. En este caso se puede aislar el área hasta que se tenga resuelto el problema. Algunas veces se recomienda aplicar técnicas de biorremediación (aceleración de la degradación por introducción de agentes biológicos) u otros procesos de aceleración (como ayudar a la oxidación con H202).
  • La lixiviación y la volatización son otros procesos que pueden facilitar la descontaminación cuando se trate de un producto que pierde su efecto contaminante al dispersarse en el aire o el agua.

El ruido

El contexto

Uno de los graves problemas que afectan a la salud física, mental y al bienestar de las comunidades, como consecuencia del progreso y de los modernos procesos de urbanización, acelerados y desordenados, es la polución sonora.

Responsable por perturbaciones en el trabajo, sueño, descanso de los seres humanos, el ruido causa desvíos de atención, reacciones psicológicas, fisiológicas y patológicas ocasionando pérdidas auditivas, incomodidades y discapacidades funcionales. Las fuentes de ruido que más molestan y afectan a un número mayor de personas, especialmente en los centros urbanos, son el transporte terrestre y aéreo, especialmente de carros, motocicletas, ómnibus, trenes y aviones.

La falta o la planificación urbana inadecuada hace que actividades de dinámicas incompatibles se ubiquen cerca unas de las otras. Es muy frecuente en las vecindades de residencias, la presencia de bares, bodegas y casas nocturnal efectivamente responsables por disturbios por ruidos, no solamente por los provenientes del interior de las edificaciones, sino también por la dinámica de circulación de peatones y de vehículos que inducen.

Trabajos de construcción y pavimentación de vías con use de compresores, industrial y fábricas instaladas en zonas residenciales, contribuyen a la elevación de los niveles de ruido en las ciudades y pérdidas en la calidad de vida de las poblaciones y de los trabajadores en particular. Otra ocurrencia común, especialmente en los grandes centros urbanos, es la ubicación de hospitales y actividades que requieren silencio en avenidas de tráfico intenso.

Es cierto que los modelos económicos interfieren directamente a indirectamente en este tipo de problema ambiental. Primero, por las políticas económicas que conllevan al crecimiento urbano descontrolado y después por los precios de materiales aislantes acústicos que son caros.

Indirectamente, esto acaba reflejándose en los conceptos arquitectónicos. Con el pasar de los años los patrones de construcción civil fueron cambiando, adoptándose materiales más esbeltos, menos costosos y menos aislantes. Los materiales utilizados en la pavimentación de las calles son rígidos y poco absorbentes de sonidos, lo que facilita la propagación de los ruidos y vibraciones generados por el tráfico de vehículos. Por otro lado, el diseño urbano y sus adaptaciones, con frecuencia proyectan obras de arte, tales como viaductos, vías elevadas y autopistas sin tomar en consideración la protección de las personas de las ciudades.

Pero como en las otras formas de polución y contaminación, en esta también es más costoso recuperar que prevenir.

La polución sonora puede representar desde una pequeña incomodidad hasta serios problemas de salud, como el estrés. En general, los problemas varían de agudos, como las pérdidas auditivas temporarias, a los crónicos, como las lesiones permanentes. Estos últimos afectan más a la exposición de personas en los ambientes de trabajo. No son muy raros los desequilibrios nerviosos y problemas circulatorios consecuentes de la exposición prolongada de personas a ruidos elevados. Indirectamente, la polución sonora puede ser responsable por distracción y pérdida de productividad, lo que puede representar perjuicios económicos.

El concepto de ruido

El concepto más frecuente de ruido es el de que el ruido es un sonido incómodo. Bajo ese concepto, incluso lo que es música para unos puede ser ruido para otros, dependiendo de los factores como estilo, altura, del local y de la condición psicológica de quien escucha.

La física define los sonidos como una energía generada por una fuente sonora que emite ondas mecánicas longitudinales que se transmiten en un medio con una determinada frecuencia, velocidad y nivel de energía. Los medios donde se propagan los sonidos pueden ser gaseosos (aire), líquidos o sólidos.

El espectro de frecuencias audibles, para los seres humanos varía de 20 Hz a 20.000 Hz. Abajo de las frecuencias mínimas están los llamados infrasonidos y arriba de la máxima los ultrasonidos. Entre los 20 Hz y los 400 Hz están los llamados sonidos graves; entre los 400 Hz y 2.000 Hz están los medianos, y los agudos son los de espectro de frecuencia de 2.000 Hz a 20.000 Hz. La voz humana barre un espectro, en la conversación normal, del 400 Hz al 4.000 Hz. La velocidad de propagación del sonido en el aire es de 340 m/s.

Los equipos para medir sonidos son llamados decibelímetros y utilizan varios fltros llamados de "A"," B"," C"," D". El que más se aproxima al oído humano es el "A". Así, las mediciones de sonidos en general utilizan la unidad de medida db(A).

Como la ecuación física utilizada para medir sonidos es logarítmica, no pueden ser utilizados raciocinios aritméticos, es decir: si una fuente de sonido emite 40 dB(A), dos fuentes no van a emitir 80 dB(A) y si 42 dB(A) y un sonido de 70 dB(A) es dos veces más alto que uno de 60 dB(A). Es por eso que el espectro de sonido audible varía de un mínimo de 35 dB(A) (sonido de pájaro) hasta 130 dB(A) (despliegue de avión). Es muy importante referir las distancias entre la fuente sonora y el receptor pues, cuanto más grandes las distancias entre ellos menor será el sonido perceptible. El Cuadro 8 ejemplifica algunos valores de sonidos.

Las vibraciones son el efecto de la propagación de las olas mecánicas y pueden, según su intensidad o frecuencia, dañar estructuras o traer perjuicio a los seres vivos. Los sonidos generan vibraciones, algunas veces imperceptibles, pero que pueden interferir en la circulación periférica del ser humano.

Cuadro 8. Niveles de presión sonora por fuente y percepción sensorial

dB(A) Percepción Aire libre Ambiente interior
130 Dolorosa Despliegue avión a 15 m Fábrica de pliegos
110 Muy molesta Remachadora Indust. pesada
100 Molesta Concierto de rock Discoteca
90 Ruidosa Tráfico de camiones 15 m Rotativa /15 m
80 Moderado ruidoso Calle de gran tráfico Gran oficina
70 Moderado incómodo calle poco tráfico sala de conferencia
60 Perjuicios a la conversación Automóvil 100km/h a 30 m/65 dB(A) Televisión
50 Molesta al sueño Unidad aire condicionado a 4m Voz alta
40 Silenciosa Canto pájaro Voz baja

La polución sonora

Polución sonora es el nivel de presión sonora por encima de los límites permitidos por ley. La importancia relativa de la polución sonora se debe realizar en base a los siguientes criterios:

  • número de personas afectadas;
  • hora del día/noche en que se produce el ruido;
  • característica de la fuente: régimen de emisión, intensidad, frecuencia;
  • aspectos subjetivos.

Esos criterios combinados determinan la importancia del ruido. Es evidente que cuanto más personas sean molestadas por un ruido más grande será el impacto en la comunidad. Mientras tanto, un ruido puede molestar seriamente a pocas personas y por to tanto ser mas perjudicial que otro de mayor alcance.

Otro aspecto a ser considerado es el de los horarios en que se manifiestan los ruidos urbanos. Durante los períodos del día, donde se supone que las personas tienen otras tareas, el ruido puede ser mas tolerable que durante los períodos nocturnos, cuando se debe respetar el derecho de las personas al reposo.

Las características de la fuente son muy importantes, tanto porque un sonido más alto y más agudo es mas incómodo, como por la cuestión de la intermitencia. Ruidos intermitentes son mas incómodos que los de régimen continuo.

Los aspectos subjetivos son muy importantes en las evaluaciones ambientales de la polución sonora. Por más que a uno le guste la música, si el sonido viene de afuera cuando uno quiere dormir, la música pasa a ser un ruido. Otro ejemplo es el ruido del tráfico urbano. A pesar de ser el gran responsable por los elevados niveles de presión sonora de las ciudades, este ruido es motivo de relativamente pocas reclamaciones. La explicación puede residir en que el problema es colectivo y generado por todos. Todos participan de la dinámica urbana con sus automóviles propios o utilizando el transporte público.

El problema de los ruidos de los vehículos automotores se reduce mediante el control y fiscalización de las fuentes que deben contar con silenciadores adecuados (que en el caso de los catalizadores pueden ser también filtro de contaminantes del aire) correcta puesta a punto de frenos, caja de cambios, ventilador, neumáticos y carrocería.

Los factores que más influyen en el ruido de tráfico son: velocidad, porcentaje de vehículos pesados, fluidez del tráfico y el diseño urbano: anchura de la calzada, altura de las edificaciones, existencia de vegetación, material de pavimento.

Factores de riesgo

El ruido, aunque la mayor parte de las personas solo le atribuyan incomodidad, tiene riesgos para la salud. Los efectos detectados sobre el organismo son tanto de orden fisiológico como psicológico. Los fisiológicos se pueden producir de dos maneras:

Nivel mediano de sonido recomendable en distintos locales en
distintos locales en dB

    Lugar                                dB(A)

Fábricas ruidosas                   90
Restarurantes                        70
Bancos                                 60
Cines (vacío)                         40
Hospitales                             55
Museos y bibliotecas            45
Teatro (vacío)                         35
Dormitorios                            35

La mayor incidencia de los efectos del ruido en el organismo humano, son observados en el Cuadro 9. A partir de los 60 dB(A) se ha podido detectar un descenso del peristaltismo intestinal, de la visión nocturna, de la capacidad de conciliar el sueño y una menor concentración intelectual y a partir de los 80 dB(A) son aparentes el incremento de la presión arterial, la frecuencia respiratoria y el pulso así como en la fatiga y el número de hipoacusias. Por otra parte, entre trabajadores expuestos se ha detectado un aumento de los accidentes de trabajo y de los estados neuróticos. Mucho se ha relacionado entre los estados psicológicos y los ruidos. Las suceptibilidades individuales y las características de los sonidos pueden contribuir al estrés.

Cuadro 9. Efecto de los ruidos y vibraciones sobre el organismo humano (*)

Sobre el aparato auditivo a través de:

-disminución temporal de la capacidad auditiva
-hipoacusia profesional o disminución permanente de la capacidad auditiva

Sobre el resto del organismo a través de:

Corto plazo
-incremento del tono muscular, la frecuencia respiratoria, el ritmo cardíaco y la tensión diastólica
-variaciones en la circulación periférica
-descenso del peristaltismo intestinal

Largo plazo
-aumento de la secreción de ciertas glándulas, cambios en la concentración hormonal
-aumento de la noradrenalina
-gastritis
-ataques asmáticos
-migrañas
-insomnio, ansiedad, pérdida de capacidad de concentración

(*) Fuente; Datos extraídos de "Apuntes del Curso Internacinal de Atención
     al Medio/Pamplona/España: 1988

El control ambiental

El control ambiental puede adoptar acciones preventivas y correctivas.

  • Acción preventiva: la educación de la comunidad, el entrenamiento de técnicos, la planificación del espacio urbano y la realización de estudios de impactos sonoros previos a la implantación de actvidades son, a nivel local, las estrategias más eficaces de control de la polución sonora. Por otro lado, cambios en las tecnologías y medidas de ingeniería y arquitectura pueden contribuir significativamente para prevenir el problema.
  • Acción correctiva: las acciones correctivas deben ser consideradas según:

. la fuente de ruido;
. el medio de transmisión;
. los receptores.

Para que las acciones correctivas sean eficientes se debe tomar una de las alternativas o más de una combinada: reducir el nivel de ruido producido por la fuente, cambiar las características del medio transmisor (aislamiento, absorción) y por último proporcionar la protección del receptor.

En los análisis acústicos es necesario:

  • evaluar el nivel de presión sonora existente y sus características;
  • determinar el nivel máximo aceptable;
  • determinar la reducción requerida.

Los niveles de presión sonora son mensurados con equipos especiales llamados decibelímetros y dependiendo del rigor del análisis requiere profesional técnico habilitado. Los niveles máximos aceptables deben ser establecidos en normativas y reglamentos.

Es recomendable que cada municipio establezca una normativa propia sobre la polución sonora (leyes + recomendaciones). La determinación de la reducción requerida es obtenida por substracción. La reducción del ruido en la fuente puede

  • de orden mecánica: mediante la adopción de tecnologías silenciosas, ajustes y manutención de carrocerías y de los tubos de escape de vehículos;
  • de orden funcional: a través de cambios de horarios de funcionamiento de las actividades o equipos ruidosos;
  • de orden educativa: prohibición de usar bocinas indebidamente o de equipos sonoros en altos volúmenes.

En control del medio de propagación en general se da por:

  • uso de materiales aislantes o absorbentes de sonido;
  • barreras arquitectónicas o vegetales;
  • implantación de materiales absorbentes sonoros;
  • ingeniería de tráfico.

El receptor puede ser protegido por:

  • tapones, protectores y cascos;
  • cabinas de aislamiento;
  • reducción en los tiempos de exposición.

La vigilancia ambiental

La forma de control más eficaz para combatir la polución sonora es la efectiva actuación municipal y la conscientización de la comunidad el instrumento más adecuado de reducción del problema. Se recomienda:

  • normas que limiten los niveles de ruidos en zonas según sus usos preponderantes residenciales, comerciales, de servicios, industriales y en ambiente de trabajo, ambiente sociales (fiestas, use y equipos de sonido);
  • leyes que limiten el horario del use de equipos (motores, aire condicionado, aeronaves) que generen ruidos especialmente en los períodos nocturnos;
  • establecer límites de emisión de ruidos por fuentes fijas, temporales o permanentes.
  • impedir que se implante actividades que requieren silencio cerca de actividades existentes ruidosas (tránsito, industrias, bares, etc.); orientar para medidas de aislación y condicionamiento acústico en ambientes ruidosos.

Energía y radiaciones

Energía

La energía es el elemento fundamental para la existencia de los seres vivos. Si por un lado es un factor esencial al desarrollo de las comunidades, por otro, su obtención, transporte y consumo pueden presentar significativos riesgos a la salud (véase el Cuadro 10).

Cuadro 10: Efectos en la salud humana como consecuencia de la exposición a diversos tipos de energía

Tipo de energía Efectos en la salud humana
Mecánica:
Vibraciones . menos de 2Hz
Ruidos de 20Hz a 20.OOOHz
Ultrasonidos localizados
Ultrasonidos difusos

 

Mareos
Aumento de: noradrenalina, hiperglucemia, frecuencia respiratoria (pulso), presión arterial (fatiga), excitabilidad neuro-muscular.
Descenso de: peristaltismo intestinal, sueño, visión nocturna, capacidad auditiva, concentración.
Quemaduras.
Hipotensión, fatiga generalizada, colesteronemia, glicemia.
Electromagnética:

Laser
Radar

Campos electromagnéticos

Radiaciones ionizantes

Quemaduras no perceptibles visualmente.
Alteraciones en conductos seminíferos, hipertermia, cataratas, trastornos diencefálicos, fatiga.
Alteraciones sensoriales, manifestaciones generales en sangre, sistema nervioso y alteraciones genéticas.
Leucemia, especialmente en niños menores de 10 años, radiodermatitis, cataratas, disminución general de las defensas, alteraciones cromosómicas definitivas y acumulativas, microcefalia, retraso mental, sensibilización para afecciones tiroideas.

Los principios básicos relacionados con la energía son que:

  • la energía no se crea ni se destruye: se transforma;
  • su transformación supone degradación: el calor es la forma más degradada.

La energía se clasifca en potencial, mecánica y electromagnética. La más importante forma de energía es la solar, que se transforma mediante la cadena trófica hasta ser asimilada por el hombre y de la cual depende todo el ciclo vital.

Las fuentes más comunes de energía son los combustibles orgánicos renovables (carbón vegetal, maderas, aceites, alcohol) y los combustibles fósiles no renovables (petróleo, carbón mineral). El viento, las caídas de agua, las mareas y ciertas sustancias radiactivas (uranio-235, plutonio-239) también son importantes fuentes de energía.

El proceso energético puede generar residuos no biodegradables y acumulativos e impactos negativos a la salud. El proceso involucra aspectos de:

  • obtención;
  • transporte;
  • consumo y transformación.

La obtención o sea, la captación y generación de energía y la prospección y extracción de los combustibles son factores de riesgo y pueden generar impactos adversos al medio ambiente y a la salud humana como consecuencia de actividades de minería responsables por pérdidas de suelos fértiles, contaminación y sedimentación de los ríos, inundaciones; embalses y centrales hidroeléctricas responsables por alteraciones de microclima (incremento de humedad), pérdidas de fauna y flora y otros importantes impactos sociales, culturales y económicos; centrales térmicas y nucleares que generan lluvias ácidas y contaminación radiactiva. En todos esos procesos los accidentes son el gran factor de riesgo.

El transporte de la energía o de combustibles del local donde se ha producido hasta el consumidor también puede generar impactos adversos y factores de riesgo. Los oleoductos y gasoductos pueden ser responsables de daños a la ecología marina, y los transportes marítimos, aéreos y ferroviarios son origen de grandes problemas de contaminación ambiental.

El consumo de los combustibles y la transformación de energía originan los bienes y las dinámicas deseadas pero, a su vez, generan los residuos materiales y energéticos en forma de:

  • calor;
  • sonido;
  • radiaciones ionizantes;
  • vapores y gases;
  • desechos líquidos y sólidos.

El calor generado por los procesos energéticos, además de servir a la transformación de las materias primas, es responsable en escala mayor por alteraciones de microclimas y por el efecto invernadero, de consecuencias sin precedentes para el planeta Tierra. (El ruido, los vapores, gases y los desechos líquidos y sólidos fueron tratados en capítulos anteriores).

Las radiaciones ionizantes

El contexto

Radiación es el proceso por el cual átomos y moléculas, bajo cambios internos, emiten energía. Las radiaciones pueden ser ionizantes o no ionizantes. Las radiaciones no ionizantes están presentes en muchas actividades humanas: radios, televisores y otros electrodomésticos, luz, láser, microondas. La radiación ionizante es la de origen electromagnético de más alta frecuencia. Puede ser directamente ionizante como las partículas cargadas (alfa, beta, protones) o indirectamente ionizante (rayos X, gama, neutrones). Los rayos X, muy usados en la medicina, son radiación electromagnética capaz de atravezar tejidos como hueso, por to cual se utilizan en la medicina, tanto para diagnóstico como para terapia. Al interaccionar pueden dañar los tejidos y provocar alteraciones celulares.

Las radiaciones constituyen un agente físico que implica el transporte de energías. Cuando la energía de una radiación interactúa con los tejidos humanos puede generarse información sobre la estructura de los mismos, que es recogida como imagen por un elemento sensible, lo que permite efectuar un diagnóstico. Si la energía transmitida es suficientemente alta, pueden inducirse transformaciones o la destrucción de los tejidos, lo que permite ciertos tratamientos.

Debe tenerse en cuenta que las radiaciones, además de hacer posible procedimientos de diagnóstico y tratamientos altamente beneficiosos, pueden también dar lugar a efectos negativos para la salud de los pacientes irradiados y otras personas que resulten expuestas en razón de su trabajo o proximidad (véase el Cuadro 11).

Son significativos los casos de muertes por radiación ionizante en el mundo. Algunas de estas muertes han ocurrido en nuestra Región. En 1984 se produjo una muerte en un reactor nuclear de la Argentina. Con respecto a fuentes médicas, han habido dos graves accidentes, causados ambos por el robo de fuentes radiactivas de consultorios de radioterapia abandonados, que posteriormente se desmantelaron inadecuadamente, lo que resultó en la dispersión del material radiactivo al medio ambiente. En Ciudad Juárez, México, en 1984, más de 4.000 personas se sobre-irradiaron y los costos de recuperación sumaron 34 millones de dólares. La dispersión de Cobalto-60 tuvo que localizarse con un helicóptero, dada su gran extensión. Un accidente similar ocurrió en 1987 en Goiania, Brasil, donde el número de personas que tuvo que ponerse en observación ascendió a más de 100.000, cuatro murieron y solamente los costos de descontaminación ascendieron a más de 20 millones de dólares.

A fin de evitar o limitar los efectos indeseables de las radiaciones ionizantes sobre la salud, la protección radiológica ha dado lugar al desarrollo de criterios y técnicas de protección y seguridad que se aplican al diseño y operación de equipos a instalaciones y al control de fuentes de radiación.

Cuadro 11. Efectos de irradiaciones agudas en el cuerpo

Dosis aguda (Sv)

de 0 a 0'25

de 0'25 a 1

de 1 a 2


de 2 a 6

 

 

de 6 a 10

 

Probable síntoma clínico

Ningún efecto observable

Ligeras modificaciones hemáticas

Vómitos (de 5 al 50% de los expuestos) a las tres horas, fatiga, pérdida de apetito.
Moderadas alteraciones hemáticas.

Todos los individuos manifiestan:
Vómitos después de dos horas o menos.
Graves alteraciones hemativas acompañadas de hemorragias e infecciones.
Pérdida del cabello a las tres semanas para dosis superiores a 3 Sv

Vómitos al cabo de una hora.
Graves modificaciones hemáticas.
Infección y pérdida del cabello.
Del 80 al 100% de los individuos mueren a los dos meses.

La complejidad de las instalaciones que requieren las técnicas que utilizan fuentes de radiación cubre una amplia gama, desde los más sencillos equipos de rayos X hasta las centrales nucleares. Para que la utilización de esas técnicas resulte eficiente y segura es conveniente su inserción en la planificación y desarrollo de los programas de protección ambiental. La eficiencia resultará de la adecuada selección y disponibilidad de los recursos y de los programas de control de calidad. La seguridad será consecuencia de una correcta implementación de los criterios de protección radiológica.

Factores de riesgo

Desde el descubrimiento de los rayos X y de los minerales radiactivos, se sabe que la exposición a altos niveles de radiación puede causar daño clínico a los tejidos del cuerpo humano. Además, los estudios epidemiológicos a largo plazo de las poblaciones expuestas a la radiación, especialmente los supervivientes de la explosión atómica en Hiroshima y Nagasaki en Japón en 1945, han demostrado que la exposición a la radiación también tiene un potencial para la inducción retardada de las neoplasias malignas.

Las radiaciones actúan a nivel de infraestructuras, células, tejidos y órganos. Sus efectos dependen del tiempo y de la intensidad de la exposición. Sus efectos pueden ser detectados inmediatamente después de la exposición o aparecen después de años. Los efectos se clasifican en estocásticos (de naturaleza fortuita y deterministas.

Los efectos estocásticos de la radiación se producen por lo general sin un nivel de dosis umbral. La probabilidad de ocurrencia es proporcional a la dosis y su gravedad es independiente de la dosis. Ejemplos de efectos estocásticos son el cáncer y la leucemia.

Los efectos estocásticos pueden presentarse cuando una célula irradiada no muere, sino que se modifica. Las células modificadas pueden, al cabo de un período prolongado, degenerar en cáncer. Los mecanismos de reparación y defensa del organismo hacen que tal desenlace sea muy improbable para las dosis pequeñas. Ahora bien, no hay prueba alguna de que exista una dosis umbral por debajo de la cual sea imposible la producción de un cáncer. La probabilidad de aparición del cáncer aumenta con la dosis, pero la gravedad de un eventual cáncer resultante de la irradiación es independiente de la dosis. Asimismo, si una célula germinal cuya función es transmitir información genética a la progenie es dañada por exposición a la radiación, es concebible que en los descendientes de la persona expuesta se manifiesten efectos hereditarios de diversos tipos.

Los efectos hereditarios resultantes de la exposición a la radiación se han detectado estadísticamente en otras poblaciones de mamíferos y se supone que también se dan en las poblaciones humanas, aunque hasta el momento no se han podido comprobar.

Para grandes dosis, los efectos de la radiación, tales como náuseas, enrojecimiento de la piel o en los casos graves, síndromes más agudos, se manifiestan clínicamente en los individuos expuestos poco tiempo después de la exposición. Dichos efectos se denominan"deterministas" porque su aparición es segura si la dosis rebasa un nivel umbral.

Los efectos deterministas debidos a la exposición a la radiación son resultados de procesos diferentes, principalmente de muerte celular y demora en la división celular que, si son lo suficientemente amplios, pueden deteriorar la función del tejido expuesto. La gravedad de un efecto determinista dado en un individuo expuesto aumenta con la dosis por encima del umbral de aparición del efecto.

Además de los efectos mencionados, pueden producirse otros efectos sobre la salud de los niños a causa de la exposición del embrión o feto a la radiación. Entre tales efectos cabe mencionar una mayor probabilidad de leucemia y, en caso de exposición por encima de distintos valores de la dosis umbral durante ciertos períodos del embarazo, retraso mental y deformaciones congénitas graves.

A la par de los progresos científicos y tecnológicos que contribuyeron al desarrollo de la ciencia médica y de las modernas tecnologías, las radiaciones ionizantes fueron, en el pasado reciente, uno de los resultados de las armas nucleares causando pérdidas humanas y efectos en la salud de varias generaciones. Hoy día siguen representando serios riesgos a la integridad de la especie humana y de la vida de los ecosistemas, tanto por su poder destructivo como por su persistencia. El plutonio, por ejemplo, permanece radiactivo por centenares de millares de años. Por otro, lado, si sustancias radiactivas como el Tecnecio-99m se administran cuidadosamente en medicina nuclear se contribuye a la mejoría y cura de enfermedades.

Para disminuir el riesgo, es muy importante la protección radiológica, que es el conjunto de actividades que buscan prevenir los efectos de la radiaciones agudas y limitar el nivel de riesgo de efectos tardíos.

Considerando que los individuos no perciben las radiaciones y que los efectos se presentan con retraso, es difícil rastrear el origen de este tipo de problema. Por eso cualquier actuación tiene que ser preventiva, por ello existe la protección radiológica.

Magnitudes y unidades

Para evaluar riesgos hay que cuantificar la cantidad y tipo de radiación recibida y la cantidad absorbida por el organismo. Las principales magnitudes físicas son la tasa de transformación nuclear de los radionucleidos (la actividad) y la energía que la unidad de masa de una substancia absorbe de la radiación a la que está expuesta (la dosis absorbida). La unidad de actividad es la inversa de segundo, que representa el número de transformaciones (o desintegraciones nucleares por segundo) y se denomina bequerel (Bq). La unidad de dosis absorbida es el joule por kilogramo, denominada gray (Gy).

La dosis absorbida es la magnitud dosimétrica física básica. Los efectos dañinos en los tejidos humanos varían según los diferentes tipos de radiación ionizante. En consecuencia, la dosis absorbida por los tejidos se multiplica por un factor de ponderación de la radiación para tener en cuenta la intensidad con que el tipo considerado de radiación produce efectos sobre la salud. La magnitud resultante se denomina dosis equivalente. La magnitud "dosis equivalente" se utiliza cuando se irradian órganos o tejidos determinados, pero la probabilidad de efectos nocivos estocásticos debidos a una dosis equivalente dada varia según los diferentes órganos y tejidos.

Por consiguiente, la dosis equivalente en cada órgano y tejido se multiplica por un factor de ponderación tisular para tener en cuenta la radiosensibilidad del órgano. La suma total de esas dosis equivalentes ponderadas en todos los tejidos expuestos de un individuo se denomina la dosis efectiva. La unidad de dosis equivalente y de dosis efectiva es la misma que la unidad de dosis absorbida, a saber el joule por kilogramo, pero se usa el término sievert (Sv) para evitar la confusión con la unidad de dosis absorbida.

Cuando se introducen radionucleidos en el cuerpo, la dosis resultante se recibe durante todo el período que los mismos permanecen en el organismo. La dosis comprometida es la dosis total producida durante este período de tiempo y se calcula integrando, para el tiempo de que se trate, la tasa de recepción de tal dosis. Toda restricción de dosis en este aspecto se aplica a la dosis comprometida resultante de esa incorporación.

El impacto total de la exposición a la radiación debido a una práctica o fuente determinada, depende del número de individuos expuestos y de la dosis que reciben.

En consecuencia, para caracterizar el impacto radiológico de una práctica o fuente se puede emplear la dosis colectiva, que se define como la sumación de los productos de la dosis media a los diversos grupos de personas expuestas por el número de individuos de cada grupo. La unidad de dosis colectiva es el sievert-hombre (Sv-hombre).

Los factores de ponderación de la radiación, Wr, y los factores de ponderación del tejido, Wt, aparecen en el Cuadro 12.

Con miras a poder hacer frente al uso cada vez mayor de las fuentes de radiación y de las instalaciones nucleares, y en vista del carácter particular de los riesgos de las radiaciones, durante las últimas décadas, los organismos especializados en protección contra las radiaciones han creado un sistema singular y complejo de conceptos, principios y técnicas para la prevención y el control de los riesgos radiológicos. Las bases científicas y conceptuales para este sistema las establece la Comisión International de Protección Radiológica (ICRP) en forma de recomendaciones que se actualizan y adaptan periódicamente a los nuevos conocimientos científicos. En su publicación de 1991, la ICRP adoptó un modelo diferente para el riesgo de las radiaciones así como una dosimetría modificada de las explosiones atómicas de Hiroshima y Nagasaki. La consecuencia principal de la adopción de ese nuevo modelo es que la mortalidad por cáncer debida a las radiaciones es de tres a cuatro veces mayor de to que se pensaba para las personas ocupacionalmente expuestas, así como para el público en general. Otra nueva característica de la publicación de la ICRP de 1991 fue la introducción del concepto de "exposiciones potenciales", es decir, las que podrían ocurrir en caso de accidente y que requieren medidas de seguridad especiales para prevenirlas.

Para traducir las pautas de la ICRP a términos prácticos, la Agenda para la Energía Nuclear de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), el Organismo International de Energía Atómica, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la Organización International del Trabajo, la Organización Mundial de la Salud, y la Organización Panamericana de la Salud han preparado más Normas Básicas Internacionales de Seguridad para la Protección contra la Radiación Ionizante y para la Seguridad de las Fuentes de Radiación (véase el Cuadro 13).

Las Normas abarcan la protección para todas las fuentes de radiación controlables. Estas incluyen fuentes de radiación natural, actividades relacionadas con el ciclo del combustible nuclear, aplicaciones médicas de la radiación y fuentes usadas en la industria, la investigación, la agricultura. Las disposiciones de las Normas abordan la exposición de los trabajadores, del público y de los pacientes a las fuentes de radiación médica. Las Normas contienen requisitos generales y específicos con información numérica detaIlada en términos de límites, niveles de referenda, niveles de intervención y niveles de actuación, tanto para la exposiciones normales como para las potenciales.

Cuadro 12. Factores de ponderación

De la radiación: Factor por el que se multiplica la dosis absorbida para tener en cuenta el riesgo relativo que suponen los diferentes tipos de radiación para la salud. Los valores de este factor que se usan con fines de protección radiológica son los siguientes:

Tipo a intervalo de energía de la radiación                                  Factor de ponderación de la radiación, W,R

Fotones de todas las energías                                                                            1
Electrones y muones de todas las energías*                                                        1

Neutrones de energía < 10 keV                                                                           5

10 keV a 100 keV                                                                        10
> 100 keV a 2 MeV                                                                      20
> 2 MeV a 20 MeV                                                                       10
> 20 MeV                                                                                      5

Protones (no de retroceso) de energía > 2 MeV                                                    5
Partículas alfa, fragmentos de fisión, núcleos pesados                                         20

* Excluidos los electrones de Auger emitidos por los núcleos al ADN, en cuyo caso son necesarias consideraciones microdosimétricas especiales.

Del tejido: Factor por el que se multiplica la dosis equivalente recibida por un órgano o un tejido para tener en cuenta la diferente sensibilidad de los distintos órganos y tejidos en cuanto a la producción de efectos estocásticos de la radiación. Los factores de ponderación del tejido usados con fines de protección radiológica son los siguientes:

Tejido a órgano                                                                     Factor de ponderación del tejido, WT

Gónadas                                                                                                         0,20
Médula ósea (roja)                                                                                           0,12
Colona                                                                                                            0,12
Pulmón                                                                                                           0,12
Estómago                                                                                                       0,12
Vejiga                                                                                                             0,05
Mama                                                                                                             0,05
Hígado                                                                                                            0,05
Esófago                                                                                                          0,05
Tiroides                                                                                                           0,05
Piel                                                                                                                 0,01
Superficies óseas                                                                                             0,01
Restantes órganos o tejidosb                                                                            0,05

a/ Intestino grueso inferior.
b/ A los efectos del cálculo, los órganos o tejidos restantes son los formados por las glándulas suprarrenales, el cerebro, el intestino grueso superior, el intestino delgado, el riñón, los músculos, el páncreas, el bazo, el timo y el útero. En los casos excepcionales en los que uno solo de los órganos o tejidos restantes reciban una dosis equivalente mayor que la más elevada recibida en uno de los doce tejidos a órganos para los que se especifica el factor de ponderación, deberá aplicarse a ese tejido u órgano un factor de ponderación de 0,025, así como un factor de ponderación de 0,025 al promedio de las dosis recibidas por los demás órganos o tejidos restantes aquí definidos.

 

Cuadro 13. Limitación de dosis

Limitación de dosis de las "Normas Básicas Internacionales de Seguridad para la Protección contra la Radiación Ionizante y para la Seguridad de las Fuentes de Radiación, patrocinadas conjuntamente por: la Agencia para la Energía Nuclear de la OCDE, el Organismo Internacional de Energía Atómica, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la Organización Internacional de Trabajo, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud"

Los límites de dosis establecidas tienen como objetivo asegurar que ningún individuo se vea comprometido a un riesgo inaceptable causado por exposición a radiaciones ionizantes.

Límites de dosis para exposiciones ocupacionales:

• una dosis efectiva de 20 mSv por año como promedio en un período de cinco años consecutivos;
• una dosis efectiva de 50 mSv en un solo año;
• una dosis equivalente al cristalino de 150 mSv en un año;
• una dosis equivalente a las extremidades (manos y pies) o a la piel de 500 mSv en un año.
(En circunstancias especiales, ciertos trabajadores pueden recibir hasta 100 mSv en un año).

Límites de dosis para miembros del público:

• una dosis efectiva de 1 mSv en un año;
• en circunstancias especiales, una dosis efectiva de hasta 5 mSv en un solo año, a condición de que la dosis media en cinco años consecutivos no exceda de 1 mSv por año;
• una dosis equivalente al cristalino de 15 mSv en un año;
• una dosis equivalente a la piel de 50 mSv en un año.

Aplicación de los límites de dosis:

Los límites de dosis especificados consisten en la suma de las dosis de que se trate, causadas por exposición externa en el período especificado y de las dosis comprometidas de que se trate, causadas por incorporaciones en el mismo período; el período para calcular la dosis comprendida deberá ser normalmente de 50 años si se trata de incorporaciones en adultos, y hasta de 70 años de edad, si se trata de incorporaciones en niños. A los efectos de demostrar el cumplimiento de los límites de dosis, deberá tenerse en cuenta la suma de la dosis equivalente personal causada por exposición externa a radiación penetrante en el período especificado, y de la dosis equivalente comprometida o la dosis efectiva comprometida, según corresponda, causada por incorporaciones de substancias radiactivas en el mismo período.

La vigilancia ambiental de las radiaciones ionizantes

La vigilancia ambiental, responsabilidad de las autoridades abarca:

  • el control permanente en torno a instalaciones nucleares y radiactivas;
  • la obtención de un censo a inventario actualizado de todas las fuentes de radiaciones ionizantes y la operacionalización de sistemas de registros y licencias para el manejo de equipos generadores de radiación y sustancias radiactivas;
  • la adecuación de las instalaciones a la legislación vigente y, en caso que no existan, a las Normas Básicas Internacionales de Seguridad para la Protección contra la Radiación lonizante y para la Seguridad de las Fuentes de Radiación, endosadas por la XXIV Conferencia Sanitaria Panamericana en septiembre de 1994;
  • el estudio y configuración geológica y elaboración de mapa radiactivo de fuentes naturales de radiación;
  • el control dosimétrico del personal expuesto en los ambientes de trabajo;
  • la protección de los trabajadores a la exposición y contaminación por ropas protectoras, equipos protectivos respiratorios, guantes, máscaras;
  • que ninguna persona de menos de 16 años deba ser sometida a exposición ocupacional y especialmente las mujeres trabajadoras embarazadas deben ser protegidas;
  • que compensaciones de sueldos especiales, vacaciones adicionales o beneficios en la jubilación no sean sustitutos de la protección y seguridad necesarias a la protección de los trabajadores;
  • la elaboración de una cartilla sanitaria, sistema de información para el público en general;
  • realizar estudios epidemiológicos y el control de exámenes radiológicos: cantidad y calidad para evitar someter a la población a radiaciones innecesarias.

Todas las autoridades, desde los niveles locales hasta los nacionales son responsables de las prácticas que involucran las fuentes de radiaciones ionizantes. La capacitación de personal en radioprotección y seguridad, el intercambio de informaciones entre especialistas y la información del público, juntamente con el establecimiento de regulaciones y control de las fuentes, son factores esenciales.

El ambiente natural modificado

El contexto

El desarrollo industrial, el tráfico vehicular, el rápido crecimiento de la población y su aglomeración en las ciudades, tiene como consecuencia un aumento en el consumo de energía y diversos problemas ambientales asociados. El medio ambiente alterado por la acción del hombre puede comprometer el equilibrio ecológico y comprometer la integridad de especímenes, así como la extinción de especies de la fauna y la flora. La utilización exagerada y descontrolada de agroquímicos, las prácticas de monocultivos, la explotación de los recursos minerales y forestales, la construcción de grandes emprendimientos de desarrollo, como carreteras, represas y proyectos agropecuarios, sin tomar en cuenta los impactos ambientales adversos, son factores que pueden generar desequilibrios de la biota a través de alteraciones climáticas, pérdidas de suelos fértiles, a importantes impactos socioeconómicos y culturales.

El control y la vigilancia de los proyectos de desarrollo para que sean efectuados bajo principios ambientales, y la divulgación de procedimientos sobre el manejo ambiental adecuado y seguro de plaguicidas, tanto de use agrícola como doméstico, son fundamentales.

Por otro lado, el registro, el inventario y la identificación de áreas con potencial natural para ser preservadas mediante la creación de parques públicos, reservas ecológicas y áreas protegidas, contribuyen directamente a la protección de los ecosistemas, al bienestar y a la salud pública y al desarrollo sostenible de las comunidades.

Vectores y el ambiente natural

Como se indicó en la sección sobre "Aguas", la alteración del medio ambiente por supresión de la vegetación, construcción de presas y monocultivos son factores decisivos en los cambios climáticos, alteración del régimen de los vientos, humedad del suelo, surgimiento de aguas paradas o áreas secas, con el consecuente desequilibrio ecológico y el surgimiento de vectores que propagan serias enfermedades (véase el Cuadro 14).

A la par de los esfuerzos que se realizan para el control de los vectores, su proliferación descontrolada sigue siendo un importante factor de riesgo a la salud humana especialmente en las áreas rurales y periféricas de los centros urbanos. La rabia es una importante zoonosis (enfermedades transmitidas por animales) y está relacionada con la precariedad del control veterinario y la incorrecta disposición de la basura. La tuberculosis, endémica en ciertas zonas por falta de saneamiento, la hidatidosis (por insuficiencia en la recogida de animales muertos y por la alimentación de perros con vísceras crudas) son de prevalencia significativa en muchos países.

Cuadro 14. Principales animales que sirven de hospederos a las
  enfermedades transmitidas por ventores.   (*)

gra8.gif (55671 bytes)

 

El brusco aumento del Aedes aegypti, mosquito transmisor de la fiebre amarilla y del dengue, es responsable por masivas epidemias de esas enfermedades. Más grave todavía es la introducción en la Región del Aedes albocptus originario de Africa, pues es un vector más adaptable y resistente a condiciones adversas.

Algunos organismos pueden sobrevivir mucho tiempo en el ambiente, razón por la cual es muy importante su control para garantizar la salud pública. El vibrión del cólera puede vivir mas de 60 días en el agua del mar y hasta 29 días en lechugas. Los coliformes en tomates y hortalizas viven hasta 35 días; la bacteria de la tuberculosis en el suelo hasta seis meses o más y en el agua hasta tres meses; el bacilo del tifo vive hasta 40 días en el estiércol.

La salud humana tiene estrecha relación con la salud de los animales y el equilibrio de los ecosistemas. Las zoonosis constituyen un grave peligro para la salud pública y, por lo tanto, se deben generar esfuerzos para erradicar los agentes patógenos de los animales. El Cuadro 15 presenta la relación entre vectores transmisores y enfermedades y cómo evitarlas.

Cuadro 15. Formas más comunes de evitar algunas enfermedades asociadas a vectores

Animales Enfermedad asociada Formas de evitar contaminación
Perros Rabia/parásitos Vacunas/tratam. antiparásitos
Gatos Toxoplasmosis Control veterinario
Aves Ornitosis Control veterinario
Ratas/ratones Leptospirosis
Leishmaniasis
Toxoplasmosis
Peste
Salmonelosis
Triquinosis
Rabia
Saneamiento ambiental
Educación sanitaria
Insectos Leishmaniosis visceral
Oncocercosis
Pediculosis
Paludismo
Tripanosomiasis
Colera
F. Tíficas
F. amarilla
Malaria
Adecuado tratamiento y disposición final de los residuos sólidos.
Drenaje.

La peste bubónica, conocida del hombre desde la antigüedad, sigue siendo una amenaza. Su transmisor, la pulga de las ratas, tienen en los basureros no controlados el ambiente propicio a su proliferación. Los síntomas, fiebre, naúseas, confusión mental, nodos cervicales y linfáticos, prostación y ocasionalmente neumonía, pueden causar la muerte del paciente en tres días.

El surgimiento de las zoonosis depende mucho de la ecología animal. Las supresiones vegetales de las florestas y bosques pueden alterar el microclima y contribuir a cambios ecológicos y la desordenada proliferación de insectos transmisores de enfermedades, algunas de ellas nuevas y para las cuales no se conoce tratamiento.

Si, por un lado, la degradación ambiental es directamente responsable del aumento de enfermedades, por otro también impide la cura de ellas y la biodiversidad, pues contribuye al exterminio de especies de donde se extraen los principios activos para la fabricación de los remedios.

Se atribuye a alteraciones ecológicas la recrudescencia de enfermedades tales como el paludismo (la malaria), responsables por dos millones de defunciones por año y que tienen infectadas a 267 millones de personas en todo el mundo.

Los mosquitos son los más importantes vectores transmisores de agentes patógenos. En la Región de las Américas (Cuadro 16) por cuestiones diversas como clima y falta de saneamiento, encuentran ambiente favorable para su proliferación y, por lo tanto, su control sanitario debe ser objeto de gran atención por parte de los administradores públicos y de las comunidades.

La tuberculosisis animal es otra importante zoonosis que se transmite al hombre por los animales vertebrados. La turbeculosis bovina se transmite por el consumo de la leche cruda y es muy significativa a la salud y economía de la Región.

Cuadro 16. Enfermedades transmitidas por mosquitos en la Región de las Américas

Mosquito Enfermedad Los mosquitos representan la familia más importante de insectos vectores de enfermedades. Pueden desplazarse de unos metros hasta 400 km. Igual que otros vectores, los mosquitos adquieren el parásito cuando se alimentan de un hospedero infectado y más tarde lo transmiten a otro hospodero cuando vuelven a alimentarse con sangre. El parásito se desarrolla de 10 a 17 días. Solo las hembras se alimentan con sangre. Existen unas 3.000 especies de mosquitos, siendo 100 de importancia médica.

Subfamilia: culicinos género: Aedes

Virus: fiebre amarilla
Virus: dengue
Dengue hemorrágico
Otras arborirosis

Subfamilia: culicinos
Género:Culex

Filariasis bancrofti
Virus: encefalitis

Subfamilia:anofelino
Género: Anopheles

Paludismo
(Malaria)

Subfamilia: culicinos
Género: Mansonia

Otras arbovirosis

Los medios socioeconómicos

Población a indicadores económicos y sociales

Tratar de la cuestión de población, más que hablar de cifras es hablar de seres humanos, y hablar de desarrollo es más que abordar indicadores económicos, es hablar de equidad, justicia social y paz. El crecimiento poblacional asociado a falta de la planificación del espacio y la pobreza son las causas de los grandes problemas actuales y se manifestan especialmente en las ciudades.

El fenómeno migratorio es un factor importante en el proceso de urbanización y debe ser analizado conjuntamente con las tendencias urbanísticas de cada local, determinadas por variables económicas, sociales, culturales y ambientales. La industrialización, que por un lado contribuye a generación de riqueza y de empleos, por otro lado puede producir la contaminación ambiental y generar grandes costos sociales. El surgimiento del radio, de la televisión, de los plásticos, detergentes y computadoras han traído profundos cambios en las relaciones sociales y en la cultura de los pueblos y sus ambientes. Por otro lado, el hambre mata millones de personas al mismo tiempo que los países "desarrollados" tiran y pierden 100 millones de toneladas por año de cereales y leguminosas, to que sería suficiente para alimentar a 300 millones de personas.

Hoy día existen grandes deficiencias en el conocimiento de las realidades debido a la dispersión de los datos sobre demografía y actividades contaminadoras, lo que impide obtener información actualizada y confiable sobre las características de las poblaciones y la calidad del medio en que viven. Este desconocimiento genera una situación de desorientación que dificulta elaborar programas de vigilancia ambiental con la necesaria perspectiva de futuro, además de limitar la promoción de hábitos y conductas saludables para que la población adopte estilos de vida más sanos. Por lo tanto, una parte importante de la vigilancia ambiental en los SILOS es la información.

Para mejor trabajar en conjunto con la comunidad y diseñar programas de atención y de educación para la salud, se debe identificar y estudiar los siguientes datos (además de los indicadores presentados en el capítulo " Evaluación") sobre cada comunidad de los SILOS y su evolución en los últimos períodos de tiempo:

Datos demográfcos:

  • número de habitantes;
  • composición por edades y sexos;
  • nivel de escolaridad;
  • densidad de la población (= no. habitantes/km2);
  • núcleos diferenciados (geográfica, cultural, étnica o socialmente), localización y características;
  • tasa de natalidad (= no. nacidos vivos/población total); tasa de mortalidad (= no. de defunciones/población total)
  • tasa de mortalidad infantil (= no. de defunciones de menores de 1 año/no. de nacidos vivos en 1 año);
  • tasa bruta de nupcialidad (= no. de matrimonios/población total);
  • tasa de fecundidad total (= no. de nacimientos/no. de mujeres en edad fecunda: 15 a 49 años);
  • no. de mujeres embarazadas con menos de 20 años;
  • tasa de analfabetismo (= no. de analfabetos funcionales: no leen/población total); no. de menores de 14 años que no están estudiando.

Indicadores económicos:

  • población económicamente activa (mayores de 16 años ocupados o que buscan empleo) por actividad económica, sexo y profesiones;
  • identificación, clasificación y descripción cualitativa y cuantitativa de los principales empleos - agricultura (tipo), ganadería, industria (tipo), construcción, servicios (tipo), etc., con atención especial a las actividades de riesgo: producción, utilización o manejo de sustancias peligrosas o condiciones de riesgo físico
  • estimación de datos de subempleo (economía sumergida o informal) y desempleo;
  • preparación profesional de empleados, subempleados y desempleados;
  • otras ocupaciones y encargos, especialmente de niños y mujeres;
  • principales fuentes de renta de las comunidades.

Indicadores sociales:

  • identificación, clasificación y descripción de las principales actividades sociales, culturales (recreación, deportes), punto de reuniones (sindicatos, asociaciones, teatros) y formas de encuentros (conciertos, cursillos, fiestas, charlas);
  • entidades organizadoras de tales actividades (club, peñas, sindicatos, asociaciones, grupos religiosos, y otros);
  • grupos sociales o etarios a los que se dirigen las actividades (niños jóvenes, ancianos, amas de casa, partidos, barrios, profesionales, otros);
  • nivel de participación de la población en estas actividades;
  • caracterización de organizadores, responsables y liderazgos, en general, que organizan y movilizan la población para las actividades;
  • identificación y descripción de personas, familias o grupos de especial riesgo social y de salud -hábitos, aptitudes, valores, problemas y dificultades.

Es recomendable que los SILOS mantengan registros actualizados sobre esos datos y otros sobre la población bajo su aérea de influencia tales como el tamaño y distribución de la población, migración, aspectos de renta y de oportunidades de trabajo, aspectos culturales, infraestructura y funcionamiento de los servicios públicos, grupos de riesgo, factores que generan disturbios psicosociales, incidencias y prevalencias de enfermedades. Tales datos son importantes en la formulación de estrategias políticas, programas y proyectos de mejoría de las condiciones de vida de las comunidades y en la vigilancia ambiental.

Vigilancia ambiental de la socio-economía

La vigilancia ambiental puede estar atenta para que el crecimeinto económico signifique la creación de empleos y el desarrollo de la infraestructura social para:

  • asegurar que las mujeres estén en condiciones de tener acceso fácil a la atención primaria de salud, condiciones de empleo y las informaciones adecuadas para la planificación familiar libre y responsable,
  • colaborar con la salud genética para el control de la fecundidad y esterilidad, la prevención y tratamiento de cánceres,infecciones de los órganos de reproducción, prevención y tratamiento del SIDA y de otras enfermedades sexualmente transmisibles; colaborar para una maternidad sin riesgo y orientar al fortalecimiento de la familia como unidad fundamental de producción de una sociedad más saludable; combatir toda forma de desarmonización y violencia, en especial contra los niños, mujeres y ancianos; estimular programas de educación de mujeres sobre las cuestiones que afectan su salud y la de la familia; apoyar medidas de transferencia de recursos proveniente de los ingresos nacionales en favor de los gobiernos municipales.

    Infraestructura urbana y vivienda

    El contexto

    El crecimiento de la población urbana genera una mayor demanda de infraestructura, especialmente en las periferias de las ciudades. El aumento de las inequidades y de la pobreza torna difícil y a veces imposible el acceso a una vivienda adecuada. La concentración de poblaciones en áreas marginales y el deterioro de la infraestructura de los servicios, sumado a la disminución de inversiones del Estado, son factores principales de la problemática urbana actual y deben recibir la máxima atención de los políticos, planificadores urbanos y de la comunidad en general.

    La planificación urbana es y será cada vez más importante para la vida humana. Se estima que para el año 2000, el 75% de la población mundial estará viviendo en ciudades y la mayor parte de ella en las grandes megalópolis que tendrán más de 30% de su población residiendo en áreas marginales.

    En tales condiciones, el establecimiento de las políticas públicas deben garantizar la priorización de las inversiones en infraestructuras de saneamiento ambiental, educación y de salud que aseguren niveles adecuados de calidad de vida de las áreas marginales, especialmente porque en estas áreas se encuentran poblaciones de minorías étnicas, históricamente en situaciones de desventaja.

    Las políticas energéticas y de transporte son igualmente esenciales y afectan incluso a los propios servicios urbanos de salud y educación.

    El potencial de intervención y la responsabilidad de los SILOS en términos de condiciones de vida urbana es muy amplia. Los responsables por el área de la salud en las municipalidades tienen instrumentos técnicos, legales a institucionales que les permiten actuar con fuerza en las comunidades. El principal conjunto de instrumentos de actuación preventiva es el relacionado con las licencias de funcionamiento de actividades y la evaluación de impacto ambiental.

    Las características de las viviendas y los hábitos sanitarios son factores de riesgo importantes para la salud de las personas. Instalaciones sanitarias precarias, falta de ventilación y aislamiento térmico, iluminación, exceso de humedad, son factores determinantes de la salud de los habitantes en especial los más vulnerables, como los niños y personas de edad avanzada. La quema de combustibles en la vivienda como carbón, madera, kerosene y óleo, sin un desahogo adecuado, puede generar enfermedades como asma y pneumonitis.

    Infraestructura urbana y de servicios

    La identificación de las suficiencias o insuficiencias de infraestructura de transportes públicos, educación, salud, saneamiento, energía y abastecimiento de alimentos, así como las condiciones higiénicas de su funcionamiento, son instrumentos importantes para las políticas locales de salud y ambiente y deben orientar la priorización de las inversiones públicas.

    Vigilancia ambiental de la infraestructura

    • identificar las viviendas en zonas de riesgo;
    • valorar las condiciones higiénicosanitarias de las viviendas en las zonas más carentes, o de especial riesgo;
    • determinar la población asistida o no por los servicios de agua, alcantarillado, su localización y características;
    • identificar las fuentes fijas o móviles de ruido;
    • mapear a identificar las características (incluso situación de limpieza) de las áreas verdes, unidades de conservación, áreas de interés arqueológico, arquitectónico, recreacionales (museos, bibliotecas, salas de espectáculos) y otros espacios públicos con funciones de convivio social de responsabilidad del gobierno;
    • mapear e identificar las características de los puntos de captación de agua, vertederos, basureros;
    • mapear a identificar el nivel, la población atendida y la situación de las escuelas;
    • identificar los locales asistidos o no por servicios de salud, transporte y energía.

    El cuidado con los alimentos es un tema transcendente en la morbimortalidad de las poblaciones y está íntimamente relacionado con el desarrollo económico, prácticas de higiene y con la adecuada utilización de agrotóxicos. Programas de educación de los agricultores y de los que elaboran, transforman y comercializan alimentos, son fundamentales en el control de las zoonozis y toxinfecciones alimentarias.

    La vigilancia ambiental puede también colaborar para:

    • hacer campañas de no consumir alimentos o bebidas ácidas en envases con soldadura de plomo y evitar usar tintas que contengan ese elemento;
    • diseminar información de cómo lavar, cocinar y almacenar alimentos en las casas, lo que es de gran valor en el control de enfermedades como el cólera. (Los SILOS pueden contribuir a la elaboración de material de divulgación y de esclarecimiento sobre esos asuntos).
    • orientar a que se evite almacenar alimentos y bebidas ácidas en trastes o cazuelas de barrio vidriado, pues pueden estar contaminados por plomo.

    Salud ocupacional

    El contexto

    Las cuestiones ambientales no se restringen al ambiente natural físico o biológico, sino que también incluyen el ambiente alterado por la acción del hombre a través de sus relaciones culturales, religiosas y económicas. Es evidente que la salud pública es extremadamente afectada por tales factores y los procedimientos de vigilancia ambiental deben considerarlos.

    La concentración de las poblaciones en los centros urbanos y los modelos de desarrollo adoptados en este siglo, resultaron en ocasiones desfavorables a las condiciones de trabajo, cuyos ambientes son muchas veces poco saludables y con infraestructura deficiente.

    Los modelos de los procesos productivos actuales conllevan a los ciudadanos a dedicar gran parte de su tiempo al trabajo, muchas veces desagradable o hecho en condiciones difíciles en ambientes cerrados, procesos repetitivos, competitivos y presionados por el recelo de desempleo y bajos sueldos. Las mujeres, a su vez, además de involucrarse cada vez más en el proceso de producción formal, tienen la suma de otra jornada de trabajo en las actividades caseras, mantenimiento de la vivienda, provisión de alimentos, agua, combustibles, ropa, limpieza y cuidado de los niños y ancianos.

    Estos aspectos afectan las condiciones de la salud física y psicológica de la comunidad y, por lo tanto, es fundamental que la vigilancia ambiental esté atenta al conocimiento de tales condiciones y a las medidas de prevención y corrección de las situaciones potencialmente peligrosas para la salud en los ambientes de trabajo.

    Por otra parte, hay que tener en cuenta las limitaciones económicas del sector salud y la disminución del gasto público para inversiones en saneamiento, salud y ambiente, agravadas por indefiniciones en los procesos de privatización y de participación comunitaria de estos servicios para lo que se deben generar soluciones creativas y participativas para hacer frente a los problemas constatados.

    Los ambientes de trabajo

    La problemática de la salud de los trabajadores y las condiciones de trabajo, involucra varios sectores públicos, empresariales y de los mismos trabajadores. Es importante, en cada SILOS, identificar las instituciones involucradas, sus actuaciones, atribuciones y responsabilidades. Dentro del sector salud en general, hay organismos responsables por las enfermedades ocupacionales y por el ambiente laboral.

    La vigilancia ambiental debe localizar los ambientes de trabajo que presenten riesgos laborales, aumentar la capacidad de diagnóstico de las patologías asociadas a informar sobre el manejo de las sustancias potencialmente peligrosas y contribuir al diálogo entre gobierno, trabajadores y empresarios.

    Factores de riesgo

    Una responsabilidad importante de la vigilancia ambiental está relacionada con el ambiente y las condiciones trabajo: condiciones de saneamiento básico industrial y factores de riesgo laboral.

    Un problema es la falta o insuficiencia de los programas de seguridad y de asistencia a la salud de los trabajadores. Por no tener afiliación o no poder pagar prestaciones a seguridad social, los trabajadores, especialmente los que trabajan en condiciones no legales, como los menores, o los de pequeños emprendimientos informales y autónomos, los rurales y los desempleados tienen, conjuntamente con su familia, disminuida su calidad de vida con riesgos a su salud.

    Otra clase de problema es el ocasionado por malas condiciones de higiene física o psicológica en el espacio del trabajo, así como la presencia de materiales y sustancias peligrosas, insalubres o incómodas que se producen o se emplean en los medios laborales. Sin embargo, algunas circunstancias que suelen dificultar la identificación de los problemas y la toma de medidas correctivas y preventivas son:

    • el propio trabajador desconoce el peligro al cual se expone;
    • algunas patologías de carácter degenerativo o tumoral se manifiestan solo después de un tiempo;
    • los responsables desconocen las características de los materiales y sustancias que hacen parte del proceso productivo y muchas veces no hay registro sistematizado sobre la exposición de cada trabajador a los riesgos laborales.

    El ambiente laboral, además de afectar la salud de los trabajadores, puede bajo algunas condiciones, ocasionar defunciones. "En todos los países de la Región, los accidentes están entre las dos primeras causas de defunción entre los grupos de 15 a 44 años de edad, siendo las tasas de mortalidad por accidente mucho más altas entre los hombres. Un gran porcentaje de estos accidentes son considerados accidentes laborales y entre los que no son así clasificados, hay un número bastante elevado que time relación con el trabajo. "

    La precariedad del saneamiento y de la higiene de una empresa, la insalubridad de sus ambiente internos, por el use o producción de sustancias poluentes o por las características de su edificación, puede dañar la salud de sus empleados y poner en peligro a las poblaciones vecinas y el grupo familiar del trabajador.

    Vigilancia ambiental para la salud del trabajador El personal del SILOS puede:

    con base a datos obtenidos en visitas a instalaciones fabriles, talleres, oficinas y productores rurales,identificar los factores adversos a la salud de los trabajadores; preparar equipos de diagnóstico y mejorar la capacidad de identificación de patologías relacionadas con ambientes de trabajo, y hacer registros incluyendo la historia laboral de los individuos expuestos a los riesgos; promover programas de información de los trabajadores, autoridades locales y empresarios sobre las patologías relacionadas con el trabajo de ocurrencia más probable en las comunidades asistidas por los SILOS (en vista de sus principales actividades y características) a indicar cómo pueden ser evitadas por el planeamiento adecuado y control de los factores de riesgo; vigilar la salud de los trabajadores expuestos a riesgos, tanto durante su vida laboral como después de retirados; en caso de identificación de ocurrencias o indicios de problema de salud con causa ocupacional, buscar asesoría en niveles superiores de salud pública para profundizar las informaciones y, en coordinación con la municipalidad, tomar las medidas correctivas y preventivas necesarias; comunicar, con claridad, informaciones sobre los problemas y soluciones propuestas a los trabajadores, a sus familias y a las empresas involucradas.' desarrollar habilidades de mejora y resolver conflictos entre los interesados.

    Trastornos y conductas compensatorias

    El contexto

    La complexidad de la vida moderna, con sus presiones sociales y económicas, especialmente en las concentraciones urbanas, sus modelos de consume que generan necesidades artificiales y actitudes violentas enseñadas per los medios de comunicación, facilitan el surgimiento de trastornos y comportamientos adversos que se expresan en una serie de conductas compensatorias come:

    • mayor incidencia de depresión, suicidio, enfermedades cardiovasculares y degenerativas;
    • desajustes personales, familiares, laborales y sociales;
    • tabaquismo, alcoholismo, farmacodependencia, drogadicción;
    • violencia.

    La sociedad, come un todo, se perjudica con la incidencia de tales comportamientos que afectan la salud física y síquica de las personas y también la economía de los países.

    Los casos que exigen mayor atención de parte de los SILOS son los que afectan a los jóvenes y niños. El mundo complejo que el joven no comprende, puede generar aislamiento y solitud. Algunas de las incoherencias de la sociedad que provocan perplejidad en los niños y jóvenes son:

    • la inadecuación del sistema de enseñanza que lleva al fracaso escolar a una gran pane de los estudiantes, mientras el sistema productive exige cads vez más personas educadas y capacitadas para el trabajo;
    • la disminución del poder adquisitivo de la población, mientras el sistema económico utiliza cada vez más los medios de comunicación para crear necesidades y pasar valores de consume irreales;
    • la falta de oportunidades de trabajo, de desafíos constructivos y perspectivas de vida; la falta de espacio y organización para actividades recreativas y de entretenimiento;
    • la falta de contianza en las propias capacidades con disminución de la auto-estima;
    • la falta de valorización de los liderazgos emergentes de la juventud.

    Drogas

    Droga es toda sustancia que interfiere en la salud síquica o física de una persona, siendo que algunas pueden causar daños. Sin embargo, las drogas más empleadas en comportamientos compensatorios son las drogas sicotrópicas, las que actúan en la mente (sistema nervioso central). Estas pueden ser alucinógenos, depresores o estimulantes. Alcohol, tabaco, heroína, marijuana y cocaína son las drogas más conocidas, come tal. Todos los fármacos comunes a incluso los alimentos, pueden ser considerados drogas cuando son empleados de forma inadecuada y son perjudiciales a la salud. La diferencia es el uso debido o indebido de las drogas. El uso de una droga es indebido cuando no es uso, sino abuso y cuando crea dependencia.

    Para ayudar a combatir el uso indebido de las drogas, lo más indicado es el diálogo franco, la información objetiva y el combate a las causas, ofreciendo alternativas y estímulos adecuados. La tradición de considerar el uso de drogas de una forma simplista o como problema legal (crimen) o como problema siquiátrico (enfermedad), no resulta eficiente, principalmente con los jóvenes. Sin embargo, no se puede olvidar que la mayor razón para el use de drogas es la sensación que ellas proporcionan. Eso, sin hablar del acceso fácil y efecto inmediato, principalmente en cuanto al use y abuso de drogas lícitas, aceptadas a incentivadas por la sociedad, como el alcohol y el tabaco.

    Estudios indican que la aplicación de programas con ofrecimiento de alternativas es el procedimiento más adecuado en las poblaciones carentes o marginalizadas de los países en desarrollo. Sin embargo, tales programas tienen igualmente buenos resultados en otros grupos sociales.

    Una parte de la vigilancia ambiental puede ser dedicada a la prevención del uso de drogas. Según investigaciones hechas en las dos últimas décadas, no resultaron muy eficaces los modelos de educación que emplearan como base el principio moral (se afirma que "el abuso de drogas es condenable desde el punto de vista ético y moral", el amedrentamiento (se presentan solamente los lados negativos y peligrosos) o el conocimiento científico (se presentan las informaciones sobre los efectos de forma científica, imparcial). Sin embargo, tales informaciones hacen parte de la tarea de esclarecimiento. Las estrategias que se comprueban más eficaces son el modelo de educación afectiva, de estilo de vida saludable, asociadas al de conocimiento científico y ofrecimiento de alternativas y el apoyo psicoanalítico.

    El modelo de estilo de vida saludable, muchas veces empleado en campañas por los medios de comunicación, consiste en promover hábitos como alimentación equilibrada, control del peso, ejercicios físicos regulares y otros, asociando a ellos el valor de no emplear drogas. En Francia se trabaja con esta propuesta a través de una disciplina llamada "Ecología médica".

    Factores de riesgo

    Si uno imagina el uso constante de las cinco sustancias, tabaco, alcohol, marijuana, cocaína y heroína, en cantidades relativamente altas, se pueden comparar los efectos de esas drogas en cuanto a los problemas y fenómenos más comúnmente asociados a su empleo:

    • consecuencias orgánicas por el uso crónico;
    • intensidad a incluso dudas sobre la existencia o no de un síndrome de abstinencia y las manifestaciones por interrupción abrupta del empleo pueden ser consideradas como traducción somática del deseo de continuar el uso.

    Una vez más, el alcohol se destaca en la intensidad y gravedad de la incapacidad social que puede producir, pero la heroína y la cocaína llevan a una incapacidad mucho más rápidamente, induciendo a negligencia consigo mismo, en relación al trabajo y a las relaciones afectivas. La cocaína causa, además, irritabilidad y sentimientos persecutorios que pueden llevar a manifestaciones de violencia. La marijuana, en menor grado, perjudica la producción y las relaciones afectivas. El tabaco casi no provoca daños en las relaciones sociales.

    En la sobredosis, cuando el uso agudo produce consecuencias graves, incluso la muerte, el riesgo es muy grande para la heroína y la cocaína que, con alteraciones profundas en el sistema nervioso central, causan depresión respiratoria (la heroína) o convulsiones, hipertensión, hemorragia cerebral y ataque cardíaco (la cocaína).

    En el caso del alcohol, la posibilidad del "coma alcohólico" y su gravedad son mucho menores, pues el cuerpo lo previene con naúseas seguidas de vómitos. Los riesgos son mayores en caso de asociación del alcohol con otras drogas, como tranquilizantes.

    El empleo de las drogas true otros riesgos, no directos, como los asociados a las vías de uso mas comunes. La transmisión del SIDA y de la hepatitis, por vía sanguínea, son las más conocidas. Pero hay otros procesos infecciosos importantes (endocarditis, septicemia, abscesos pulmonares, cerebrales y subcutáneos), embolus y varias lesiones neurológicas y musculoesqueléticas provocadas por las impurezas del preparado que es inyectado. Tales riesgos son asociados a la administración endovenosa típica de la heroína y cocaína, siendo mayor (por más frecuente) en la heroína.

    Como uno puede observar, el peligro, del uso indebido de las drogas depende de los aspectos considerados. La aceptación o intolerancia de la sociedad con respecto a determinadas drogas y la criminalización o no de su empleo, no es directamente proporcional al riesgo personal o social de su use ocasional o seguido, pero sí el producto de una realidad más compleja.

    Vigilancia ambiental

    Las actividades de vigilancia ambiental pueden incluir:

    incentivos a la formación de liderazgos y de grupos de jóvenes para discusión de sus problemas sociales y afectivos; promover y fomentar grupos culturales y prácticas deportivas; implantar programas de instrucción profesional; desarrollo de programas educativos promoviendo la auto-estima. actividades como grupos de alcohólicos anónirnos y de drogadictos anónimos que son muy eficientes; divulgar la propuesta del modelo de educación afectiva.

    El modelo de educación afectiva se basa en la modificación de factores personales, desarrollando la auto-estima, la capacidad de enfrentar ansiedades, la habilidad de tomar decisiones y participar en grupo, y la comunicación verbal. La dificultad con este tipo de modelo es la inadecuación de las instituciones de educación y el entrenamiento intenso que se requiere de los educadores.

    Por último, un recordatorio: es muy importante, para los programas de educación ambiental, que el personal de los SILOS encargados de tales programas Sean informados sobre todos los otros aspectos y consecuencias del uso de drogas, incluso por gestantes, que no fueran abordados acá. Incluso los efectos y las características de drogas muy empleadas por jóvenes como los solventes, anfetaminas, ansiolíticos y el "crack".

    La gestión ambiental

    El licenciamiento de actividades

    Una parte importante de la vigilancia ambiental es el control de las actividades que pueden ocasionar daños ambientales o a la salud y el bienestar de las personas. El control ambiental tiene por base, fundamentalmente, prevenir o corregir los disturbios. El más eficiente instrumento de control preventivo es el licenciamiento de las actividades potencialmente contaminadoras con base en la legislación vigente. Sistemas de licenciamiento de actividades potencialmente poluidoras fueron y siguen siendo adoptados por muchas municipalidades y suelen resultar en un gran beneficio pues se evitan ubicaciones inadecuadas y problemas urbanísticos y ambientales. Para la mejoría de la eficiencia de un sistema de licenciamiento de actividades potencialmente contaminadoras o poluidoras debe haber por to mínimo tres licencias:

    El Licencia preliminar o previa. El proceso tiene inicio con el requerimiento del proponente que proporciona los elementos necesarios al análisis de la autoridad encargada, tales como la concepción de la propuesta, qué pretende ejecutar, dónde, cómo, cuándo, por qué y otras informaciones pertinentes a criterio de la autoridad municipal. El órgano municipal competente analiza la solicitud primeramente según los criterios urbanísticos y ambientales, para evitar que una actividad se implante en lugar indebido. Por ejemplo, una industria incomoda cerca de un hospital o residencia, cuyas actividades requieren silencio. La licencia preliminar es la que permite al proponente realizar los estudios posteriores, más detallados, necesarios a la efectivación de lo pretendido.

    Licencia de implantación. Una vez obtenida la licencia preliminar, el proponente puede proceder a los estudios de impactos ambientales' y a los proyectos de ingeniería. La autoridad debe analizar la evaluación de impacto ambiental realizada y presentada por el proponente, analizarla técnica y socialmente y establecer condicionantes. El proceso de licenciamento debe involucrar a la comunidad interesada por medio de audiencias públicas, por to que es importante la creación de consejos municipales o instrumentos equivalentes legítimos representativos y renovables periódicamente que formalicen las relaciones gobiernoiniciativa privada-comunidad. La actividad puede entonces ser implantada respetando a los condicionantes y medidas mitigadoras de los potenciales impactos adversos establecidos anteriormente. La licencia de implantación debe incluir la licencia sanitaria proporcionada por órganos locales de salud y sanidad.

    Licencia de operación. Una vez implantada la actividad es necesario que el poder público verifique si los condicionantes establecidos por ocasión de la liberación de la licencia de implantación fueron atendidas. En caso afirmativo, la licencia puede ser emitida. El control ambiental puede mantener un programa de vigilancia con medio de visitas periódicas a las instalaciones licenciadas para verificar si su funcionamiento se está verificando en conformidad y operación puede ser suspendida o cancelada sin perjuicio de otras sanciones legates pertinentes. En la medida que aumenta la responsabilidad socio-ambiental de Las empresas, el control tiende a disminuir.

    La expedición de licencias debe considerar todas Las leyes municipales, provinciales y federates intervinientes y seguir Las recomendaciones técnicas hechas por Los estudios de impacto ambiental y de Las audiencias públicas correspondientes.

    Deben ser motivo de licenciamento y control ambiental actividades que puedan generar polución, contaminación o incomodidades. A continuación se presenta una lista que puede ser complementada con otras actividades según cads realidad:

    • extración mineral;
    • rellenos sanitarios, y otras formas de disposición imal y tratamiento de residuos sólidos como incineradores, usinas de compostaje, de reciclaje, de tratamiento de residuos peligrosos o industriales;
    • carreteras, presas, hidrovías, generación de energía, agroindustrias, industrias en general;
    • servicios como gasolineras, taller mecánico, garaje y estacionamiento;
    • hospitales, laboratorios, incluso de universidades, clínicas, escuetas;
    • centro comercial;
    • el vertimiento de aguas residuates de industrias en la red pública de alcantarillado y el uso de agroquímicos deben ser motivo de licencias especiales.

    Control de la contaminación ambiental

    Por la emisión de gases, vapores y partículas: para este tipo de control es importante recomendar la instalación de sistemas adecuados de tratamiento o expulsión de gases especialmente en:

    • instalaciones industriales o comerciales que producen gases y humos con más de 150m2;
    • incineradores y actividades que se utilicen de cabinas de pintura;
    • actividades que produzcan polvo como carpinterías, marmolerías, fábricas de raciones secas, actividades que emptean harinas;
    • garajes de automóviles o colectivos; otras actividades potencialmente contaminantes del aire o que emitan olores desagradables, principalmente aquellas próximas a viviendas, hospitales y escuelas;

    Por lanzamiento de residuos líquidos: se recomienda la implantación de sistemas de tratamiento y de depuración y otros procedimientos adecuados para evitar que aguas servidas Sean vertidas a la red de alcantarillado sin tratamiento o directamente en cauces públicos, canales, ríos, Lagos o mar. En el caso de eliminación por infiltración en el terreno, debe establecerse Las condiciones de seguridad para la preservación de las aguas subterraneas. Las actividades agropecuarias deben garantizar que no se empleen aguas residuales contaminadas.

    Por residuos sólidos: conviene recomendar métodos adecuados de manejo de residuos sólidos es decir, desde su generación y recolección, hasta su tratamiento y disposición. El relleno sanitario con tratamiento de los líquidos percolados, es una forma adecuada de disponer de los residuos. Hay que recomendar también cuidados especiales de almacenamiento y tratamiento de los residuos tóxicos y peligrosos. La selección de los residuos aprovechables para reciclaje debe ser estimulada y hacerse de forma de evitar olores, proliferación de insectos, roedores y vectores en general.

    Por emisión de radiaciones ionizantes, ruidos, y polución visual: recomiéndase medidas constructivas de aislamiento de fuentes productoras de ruidos y de radiaciones ionizantes, distancias entre fuente y receptor, protección del receptor, como manera de garantizar que los establecimientos no produzcan al vecindario molestias o incomodidades por ruidos, vibraciones, radiaciones ionizantes. Se recomienda que las actividades no perjudiquen la estética, los paisajes, la arquitectura y la imagen visual de los ambientes.

    De alimentos: recomendar la producción no exhaustiva de alimentos y el manejo agrícola adecuado para la producción de alimentos sin ocasionar la deforestacion, erosión y salinización de los suelos, además de adecuar el use de agroquímicos y la protección de la salud humana y del ambiente. Se recomienda el control bacteriológico y químico de los alimentos. Con relación a actividades que puedan representar riesgo potencial a la salud pública y al medio ambiente, la vigilancia ambiental puede requerir y obtener la modificación de acciones decisorias, obras o servicios que sean contrarios al interés público. Puede también participar de la creación de organizaciones territoriales de base y de comités de vigilancia ambiental para cada unidad, además de vigilar el acceso equitativo de mujeres y hombres a nivel de su representación.

    Evaluación de impacto ambiental (EIA)

    Toda actividad humana provoca directa o indirectamente impactos en el ambiente. Algunas pueden representar riesgo para la salud pública y el ambiente, por Lo que se hace necesario realizar previamente a su implantación una Evaluación del Impacto Ambiental(EIA). En general, las EIAs son objetos de reglamentación para cada tipo de actividad.

    Sin embargo, la EIA es una práctica que se ha reducido, en algunos países, a solo un acto administrativo. No obstante, por su transcendencia, es preciso replantear su importancia como instrumento de planificación, gestión y control del proceso de urbanización y de ordenamiento del territorio.

    Evaluar impactos ambientales requiere personal entrenado y conocedor de las técnicas existentes. Las EIAs son herramientas útiles para identificar y predecir impactos benéficos o adversos, permanentes o temporarios, reversibles o no, directos o indirectos de cualquier actividad humana o fenómeno natural en el medio físico, biológico y socioeconómico.

    Las evaluaciones pueden ser hechas no solamente sobre proyectos de ingeniería pero sobre proyectos legislativos, políticas, programas y procedimientos que puedan afectar a la salud pública y al medio ambiente. Siempre que sea posible, las EIAs deben discutir diversas alternativas, elegir una y proponer medidas mitigadoras de sus impactos adversos.

    Una técnica muy utilizada es la matriz de Leopold, donde se presenta en las columnas las intervenciones y en las líneas los diversos componentes de los medios físicos, biológicos y socioeconómicos.

    Cuadro 17. Matriz simplificada de impactos de una carretera

      Cortes Rellenos Transporte Mantenimiento
    Erosión A A M M
    Recursos
    hídricos
    B A M D
    Flora A A B B
    Fauna A A M M
    Generación
    de empleo
    M M A M
    Alteración
    urbanística
    M M D D
    Éxodo rural D D A D
    Desarrollo
    agrícola
    D D A A

    El Cuadro 17 presenta un ejemplo simplificado de una matriz de EIA para construcción de una carretera.

    En cada cuadrícula se debe estimar los impactos según su magnitud y trascendencia. Pueden ser letras ( A=alto, M=mediano, B=bajo , D=despreciable).

    La valoración puede ser por números (1,2,3, etc.), colores (en general del azul que indica impactos favorables al rojo los impactos adversos). Lo importante es que sea comprensible a TODOS los que deben participar de la toma de decisión para elegir la mejor alternativa.

    Es necesario conocer y valorizar la importancia del prediagnóstico ambiental rápido y su repercusión en la salud y el ambiente como parte de las funciones más trascendentales de la vigilancia ambiental en su papel de prevención. Por lo tanto, es importante la participación de los SILOS y el personal de vigilancia ambiental debe:

    • tomar conocimiento, informarse y participar en los análisis de las evaluaciones del impacto ambiental en el área de actuación por ocasión del proceso de licenciamento de actividades potencialmente contaminadoras;
    • establecer normas de contenidos de salud para orientar las evaluaciones de impacto ambiental;
    • promover la divulgación y participación de la comunidad en las EIAs;
    • participar de acciones de fiscalización de funcionamiento de actividades;
    • promover el monitoreo de las acciones de control establecidas por las EIAs, especialmente las reaccionadas con la salud pública.

    El Cuadro 18 presenta otro ejemplo de matriz de impactos de actividades urbanas y rurales. Los agentes de la vigilancia ambiental, podrán establecer sus propios cuadros según las diversas realidades locales.

Vigilancia ambiental

Una responsabilidad de las autoridades es proporcionar la infraestructura necesaria para el buen funcionamiento de los servicios de salud y para garantizar el acceso universal de la población a los servicios básicos.

Con los problemas de limitación de los recursos gubernamentales, alto costo de los servicios privados de salud y empobrecimiento de la población, Los silos necesitan emplear estrategias alternativas para obtener calidad y cantidad de atención suficientes. Tales estrategias hacen parte de los instrumentos preventivos de vigilancia ambiental y deben:

  • identificar deficiencias en la cobertura y calidad de los servicios específicos de salud en las poblaciones y ambientes de mayor riesgo;
  • establecer áreas y servicios prioritarios de atención a la salud y vigilancia ambiental en los núcleos urbanos u rurales más necesitados;
  • identificar recursos materiales y humanos disponibles para apoyar las funciones de vigilancia y educación ambiental, como: locales para reuniones, (escuelas, clubs), grupos voluntarios, movimientos sociales, iglesias, empresas, órganos gubernamentales.
  • organizar acciones conjuntas para recuperar instalaciones y equipos atención a la población.
  • contribuir para promover el desarrollo rural mediante divulgación de tecnologías propias y aplicadas.

Implementación de los procedimientos de vigilancia ambiental

En esta parte son presentados conceptos e instrumentos prácticos para la obtención de diagnósticos y pronósticos ambientales, orientando sobre cómo obtener tales informaciones y cómo comunicarlas para que se tomen las medidas necesarias.

Como las personas en general no tienen mucha información sobre este campo del conocimiento, presentánse elementos de educación ambiental proponiendo procedimientos para capacitación de los agentes de los SILOS y de la comunidad, para que cada uno pueda asumir sus responsabilidades con respecto a la protección del medio ambiente.

La propuesta también es brindar los instrumentos al personal de los SILOS para incrementar su participación en los procesos de gestión ambiental y para que su actuación, más allá de la preocupación del combate a las enfermedades, se vuelva a las condiciones del medio ambiente que influyen en la salud y en la calidad de vida de las comunidades.

La intención es dotar al personal interesado de elementos para elaborar breves diagnósticos del ambiente, y crear una dinámica de vigilancia y participación amplia en la prevención y corrección de los problemas ambientales que puedan afectar a la salud pública en el área de influencia del SILOS.

Breves y genéricos, pero de gran valor, los diagnósticos ambientales pueden ser obtenidos a partir de la metodología presentada en el seguimiento que no requiere expertos, equipos a otros análisis, lo que sería imprescindible en diagnósticos ambientales más detallados. Para el caso de diagnósticos ambientales más detallados la Organización Panamericana de la Salud (OPS) desarrolló, conjuntamente con la cooperación española, una metodología contenida en el Programa Marco de Atención al Medio, sin duda un importante instrumental para la caracterización de los problemas ambientales locales.

Los diagnósticos ambientales pueden contribuir al entendimiento más integral de la realidad y deben ser el punto inicial de la planificación y desarrollo de acciones conjuntas entre las diversas instituciones gubernamentales, empresas y comunidad con vistas a solución y prevención de factores ambientales adversos.

La identificación geográfica de áreas de mayor riesgo ambiental, la estimación de la magnitud de los disturbios y la asociación de esos datos con el perfil de salud de la población puede llevar a la adopción de estrategias locales de vigilancia ambiental.

Metodología de evaluación ambiental rápida

Es importante, pero no suficiente, entender las causas y efectos de los problemas ambientales en términos cualitativos solamente. El agente de vigilancia ambiental debe estar capacitado para expresar los problemas identificados en términos cuantitativos. Los problemas ambientales pueden ser muy complejos pero la propuesta de evaluación que sigue pretende proveer elementos que posibiliten el desarrollo de las capacidades de medir los problemas.

El agente del SILOS, o cualquier persona interesada, puede a partir de informaciones recogidas de la atención de personas, observaciones in situ, datos a informaciones de órganos gubernamentales y de la comunidad, establecer evaluaciones rápidas que generen acciones integradas para reducir los riesgos a la salud pública y al medio ambiente. La metodología propone clasificar to más objetivamente posible las diversas situaciones motivo de atención, pero siempre habrá una dosis grande de subjetividad por parte de los evaluadores. Es importante la sensibilidad y neutralidad de los evaluadores para que el resultado sea confiable y válido.

La metodología presentada puede ser aplicada en unidades territoriales (lotes, cuadras, barrios) y no se aplica para evaluar en su totalidad ciudades de más de 50.000 personas (para ciudades más grandes se debe aplicar por panes). Pretende evaluar las condiciones ambientales a partir de la perspectiva de:

  • vulnerabilidad de la comunidad;
  • propensión del medio;
  • calidad de los servicios públicos;
  • características de la contaminación.

Para cada uno de esos aspectos el evaluador deberá atribuir puntajes, conforme se establece a continuación:

Para cada asunto, enfermedades transmisibles, contaminación atmosférica, manejo de residuos sólidos, amenaza a flora y fauna nativa, polución sonora, radiaciones ionizantes, aguas servidas, efluentes industriales y uso de plaguicidas, la metodología propone que sea dado un puntaje y la suma revelará la situación en que se encuentra una determinada actividad o local evaluado. Cabe al evaluador usar buen sentido para atribuir el puntaje de forma más imparcial y justa posible.

Como son nueve factores a ser evaluados en funcion de cuatro aspectos, el puntaje mínimo será de 36 puntos, el máximo de 108 y la clasificación puede ser 1, 2, 3, según se presenta en el seguimiento. Valores entre 36 y 56 indicarán una situación grave que requiere acciones urgentes de la vigilancia ambiental y medidas correctivas de emergencia. De 57 a 87 indicará problemas que deben ser resueltos a corto o mediano plazo. Valores de 88 a 108 indicarán la situación más positiva, lo que no significa que nada pueda ser realizado para mejorar o mantener las mejores condiciones posibles.

Vulnerabilidad de la comunidad'

La vulnerabilidad ambiental de una comunidad ó de un segmento suyo, se refiere a la existencia o no de enfermedades y riesgo de contaminación ambiental y puede ser clasificada como:

Alta (Puntaje 1): cuando gran pane de la comunidad está expuesta a un factor de contaminación ambiental. Puede ocurrir cuando la población posee escasa inmunidad protectora y cuando no está informada sobre la relación entre disturbios ambientales y la salud.

A continuación se presentan algunos ejemplos de alta vulnerabilidad. Los agentes de vigilancia ambiental podrán complementar la relación según las realidades locales:

  • la población consume agua no tratada proveniente de río, canal, estero o vertiente contaminado;
  • las aguas servidas permanecen cerca de las habitaciones o son lanzadas en manantial donde se capta agua para el abastecimiento público;
  • la población está expuesta a niveles de contaminación del aire por arriba de los límites recomendables;
  • existe seria condición de desnutrición de la población;
  • hay amenaza de extinción de especies y de degradación irreversible del patrimonio natural;
  • no hay protección de las personas al eminente riesgo de accidentes y contaminación por irradiaciones ionizantes;
  • no hay tratamiento adecuado de las fuentes de contaminación ni las personas expuestas tienen informaciones y conocimientos sobre los riesgos;
  • no hay tratamiento o cuidados especiales en cuanto al manejo de residuos sólidos, sustancias o productos químicos peligrosos, presentando riesgo a la contaminación del agua y de los alimentos o si ocurren tres factores de la lista A presentada a continuación.

Moderada (Puntaje 2): La vulnerabilidad será moderada cuando pocas personas están expuestas a la contaminación ambiental que no representa peligro a su vida. Es cuando hay focos aislados de contaminación ambiental limitada y cuando la comunidad está informada de principios básicos de higiene y saneamiento de la vivienda y de los ambientes de trabajo.

Como ejemplos de vulnerabilidad moderada preséntanse:

  • la población es abastecida con agua no tratada proveniente de fuente que no es pero puede contaminarse;
  • solamente parte de los residuos son adecuadamente manejados ;
  • si con relación a plaguicidas y químicos peligrosos ocurren por lo mínimo dos ítems de la lista A que sigue:

Lista A

- No existe programa educativo permanente ni registro de intoxicaciones para el uso de agroquímicos.
- El uso de plaguicidas no es reglamentado por ley (o existe ley muy antigua) y no existe programa de vigilancia y registro de uso
  de plaguicidas.
- No existe protección del trabajador expuesto a plaguicidas y sustancias tóxicas.
- No se utiliza el código Internacional de Conducta para la Distribución y la Utilización de Plaguicidas.
- No existe control de calidad de los aflmentos.

Baja (Puntaje 3): La vulnerabilidad será baja cuando la comunidad, personas o individuos no estén expuestos a contaminación ambiental y posean buenos conocimientos sobre contaminación del medio ambiente y su relación con la salud y cuando por ejemplo:

  • la población se abastece de agua de buena calidad, tratada por métodos aprobados o proveniente de manantial no contaminado y protegido;
  • hay control de todas las fuentes que producen irradiaciones ionizantes y personas expuestas están protegidas e informadas de los riesgos;
  • la totalidad de los residuos municipales son reaprovechados al máximo, tratados y dispuestos conforme técnicas de protección ambiental y de los trabajadores;
  • si ocurre solamente un ítem de la Lista A.

Propensión del medio

El medio es un factor fundamental en la amplificación o reducción de los disturbios ambientales y la proliferación de las enfermedades. La acción de los vientos, por ejemplo, hace que los contaminantes y vectores como mosquitos, transmisores de enfermedades, se desplacen por muchos kilómetros (hasta 400 km) alcanzando poblaciones lejanas. Un medio puede ser fértil para la reproducción de vectores y contribuir para una mayor exposición de las personas. Por otro lado, existen situaciones en que el medio tiene capacidad de autodepurarse y de neutralizar rápidamente la contamninacion ambiental. La propensión del medio se clasifica:

Alta (Puntaje 1): Cuando el medio es muy propenso o si existe contaminación ambiental grave o condiciones para que se verifique un brote epidémico.

Algunos ejemplos de medio altamente propenso es cuando hay aguas estancadas, ocurrencia natural de animales y vectores transmisores de enfermedades, acción de vientos, ocurrencia natural de metales pesados en los ríos, o cuando:

  • el medio es favorable a la propagación de ruidos pudiendo causar traumas auditivos o interfiriendo negativamente en el sueño y en caso de vibraciones puede causar perjuicios materiales.

Moderada (Puntaje 2): No hay pero ya hubo ocurrencia y registros de contaminación ambiental con enfermedades asociadas. Hay indicios de que pueden volver a ocurrir. El medio puede, bajo alteraciones inducidas por la acción del hombre, desequilibrarse. Algunos ejemplos son la construcción inadecuada de presas, la deforestación, la destrucción de los manglares, los monocultivos asociados a la erosión de los suelos fértiles y la sedimentación de ríos y cuando:

  • hay incomodidades por ruidos en las horas del día;
  • las aguas servidas son depuradas parcialmente fuera del área de influencia de los puntos de captación de agua para el abastecimiento público;
  • hay focos aislados de contaminación atmosférica;
  • el medio ambiente es frágil.

Baja (Puntaje 3): No hay o hay muy poca probabilidad de que cambios en el ambiente to vuelva peligroso a la integridad de las especies y a la salud humana:

  • las aguas servidas son bien depurada y existe sistema de drenaje adecuado.
  • la calidad del aire es buena;
  • las áreas y especímenes de interés ambiental están adecuadamente protegidas;
  • el medio impide que los ruidos y vibraciones generen incomodidades;

Calidad de los servicios públicos

Es muy importante considerar, en las evaluaciones ambientales, las fortalezas y debilidades de las instituciones públicas y de la comunidad organizada en el área de actuación de los SILOS. Servicios públicos eficientes y comunidades organizadas contribuyen para la mejor y más pronta acción de prevención y corrección de disturbios ambientales y de la atención primaria de salud. Los servicios pueden ser clasificados como:

Débiles o inexistentes (Puntaje 1): Si no existen organismos públicos para tratar de las cuestiones ambientales y la comunidad no posee o es muy difícil el acceso para recibir cuidados médicos y realizar sus reclamos. La comunidad no está suficientemente organizada en asociaciones a organizaciones no gubernamentales (falta de conocimientos y de recursos humanos, financieros y tecnológicos y financieros para remediar el factor adverso).

Medianos (Puntaje 2): Cuando existen servicios públicos, pero insuficientes y la comunidad tiene acceso con dificultad y recibe asistencia parcial a problemas de emergencia.

Buenos (Puntaje 3): Existen instituciones públicas capacitadas con esquema de vigilancia ambiental a través de fiscalización y control sistemático sobre las fuentes de contaminación. La comunidad tiene canales de comunicación accesibles para atender sus reclamos, ser inmunizada, recibir atención primaria y cuidados de emergencia y los problemas son resueltos con eficiencia. La comunidad está organizada.

Características de la contaminación

La característica del potencial contaminador puede referirse a toxicidad o ecotoxicidad y ser clasificada en:

  • Muy adversa (Puntaje 1): Si la contaminación, potencial o efectiva, es insoluble, de difícil o demorada solución, por su naturaleza.
  • Moderada (Puntaje 2): Si el daño, potencial o efectivo, a la salud y al medio es reversible, a largo plazo y si existen recursos suficientes para la remediación.
  • Poco adversa (Puntaje 3): Si no hay potencial significativo de contaminación con daño a la salud o al ambiente que sea irreversible y si existen los recursos necesarios a una solución de corto plazo.

A partir de la obtención de los datos a informaciones anteriores, se podrá atribuir los puntajes y elaborar, para cada asunto que le parezca relevante, un cuadro de evaluación ambiental rápida de su comunidad, como por ejemplo el que se presenta en el Cuadro 19. Mientras tanto, cada comunidad, como área, podrá elaborar su propio cuadro, donde consten sus principales problemas ambientales y las enfermedades que afectan a la población circunscrita.

Cuadro 19. Evaluación ambiental rápida

Nombre de la comunidad
Ubicación
Fecha de evaluación
Problema ambiental Puntaje de vulnerabilidad de la comunidad Puntaje de propención del medio Puntaje de calidad de los servicios Puntaje de característica de la contaminación
Enfermedades
transmisibles
Contaminación
atmosférica
Disposición de residuos sólidos
Amenaza a flora y fauna nativa
Polución sonora
Radiaciones ionizantes
Volcamiento de aguas servidas
Lanzamientos efluentes industriales
Uso de plaguicidas

Puntaje total para cada ítem:
Puntaje total:

Ejemplo hipotético

Una ciudad imaginaria

Imagine una ciudad en una playa de mar. Su parte urbana está ubicada en la costa y en el interior posee un área rural con montañas, valles y campos. Las características del medio ambiente son muy diversificadas. La zona costera time parte ocupada por edificaciones que no poseen infraestructura de saneamiento básico y, porlto tanto, dispone sus aguas servidas en el suelo o en canales que llegan al mar.

La ciudad es conocida por su belleza natural y la playa es un atractivo importante al turismo. Posee parques naturales que protegen la fauna y flora nativa. Aunque no sea una ciudad industrial time importantes industrias de transformación, alimenticia de lacticinios. El aspecto de la ciudad presenta áreas de mayor riqueza y otras periurbanas donde hay una población marginal. No es significativa la polución sonora en el municipio. No hay colecta, transporte y destinación final adecuada y sanitaria de los residuos sólidos producidos. No hay un plan maestro de ordenamiento urbano.

La zona rural, cerca de las montañas, tiene agua en abundancia pero solamente 40% de las residencias tienen acceso directo a agua de buena calidad. Son necesarias muchas horas de caminata para que los niños y las mujeres lleven agua a sus casas. La producción de alimentos es básicamente de hortifrutíferos y es significativa la cría de ganado. En la agricultura se usa gran cantidad de pesticidas y fertilizantes para aumentar la cosecha, lo que genera la contaminación de los ríos y de las aguas subterráneas, fuentes de agua para abastecimiento público.

La municipalidad no posee un organismo responsable para administración de los recursos naturales y la protección ambiental, aunque posee un consejo de salud que no es muy operante, pero tiene atribuciones para proteger el ambiente y la calidad de vida de la gente. Existen, aunque no son suficientes, técnicos capacitados para ejercer el control ambiental.

La legislación ambiental es muy genérica y no contiene patrones de emisión de contaminantes o estándares de calidad ambiental. Los datos epidemiológicos indican altas incidencias y prevalencia de diarreas y otras enfermedades asociadas a falta de saneamiento.

La ciudad cuenta con varios líderes potenciales y una organización incipiente de la actividad no gubernamental. La iniciativa privada no participa directamente del establecimiento de las políticas, aunque tiene influencia en el modelo de desarrollo que tiende a privilegiar macrosoluciones para los problemas del desarrollo. No hay riesgo de contaminación por radiaciones ionizantes.

Se propone como ejercicio evaluar esta ciudad en cuanto a la metodología propuesta.

Sistemas de informaciones sobre salud ambiental

Procedimientos generales

En esta parte vamos a tratar de cómo obtener las informaciones necesarias para acciones de vigilancia ambiental. La información representa un factor fundamental para identificar, prevenir y mitigar y revertir efectos adversos que comprometen la salud y el bienestar de las comunidades. Un sistema de información sobre las cuestiones ambientales que puedan afectar la salud de la comunidad debe, siempre que sea posible, mantener registros sobre:

Síntomas de comprometimiento de la salud debido a causas ambientales de origen biológico, físico o químico.

Los síntomas de enfermedades ambientalmente transmisibles detectados en personas atendidas en los SILOS (de las cuales se deben extraer informaciones sobre el medio ambiente a que está sometido).

Fuentes de contaminación, degradación o polución identificadas por medio de:

  • observación visual;
  • empleo de técnicas y de instrumentos;
  • anamnésis y datos secundarios.

Instituciones responsables: por ejemplo por el suministro y calidad del agua, recolección y disposición final de basura, de aguas servidas; manejo de residuos peligrosos; control de calidad de alimentos y otros tantos en la esfera local como nacional.

Es importante mantener actualizados registros de datos a informaciones y darles tratamiento informacional de modo que ellos sirvan para apoyar las decisiones sobre acciones preventivas y correctivas, además de servir para evaluar los procedimiento y comunicar los resultados. Un sistema de información funcional, como requieren los sistemas de información de los SILOS localizados en pequeñas comunidades, facilita las acciones de vigilancia ambiental.

Tanto en la obtención de los datos para el sistema, como en su interpretación y búsqueda de soluciones posibles, es importante contar con la ayuda de otras instituciones publicas o privadas, así como con la colaboración de la comunidad en general.

Obtención de los datos (entradas del sistema)

Un sistema de información empieza con la obtención y colecta de los datos y de los indicadores. Un indicador, en general, es un valor cuantitativamente medible o cualitativamente descriptible que sirve para evaluar una situación determinada. Por ejemplo, los síntomas son indicadores de enfermedades; el precio es un indicador del valor que se atribuye a la mercancías; la edad de una persona puede ser un indicador de su experiencia; la palpitación cardíaca acelerada puede ser un indicador de tensión; los humos negros pueden indicar polución química.

Tipos de datos a indicadores

Los indicadores son variables que sirven para médir cambios y evaluar acciones. Pueden ser, por ejemplo, de orden económico, como la renta; social como la tasa de alfabetización; de salud, como morbilidad, y de calidad ambiental, como el oxígeno disuelto en los ríos.

Otros indicadores ambientales son obtenidos por medidas directas de presencia, concentración, o ausencia de determinadas sustancias en el aire, agua, suelo, plantas, animales, alimentos, por ejemplo el OD, oxígeno disuelto necesario a vida acuática; el DBO, la demanda biológica de oxígeno necesaria para reducir materia orgánica; concentración de SO2, dióxido de azufre, en el aire, entre otros.

Los bioindicadores son los que el comportamiento, presencia o ausencia, revelan sobre la calidad ambiental. Líquenes sirven como bioindicadores de la calidad del aire; la proliferación anormal de algas en los ríos revela exceso de materia orgánica; desequilibrios físicos como las grandes erosiones pueden indicar sedimentación de los ríos, y muchos otros.

Todas las informaciones pertinentes deben hacer parte del sistema de informaciones. En un sistema de información direccionado para la vigilancia ambiental los hechos significativos y las situaciones relevantes son aquellas relacionadas con la calidad del ambiente, en especial en lo que afecta a la salud humana. En tales sistemas son hechos significativos:

  • la ubicación y características de las áreas urbanas y rurales del municipio al cual pertenece el SILOS;
  • las actividades productivas del municipio: su ubicación, y su naturaleza;
  • los sitios y las características de los manantiales hídricos; los puntos de captación de agua, su tratamiento y distribución; el tratamiento y disposición final de las aguas servidas; el drenaje.
  • la forma de colecta, transporte, tratamiento y disposición final de los desechos sólidos y líquidos de los establecimientos de servicios de salud, industrias y domicilios;
  • la fase de infraestructura urbanística: características y condiciones de vías y carreteras; porcentaje de áreas de preservación ambiental, parques, áreas de láser, sitios públicos de deportes, recreación y actividades culturales;
  • número de actividades urbanas que suelen generar problemas ambientales: las quejas más frecuentes de problemas ambientales, tales como ruidos, violencias, falta de agua, humos;
  • existencia de planos y tendencias de desarrollo urbano y cambio de la estructura física, social y económica local;
  • calidad de normas, leyes y otros instrumentos institucionales existentes en los niveles local, regional, nacional a internacional con respecto a salud y medio ambiente;
  • eficiencia de los apoyos técnicos y financieros disponibles;
  • grado de organización de la sociedad civil: asociaciones de barrios, sindicatos, empresas, escuelas, iglesias, clubs, organizaciones no gubernamentales (ONGs);
  • efectividad de universidades, instituciones de investigaciones y agencias de cooperación internacional;
  • grado de responsabilidad, capacidad y operacionalidad de los órganos en especial de medio ambiente y salud;

Fuentes de datos a informaciones

Las fuentes de tales datos a informaciones pueden ser:

  • revisión de literatura, proyectos existentes, estudios de tesis;
  • informaciones obtenidas del monitoreo y observaciones directas in situ y éntrevistas con la población;
  • informaciones obtenidas a partir de quejas y registros de las atenciones en los SILOS: los registros pueden ser hechos en hojas escritas en papel o computadora, con datos de anamnésis y de examen de los pacientes. Hay que poner atención al hecho de que las hojas deben ser concebidas para garantizar el registro de las informaciones relevantes y necesarias, como para facilitar la identificación de los indicadores, síntomas típicos de ciertas enfermedades, incidencias, prevalencias, recurrencias, concentración en las vecindades o lugares de trabajo, procedencia del alimento y del agua;
  • informaciones obtenidas a partir de datos de los órganos de gobierno: planes de desarrollo urbano, mapas, leyes, estadísticas, censos.
  • informaciones obtenidas en empresas, universidades, órganos de investigación, ONGs, centros de documentación a información.

Evidentemente tales datos no pueden ser todos colectados al mismo tiempo ni acumulados sin criterios. En la medida que sean necesarios se van colectando y organizando las informaciones de forma a mantenerse las relevantes y volver a las fuentes lo demás

Registro y tratamiento de los datos (procesamiento)

Un buen proceso de almacenamiento y de recuperación de las informaciones y la actualización de los registros son la esencia de un sistema de información para la vigilancia ambiental. Hay que relacionar cads documento a una referencia con palabras claves (temas de interés) y elegir una forma de ubicar rápidamente los documentos y datos relativos a cads asunto o conjunto de temas.

Además de libros, textos, mapas y referencias que se pueden mantener como fuentes de información, otras herramientas importantes son las fichas de atención. Su diseño debe ser bien hecho, como ya se mencionó y es aconsejable producir instrumentos de análisis sintéticos para sistematizar hechos sacados de conjuntos de fichas que puedan generar informaciones significativas desde el punto de vista ambiental y de salad. Gráficos y cuadros también son buenas formas de tratar los datos a informaciones.

Evaluación a interpretación de los datos a informaciones (procesamiento)

El primer hecho fundamental que se debe tener en mente al mantenerse un sistema de información, es la diferencia entre datos e informaciones. Una información se hace con datos inteligibles, relevantes y conectados. Machos datos juntos no construyen necesariamente una información y pueden incluso desinformar y desorientar a las personas.

Identificar los datos más importantes; juntar esos datos en una forma que tenga sentido para los que deben tomar decisiones, vale decir, preparar informaciones relevantes y presentar tales informaciones en una forma fácil de ser asimilada por quien la necesita, es el objetivo del "procesamiento" en un sistema de informaciones para toma de decisiones.

La tarea de evaluar, interpretar y producir la información debe ser cumplida por los especialistas en el área, en nuestro caso, personas con experiencia en salad y en salad ambiental. Los especialistas-medio que trabajen en el sistema de información (técnicos en información, documentalistas, evaluadores, bibliotecarios) pueden ayudar a los especialistas-fin (médicos, técnicos ambientales, enfermeras, asistentes sociales, o sea, las personas que trabajan directamente con salud ambiental) en el análisis de los datos y producción de información.

Los indicadores son necesarios para realizar las evaluaciones y orientar las acciones de la vigilancia ambiental. Pueden ser de orden político, tales como compromiso político de alcanzar salud para todos y la protección ambiental; asignación de recursos suficientes para la atención primaria y control de la contaminación ; grado de equidad en la distribución de los recursos- grado de participación de la comunidad en el logro de salud y preservación ambiental; establecimiento de una estructura orgánica y administrativa, adecuada para la implementación de las estrategias y manifestaciones prácticas de compromiso político internacional para salud, ambiente y desarrollo sostenible.

Los principales indicadores sociales y económicos son: la tasa de crecimiento de la población, Producto Nacional Bruto (PNB) o Producto Interno Bruto (PIB), distribución de ingreso; condiciones de trabajo; índice de alfabetismo de adultos; suficiencia de viviendas expresada en número de personas por habitación; disponibilidad de alimentos energéticos por habitante.

Los indicadores de la prestación de servicios pueden ser: la disponibilidad, accesibilidad material, accesibilidad económica y cultural, utilización de los servicios; calidad de la asistencia.

Como indicadores de cobertura pueden ser utilizados: nivel de "alfabetismo ecosanitario", disponibilidad de agua potable en la vivienda, instalaciones sanitarias en la vivienda, acceso de las mujeres y niños a los servicios de salud, asistencia materna por personal adiestrado, porcentaje de niños expuestos imunizados (principales enfermedades infecciosas infantiles), disponibilidad permanente de medicamentos esenciales, accesibilidad a nosocomios, número de hab/médicos; hab/enfer.; hab/dent.

Indicadores del estado de salud ambiental: porcentaje de nacidos con menos de 2.500g, porcentaje de niños cuyo peso corresponde al normal; indicadores de desarrollo psicosocial de los niños; tasa de mortalidad de lactantes y de niños de corta edad; expectativa de vida al nacer; tasa de mortalidad materna; tasa de mortalidad por determinadas enfermedades; tasas de incapacidad, indicadores de patología social y mental tales como tasa de suicidio, farmaco-dependencia, criminalidad, delincuencia juvenil, alcoholismo, tabaquismo, obesidad, y consumo de tranquilizantes; metros cuadrados de área verde por habitante; accesibilidad a áreas de deportes y recreación.

Comunicación de informaciones en los procesos de toma de decisión (salidas del sistema)

El sistema de información para toma de decisiones en vigilancia ambiental en los SILOS puede ser complejo o bien sencillo, dependiendo de numerosos factores tales como: la extensión del área de influencia de los SILOS y el tamaño de la población asistida; el mayor o menor grado de organización de las instituciones; la diversidad e intensidad de los problemas existentes y de los recursos financieros disponibles. Por más simple que sea el sistema, las informaciones deben estar organizadas y disponibles para consulta de los interesados. El sistema debe generar informes o boletines a ser encaminados periódicamente a la dirección de los SILOS y a otros órganos responsables por el control ambiental.

Cuando las informaciones de vigilancia ambiental conlleven a la conclusión que se deben tomar medidas específicas de prevención o control, el primer paso debe ser la comunicación de dichas informaciones. Por otro lado, hay que identificar los agentes con los cuales se desea trabajar: el personal de los SILOS de las áreas relacionadas con los programas ambientales; los grupos expuestos; las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. Con ellos se puede desencadenar una acción integrada, empezando por obtener consenso que conlleve a decisiones integradas y acciones eficientes.

Puede parecer complejo, quizás no necesario, involucrar un número mayor de personas en la vigilancia ambiental. Sin embargo, las cuestiones ambientales son complejas y es mejor contar con más agentes, incluso de afuera de los SILOS, que evitar su intervención. Cuando uno ya tiene la experiencia de trabajar en cuestiones ambientales, las articulaciones entre los SILOS y otras instancias de la sociedad ya están establecidas, lo que simplifica mucho el proceso de decision conjunta.

En los capítulos que siguen se describen las estrategias para la toma de decisiones integradas, describiendo cada tipo de agente que puede estar involucrado y cómo proceder para implementar las decisiones.

Estrategias y apoyos para la capacitación de agentes de vigilancia ambiental

Estrategias generales

En todos los programas de capacitación uno de los instrumentos más preciosos es el intercambio de experiencias.

La educación ambiental y la vigilancia ambiental son áreas del conocimiento en plena elaboración. Todos los que trabajan con estas cuestiones están construyendo un nuevo saber. Y los nuevos conocimientos sesistematizan principalmente a través delcambio de experiencias y reflexiones.

De este modo, es preciso que los agentes de los SILOS que se someten a un proceso de capacitación en tales áreas, tengan la noción de que son también pioneros trabajando en la construcción de este nuevo saber. Las experiencias de otros grupos, otros SILOS, otras instituciones, incluso de otros países, podrán ser de gran ayuda para su trabajo. Son informaciones aplicadas que merecen ser estudiadas. Por otra parte, las experiencias del propio agente que está desarrollando un trabajo en su comunidad puede ser muy importante para otros grupos y debe ser valorizada por las autoridades locales.

De tales constataciones results que una de las estrategias más recomendables son los encuentros, reuniones, charlas o seminarios, en los cuales personas o grupos exponen y debaten sus problemas y experiencias. Tales eventos pueden ser propuestos de forma aislada, como actividad en sí misma o como parte de una programación más amplia que incluye clases expositivas, estudios, visitas de campo, trabajos en grupo, video.

Otra estrategia general muy importante es la que llamamos de "programa de capacitación con producto".. Consiste en aprovechar la ocasión del entrenamiento para producir un trabajo real (no solamente de valor pedagógico, sino además de aplicación en la realidad) con características específicas en cads caso. Muchas veces los trabajos de este tipo son:

Basados en un diagnóstico inicial de la realidad en la cual el agente va a actuar, hecho por él mismo antes o en el inicio del curso (con orientación de los instructores), cada participante puede relacionar los problemas de contaminación que les sean familiares. Deben explicarlos intentando identificar sus causas y consecuencias.

Propuestos y discutidos durante los primeros pasos del proceso de capacitación.

Aplicados (por lo menos en sus etapas iniciales) a lo largo del proceso de capacitación, el cual prevé momentos de presentación de las acciones y sus resultados ears análisis y contribuciones de los colegas a lo largo del programa.

Empléanse también, en programaa de capacitación, diversas estrategias específicas que se aplican en circunstancias o contenidos particulares. Ellas dan buenos resultados cuando son aplicadas por quien las conoce bien y hay condiciones favorables. Las más interesantes, para los contenidos y habilidades asociados a la vigilancia ambiental son las dramatizaciones, los estudios de caso y las invitaciones a la participación de la comunidad, conocidas como estrategias específicas.

Estrategias específicas

Las dramatizaciones

Las dramatizaciones son técnicas especialmente indicadas para el desarrollo de los conceptos y prácticas relacionadas a los procesos de negociación y resolución de conflictos. A partir de la simulación de un caso hipotético se hace la dramatización con la participación de los agentes de los SILOS representando los diversos actores sociales. En las dramatizaciones cada individuo representa un actor social relacionado con el caso. Por ejemplo, alguien representa un industrial defendiendo el interés de su establecimiento, otro un vecino de esta industria que reclama por el aire contaminado, otro representa al alcalde que defiende la industria por traer divisas para el municipio. Algunos hacen el papel del cura que discute propuestas de solución o de un líder del movimiento ambientalista de la ciudad, y así en adelante.

Para que tal estrategia sea bien aplicada, se necesita cierta experiencia en dramatizaciones y una preparación cuidadosa del material necesario, además de:

  • informaciones sobre varios casos reales semejantes al que se propone para la dramatización;
  • creación del contexto y del factor imaginario que se propone, con detalles, personajes, argumentos;
  • preparación del texto general conteniendo las informaciones sobre todo el que se va a representar y de textos especiales, uno para cada personaje o grupo de actores sociales ficticios, con especificaciones del papel de cada uno, sus intenciones, sus formas de actuación, y, algunas veces, sus alianzas y parejas.
  • técnicas de resolución de conflictos y obtención de consenso.

En las dramatizaciones, muchas dudas, críticas, muchos conflictos de valores pueden surgir, lo que de otra forma quedaría sumergido. Tal técnica puede ser útil y preparar los agentes para enfrentar las situaciones delante de la realidad. Se requiere, además, experiencia, tacto y dominio sobre las dinámicas desencadenadas.

Estudios de caso

Los estudios de caso son importantes por las contribuciones, basadas en una situación real, que los agentes de los SILOS traen y a través de los cuales se pueden exponer, discutir y analizar puntos de vista personales y experiencias. Son especialmente recomendados en casos en que los agentes son personas con experiencia, con iniciativa, con poder de decisión y de liderazgo. La ocasión debe servir para estimular la participación indívidual y colectiva efectiva y organizada en caso contrario se provocaría incitación e inconformidad de las personas por no poder manifestar sus opiniones.

Invitación a la participación de la comunidad

Otra estrategia importante es la participación de la comunidad. Invitar a la participación de la comunidad tiene un doble sentido. Por un lado, se valoriza el conocimiento existente en la misma y por otro se identifica recursos humanos preciosos para el desempeño de las actividades de liderazgo en la vigilancia ambiental y se proporciona una aproximación de los agentes de los SILOS con ageste de la comunidad. Por otra parte, se crea una oportunidad para que los agentes de los SILOS cuenten con la riqueza que representa el conocimiento y sabiduría de muchos ciudadanos "comunes", con sus propias experiencias, etnias y tradiciones diversas y con potenciales importantes para el trabajo con la comunidad. Tal iniciativa debe tener también el efecto de provocar, en los agentes de los SILOS, una mayor conciencia sobre la atención que merecen tales personas.

Además, la participación de la comunidad es fundamental en las discusiones, los análisis y aprobación de los estudios de impacto ambiental (EIAs), conforme visto anteriormente.

La vigilancia como instrumento de acción ambiental

Acción ambiental: medidas preventivas y correctivas

En esta parte vamos a tratar de las acciones necesarias para implementar las medidas preventivas y correctivas con respecto a la vigilancia ambiental, que sean decididas por los agentes responsables en conjunto con la comunidad involucrada. Tales acciones son:

• identifcación de propuestás de acción;
• desarrollo de procesos de comunicación, formación y educación ambientales;
• desarrollo del proceso de decisión;
• implementación de acciones preventivas y correctivas;
• evaluación y monitoreo.

Problemas como los relacionados con basura, contaminación del agua, del aire, polución sonora, envenenamiento de alimentos por químicos o microbios tienen el poder de conmover y movilizar toda la comunidad. Este es un hecho con el cual se debe contar, como una fuerza, y no del cual se deba huir como una amenaza.

Los agentes de los SILOS tienen responsabilidad pública. Por lo tanto, buscan en última instancia, no solo el buen funcionamiento de sus departamentos, sino también, la mejor condición de salud de su comunidad. Así, cuando los problemas "de afuera" se evidencian como críticos para la salud de todos, hay que buscar las soluciones a estos problemas, especialmente cuando tales soluciones exijan la participación de otras instancias públicas y privadas.

En las medidas correctivas o preventivas de vigilancia ambiental, en general diversos actores estarán involucrados y hay que contar con su apoyo para desarrollar las medidas exigidas por la situación identificada. Esos actores pueden ser internos a los SILOS o externos a ellos, ser organizados o no, estar despiertos en relación al problema o no.

Los actores sociales como agentes de vigilancia ambiental

Para actuar con tales actores sociales hay que determinar cuáles son ellos, sus influencias sociales, políticas y culturales y cuáles son los agentes de cambio que podrían ayudar en las decisiones y en las acciones para mejorar las condiciones de salud ambiental de la comunidad asistida por el SILOS.

Agentes internos. En los SILOS, además de identificar los sectores involucrados en determinada acción de vigilancia ambiental, hay que identificar los agentes que mejor podrían actuar: liderazgos, personas interesadas en los problemas detectados, con facilidad de establecer contactos y trabajar en interfase con otras instituciones. A esos les llamaremos "agentes internos".

Para trabajar con eficacia con los agentes internos hay que conocer sus características y responsabilidades individuales en las acciones de vigilancia ambiental. Para los agentes internos a los SILOS se supone que no haya mucha dificultad en identificar esas características y responsabilidades. El problema puede ser quizás la determinación de las nuevas responsabilidades de vigilancia ambiental, para las cuales hay que cambiar rutinas y procedimientos. Esos agentes internos fueron divididos en tres grupos en la primera parte.

Agentes externos. En los grupos externos a los SILOS interesados, responsables o sometidos a problemas ambientales, también hay que identificar agentes con los cuales se pueda contar. Esos agentes externos en general son:

  • agentes gubernamentales: como técnicos y representantes de órganos de obras públicas, medio ambiente, saneamiento, agricultura, planificación y finanzas y órganos provinciales o federales con actuación en este campo;
  • agentes privados: que representan los intereses de las empresas, industrias, establecimientos comerciales y de servicios;
  • agentes de la comunidad: en especial de las organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales, asociaciones de barrio, club, iglesias, comunidades de base, sindicatos y otros.

Agentes gubernamentales

Acciones de prevención en términos de vigilancia ambiental en general se basan en medidas de competencia del poder público municipal: planeamiento urbano, obras de saneamiento, obras de recuperación de áreas degradadas (incluso reforestación), elaboración y promulgación de leyes que pongan límites a acciones y establezcan sanciones, creación de consejos locales con participación de las instancias responsables y de la comunidad, promoción de educación ambiental, orientación de agricultores en el empleo de plaguicidas y en el manejo del suelo, establecimiento de areas de recreación, planeamiento y organización del tráfico, creación de espacios para actividades de jóvenes y otros, además de todas las competencias del área de salud.

Otras medidas dependerán primordialmente de gobiernos provinciales y pacionales, como la determinación de patrones generales de calidad ambiental, de emisión de contaminantes en el agua, aire, suelo, alimentos; política de producción de energía; política de uso de recursos naturales (recursos hídricos, minerales, energéticos, etc.); políticas de producción agrícola y sus procesos y otros.

Los agentes gubernamentales deben reconocer el papel de los SILOS para:

  • actuar como sistema de alarma, ya que es el foro más capacitado para detectar y prever las consecuencias de problemas ambientales para la salud humana;
  • provocar y/o exigir la actuación de los órganos responsables por las medidas preventivas o correctivas necesarias, incluyendo la formulación de las leyes necesarias y la ejecución de obras y otras acciones educativas o de control;
  • coordinar (como poder público) y/o participar de la organización del proceso de decisión a implementación de las medidas de salud ambiental necesarias, incluso colaborando con la capacitación de personal en las áreas de su competencia.

A partir de este reconocimiento el agente gubernamental debe actuar según los demás procedimientos de vigilancia ambiental recomendados.

Agentes privados

Gran parte de la actividad privada de empresas, industrias, actividades agrícolas y comerciales está haciendo un esfuerzo para compatibilizar sus acciones con respecto al medio ambiente y protección a las personas. Sin embargo, tal esfuerzo resulta, en algunos casos, én beneficios económicos para la propia empresa. Pero otras veces resulta en gastos que, aunque sean casi siempre en mucho inferiores a los costos ambientales y sociales producidos por la degradación o contaminación del medio (gastos para el poder público), tienden a aumentar sus precios y disminuir sus lucros. Por eso, no estarán dispuestos a tomar las medidas para sanear el medio ambiente sino en función de una obligación legal. Los agentes privados deben:

  • defender los principios de responsabilidad social y "justicia de mercado", vale decir que los costos ambientales sean asumidos por todas las empresas según el principio contaminador-pagador;
  • discutir con la participación de todas las partes interesadas (público afectado, especialistas, gobierno), para que las pérdidas y las ganancias recurrentes de las restricciones ambientales sean el resultado del consenso y basadas en todas las informaciones relevantes y disponibles;
  • aceptar las sanciones y plazos para garantizar la eficacia de las restricciones previstas (muchas leyes de protección ambiental no llegan a tener resultados porque el gobierno local no prevé, en ley, to que pueda suceder en el caso de su incumplimiento).

Además, los agentes privados pueden colaborar con la fiscalización y monitoreo de los indicadores de contaminación, polución o degradación para verificar si las medidas de control ambiental sugeridas resultaron efectivas. La acción de fiscalización y el monitoreo puede ser facilitada por los SILOS, ya sea por disponer de los instrumentos o por poder informar a los agentes de fiscalización.

Agentes de la comunidad

Entre los grupos de la comunidad involucrados con las acciones de vigilancia ambiental hay que distinguir tres clases diferentes: los grupos o personas directamente afectadas por el problema que se busca atacar; las organizaciones que puedan representar sus intereses o los de otros grupos amenazados por el mismo tipo de cuestión.

La movilización de la población amenazada por los problemas ambientales es esencial al planeamiento y desarrollo de las acciones relativas a ellos. Agentes que puedan representarlos deben ser invitados a colaborar con los SILOS y siempre que sea posible se debe contar con apoyo organizacional y material para ejercer esta ayuda. Además, en general se puede contar con la disponibilidad de algunos jóvenes estudiantes, madres, profesores, religiosos, para formar grupos de ayuda. Se pueden proponer pequeños proyectos con jóvenes desempleados que al mismo tiempo los ocupe, les traiga alguna satisfacción y les eduque. Finalmente, se puede y se debe contar con la capacidad organizacional de asociaciones de barrio, iglesias, escuelas, sindicatos y otras organizaciones no gubernamentales (ONGs) para organizar la comunidad directamente afectada.

Un ejemplo de acción con la comunidad afectada es la formación de grupos de moradores que, con la orientación de un agente preparado, hagan investigaciones de áreas de vertederos clandestinos, medición básica de la calidad del agua, detección de habitaciones sin saneamiento. Hay diversas experiencias en ese sentido, especialmente con estudiantes.

Algunas medidas de prevención y corrección de problemas ambientales pueden tener un alcance mayor y movilizar grupos no directamente afectados pero sí interesados en la cuestión. Hay que identificar su capacidad y su interés a invitarlos también a contribuir al proceso. Las principales instituciones que pueden apoyar son: las universidades, centros de investigación, sindicatos, órganos de comunicación y ONGs locales, nacionales o internacionales. Tener la colaboración de tales grupos puede representar la diferencia entre obtener o no éxito en las acciones de vigilancia ambiental.

El Programa Marco de Atención al Medio (PAM), recomienda que muchas actividades de educación comunitaria se realicen en los propios lugares donde se genera un problema de contaminación ambiental, por ejemplo, donde se manipulan alimentos, matanzas caseras y otros. Por otro lado, el PAM resalta que los métodos utilizados en las sesiones educativas deben procurar la participación activa de los asistentes, posibilitando así la reflexión común e involucrando a los asistentes en la búsqueda conjunta de soluciones. Se recomienda también el trabajo en grupos pequeños (doce personas) de forma a posibilitar que las informaciones sean más adecuadas a las personas indicadas y favorezcan el cambio de actitudes por la posibilidad de discutir e intercambiar experiencias y por facilitar la reflexión critica común.

Según el PAM, el tiempo necesario para que un grupo asimile informaciones, reflexione críticamente y plantee soluciones a un problema es de unas 10 horas de trabajo de grupo. En general los asuntos pueden ser discutidos en cuatro bloques temáticos:

Bloque introductorio: donde se expresa to que se desea y se define la metodología de las reuniones.

Bloque de análisis de coyuntura: donde se analizan los aspectos sociales, culturales, políticos y sociológicos.

Bloque técnico: donde hay las discusiones técnicas.

Bloque solución: donde se discuten los problemas y se obtiene, por consenso, las alternativas de soluciones y los posibles apoyos.

Una vez entrenados, los actores pasan a ser agentes de vigilancia ambiental en los SILOS. A continuación vamos a describir los procedimientos propuestos para la divulgación de la información de forma de garantizar mejores posibilidades de éxito de la vigilancia ambiental.

Divulgación de informaciones o propuestas de acción

Con excepción de las informaciones explícitamente evaluadas como sigilosas/peligrosas (por ejemplo, datos incompletos o prematuros que puedan causar pánico indebido o perjudicar equivocadamente a personas/ grupos), lo más indicado es que siempre se divulguen las informaciones sobre problemas ambientales que requieran medidas y garantías para asegurar la salud de la comunidad.

A quién y para qué divulgar

Todos los grupos o personas involucrados en el problema deben recibir las informaciones pertinentes y ser invitados a participar en el proceso.

Algunos principios de comunicación deben ser respetados para que haya de hecho una divulgación eficaz: el lenguaje debe ser accesible y la forma debe ser por lo menos parcialmente oral, siempre que la comunidad esté involucrada, ya que la mayoría de las personas no tienen facilidad de leer ni acceso a las publicaciones usuales.

Con la divulgación de las informaciones acerca del problema en cuestión y de las propuestas de acciones preventivas y correctivas, se desencadena un proceso de decisión al cual se invitan los grupos que deberán actuar en conjunto para solucionarlo (agentes internos y externos involucrados). Al mismo tiempo, hay que esclarecer las personas, estudiar más la cuestión, capacitar a los agentes y a la comunidad para que sea posible implantar las medidas en la forma y en la medida que sean decididas. A este proceso to designamos como formación y educación ambientales.

A continuación hablaremos de estos dos temas: el proceso de decisión y de comunicación y la formación y educación ambientales.

Desarrollo de procesos de comunicación, divulgación y educación

Cuando, al detectar el problema, se proponen soluciones lo más probable es que estas exijan la participación de varios agentes no suficientemente preparados para hacerlo con eficacia. Esto será frecuente por lo menos en los próximos años, ya que la cuestión del ambiente alterado es una novedad para la mayor parte de las personas, empezando solamente en los últimos años a ser objeto de enseñanza en los cursos regulares básicos o superiores.

Por otro lado, es de esperar que en los próximos años aparezcan muchas novedades en términos de soluciones para esos problemas, ya que el campo de investigación y desarrollo de tecnologías en esta área está en pleno crecimiento.

Los SILOS que proponen las acciones deben estar preparados para divulgar y comunicar a la comunidad, una vez que sea necesario movilizar la opinión pública para obtener mejores resultados. Para eso se pueden valer de periódicos, radio, televisión y folletos.

Las acciones de comunicación y educación ambiental son tan necesarias que es siempre conveniente que los SILOS tengan su propia estructura y organización para promoverlas. Algunas acciones deberán ser permanentes y otras especialmente planeadas para emergencias específicas.

Algunos ejemplos de acciones de comunicación y de educación ambiental permanente, pueden ser:

  • con grupos de gestantes para concientización de los problemas ambientales (incluso químicos peligrosos) que suelen afectar a las madres y los niños en los procesos pre y perinatales y en los primeros años de vida;

con grupos de jóvenes para educación sexual, incluso por qué y cómo evitar el embarazo precoz; reuniones de la comunidad interesada en saneamiento a higiene.

Algunos ejemplos de acciones de comunicación y educación ambiental de emergencia, pueden ser:

  • campañas sobre epidemias como el cólera, para diversos públicos, en comunidades amenazadas;
  • reuniones para informar a trabajadores y comunidades cercanas sobre procedimientos de prevención, de socorro y de organización para garantizar sus derechos en caso de industrias en las cuales se detecten niveles peligrosos de emisión.

Una sugerencia: educación, salud y medio ambiente son prioridades en los tiempos actuales. Todas las instancias sociales con acciones involucrando tales prioridades deben contar con el apoyo de todos. Por to tanto, al proponerse acciones de educación ambiental relacionadas al sistema de salud, lo más probable es que haya facilidad para obtener recursos de gobiernos, empresas e instituciones financieras. Hay que emplear esa posibilidad para reforzar los programas de vigilancia ambiental.

Desarrollo del proceso de decisión

Trabajar con grupos de diversas procedencias, diversas responsabilidades y diversas funciones puede aportar mucha eficacia a la actuación de vigilancia ambiental, pero hay que hacerlo con cuidado y sabiduría.

A nadie le agrada trabajar en un proyecto en el cual no participa de las decisiones. Y por buena razón, todos tienen su experiencia, su conocimiento de la situación en la cual actúan, además de sus opiniones, competencia técnica y profesional. Ciertamente tendrán contribuciones para mejorar las propuestas y así maximizar los resultados.

Por lo tanto, hay que involucrar a todos los agentes o grupos necesarios para actuar en la solución del problema en la fase de toma de decisión. Este proceso puede ser rápido o más lento, dependiendo de la urgencia de las acciones, su plazo de ejecución y la cantidad de sectores o grupos involucrados. Tratándose de acciones urgentes, de corto plazo, que involucran pocos grupos de personas, se puede trabajar con los diversos agentes al mismo tiempo. Ya en acciones de más largo plazo, con diversos agentes, podrá ser mas eficaz trabajar en grupos homogéneos separados para las discusiones iniciales y presentacióndepropuestas/recomendaciones seguidas de reuniones con representantes de cada grupo para decisiones finales. Importa sobre todo que las decisiones puedan incorporar las sugerencias de todos los involucrados y que sean bien conocidas, incluso las razones de las opciones hechas.

Como siempre, los recursos son limitados, incluso el tiempo, por lo que hay que priorizar las acciones. Esto debe ser también un producto del proceso de decisión y puede ser consensual o puede exigir el empleo de instrumentos más o menos detallados. Un ejemplo de instrumento para esa finalidad fue recomendado en la sección sobre "criterios de evaluación ambiental rápida".

Implementación de medidas preventivas y correctivas

Cuando se identifica a los agentes más importantes involucrados en el proceso y cuando la toma de decisión involucra a los diversos agentes, la implementación de las acciones será sencilla y efectiva.

La vigilancia ambiental es un área en la cual las medidas Preventivas son las más esenciales. Lo que es más, en general, tales medidas son de responsabilidad que sobrepasa la competencia de los SILOS. Sin embargo, son también de su responsabilidad, así algunas veces la iniciativa puede venir de los propios SILOS. En todos los casos, para implementar las acciones preventivas y correctives cabe al poder público tomar las medidas para cumplir su parte en el proceso y garantizar que los demás responsables cumplan sus cometidos. Le compite también actuar como mediador en la solución de los conflictos generados en la fase de decisiones y gerenciar el proceso de implementación de las acciones decididas.

En general, el órgano de salud ambiental debe liderar el proceso, pero algunas veces la gerencia de la implementación se quedará con otros órganos de gobierno. En este caso corresponderá a los SILOS cumplir su parte manteniéndose atentos para detectar dificultades en todo el sistema y cuidando para que todo pase como fue acordado. En el caso de que la gerencia de la implementación se quedara con los SILOS, hay que establecer un sistema eficiente de flujo de informaciones para verificación de las acciones (evaluación), para correcciones de ruta y comunicación de los resultados.

Evaluación y monitoreo del proceso

El proceso de decisión lleva a una organización de los agentes. En general, esta misma organización deberá mantenerse a to largo del proceso de implementación con la función de hacer una evaluación permanente de las acciones. Tal evaluación se basa en dos sistemas:

De corto plazo, informaciones a intercomunicación sobre el proceso, apuntando el acierto o no de las estrategias empleadas, la satisfacción de las personas con su desempeño y con el desempeño de las demás y, principalmente, sugerencias para cambios en tiempo hábil para mejorar el proceso.

De más largo plazo, aplicación de instrumentos de evaluación de resultados, que podrá concluir con el término de las acciones, su corrección en grandes líneas o su repetición. Muchas veces tales instrumentos son exigidos por las organizaciones de apoyo que, en este caso, podrán indicar instrumentos propios.

Evaluación

La evaluación es un instrumento de gestión para mejorar programas y actividades y orientar la distribución de recursos. Debe ser un proceso permanente para aumentar la eficiencia y la eficacia, y su aplicación supone un espíritu abierto capaz de ejercer crítica constructiva. Debe siempre basarse en información válida, pertinente y sensible.

El proceso de evaluación debe tener inicio en el comienzo de la planificación del proyecto de capacitación de agentes de vigilancia ambiental y tener claro las metas especificadas en términos operativos, las actividades y resultados bien definidos de forma que puedan ser medibles y las relaciones entre actividades y metas.

Buenas evaluaciones necesitan de indicadores y criterios. Los indicadores son variables y los criterios son normas que se emplean en la evaluación para facilitar la determinación (directa o indirecta) de modificaciones intervenidas. Deben ser válidos, sensibles, objetivos y específicos. Un buen indicador para el caso de la formación de agentes de vigilancia ambiental es el nivel de información y las aspiraciones que el actor tenía al comienzo del proceso y después. Por tanto, se puede pedir que cada uno haga un listaje al inicio del entrenamiento y hacer comparaciones al final.

El proceso de evaluación

El proceso debe ser flexible, adaptado a las situaciones y circunstancias, y debe constar

  • especificación del tema de la evaluación;
  • ¿qué se pretende evaluar? ¿un programa, un servicio, una institución?
  • ¿a qué nivel orgánico?
  • ¿qué finalidad tiene? ¿qué limitaciones?
  • ¿a quién comunicar los resultados de la evaluación?
  • ¿qué información se necesita?
  • ¿cuáles son las fuentes disponibles?
  • es adecuada la información disponible o se necesita obtener/generar otros datos de otras fuentes (informes oficiales sobre salud y medio ambiente, documentos de política o sea planes, leyes, datos epidemiológicos, informe de calidad del medio, información demográfica estadística);
  • ¿las informaciones disponibles son suficientes, y utilizables? Caso negativo realizar encuesta especial, elegir un muestreo, fax, correspondencia directa. Planear detalladamente la ejecución de la encuesta: tipo y cantidad de personal indispensable, duración de los períodos de obtención y de análisis (tiempos), tratamiento de los datos, costos. Cuando se trata de una gran encuesta, proponer piloto.

Las evaluaciones deben presentar la eficiencia (la relación entre resultados/medios financieros, recursos humanos y materiales) la comparación, el volumen de personal entrenado con la cifra utilizada durante un período de tiempo, la comparación entre la población efectivamente atendida con la cobertura de los servicios y la comparación entre los fondos con el presupuesto son valiosos instrumentos de evaluación que pueden redireccionar las políticas y las acciones de protección al medio y a la salud pública. Deberá considerar los logros del objetivo de la mejoría de la calidad ambiental y disminución de la morbimortalidad.

Las evaluaciones deben resultar en recomendaciones. Pero recomendar no debe ser una acción puntual pero sí un proceso. Es unproceso porque una recomendación en general no puede ser adoptada al momento o sea requiere tiempo. De cualquier modo, es fundamental en la formación de agentes de vigilancia ambiental porque de este modo se sienten parte de las soluciones. A partir de la experiencia y de las informaciones aprendidas en su formación como agente, él debe recomendar a los tomadores de decisión medidas concretas para mitigar o prevenir una dada situación. Se sugiere que las recomendaciones sean realísticas, genéricas o específicas conforme el caso, pero siempre de fácil comprensión. El proceso de recomendar presupone un acompañamiento para verificar el cumplimiento de las recomendaciones. En el proceso hay que reafirmar las recomendaciones que no fueron adoptadas y evaluar el por qué no se las adoptó y reflexionar sobre el asunto.

Es un proceso fundamental, pero no es fácil. Muchas veces las recomendaciones no son aceptadas. Pero no deben haber frustraciones porque, como hemos dicho, es un proceso que requiere tiempo para sensibilizar a los tomadores de decisión y administradores.

Ley y medio ambiente

No se podría concluir este Manual sobre Vigilancia Ambiental sin hablar un poco sobre algo muy fundamental que interfiere directamente en los destinos de la protección del medio ambiente y de la salud pública, que es el aparato legal de los países.

La legislación ambiental no es algo reciente en la historia del hombre. Los antiguos romanos y babilónicos poseían leyes de control ambiental. En Inglaterra, ya en . 1273 fue promulgada una ley limitando la quema del carbón. Hasta la década de los setenta de este siglo, los problemas ambientales eran tratados a través de la ley común (derecho consuetudinario) y se basaban en principios ligados a la propiedad privada. O sea, los disturbios que pudieron afectar a la propiedad, el sosiego o el bienestar de alguien era juzgado por la ley común. Hoy día este procedimiento cuenta con leyes específicas que determinan que quien contamina el medio ambiente, patrimonio de todos, debe pagar su recuperación.

Ya por el año 1960, se sabía que la economía de mercado internacionalrnente adoptada no se compatibilizaba con la protección ambiental. Los modelos de desarrollo se basaban en la alta explotacián de los recursos naturales y en los bajos costos del control de la polución. Se creía que el lucro en contaminar era superior a los costos de la degradación ambiental. Por el contrario, los costos sociales eran muy superiores a las ganancias del mercado. Solamente por medio de las legislaciones surgidas a partir de la década de los setenta, debido al aumento de la conciencia general sobre los desequilibrios en los ecosistemas, fue que tuvo inicio una tendencia de internalizar los costos ambientales a las actividades económicas, reconociendo los costos sociales de la polución.

Hasta que todos los pueblos no hayan adoptado instrumentos legales eficientes de protección ambiental no se podrá lograr el desarrollo con sustentabilidad. Desafortunadamente no muchos países poseen legislaciones que incorporen el principio poluidor/ contaminador-pagador. Pocos tienen instituida la obligatoriedad de estudios de impacto ambiental. Hay reducidas legislaciones fijando patrones de emisión de contaminantes o poluentes o de transporte transfonterizo de residuos. En otros países, hay legislación estricta pero no reglamentada.

Los procesos para la obtención de las leyes en general y de las ambientales en particular son muy poco flexibles y en algunos casos están revestidos de un gran rigor. En 1991 Argentina estableció sanciones que pueden llegar hasta US$100.000 por cada infracción ambiental, y en 1992 se promulgó una Ley Nacional sobre el manejo de residuos peligrosos que establece responsabilidades penales y penas de hasta veinticinco años de prisión en easos de que se produzca la muerte de alguien.

Se puede hacer una distinción entre leyes de control de la polución y leyes de protección al ambiente natural. Estas por indefiniciones en cuanto al manejo de las áreas protegidas y aquellas por falta o imprecisión de parámetros y límites (nivel máximo de contaminantes) acaban siendo algunas veces extremadamente restrictivas a la actividad humana ocasionando, en muchos casos, perjuicios a las poblaciones autóctonas y a las actividades productivas. Otras leyes no toman en cuenta los aspectos económicos y tecnológicos, volviéndolos inaplicables.

Pese a los progresos obtenidos, en gran parte como consecuencia de la Conferencia de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo (UNCED-92), persisten grandes ineficiencias en las legislaciones de la mayor parte de los países en cuanto al uso, transporte, almacenamiento y comercialización de productos tóxicos y sustancias peligrosas; calidad de los ambientes de trabajo; reducción, reciclaje y disposición adecuada de residuos sólidos; uso racional de energía de forma a reducir la formación de CO2 y otros gases responsables por el efecto invernadero; polución causada por vehículos automotores; evaluación y auditoría ambiental; residuos atómicos; tecnologías limpias; reducción de la producción y utilización de CFCs; erosión de los suelos; contaminación del agua por microorganismos y por metales pesados.

Las cuestiones de contaminación o de polución ambiental, a través de acciones populares individuales o colectivas, son remitidas al derecho civil y en algunos casos al código penal. En algunos países, como Brasil, se han proliferado los juzgados de pequeñas causas que de forma ágil juzgan y mitigan los conflictos de orden ambiental. En otros, como Argentina, las infracciones ambientales responsabilizan criminalmente tanto a las personas jurídicas (industrias, fábricas, actividades comerciales), como a las físicas (directores, gerentes o responsables por las actividades contaminantes).

Los protocolos, acuerdos y cartas firmados por los países, mientras no sean leyes acaban por reflejarse en la elaboración de sus instrumentos legales. En este sentido, los Tratados de la UNCED 92 y la Agenda 21 pueden ser considerados como la Carta Magna de las cuestiones ambientales y se recomienda su lectura.

Por fin, la vigilancia ambiental debe conseguir que las leyes sean adoptadas o reformuladas de forma a reconocer, promover y consolidar el proceso de democracia participativa con la participación popular de las comunidades campesinas, indígenas urbanas o rurales en la vida política, jurídica y económica de los países. En este sentido, las leyes pueden fortalecer los instrumentos políticos de descentralización y estimular la igualdad de oportunidades. La asignación por ley de mayores recursos financieros nacionales a los municipios y de reglamentos para inversiones públicas de salud, saneamiento y medio ambiente, mediante la participación formal de la sociedad, son medidas de alta prioridad del desarrollo sostenible y deben ser meta de todos los gobiernos y pueblos.

Bibliografía consultada

Las condiciones de salud en las Américas - Serie Ambiental No. 10, OPS, 1992.

Apuntes Curso Internacional de Atención Sanitaria al Medio Ambiente, Gobierno de Navarra, Imprenta Zubillaga, 1988.

Assar, M. Guide to Sanitation in Natural Disasters. WHO, 1992.

Bregman, Jacob. Environmental Impact Statement. Lewis Publishers, 1992.

Butrico, F.A. Resource Management in Great Lakes Basin. Health Lexington Books, 1971.

El Ruido. Criterios de Salud Ambiental 12. OMS/OPS/PNUMA, 1992.

Heinke, Gary Henry J. Environmental Science and Engineering, Prentice Hall, 1989.

Konning, Henk de. La Salud Ambiental y la Gestión de los Recursos de Agua Dulce en las Américas. Serie Ambiental No. 10, OPS, 1992.

La Grega, Evans Jeffrey. Hazardous Waste Management, McGraw Hill, 1994.

Linvil, Rich, Environmental Systems Engineering, McGraw Hill, 1973.

Naar, John. Design for a Livable Planet, Harper and Row Publishers, 1990.

Pericles, Silvia. Acústica Arquitectónica. Edicoes Engenharia a Arquitetura, 1971.

Plaguicidas y Salud en las Américas, Serie Ambiental No. 12-OPS, 1993.

Programa Marco de Atención al Medio, Para los Sistemas Locales de Salud, Organización Panamericana de la Salud, 1992.

Riesgos del Ambiente Humano para la Salud, Publicación Científica 329, OPS, 1993


Comentarios al Webmaster

[ Homepage CEPIS   ]